Archivo categoría Pulitica d'Aragón

Estau aragonés y Entabán acuerdan crear la “Coordinadora por la Unión de la Izquierda Aragonesa” de cara a un objetivo común en las Municipales y Autonómicas de 2019

Por la Unión de la Izquierda Aragonesa

Por la Unión de la Izquierda Aragonesa

Nota de Prensa: Este sábado, en la Trobada de los partidos políticos Estau Aragonés y Entabán, se ha tomado, por unanimidad de las personas presentes, la decisión conjunta de crear la “Coordinadora por la Unión de la Izquierda Aragonesa”.

El objetivo de esta Coordinadora es el de crear un proyecto de país basado en los municipios y sus representantes, dispuestos a trabajar por la Plena Soberanía de Aragón, de cara a  las próximas elecciones municipales y autonómicas del 2019 y encararlas bajo la unión de fuerzas, que de momento contará con las organizaciones políticas de  Estado Aragonés y Entabán, sin descartar un horizonte final de unión de toda la izquierda aragonesa.

Se trasladará el acuerdo a las distintas asambleas soberanas de Entabán y de Estau Aragonés y se creará una Mesa para la Coordinadora  con dos componentes de cada formación de forma inmediata.

Fdo: Portavocías de ENTABÁN y ESTAU ARAGONES

En Zaragoza (Aragón) a las 20.30 del sábado 17 de Junio de 2017

, , , , , ,

No hay Comentarios

¿DEBE DE ACUDIR E.A. A LAS ELECCIONES AUTONOMICAS DE 2019?

chustiziaLa estrategia de Estado Aragonés, tal y como se aprobó en nuestra última asamblea es la de conseguir llegar a acuerdos con fuerzas nacionalistas y soberanistas de izquierda con el objetivo de alcanzar una Compleganza en una fuerza común que aúne a los partidos de todo el aragonesismo progresista en una sola fuerza. Entendemos que es necesario una gran coalición que de respuesta a los retos y problemas que plantea el siglo XXI al pueblo aragonés. Revitalizar el movimiento político aragonesista y darle una nueva orientación que asegure su continuidad es en la actualidad nuestra prioridad más allá de nuestro estricto interés como grupo político.

Para alcanzar esta Compleganza, vienen haciéndose gestiones, y manteniéndose contactos habituales con diferentes fuerzas políticas de la izquierda aragonesista. Es de destacar, que fue Estado Aragonés quien propuso la negociación a 4 bandas para la conformación de una gran coalición aragonesista de izquierda en las pasadas elecciones de generales. En aquella ocasión, a iniciativa de Estado Aragonés, mantuvimos reuniones con representantes de CHA, Puyalón de Cuchas y Entabán, que concluyó en una primera reunión en las Cortes de Aragón a cuatro bandas para lograr una coalición a dichas elecciones. Finalmente no pudo ser, y EA no se presentó a dichas elecciones, aunque si apoyamos la candidatura presentada por Entabán en la circunscripción de Huesca.

Desde entonces hemos participado en actos conjuntos como el convocado por la Asociación “Rebellar” en la celebración del 20 de Diciembre del año pasado. En este sentido nuestra idea es seguir insistiendo en la confluencia de fuerzas aragonesistas, aunque el proceso sea lento.

De cara a las elecciones aragonesas de 2019, entendemos que el proceso de conversaciones con CHA Puyalón de Cuchas y Entabán sigue abierto, pero tiene como fecha límite el mes de Junio de 2018. Para entonces será necesario haber alcanzado algún tipo de acuerdo, que pueda cerrarse por escrito en ese verano, y hacerlo público con rueda de prensa conjunta. Este acuerdo podría ser con una, varias o todas las fuerzas mencionadas. En este sentido, la conformación de esta Compleganza, solo sería viable dentro de una coalición que respetara la independencia de las fuerzas políticas concurrentes, así como el sentido de exclusividad de participación en esta Compleganza, es decir, para formar parte de esta coalición, no se podría participar en otras con otros partidos políticos. Estas dos condiciones son claves para que Estado Aragonés se siente a la mesa de negociaciones.

No obstante si CHA desestimara una confluencia en forma de coalición electoral, atendiendo a su concepto clásico, estudiaríamos otras alternativas de acuerdo electoral como la participación de candidatos de EA en las primarias de CHA como independientes. También plantearíamos que CHA apoye las candidaturas municipales estructuradas en torno a EA con posibilidades de tener un porcentaje de voto significativo y CHA no tenga capacidad de elaborar lista electoral. EA por su parte haría lo mismo. Plateamos la necesidad de llegar a acuerdos como paso intermedio a conseguir en el futuro la conformación de una gran Compleganza Soberanista.

En caso contrario, EA plantearía la concurrencia a las elecciones municipales, aunque no a las autonómicas, en solitario o con otras fuerzas soberanistas aragonesas que quisieran confluir.

Actualmente entendemos que dado nuestro reducido número, y aunque estamos en un proceso de crecimiento es importante poder consolidar el proyecto político de Estado Aragonés sin desgastarlo en exceso en el proceso electoral. En este sentido, este debe servir para que tras su conclusión, salgamos más fortalecidos que antes. Por tanto solo nos planteamos a nivel de comité electoral, participar o impulsar las candidaturas que tengamos fuerza para defender. En este sentido, necesitamos un candidato creíble y que pueda defenderla, y un grupo de gente dispuestos a participar en la campaña para que su candidatura haya sido dignamente representada.

Más allá de supuestas oportunidades estratégicas y/o tácticas, presentarnos en solitario a unas elecciones aragonesas, además de hacerlo desde la honestidad y buscando el bien de Aragón, es necesario que conformemos primero un discurso nacional aragonés desde la izquierda y disponer de una persona capaz y de liderar tanto el discurso como la candidatura, y además que quiera hacerlo con la ilusión que se requiere a sabiendas de que tras las elecciones el resultado será 0,…%.

Estado Aragonés no se encuentra en situación de presentarse por tanto a unas elecciones autonómicas, aunque puede prestar apoyo a otra formación o formaciones que durante este proceso de conformación de la Compleganza, quieran participar en las próximas elecciones autonómicas. Aunque las próximas elecciones autonómicas y municipales si serían un buen momento para que EA comenzara a hacer público un mensaje político nacional de base municipal que sirviera de base para la conformación de un futuro proyecto político para todo Aragón.

Guillén Manuel Forcada

, , , , , , , ,

No hay Comentarios

Directrices Elecciones Municipales 2019

comarcasEstado Aragonés viene trabajando desde hace tiempo por la reunificación de toda la izquierda aragonesista, intentando crear lazos entre los diferentes grupos y personas que nos ubicamos en esas coordenadas, de manera que podamos conformar candidaturas conjuntas en las elecciones de 2019.

Nuestros principios autogestionarios nos dictan proponer que las alianzas que se firmen se realicen primero a nivel de elecciones municipales, empezando por abajo. Así mismo, nuestra concepción de Aragón como un país construido sobre la base de una federación de comarcