Una reflexión de un ciudadano aragonés.

Después de las selecciones Europeas, con la aparición de un partido denominado Podemos, los partidos del 78 se ponen muy nerviosos, Esta aparición con el apoyo de los medios de comunicación, un buen sistema de comunicación entre candidato y ciudadanía, y un malestar creciente entre la clase media y obrera, cansa/o de mensajes inútiles y candidatos de cambio de sillón como candidato/a de nombres de padre, da su apoyo a un partido denominado Podemos.

Después de mirarse al espejo ven que han perdido el denominado bipartidismo, y el problema empieza salir con el discurso de siempre, unos indicando que viene el lobo y otros que vienen los rojos, y solo falta los medios afines a los partidos de la casta, que empiezan a realiza lo de siempre meter miedo, me parece que este sistema en este nuevo siglo ya no funciona, lo único que hacen es dales mas pompa al nuevo partido.

Mientras que los de Podemos empiezan con el discurso del 78 de Felipe González que le llevo a la Moncloa para realiza ese cambio en la sociedad (Que nunca llegaron), empieza a enviar mensajes, privatización de energía, pagar más el rico, y empezar a repartir la riqueza, fin de las puertas giratorias, las castas y si sumamos los escándalos de corrupción, esto se forma un coctel explosivo.

Para enfriar este coctel explosivo los diferentes partidos de la casta así denominados por Podemos, empieza a enfriarse su calentamiento, del primer mazazo, y piensa en diferentes ataques, uno pasando de ellos, otro buscando como hundir la isla y otros montar otro partido de unidad de izquierdas, denominado Ganemos.

¿Que ye Ganemos?, Bueno esto lo sale de Izquierda unida, Equo y otros partidos de ámbito izquierda ya sean nacional o nacionalista, esto se realiza para poder adsorber a Podemos. Ya que Podemos sale de Izquierda unida, Una parte descontenta del sistema de izquierda unida y artos mucha veces de sus dirigentes. De la comodidad del banco o sillón, esto rápidamente les gana la partida de la calle ya que muchos de ellos están integrados en los movimientos sociales.

¿Que iste ganemos: ( Mi opinión) se quiere dejar querer, Para que Podemos vuelva al lecho de la madre (Izquierda unida), para realizar una única candidatura única y mandad por izquierda unida en la sombra, y volver al reguero al hijo prodigo Podemos y adsorber los máximos partidos de la izquierda española ya sean nacionales o nacionalista.

Nota Informativa: Esto es una opinión, cada uno que diga y piense lo que considere es mi opinión, esta información viene de los medios de comunicación que leo u oigo.

Lo bueno de esto que los papeles han cambiado y quien tiene que dejarse querer es Podemos y de momento las cartas están al revés, y uno tiene el As de espada (Podemos)y otros tiene el Dos de espada(Ganemos) en la penúltima jugada, quien tendrá el Rey de espada y el Tres, esto lo veremos para mayo.

Y como todos los cuentos al final la joderemos. Esto es lo de siempre, formato PCE, lo que pasa que esta vez parece que ya este formato de casta a finalizado.

No es el 78, es el 2014 con mucho malestar en la calle, con la nueva generación hasta los huevos de los mensajes de miseria que le espera (Casta), y con los padres viendo como los esfuerzos de toda la vida se van por el aeropuerto ( antes se iban en tres). Y los que se quedan viendo sueldos de miserias jornadas de 4 horas y trabajo hoy y una semana de fiesta.

Y yo seguiré como siempre, intentando que no nos jodan, y luchando por ser aragonés, por lo menos no perder mi identidad de aragonés, y intentando decir a los aragoneses que ser aragonés es algo más que el nombre es una nación, y intentando hacer comarca y no provincia.

Chuankar Sánchez miembro de EA.

Entanto Aragón libre.

,

No hay Comentarios

Nota de Prensa sobre la reunión de Estau Aragonés del 22-N

NOTA DE PRENSA

Zaragoza, 23 de noviembre de 2014

EL GRUPO POLÍTICO “ESTADO ARAGONÉS” SE PLANTEA PRESENTARSE A LAS PRÓXIMAS ELECCIONES MUNICIPALES DE ZARAGOZA.

En una asamblea realizada el pasado sábado 22 de noviembre de militantes y simpatizantes de Estado Aragonés en Zaragoza, se acordó comenzar los trabajos de cara a la próxima convocatoria electoral de mayo de 2015.

Los asistentes constataron que en los procesos unitarios de la izquierda zaragozana  cada vez se alejan más del programa histórico del nacionalismo aragonés, mientras que los partidos institucionales formalmente declarados nacionalistas realizan en la práctica timoratas políticas regionalistas.

Conscientes de las dificultades de comenzar un nuevo proyecto político a largo plazo, Estado Aragonés no cierra la puerta definitivamente a una futura confluencia si la tendencia antedicha se revierte, pero informa de que tiene la capacidad para presentar ya una candidatura municipal en la capital de Aragón, aunque sea como un acto testimonial, que llame la atención de los nacionalistas aragoneses frente a la ofensiva españolista recentralizadora.

Estado Aragonés, que ha venido trabajando en las bases programáticas municipales en los últimos meses, ha elegido como CANDIDATO A ALCALDE de Zaragoza a Miguel Ezquerra, vecino del barrio de San José e histórico militante del nacionalismo aragonés. Con él conformarán la cabecera de lista, Arancha Pérez, de Casetas; Jorge Chaverri, de Las Fuentes; Liena Palacios, de Las Delicias y Michelo Vicente, del Actur.

Rafel Fleta Girón.

Secretario General de Estado Aragonés

, , ,

No hay Comentarios

22-N. Reunión de Estau Aragonés. Encarando las Municipales

Quiestos amigos y amigas:

A estas alturas es normal que todavía haya quien se pregunte que quienes somos la gente de Estado Aragonés. La verdad es que se pueden conocer cuales son nuestras ideas y nuestro programa de mínimos para el Ayto. de Zaragoza en la web, pero hasta ahora hemos hablado poco de nosotros.

Hace unos años un grupo de aragoneses, ex-militantes de CHA en Cataluña, decidieron inscribir el nombre del viejo partido de Estado Aragonés y poco a poco nos fuimos sumando gente. Somos pocos, pero no somos menos que los fundadores del Estado Aragonés de 1933 y desde luego, no tenemos vocación de grupo cerrado, ni pretendemos ser los únicos representantes del nacionalismo aragonés, ni los guardianes de ninguna esencia ideológica: estamos dispuestos y dispuestas a converger con cualquier otro grupo que acepte nuestro sencillo Programa de mínimos y, en contraprestación, aceptar otras ideas que, aunque diferentes, no sean contradictorias con las nuestras.

Somos un grupo de gente pequeño, pero variopinto. Algunos hay que no han militado antes en ningún partido, por su juventud o decisión propia, pero el resto provenimos de dos culturas políticas:

Por un lado estamos un grupo proveniente de CHA-Puyalón: la corriente independentista y socialista de la CHA que funcionó en ese partido entre 1999 y 2008, intentando mantener la unidad de acción de los nacionalistas y hacer bascular a la CHA hacia posiciones más de izquierdas y nacionalistas, según decían aquellas Bases aprobadas en Monzón en diciembre de 1999. Veteranos, pues, en la acción política.

Por otro hay un grupo que proviene de Tierra Aragonesa, el partido que se Presentó a las elecciones municipales y autonómicas de 2011, se podría decir que forzando la máquina y que en el esfuerzo se reventó. Fue una experiencia nada desdeñable con algún triunfo en su haber que no debe olvidarse, pero en definitiva significó otra honorable derrota en la historia del nacionalismo aragonés. El hecho es que cuando sus componentes consideraron amortizada la experiencia, algunos de ellos ingresaron en Estado Aragonés, donde los recibimos de buen grado, sabiendo que su experiencia enriquecerá a nuestro humilde proyecto.

Así, se podría pensar que no somos más que los disidentes de los disidentes. Esto es, que si CHA representa al nacionalismo oficial, Puyalón de Cuchas al nacionalismo disidente;  Estado Aragonés que ha pasado y salido, en cierto modo, de ambos, sería un grupo disidente residual. Ya he dicho que somos pocos pero no tenemos vocación de grupúsculo cerrado; igualmente no estamos de acuerdo con la línea actual de los dos partidos mencionados, aunque eso no quiere decir que no podamos plantearnos acuerdos con ellos. Y por supuesto no queremos ser residuales, queremos influir en el futuro de nuestro país.

¿Y qué podemos hacer para salir de nuestra marginalidad? Abrirnos. En estos años hemos ido a todas partes que nos han llamado y a algunas que no nos han llamado, casi siempre para estar, anónimamente, escuchando al fondo del auditorio, o para ondear nuestra vieja bandera en la cola de una manifestación más o menos masiva. También hemos aprovechado todas las ocasiones que hemos tenido para hablar con la gente.

Tuvimos una reunión con Puyalón de Cuchas en febrero, les propusimos hablar de un acuerdo de cara a las elecciones municipales de 2015, nos respondieron que se lo plantearían tras las Elecciones Europeas. Lo han hecho, por lo visto, y han decidido unirse a Ganemos, propuesta que asume explícitamente la participación en las diputaciones provinciales, lo que contradice nuestro Programa de mínimos. Parece que esta vez tampoco habrá encuentro con Puyalón de Cuchas, nos gustaría que su participación en Ganemos fuese un Éxito y positivo para Aragón, pero la verdad es que no confiamos en ello.

Tuvimos también contactos con el grupo Bloque Aragonés, donde han recalado algunos otros ex-militantes de TA. Les hicimos llegar nuestro Programa de mínimos y nos dijeron que lo estudiarían en su reunión del mes de octubre, aún esperamos respuesta, pero los vemos en una deriva moderada, intentando converger con grupos disidentes del PAR, desarrollando un discurso que se nos antoja regionalista. Sabemos que hay buenos nacionalistas en BA, pero si no varían su actual estrategia, la verdad es que vemos difícil encontrarnos con ellos.

También hay buenos nacionalistas aragoneses en Podemos, damos fe de ello. Ese partido, a nivel español, ha tomado una senda que nos parece excesivamente personalista, centralista y piramidal, incluso para ser de cuna castellana. Pero lo cierto es que sabemos que Podemos Aragón tiene buenos y honrados militantes, que su proceso de organización culmina en enero y que su idea de impulsar una Agrupación de Electores podría ser una forma de converger, que camina en la idea de no participación en las diputaciones provinciales y que por tanto todavía no significa un rechazo a ninguno de los puntos de nuestro Programa de mínimos. Es difícil en la práctica, somos conscientes de las dificultades, pero no hay que descartar, todavía, una posible confluencia de Estado Aragonés con Podemos.

Pero nosotros seguimos adelante, sin esperar a nadie aunque sí con la esperanza de encontrarnos con más gente en el camino:

Ya decidimos en setiembre que Guillén Forcada, expresidente de TA, fuese nuestro Director de Campaña y por tanto nuestro Representante ante la Junta Electoral cuando llegue el caso. Y también elegimos a nuestros candidatos en unas futuribles primarias del posible proceso de confluencia con otros grupos. Si no se produce esa confluencia, constituirán la cabecera de nuestra lista:

Miguel Ezquerra es nuestro candidato a Alcalde. Aragonés nacido en Montpellier, trabajador de preimpresión y padre de un hijo. Comenzó su militancia política en las Juventudes Comunista de Aragón de los años 70, aunque pronto se integró en el PSA, donde militó hasta su disolución en 1983. En 1986 se unió a la Federación Progresista liderada por Ramón Tamames, partido fundador de la coalición Izquierda Unida, los conflictos en esa coalición conllevaron la disolución de FP a finales de los 80 y Miguel se integró siguiendo el camino de otros exPSAs, en CHA. En 1999 fundó la corriente interna Puyalón, de la que formó parte hasta que Ésta se escindió de CHA en 2008. En 2011 fue expulsado de CHA, escribiendo el último capítulo del proceso de purgas de ese partido que comenzó en 2005.

Arancha Pérez. Vecina de Casetas de familia cinco-villesa, auxiliar socio-sanitaria, es madre de dos hijos. Participó activamente en Tierra Aragonesa, siendo candidata a las Cortes de Aragón en 2011, se ha afiliado este año a Estado Aragonés.

Jorge Chaverri. Vecino del Barrio de Las Fuentes, de familia de la Bal d’Onsella, estudiante de Filología Clásica. Afiliado a Estado Aragonés, no ha tenido militancia política anterior.

Liena Palacios. Vecina del Barrio de Delicias, natural de la Galliguera, hablante patrimonial y habitual de lengua aragonesa, madre de dos hijos, licenciada en Historia, bibliotecaria del Ayto. de Zaragoza. Militante de CHA desde principios de los años 90, participó en la corriente Puyalón, dándose de baja de ambos en 2008, actualmente es simpatizante de Estado Aragonés.

José Miguel Vicente, “Michelo”, Vecino del Barrio del Actur, natural de Zaragoza, licenciado en Geografía y jardinero, padre de un hijo. Militante de CHA desde finales de los 80, fundador de la corriente Puyalón en 1999, se dio de baja de ambos en 2006, siendo militante de Estado Aragonés desde entonces.

Esta es la gente que hemos decidido que dé la cara por las ideas de Estado Aragonés en las próximas elecciones municipales de Zaragoza, el próximo sábado 22 de noviembre estarán, si nada lo impide, en el Centro Cívico Sánchez Punter del Barrio de San José de Zaragoza a las 6 de la tarde. Hablaremos de la situación general, responderemos a todas las preguntas y escucharemos todas las sugerencias.

Estamos todos y todas invitadas.

Rafel Fleta

Secretario General de Estado Aragonés.

Zaragoza, 17 de noviembre de 2014.

, , , , , , ,

No hay Comentarios

Por un Estado Laico. Compromiso ante las convocatorias electorales de 2015

Estado Aragonés suscribe el manifiesto “Por un Estado Laico. Compromiso electoral ante las elecciones municipales, autonómicas y generales 2015” elaborado por la organización Europa Laica e integra sus propuestas en su Programa Municipal.

DESDE EL AYTO. DE ZARAGOZA, SI HAY VOLUNTAD POLÍTICA, SE PUEDE HACER MUCHO POR LA CONSTRUCCIÓN DE UN ESTADO ARAGONÉS LAICO.

El objetivo de estas medidas es establecer la separación entre los poderes públicos locales y las religiones, de forma que se establezca la legitimidad estrictamente secular de las instituciones políticas, sin que quepa ninguna confusión entre fines religiosos y civiles. Así como establecer la neutralidad o no confesionalidad del Estado (municipal) en dos sentidos:

A).- Compromiso de los poderes públicos locales para no inmiscuirse en los asuntos estrictamente religiosos, permitiendo la máxima libertad en ese sentido, sólo limitada por el respeto al orden público y las leyes.

B).-  Igualdad que impida cualquier tipo de discriminación por razón de ideología o religión o ausencia de ellas.

Medidas propuestas:

1- Suprimir todo tipo de simbología religiosa en los actos oficiales y en los espacios de titularidad pública que dependan del Ayuntamiento. El Ayuntamiento de Zaragoza no promoverá ritos ni celebraciones religiosas de ningún tipo.

2- Los actos públicos oficiales serán exclusivamente civiles y sin connotaciones religiosas. Ninguna autoridad pública o funcionario participará, en calidad de tal, en actos de naturaleza religiosa. Los miembros de la corporación local y el personal al servicio de la administración municipal no mostrarán, en el ejercicio de su cargo o de sus funciones, ningún gesto de sumisión o veneración de personas o imágenes religiosas (tales como genuflexiones, besar anillos, etc.). Los reglamentos municipales de honores y protocolos y de sus entes públicos se adecuarán a la “no confesionalidad del Estado”, que ampara el 16.3 de la actual Constitución. No serán invitados a actos civiles o considerados autoridad pública los representantes eclesiásticos de cualquier confesión. Como consecuencia, la Corporación Municipal dejará de asistir, en su calidad y con honores de tal, a las procesiones del Corpus, de Viernes Santo y de la Ofrenda de Flores del Pilar, o cualquier otra.

3- Quedan suprimidas, y además con carácter retroactivo, todos los honores o votos  públicos a advocaciones, santos, imágenes o simbología representativa religiosa, como condecoraciones, nombramientos de alcaldes y alcaldesas perpetuas, etc. Tampoco el ayuntamiento y su corporación  se encomendarán a santoral, imágenes o rituales religiosos.

4- Todos los edificios e instalaciones dependientes de la administración local, así como sus organismos autónomos y demás entes estarán exentos de cualquier tipo de simbología religiosa, para cumplir con los principios de separación y neutralidad de la administración pública. A tal fin, se retirará cualquier símbolo religioso que pudiera haber en cualquiera de ellos y la alcaldía determinará su destino posterior, su registro y protección en dependencias municipales o su donación a entidades religiosas que pudieran tener interés en ellos. En concreto, se retirarán todos los crucifijos de las escuelas e institutos públicos.

5- No se donará, ni facilitará suelo público ni locales, ni se concederá financiación pública o exenciones fiscales municipales para la instalación de infraestructuras o realización de actividades a ninguna confesión o institución religiosa. Así mismo las confesiones religiosas vendrán obligadas a pagar todos los impuestos municipales, incluido el de Bienes Inmuebles (IBI), que se deriven de su actividad, ya sea de carácter religioso o mercantil.

La Tenencia de Alcaldía de Hacienda elaborará un censo público de las propiedades de la iglesia católica, de otras confesiones que están exentos de pagar el IBI, tanto de centros de culto, como de otras actividades mercantiles o sociales. También, en su caso, elaborará un censo de las propiedades rústicas y urbanas de las que se haya apropiado la iglesia católica, mediante el sistema de inmatriculación. También se elaborará un censo de otras entidades públicas o privadas que estén exentos del pago del IBI.

6- El Ayuntamiento facilitará que las ceremonias civiles (acogida, matrimonio y funerales) se puedan celebrar, sin obstáculos, dando a la ciudadanía todo tipo de facilidades para ello y poniendo la adecuada infraestructura.

7- En los cementerios públicos, especialmente el de Torrero, que serán civiles y en los tanatorios públicos o de gestión privada, se asegurará que todos los familiares de los difuntos, sin exclusión alguna por motivos de religión o de convicciones, puedan celebrar las ceremonias que les parezcan pertinentes. Ningún símbolo, icono o emblema de cualquier tipo, representativo de una religión o de una ideología particular, podrá presidir estos espacios públicos, a excepción de los que a los familiares del difunto les parezca oportuno utilizar en el transcurso de las ceremonias y los que deseen exhibir en la sepultura del fallecido. Las religiones minoritarias que estén organizadas en el municipio de Zaragoza tienen derecho a espacios de enterramiento específicos, que serán facilitados por el Ayto. A este efecto se realizarán las reformas pertinentes en el Tanatorio del Cementerio de Torrero.

8- Se incorporarán referencias y conmemoraciones de carácter civil al calendario oficial, centros públicos y a los callejeros municipales, así como fechas fijas y denominación neutra a las vacaciones escolares, fijadas a través de la Tenencia de Alcaldía de Educación y Cultura.

9- Se abrirá un debate sobre la declaración de las fiestas locales en referencia a acontecimientos que unan a todos los ciudadanos y ciudadanas y no los referentes a una parte de la ciudadanía que tienen determinadas creencias. Haciendo especial relevancia a acontecimientos o personas que han tenido que ver con la historia, la cultura o los valores cívicos de la sociedad local que el Ayuntamiento representa. Esto afecta a la revisión tanto del día del Pilar, como de San Valero como de la Cincomarzada.

10- El Ayuntamiento, en periodos electorales, sólo facilitará colegios o locales no confesionales y, por lo tanto, libres de simbología religiosa para el ejercicio democrático de votar.

11- El Ayuntamiento abrirá un “Registro Municipal de Testamentos Vitales”, con su propio Reglamento, para el registro voluntario de la libre voluntad con respecto a la fase final de la propia vida, y con los efectos jurídicos que las leyes establezcan, para colaborar con la administración sanitaria.

12- El Ayuntamiento promoverá la libertad de conciencia y de convicciones y velará para que ningún derecho de este ejercicio sea vulnerado. Para ello podrá disponer de una “Oficina de defensa de la libertad de conciencia”, en donde se puedan recibir y tramitar quejas y sugerencias de la ciudadanía. No obstante la ciudadanía, a título individual o colectivo, amparada en sus creencias religiosas, no podrá cuestionar normas comunes que lo son del conjunto de la ciudadanía, al menos en los espacios públicos. Así mismo el ayuntamiento promoverá campañas informativas sobre el significado de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, sobre la libertad de conciencia y sobre el principio constitucional: “Ninguna confesión tendrá carácter estatal”

13- Laicidad y Escuela pública: La Tenencia de Alcaldía de Educación y Cultura velará por la laicidad de las enseñanzas impartidas en los itinerarios oficiales, dentro de los centros educativos de titularidad pública y de los privados sostenidos con fondos públicos, con el fin de evitar cualquier interferencia en los objetivos educativos de convicciones particulares religiosas, filosóficas o ideológicas. Y ello supone la retirada de simbología religiosa y a la celebración o participación en actos religiosos.

14- Mociones. El Ayuntamiento, en aquéllas cuestiones que no sean de su competencia, promoverá mociones y resoluciones, con el fin de solicitar al Estado que tome las medidas legislativas conducentes al establecimiento del Estado laico y a eliminar todos los privilegios de los que goza la iglesia católica y otras confesiones religiosas y que figuran en este documento de medidas y propuestas. También, en el ámbito de sus competencias, elaborara un Reglamento de laicidad municipal.

, , , , , , , ,

No hay Comentarios

Programa de Mínimos para una Plataforma Electoral Unitaria

Condiciones mínimas para la aceptación por Estado Aragonés de una plataforma electoral unitaria. (BORRADOR)

Estado Aragonés ha contemplado con interés los procesos de confluencia de la izquierda aragonesa que se han producido durante los tres últimos años. En ocasiones incluso ha participado en alguno de sus debate, directa e indirectamente. Sin embargo, los debates se alargan sin avances significativos.

En Estado Aragonés, sin embargo, sí que consideramos que ha llegado el momento de los compromisos para seguir avanzando, y hemos decidido acordar unas condiciones mínimas para nuestra adhesión a cualquier coalición o plataforma más amplia; siendo conscientes de la dificultad de que estos puntos sean siquiera contemplados por esos grupos.

Un aspecto que no nos gusta de esos procesos unitarios es la constante instrumentalización de los movimientos sociales por parte de quienes anuncian que se van a presentar a las elecciones. Ello sin duda favorece a corto plazo y coyunturalmente a las opciones electorales, pero debilita a largo plazo y estructuralmente a los movimientos y organizaciones sociales. Por eso Estado Aragonés renuncia a usar en su propaganda electoral la pertenencia de sus candidatos a tal o cual movimiento u organización social.

Por todo ello, lo más probable es que Estado Aragonés sostenga su planteamiento original de presentarse en solitario a las elecciones municipales del Ayto. de Zaragoza. En todo caso, esta es nuestra propuesta de “Programa de Mínimos” para nuestro principal objetivo estratégico: la reunificación de los soberanistas aragoneses.

1º Política Económica: Los militantes de Estado Aragonés hemos participado, humildemente, en las movilizaciones contra el desmantelamiento del Estado del Bienestar y contra las políticas neoliberales responsables de la actual crisis, tanto de los gobiernos actuales como de los anteriores. Somos partidarios de un giro en la política económica hacia la izquierda: Cualquier programa al que nos adhiramos deberá contemplar para Aragón la inversión pública como motor de la economía, una política fiscal progresiva basada en los impuestos directos, la abolición de las Reformas Laborales y un aumento progresivo de la cuantía del SMI. Todo ello sin perder de vista la necesaria sostenibilidad energética, los límites del crecimiento económico y el crédito; además de prevenir el peligro de una burocratización ineficiente de la gestión pública.

2º Regeneración Institucional. Las diputaciones provinciales en Aragón son unas administraciones caducas, oscuras y corruptas; totalmente prescindibles: sus funciones de apoyo a las corporaciones locales pueden ser asumidas por la DGA con total normalidad. Esta idea forma parte de los programas aragonesistas y progresistas desde hace más de 30 años. Estado Aragonés considera que ha llegado la hora de la acción contra ellas y sólo apoyará candidaturas que se planteen un boicot activo a las diputaciones. Así, todos los candidatos deberán comprometerse públicamente a dejar los “escaños en blanco” de las diputaciones provinciales aragonesas.

3º Regeneración política. Uno de los problemas del sistema político es la falta de democracia interna de los partidos del Régimen. Esto es particularmente evidente en el sistema de elaboración de listas. Ello ha pretendido ser superado por algunos partidos políticos con el sistema de “primarias”. Nosotros creemos que es insuficiente. Estado Aragonés sólo apoyará una candidatura municipal unitaria en Zaragoza que sea elegida por el sistema de “voto personal ponderado en lista cremallera a dos vueltas” aquí descrito:

- Todos los adherentes a la candidatura de su circunscripción votan en dos urnas.

- En una se eligen a las candidatas y en otra a los candidatos. Se votan, en cada urna, a cinco personas, adjudicando a cada una 5, 4, 3, 2 y 1 voto respectivamente y como máximo. Se pueden dejar votos en blanco, pero no asignar más que esos. Así se elige la candidatura por tramos de 10.

- Para designar la candidata/o a alcalde se efectúa una segunda votación (o “vuelta”) entre el candidato y la candidata más votados. El resultado determina el orden de género en el resto de la lista en forma de “cremallera” (una mujer, un varón, una mujer, un varón o viceversa).

4º Reforma Constitucional: La crisis institucional, económica y social que sufre el Reino de España significa una auténtica crisis del Régimen. Estado Aragonés sólo apoyará candidaturas que explícitamente apoyen que en el proceso constituyente que se pretende abrir (o “segunda transición”, o como se quiera llamar) Aragón se constituya en Estado con su Constitución refrendada por el Pueblo Aragonés.

Rafel Fleta

Secretario General

Estado Aragonés.

, , , , ,

No hay Comentarios

En un país llamado Alba-Escocia

EscociaLa mayoría del pueblo escocés ha dicho no a la independencia. Medio Orbe, los poderes reales, los poderes en la sombra, los transnacionales, toda la opinión pagada y hasta un oscuro registrador devenido presidente respiran tranquilos y relajan los esfínteres. ¡Pasó el peligro!, ha dicho el establishment occidental. Alex Salmond ha dimitido, pero no creemos que haya sido un fracaso del independentismo escocés, ni el independentismo en general como objetivo político. Un pueblo que quiere nacer como realidad política ha de luchar contra muchos y grandes enemigos y el voto del miedo se ha utilizado en esta campaña como en cualquier otra campaña política. El principal  argumento, el amenazar de echar al nuevo país de todos sitios, de la UE, de la libra… “¡Al independiente, ni agua!”. El votante del sí requiere un gran convencimiento frente a lo que el cambio puede afectarle y lo primero que se intenta por los partidarios del no es sembrarle incertidumbre. Aún hoy, a toro pasado, los analistas políticos todavía utilizan el argumento utilitarista, no ha habido euforia por las calles ni flameo de banderas blanquiazules, pero Escocia y los escoceses se han ahorrado mucho coste y esfuerzo al permanecer en el Reino Unido, dicen. “Se ve que tirar del carro de los Estados centralistas no supone ningún esfuerzo”.

En fin, en el Reino Unido, donde los políticos son más inteligentes y menos corruptos que en España, han tomado nota del hecho. Escocia no será menos autónoma que ahora sino más. No será un país soberano, pero ha marcado el terreno político de lo escocés frente a lo británico a la espera de una nueva oportunidad.

A los demás nos queda pues sacar algunas lecciones. Al margen de legitimidades o derechos colectivos que tenga un pueblo para reclamar su libertad, no hay dos procesos independentistas iguales, si nos referimos a la manera de llegar a ella. Cada proceso hacia la independencia de un país que aspira a ello es único y distinto de otros procesos similares dependiendo de las condiciones políticas en que se desarrolle. Son muy distintas las que ha puesto el Reino Unido de las que piensa poner el Gobierno español. El camino se ha de hacer en solitario, con la solidaridad y la simpatía de los que en otros países aspiramos a lo mismo, pero en solitario.

Lo que podemos aprender los nacionalistas-independentistas aragoneses de Escocia es mucho, sobre todo de organización política. El SNP (Partido Nacional escocés) es un partido fundado  en 1934, el mismo año que Estado Aragonés, que, después de ser durante décadas una opción poco más que testimonial, consiguió en 2011 la mayoría absoluta en la cámara escocesa. No siendo el único partido que proclama la independencia, es el que ha marcado con esta mayoría la dirección del proceso y ha llevado la política de su partido a ser la política nacional de Escocia. Eso no es trabajo de un día, y nos dice que dejar de lado la política teórica de salón o de café, tic del minoritario, y salir a la calle a buscar la masa social como cualquier otra opción política, porque hace 20 años el 40% de los escoceses no sabían que eran independentistas. Posiblemente, si nos ponemos manos a la obra, dentro de 20 en Aragón el 40% quizá sabrá que ya lo son. El SNP ha demostrado ser un partido con coherente desde sus comienzos y apostar siempre por el independentismo. Así su fidelidad al programa independentista lo ha mantenido unido durante 70 años, siendo una opción minoritaria hasta hace escasos 20. Esto nos debe hacer ver la necesidad de ser exigente con los socios y la necesidad de la unidad de los independentistas. Esto nos enseña que hay que dejar para siempre de considerar coaliciones heterogéneas “imposibles” con grupos federalistas, foralistas, regionalistas, internacionalistas y cualquier otro ismo que no se defina claramente como independentista.

El SNP ha sido el elemento director, le ha hecho ver al pueblo escocés la necesidad de la independencia como solución a la situación de marginalidad a la que le había condenado el Reino Unido. El SNP ha dado la solución y el pueblo la ha aceptado. Hay que darse cuenta, por ejemplo, cuanto es de diferente a la situación en Cataluña donde una plataforma ciudadana ANC es la que ha servido de catalizador del sentimiento popular y ha sacudido a una clase política adormilada, autocomplaciente con su manera de hacer política desde hace 35 años, con un bajo nivel de aspiraciones, dedicada  a la administración interesada de  competencias y presupuestos y alejada del sentimiento independentista, y la ha puesto en el brete de tener que ponerse a dar forma politica y dirigir el proceso. En Aragón la situación se aproxima más a la escocesa que a la catalana. No hay aquí masa civil independentista, pero arrastramos un problema muy grave desde hace siglos cuya solución exige separarse de España y eso hay que darlo a entender ala ciudadanía. La masa independentista en Aragón no existe, hay que crearla. Esta es nuestra acción política.

Por otra parte España y Reino Unido son dos universos políticos distintos. De entrada en el Reino Unido no hay constitución escrita, es un país de derecho común. No hay por tanto una política mediatizada por fundamentalismos legales, ni en la genética de los políticos existen tampoco abuelos de casta de régimen autoritario. Mr. Salmond gana unas elecciones, le propone un referéndum al primer ministro británico, se vota en Westminster y se autoriza. Y la Reina de Inglaterra se calla. Y con ella el ejército, los jueces y cualquier otra institución del Estado, porque allí el concepto “poderes fácticos” no es conocido como en España. Esto es democracia en estado puro, un acto político para resolver una cuestión política. El axioma problema político solución política no necesita demostración. No se le dan las vueltas con doctrinas tales como “soberanía nacional”, que solo es un concepto legalista inventado para complicar las cuestiones políticas.

En España no sólo tenemos una constitución escrita, sino que además se practica una forma de  fundamentalismo constitucional, cuyos principios son desgranados, en las ruedas de prensa del viernes, por la vicepresidenta del gobierno, que, en calidad de suprema sacerdotisa del ordenamiento jurídico español, nos repite el mismo evangelio legalista ad nauseam de lo que puede hacerse o no en política en España. Dicen que es derecho romano, pero es el esquema político-legal doctrinario de la derecha española de siempre. Supremacía de la ley escrita para coartar los derechos colectivos de la ciudadanía, incluido un consejo de ayatolás, sin neutralidad, muy condicionado por la afinidad política de sus miembros, que actúa como una tercera cámara legislativa, llamado Tribunal Constitucional. El axioma se lo pasan por el arco: a un problema político, barrera legal e ideología de partido. Este integrismo legalista es la coartada que usan para impedir la normalización de las legítimas aspiraciones de la ciudadanía. Si les sirve tanto para impedir las reformas legislativas necesarias para no echar a una familia de su vivienda y para imponer sus puntos de vista en educación o aborto, como no lo van a usar para impedir consultas ciudadanas en torno a la forma de Estado o la independencia. Esto es con lo que se encontrarán los catalanes el 9-N. Y con lo que nos encontraríamos nosotros en un caso…

En España el Ordenamiento consitucional-legal es a modo de un Mátrix, la apariencia (una democracia). Por debajo esta el mundo real: el dominio político-económico de la oligarquía del IBEX35, a la que la servil casta política (esa que aparece abriéndose paso a codazos en los entierros de los oligarcas para ser los primeros en dar el pésame a la familia) le garantiza que sus balances serán siempre positivos tanto con crisis como sin ella. Es la casta política amamantada por un Leviatán llamado también corrupción. Así ha sido siempre (históricamente con otros nombres) y así continuará mientras que en el Estado español no se produzcan procesos de autodeterminación que rompan esa la relación de poder real.

Arnau de Borau

1 Comentario

Información de Estado Aragonés. Sept./2014

Compañeros y compañeras:

Tras el periodo estival, el pasado martes los militantes de Estado Aragonés en Zaragoza celebramos una Asamblea para analizar la situación política de la ciudad y en general, y marcar nuestra agenda.

Estuvimos de acuerdo en general en que el PSOE zaragozano está muy debilitado y desmoralizado, consciente de que ha perdido buena parte de la credibilidad de sus simpatizantes y votantes.

El PP no está mucho mejor y aunque sufre fuertes tensiones internas, logra disimularlas de cara al exterior.  No conseguirá la mayoría absoluta y por tanto necesita aliados. El único que le queda medio fiable es el PAR.

El PAR sí que se encuentra en una profunda crisis de identidad a falta de que este otoño se resuelva en su Congreso. ¿Optará por negociar una coalición electoral con el PP o por concurrir en solitario? Depende del apoyo que tenga de la burguesía zaragozana. ¿Qué quieren los Yarza, Alierta y demás?

CHA se encuentra sin líderes y baja de moral, pero ha salvado los muebles en las pasadas elecciones europeas y tiene su estrategia electoral decidida: presentarse en solitario a las elecciones.

Y luego está el follón de la izquierda española: Podemos se convirtió en la primera fuerza de la izquierda en Aragón, por detrás del PSOE, y ha tascado el freno al proceso de convergencia, a la espera de su Congreso fundacional de octubre en Madrid. IU ha logrado superar a CHA, pero se ha visto totalmente desbordada su vez por Podemos, que es el público al que precisamente se dirigía. Por otro lado, parece que el PCE quiere liquidar IU, prácticamente en quiebra económica y ha lanzado, en el  mencionado proceso de convergencia, la propuesta de Ganemos, que en Zaragoza ha atraído a gentes de los movimientos sociales y otros grupos de izquierda. Por otro lado, el proceso de convergencia de la izquierda en Zaragoza no es homologable al de otras localidades aragonesas, en cada sitio se plantea de una manera, hay localidades donde participa incluso la CHA y Podemos.

La situación política en Aragón estará influida por acontecimientos exteriores: los referenda de independencia en Escocia y Cataluña influirán, la marcha general de la economía, que parece que se estabiliza pero no arranca, también. La anunciada reforma electoral del PP muy probablemente no será aprobada por falta de consenso y Rajoy convocará elecciones generales coincidiendo con las municipales.

En Aragón dos hechos influirán especialmente: si el PAR decide presentarse en coalición con el PP, le dejará vía libre a CHA para ocupar el espacio que deje libre, ello, así mismo, impediría una radicalización del discurso de ésta.

Por otro lado, habrá que ver si Podemos-Aragón, cuando se constituya, se inclina más hacia la idea, preponderante en Madrid, de presentarse sólos a las elecciones municipales o, como en Barcelona, integrados en una coalición más amplia tipo Guanyem. Si Rajoy convocara Elecciones Generales coincidentes con las municipales y autonómicas, Podemos-Aragón se vería obligada desde Madrid a hacer lo mismo que en la Capital del Reino de España.

Las gentes de Estado Aragonés coincidimos con las reivindicaciones populares contra los recortes y en pro de la regeneración política que se han venido produciendo, y hemos participado, humildemente, en las manifestaciones convocadas. Eso nos hace coincidir en buena medida con los plateamientos programáticos que se pueden escuchar en las reuniones y publicaciones de las izquierdas. Pero observamos que en ese ámbito está prevaleciendo el maniobrerismo calculador de los partidos sobre la búsqueda de una alternativa programática clara.

Así, consideramos necesario fijar unas condiciones como partido: en la próxima Asamblea Nacional, que tendrá lugar a finales de octubre o principios de noviembre, propondremos aprobar tres condiciones mínimas para dar nuestro apoyo a una candidatura de convergencia de la izquierda zaragozana:

1ª Boicot a la participación institucional en la diputación provincial. Todos los candidatos a concejal renunciarán a ser diputados provinciales.

2ª Elección de los 10 primeros candidatos por un sistema de voto personal ponderado en forma de lista-cremallera a dos vueltas. Y con papeletas y en urnas: consideramos que el voto electrónico es fácilmente manipulable.

3ª La candidatura dejará claro que en proceso constituyente que se pretende abrir (o “segunda transición” o como se quiera llamar) se pretende que Aragón se constituya en Estado con su Constitución refrendada por el Pueblo Aragonés. No rechazamos a priori la posibilidad de que lo sea en el contexto de una federación española.

Rafel Fleta

Secretario General

Estado Aragonés.

, , , , , , ,

No hay Comentarios

Pedagoxía d’una esferra

11set1Un diya nazional “en negatibo”.- Cada 11 de setiembre Cataluña remera lo suyo “Diya Nazional” u Diada Nacional. As festibidaz zibicas u d’aponderazión patriotica naxen de bella bisión romantica d’a istoria d’os Pueblos dillá por o sieglo XIX, como ideya de que bi ha bels feitos en a istoria d’un país á los que lis se puede atribuyir prou bistera ta reforzar una pertenenzia u bella conzienzia común. Lo dito, una bisión de raso romantica, pero que funciona. A particularidá de l’11 de setiembre en Cataluña ye que ye una d’as poquetas enchaquias en que a zelebrazión s’alazeta en una rebesada: una esferra melitar. Una graniza esferra que arrambló con as instituzións puliticas istoricas d’o Prenzipato. O feito que siñala lo fin de Cataluña como entidá pulitica y soberana. Ye un caso estranio, profes, y, dito por os mesmos catalans, con un brin masoquista. Á ormino se cloxidan os aspeutos positibos d’a istoria d’o país, bitorias u los digamos,”cambeos a millor”, pero lo contrario no ye pas cutiano.

O que amuestra una esferra.- Pero lo feito de remerar una esferra tiene un platero oxetibo pedagoxico, aquer de poder mantener una conzenzia pulitica sobre os suyos efeutos y meter os alazez d’una azión pulitica orientata a la superazión d’as suyas consecuenzias: recuperar o status d’antis de l’esferra; recuperar as instituzions soberanas, u en un luengache más esauto, recuperar a independenzia. Isto l’asume lo Pueblo catalán y ye en a radiz de l’esito d’as mobilizazions independentistas de l’11 de setiembre. Una esferra ye una endominia, pero conmemorar-la talmén te fa más rebindicatibo y más presto a movilizar-te. Si no estase asinas, no se poderba contar con l’esito de partizipazión que s’ha bisto dica agora en ixas combocatorias.

No bi ha un diya ofizial ta ro patriotismo aragonés.- Remerar a istoria y no xuplidar-se’n nunca, ixe ye ro prenzipal sentiu d’ixa festibidá catalana. No bi ha en Aragón cosa parellana á una “Fiesta nazional aragonesa”, una Diyada Nazional d’Aragón, nomás un “esbafato” y tasamén rebindicatibo, sin garra conteniu pulitico, “San Chorche” (Santo patrón antimás d’una ripa de países uropeyos) que ni por acucuto puede comparar-li-ne. Os nazionalistas aragoneses remeramos o no-ofizial (anque poderba fer as begadas) 20 d’Abiento, diya d’a execuzión de Chuan de Lanuza, o Chustizia d’Aragón que se concaró con o rai Felipe II en 1591. ¡Jolio, que no mos mancan estronchinatas ni esferras en a nuestra istoria que mos poderban fer o paper d’un 11 de setiembre á los catalans!. Sin dembargo, no remeramos ufizialmén dengún feito que pasase entre 1707 y 1714. Ni sisquiera una bitoria, a batalla de Zaragoza (u de Torrero) en 1710 con a que Aragón recuperé os suyos fuers por un breu espazio de tiempo. Siga porque á los aragoneses mos agana xuplidar ascape ros “malos gotarrons” y os suyos protagonistas, siga porque aparentemén mos emos trasquiu ro punto de bista d’os benzadors, cualcosa nos leba á considerar á los fillos d’ista tierra que luitoron contra os Borbons y por a perduranzia d’as instituzións soberanas d’o Raino d’Aragón, como aliens á nusatros y á lo nuestro presén pulitico. En 300 añadas no emos pensau en onrar cosa á los nuestros erois d’a Iª Guerra d’o Franzés, tamién clamata de “Suzesión española”. ¡Qué menos que aber-lo feito bella begata por qui esfendión con as suyas bidas os fuers y as libertaz d’a nuestra tierra! En o sitio de Barcelona d’o 1714, bi eba soldaus aragoneses, que ni eban reblau, ni eban quiesto estar budatos d’allí y que luitón en as suyas murallas dica ras acabanzas y por as libertaz d’Aragón y d’a Corona d’Aragón. Son erois que nos pueden amostrar que a resistenzia nunca ye bofa y son testimonio y enchaquia ta que as chenerazions d’aragoneses, autuals y esbenideras, tiengan esmo ta luitar por o suya libertá.

A istoria como pedagoxía d’a libertá.- Os aragoneses no emos feito garra pedagoxía d’a nuestra istoria. No emos aprendiu cosa d’as nuestras esferras. Os benzedors mos imposaron a suya bersión d’a istoria: “Toz ganamos si os aragoneses renunziaz á los buestros biellos dreitos y tos gubernamos con as lais d’a benzedora Castiella borbonica”. ¡Y ya lo creigo que nos l’han feito trasquir! Nos dizión que yera cosa grandiza a unión a una Castiella, ta fer cualcosa muito güena clamata España. ¡Castiella, mesmamén a tradizional, a más zerrina, terne y “unica” enemiga d’as libertaz de Aragón!. Ye l’unico país que mos ha embadito y que s’ha quedau. Pero Aragón no ye Castiella. L’angluzia d’esbandidura de Castiella no ye pro ta chunir cosa. A tradizión pulitica d’Aragón y d’a Corona de Aragón ye en as antipodas de Castiella-España. No se puede chunir o zielo con a tierra ni l’azaite con l’augua, sin fer-ne una borustaca. Nomás l’espansionismo castellán enta ra Corona d’Aragón esplica l’Estau español autual. Cosa más. Nunca abié un auto d’unión consentiu por o Pueblo aragonés, sino que un esclatero y de raso ilegal y soberbioso auto d’imposizión y d’allanazión d’os nuestros dreitos. Semos charrando de fa 300 añadas y encara güei Castiella-España ye en o mesmo plan; centralismo, absolutismo (agora ye absolutismo constitucional esfrazato de democrazia) y legalismo a machamartillo: Tu charrarás en lo que nusatros te digamos, a tuya economía será a que nusatros queramos, a tuya pulitica la que te dexemos fer, os tuyos impuestos os amenistraré yo, ezetra. Antis yera lo Consello de Castiella, güei o Gubierno d’España, pero sigue estando ro mesmo, contina rainando un Borbón, atro más. Pero agora empezipiamos á prener conzenzia de que l’esferra istorica d’a nuestra nazión en 1707, ye l’orixen de toz os mals modernos d’Aragón. Dende allora semos chusmesos á l’espolladura contina d’ os nuestros cabals esprituals, materials, puliticos y culturals como Pueblo, con l’unico oxetibo de querer rancar-nos a nuestra conzenzia d’aragoneses libres, bibindo en un Aragón libre. Güei ya nomás confitamos en l’unico que nos queda, o nuestro triballo y o nuestro indibidualismo, entre condeszendiens y aconortaus, lebando ro nuestro esistencialismo etnico á caramanchons, gubiernatos como somos por unos puliticos locals de raso chusmesos á lo zentralismo, chestors d’ixe nuebo corregimiento borbonico que se fa á clamar “Comunidá Autonoma d’Aragón”, an de contino fan prebatina d’a incheniería sozial d’o españolismo ta fer d’os aragoneses chusmesos y asimilatos y rainando un monarca deszendién d’una saga d’absolutistas bengatibos y despoticos, á los que a Istoria nunca ha conseguido fer-los jopar definitibamén d’España.

Refer-se á lo españolismo en a nuestra tierra.- Como comunidá umana, os aragoneses semos os ereders d’a nuestra istoria. Nazión zibica que ha bibito 1000 añadas dentro d’as mesmas mugas y ereders d’o que estioron y construyeron ta ers, y profes ta nusatros, os aragoneses de sieglos pasaus. Tamién d’una forma propria de gubierno y d’a soberanía que espleitón mientres 700 añadas. Debemos y podemos buscar rispuestas en a nuestra istoria. Queremos trobar-las, anque ye esclatero que mos fa zerina (porque a rispuesta poderba estar, plantando cara á l’españolismo, tamién a independenzia) u talmen encara femos as cosas con bergoña (¡no mos se’n baigan á arreguir por aimar un Estau proprio, nusatros pobrez baturros!) Semos muito aclapatos por l’españolismo, perén estirau y muito repinchato en Aragón; un españolismo forano, soberbioso, fachendoso y castellán, que mos tiene á los aragoneses de reyens en a nuestra tierra y que ya no amaga que quiere fer d’Aragón ribazera, balluarte u mesmo muga y muro de contenzión, debán d’o que ye pasando en Cataluña. Bistas as cosas, se repleca ra situazión: ye difízil fer pedagoxía en Aragón sobre os dreitos coleutibos nazionals de nusatros, charrar sobre l’exerzizio d’as antiguas libertaz d’os aragoneses u fer omenaches á los erois que las esfendión. Debantar y emparar istas ideyas, ta que a chen lis dé refirme, fan una zuña á la reata españolista. Contino te surtirán á lo trango los “corregidores borbónicos” locals, señeros puliticos españolistas d’a nuestra tierra, os melitans aliberatos u criptomelitans mesos en todas as dempas que con l’aduya d’os sendicatos ultras d’a negazión, rebestius d’asoziazions culturals, te engaronarán con os suyos argumens negazionistas, fatos y ofensibos, que preban falsiar a conzienzia sobre la nuestra historia y a nuestra cultura. Ixos que si no te combenzen t’esacraitarán, ta bier si reblas, t’aborrezes y te sacan d’o zircuito cultural y pulitico.

Redotaus puede, pero con recordanza y con ganas de dixar d’estar-ie.- Remerar una esferra ye lo millor antidoto contra l’asimilazión. Esferrato sí, pero zereño con combizión, dica que plegue un tiempo más propizio. Ta ros catalans ixe tiempo parixe aber plegato, en er son triballando… Os aragoneses encara somos luen, pero bel diya talmén saldremos enta la carrera a contrimuestrar, á ixena o fendo cualsiquier letra de l’abezedario, nuestro refirme a un Aragón libre y soberano.

¡Redotados, pero nunca xublidaus por o Pueblo! ¡Onor y gloria ta los aragoneses cayius en as murallas de Barcelona l’11 setiembre de 1714! ¡Aragón no rebla!

, , , , , , , , ,

No hay Comentarios

Pequeñas mentiras, Grandes mentiras y Estadísticas

La "perversión" del "pobre" Fabra

La "perversión" del "pobre" Fabra

Durante este verano, varios gobiernos autonómicos de comunidades con superávit fiscal (que reciben más inversiones y gasto públicos que ingresos por impuestos aportan al Estado) han venido pidiendo una reforma del sistema de financiación autonómico por considerarse discriminadas. Significativamente, Andalucía y Valencia.

En concreto, diversas declaraciones del presidente y el consejero de economía valencianos han despertado cierta polvareda en Aragón, que ya ha sido olvidada como cualquier ligera noticia veraniega. El Presidente valenciano llegó a decir que “Valencia está financiando a comunidades más ricas, como Aragón”.

Es notorio que Aragón paga más que recibe del Estado, sufre un déficit fiscal, mientras que Valencia disfruta de superávit. Además, Valencia viene recibiendo fondos estructurales europeos desde hace 30 años y Aragón no. Es verdad que Aragón tiene un mayor PIB y una mayor renta per cápita, pero eso es un dato distorsionado en parte por la despoblación y envejecimiento de buena parte de nuestro territorio, aunque también es cierto que Aragón hay mucho menos fraude fiscal y mayor productividad.

Aún con todo, la afirmación de que Valencia financia a Aragón es falsa, pues insisto, Valencia disfruta de superávit fiscal y Aragón sufre de déficit: Aragón paga más que recibe y Valencia recibe más que paga.

¿Cómo puede, pues, el Presidente valenciano decir semejante barbaridad? Creyéndose su propia trampa contable: Valencia, como Andalucía, distinguen entre “inversiones territorializables y no territorializables”, las segundas serían aquellas que “garantizan la igualdad de derechos de todos los españoles”, en realidad se refieren a las que tienen que ver con la densidad de población. Dicen que el Estado debe garantizar la igualdad de gasto por habitante en sanidad, educación y servicios sociales (fundamentalmente) y que por tanto esos gastos no deben dividirse por territorio (no consideran relevante el problema de atender a una población dispersa y envejecida). El resto de inversiones sí que las territorializan, pero sin perder nunca de vista la densidad de población: consideran, por ejemplo, que la inversión en carreteras por habitante, en Aragón es superior que en Valencia, o Andalucía, porque los que viven en pequeños pueblos de montaña o serranía son pocos: Hay que priorizar las autopistas y autovías sobre las carreteras de montaña. Por supuesto esta supuesta discriminación no se cruza con los datos fiscales: en Valencia o Andalucía no sólo se recaudan menos impuestos per cápita, sino que el fraude fiscal es mucho mayor, y las actividades económicas ilegales, también.

En definitiva, una Comunidad extensa y con poca población pero muy concentrada como Aragón, pero con una elevada productividad y eficiencia económica, que aporta al Estado más de lo que recibe es presentada como “rica”, frente a las “pobres” que tienen una elevada población, pero un PIB débil, baja productividad, alto fraude fiscal y que llevan décadas recibiendo inversiones públicas y ayudas europeas.

En definitiva, esto de que Aragón es “rica” me recuerda a aquel mapa trasvasista en el que Aragón se ubicaba en la “España húmeda”.

Llegados a este punto, debemos recordar que Aragón tiene una extensión territorial superior a Dinamarca; el doble de población que Luxemburgo y cuatro veces más que Islandia. Dispone en su territorio de saltos hidroeléctricos que,  gestionados por empresas públicas (ERZ), fueron privatizados e integrados en una multinacional, gigante de pies de barro: ENDESA. Nos vendieron que las Cajas, viejas herramientas del caciquismo, iban a funcionar como “bancos públicos” pero en España se han arruinado, no tanto en Aragón, pero aquí también ha habido que convertirlas en bancos, y aún hemos sido afortunados, pues la dirección de Ibercaja no aceptó integrarse en la ruinosa, a la par que madrileña, Liberbank. Significativamente, Ibercaja Banco ya controla de forma monopolística las finanzas aragonesas, cualquier liberal consideraría que, para preservar la libertad de mercado, debería ser expropiada por la DGA.

Tenemos un PIB per cápita en la media europea, y a pesar de nuestro desequilibrio poblacional, Zaragoza y el Valle del Ebro pueden hacer de motor del resto del país, tenemos una agricultura moderna, aunque aún debe cobrar más peso la ecológica, y una industria fuerte, aunque la dependencia de GM es todavía excesiva; el fraude fiscal es desgraciadamente superior a la media europea, pero muy inferior a la española. Nuestra economía está muy integrada en Europa, a pesar de que deberían mejorar las comunicaciones con el Bearn; sin embargo, una moneda propia nos  produciría fuertes tensiones inflacionarias, por supuesto, una hipotética vuelta de España a la peseta, tal vez “solución” a los problemas  de España como afirma el propio Julio Anguita, sería desastrosa para Aragón.

O sea, que Aragón sería viable como Estado si dispusiese sin dependencias coloniales de sus propios recursos, económicos y energéticos. Por tanto, si la mayoría de los valencianos y andaluces insisten en las políticas que sus gobiernos han seguido durante décadas, es asunto suyo, pero por favor, que se lo paguen ellos, que dejen de retorcer las cifras para seguir recibiendo todavía más de lo que aportan. Por nuestra parte, es urgente que Aragón tenga su propia Agencia Tributaria, como marca el Estatuto de Autonomía: otro paso más hacia nuestra constitución como Estado. No hay autonomía política sin autonomía financiera, y mucho menos soberanía.

Y cuando nos digan que somos “ricos”, recordemos que los mismos, para reclamar el trasvase hasta Valencia o Andalucía, también afirmaban que disfrutamos de un clima húmedo.


Rafel Fleta

Secretario General

Estado Aragonés

, , , , ,

No hay Comentarios

Cuatro meses de 2014

el-xviii-vuelve-a-madrid

Como si no pasara nada, el siglo XVIII vuelve a Madrid

En un breve espacio de tiempo han coincidido las Marchas por la Dignidad del 22-M, síntoma de la profunda crisis social del Régimen; las Elecciones al Parlamento europeo, que han puesto en evidencia la crisis del bipartidismo instalado desde los años 80 y que ha sostenido hasta ahora el Régimen juan-carlista; y la propia abdicación del monarca en su hijo y cuya intención final es “remozear” el sistema, antes que resulte imposible, en el caso que PP y PSOE pierdan la hegemonía en el Parlamento español. Se trataría de reproducir el “efecto Transición” del padre en el hijo.

Así ha sido la película de 4 meses de la profunda crisis en la que está metido el sistema creado por Suárez hace 36 años que, junto al hito de su propia muerte, marcan posiblemente el principio del fin de una época.

Hoy vemos a la oligarquía española y a sus benefactores políticos en perfecta simbiosis y aferrados al sistema creado por Suárez. No siempre fue así, pero, con el tiempo, el sistema que garantizaba la alternancia política sin poner en peligro sus privilegios (con cuota para las derechas nacionalistas incluida); que creaba una sobredimensionada estructura político-administrativa con la que hacer “negocios” y un sistema judicial muy blando con la corrupción, se ha mostrado muy útil a sus intereses. Los partidos del turno, PP y PSOE, le han creado a la oligarquía el medio político perfecto: Se rescató la banca, se vendieron servicios públicos, se están rescatando las autopistas deficitarias, etc. Todas las medidas económicas, sociales y fiscales del gobierno se toman en función de que la oligarquía del IBEX 35 siga ganando más dinero, aun a costa de arruinar a la clase media o de endurecer el acceso a los servicios y las prestaciones sociales a todos los ciudadanos. Si está uno u otro partido en el poder “la cosa va bien”. Se postula incluso con que en un futuro podría haber un gobierno de coalición PP-PSOE para “salvar los muebles” del Régimen, en el caso de que de las próximas elecciones generales surgiera un parlamento “ingobernable”, es decir, de que la alternancia PP-PSOE (con o sin colaboración de las derechas nacionalistas) no alcanzara la masa crítica suficiente y que uno u otro tuviera que gobernar con algún partido ajeno al “entendimiento político” de las tres últimas décadas. Un escenario que pondría en peligro el status quo y la correlación de intereses y de poder del actual sistema político y en dificultades la continuidad de la Monarquía y el stabilishment oligárquico.

A Suárez le dieron un encargo: Había que lavarle la cara a España. Por lo menos en el sentido político. Había que acabar con la cochambrosa dictadura, pero sin “espantar” a la oligarquía porque, como sucede actualmente, la oligarquía y sus “negocios” estaban fuertemente interconectados con el sistema político. En un sistema basado en pequeñas corruptelas y grandes corrupciones como aquel, un cambio político podía interpretarse por la oligarquía como un cambio en el modo de obtención de influencias y por tanto en la pérdida de beneficios económicos. Pero Suárez se puso a la tarea (definida con la “gatopardiana” frase de “cambiarlo todo para no cambiar nada”). No obstante, la oligarquía se espantó. Fue una época en que el dinero corría hacia Suiza y, por las calles, los batallones de pistoleros paramilitares y colaboradores policiales que, al grito de “¡Viva Cristo Rey!”, hostigaban a los activistas y a las organizaciones de izquierda.

El primer gran “logro” de Adolfo Suárez fue conseguir el “suicidio institucional” del Franquismo a través de la Ley de Reforma Política. No fue difícil, porque las Cortes franquistas con aquellos “procuradores”, que estaban acostumbrados a aprobar sin leérselo todo lo que les venía de arriba,  firmaron su propia sentencia de muerte sin mayor problema. Suárez, hijo del sistema franquista, sabía en qué plaza toreaba y los vicios de tanto cabestro. Asimismo consiguió que una parte de la oposición al Régimen asumiera la legitimidad política del Franquismo, es decir, que aceptara no sólo echar tierra sobre los 40 años anteriores, convalidando la represión franquista y sus consecuencias jurídicas, renunciando a investigar a sus autores (creando así la “gran amnesia” de la Transición), sino también que el proceso se recondujese desde el propio Franquismo y sus hombres, incluido el Monarca, que basaba su legitimidad en la voluntad del dictador de restaurar la monarquía (continuidad y no ruptura, se dijo). Esta “oposición” es la que recogería a no mucho tardar los beneficios de su “traición” histórica. Su premio fue incorporarse a nuevo stablishment surgido del proceso (y desde ahí iniciar su ascenso e integración en la oligarquía). Fue el gran pacto entre el Franquismo reformista y los elementos de la oposición de izquierdas reconvertidos al pragmatismo, incluido Santiago carrillo. Este es un hecho de tanta importancia que aún hoy padecemos sus consecuencias. Un “defecto” de estructura del Régimen en el origen y causa de su propia crisis.

Otros “pequeños detalles”, cuya resolución requería el proceso, fueron, por una parte, la eliminación de la oposición proveniente de otras “legitimidades dinásticas”. Se “montejurrizó” del carlismo. Después de aquello ningún primo del rey (carlista o no) vendría a discutirle la corona, ni como opción personal, ni como movimiento organizado con base social. Y por la otra, la neutralización del sindicalismo revolucionario, puesto en minoría, en parte por el estéril debate ideológico que mantuvo entre sus corrientes, pero sobre todo por la trama policial que acabó con la quema de la sala de fiestas Scala de Barcelona y la posterior campaña de descrédito hacia el sindicalismo anarquista, que arruinó sus posibilidades de ser el movimiento de masas que fue durante la II República. En “el plan” no cabían estos dos movimientos, que por razones ideológicas muy diferentes se posicionaron históricamente y fueron muy beligerantes contra los regímenes establecidos. En resumen, el Régimen de la Transición se quitó de en medio dos movimientos que podían ser “factor de desestabilización”.

La “paz social” debía venir de hacer participar a los sindicatos en el  entramado jurídico del nuevo Régimen. “Elecciones sindicales”, “negociación colectiva”, “convenios”, “sindicato de mayor representatividad”, “comités de empresa” fueron mecanismos que institucionalizaron un sindicalismo de “organizaciones dóciles”, metidos a gestionar “los intereses de los trabajadores” ante el empresario y no a hacer revoluciones armadas contra el gobierno. Para proteger su flanco social el Régimen de la Transición precisaba menos lucha de clases y más colaboración con el patrono u los directivos de las empresas. Está claro que pesaba el recuerdo de 100 años de lucha obrera en España y el papel del sindicalismo durante la II República. Ello no impidió que los primeros años de la Transición fueran muy conflictivos provocado sobre todo por el desmontaje del sistema industrial de la dictadura, el cierra de empresas y el paro.

Otros “pilares” del Nuevo Régimen iban a ser la pretendida laicidad del Estado y la pretendida descentralización administrativa. Decimos “pretendida” porque al final con la práctica y su aplicación no resultan ser más que un espejismo y un fraude a la inteligencia, lo que no ha impedido a personajes significados del nuevo Régimen darse un auto-bombo de ejemplaridad y paradigma de derecho constitucional democrático.

Para el Nuevo Régimen, España debía de dejar de ser nacional-católica, pero no podía dejar de ser católica. O lo que es lo mismo, el catolicismo podía dejar de ser inspirador ideológico del Estado español, pero sin que pareciese que dejaba de ser un país católico en las formas sociales, públicas o incluso políticas. La tajante aseveración hecha por Manuel Azaña durante la II República “España ha dejado de ser católica” (por otra parte, normal, cuando se quiere hacer profesión democrática) no podía decirse del Régimen post-franquista, ni siquiera dar lugar a la sospecha que había una intención oculta de relegar al catolicismo a la esfera de lo personal y privativo, como otro credo más. Dado que el proceso de transición era llevado a término por los hijos del Nacional-Catolicismo, no sorprende en nada el resultado final.

Del laicismo del Estado español, lo único que se desprende para la ciudadanía es una garantía mínima y personal, que el Estado no ayudará a la Iglesia a inmiscuirse en la esfera privada de cada cual, ni a hacer proselitismo en su favor, ni a aceptar certificaciones de fe con trascendencia civil, pero poco más… La realidad es que se impusieron las “relaciones de cooperación”, eufemismo con el que se disfraza la estrecha conexión entre el Estado y la Iglesia católica, “bendecida” por la Constitución. Esta relación consiste en un variopinto grupo de privilegios económicos y fiscales y de representación para la Iglesia, incluido el favor que le hace el Estado de recaudar los donativos de los católicos a través de la declaración de la renta, pero, sobre todo, la no intención de expulsar a la Iglesia de la esfera oficial y mucho menos de obligar a los cargos y funcionarios del Estado a ejercer un laicismo activo y abstenerse de participar en actos religiosos o a utilizar o exhibir simbología católica en actos oficiales. La Iglesia católica se le permitirá hacer política, y mucha, no sólo desde el púlpito, sino a través de sus propios medios de comunicación, sus comunicados institucionales o sus homilías donde se atreverá a lanzar a la cara de los altos representantes del Estado proclamas políticas para espanto de todos. La Iglesia todavía se ve en España con autoridad para influir en la política y en los políticos.

En el Título VIII de la Constitución española de 1978 es donde más se la jugó en nuevo Régimen, aunque no le quedaba otro remedio, si quería ser un proceso creíble y enganchar al tren a las oligarquías vasca y catalana. Así como la cuestión religiosa no tiene nada que ver con la de la II República, paradójicamente, la descentralización se planteó poco menos que como una copia de la Constitución de 1931. Pero ni la legislación descentralizadora de la República ni la del Régimen juan-carlista tienen que ver con un régimen descentralizado homologable internacionalmente. Tan centralista es la Monarquía juan-carlina como lo fue la República.

De entrada se echa de menos una enumeración expresa de los Estados, Comunidades o Regiones que componen el Estado español y de la relación entre ellos (federados, confederados, unidos, etc.) sólo se sabe que cada uno es autónomo frente al gobierno del Estado. Resabio de tres siglos de centralismo, el Estado se constituye centralista en origen y en su funcionamiento básico y la autonomía regional en una especie de carta otorgada por las Cortes Generales; una situación graciable del Estado central, que el gobierno recorta a voluntad y que algunos partidos ya pretenden revertir.

En el proceso descentralizador “a la española”, los elementos identitarios o históricos de una comunidad humana, son accesorios. El proceso descentralizador se basa más bien en una relación de poder, entre la oligarquía del centro y sus representantes políticos y las periféricas (principalmente la vasca y la catalana) y los suyos, plasmada en un pacto político (el estatuto de autonomía); que delimitan una área política de influencia para las segundas (el territorio de la Comunidad autónoma) y un nivel de autogobierno. En la organización autonómica del Estado español la identidad fuerte la marca pues la potencia económica de la oligarquía local y la estructura política diferenciada, no la identidad histórico-cultural propiamente dicha (que en el caso vasco y catalán es coincidente). Es a esta potencia y fuerza negociadora a lo que el Estado le da valor para iniciar, mantener e incrementar el proceso de autonomía. El sistema se basa en un proceso de negociación permanente de transferencias de competencias y de presupuestos entre los representantes de la oligarquía local y el gobierno. Esta es la esencia del sistema español de descentralización. En este aspecto Aragón (los aragoneses que por historia e identidad hubiéramos tenido que estar de los primeros) tiene el nivel autonómico real que corresponde a la fuerza de su pequeña oligarquía muy dependiente y “obediente” y a un sistema de partidos regionalistas comparsas locales de las formaciones centralistas. En esta situación el Pueblo aragonés no tiene fuerza negociadora relevante.

La propia corrupción o vicio de partida de este sistema de descentralización lo hace permanentemente indeterminado y extraordinariamente conflictivo. El sistema de autonomías es utilizado por las oligarquías locales y las centralistas como ruedo en su inacabable confrontación y sirve para disfrazar de “conflicto territorial” lo que realmente es un enfrentamiento entre clases dominantes con intereses divergentes que no han compartido nunca al cien por cien los mismos intereses económicos o políticos. El proceso independentista de Catalunya hubiera sido más difícil de plantearse en un sistema realmente descentralizado, con definición federal o confederal de los sujetos territoriales con un sistema de distribución de competencias tasado. Hoy la oligarquía catalana parece dispuesta a seguir el impulso de su pueblo, intentando manejar los hilos del proceso a través estructura política que la representa. Para la oligarquía catalana los elementos subyacentes del conflicto no son otros que la avaricia presupuestaria; el tremendo coste de mantenimiento del tinglado político del centralismo madrileño; el gasto financiero realizado para asegurar los beneficios de la oligarquía española y el arrogante intento de ningunearla y aprovecharse de la crisis para darle un golpe mortal.

El último frente, el político, quedaría asegurado con el diseño de un sistema electoral y de partidos ad hoc.  El sistema oligárquico de poder exigía un tipo de “democracia limitada”, pero no a través de restringir la participación de opciones políticas (Suárez tuvo que legalizar al PCE para ser creíble), sino mediante un modelo de partido controlado por una dirección política profesionalizada: Un sistema electoral de listas cerradas y unas formaciones políticas burocratizadas han asegurado el control de las candidaturas por unos aparatos de partido, que han actuado como correa de transmisión de los intereses políticos y los negocios de la oligarquía del Ibex 35. Las direcciones nacionales, cubiertos sus miembros por cooptación, son las que han controlado cargos, empleos y candidatos, a través de procesos internos que no tienen nada de democraticos. El control sobre los candidatos minimiza el riesgo de “desviaciones” al margen de la alianza preestablecida entre la política y la oligarquía. El líder del partido es el que encarna y ejerce su acción política, sin que los candidatos electos (que deben levantar o agachar el brazo según se lo diga el partido) tengan autonomía política real. En este sistema de partidos el debate político interno es sólo en si estás o no de acuerdo con la dirección y la disidencia supone la marginación o la expulsión del partido.

Todo estuvo “montado” y “bien montado”. España parecía una democracia y que el pueblo realmente formaba parte de ella, hasta que la crisis de la deuda y sus consecuencias pusieron a cada cual en su sitio y con la “casta” de políticos ya formada, avara y mediocre, dedicada al tráfico de influencias y como único compromiso cierto de salvaguardar y sacar rendimiento de su status privilegiado.

La crisis del sistema político de la Transición es evidente desde el momento en que las nuevas propuestas se buscan fuera del ámbito del bipartidismo (Podemos) o incluso de la legalidad vigente (República, independentismo). Se percibe el inmovilismo del sistema y el intento de exprimir sus posibilidades a toda costa, sin reformas. Resulta flagrante a cualquier nivel de inteligencia que el Gobierno ha echado sobre la ciudadanía no sólo el coste de la crisis sino también el coste de mantener los altos rendimientos de los negocios de la oligarquía. Ni un mínimo para el alivio del Pueblo, ni dación en pago, ni suspensión de los desahucios, dos medias “de justicia” elemental para los tiempos que corren. Por primera vez desde los 80 el hundimiento electoral de un partido del turno no ha supuesto el repunte del otro. Extrapolados a próximas convocatorias se intuye el colapso del sistema. En este contexto abdica el Rey. Se cambia la cara del Rey y a esperar que el efecto euforizante de una segunda Transición que le dé más recorrido a un sistema que denota más que nunca sus carencias democráticas.

Arnau de Borau

, , , , , ,

No hay Comentarios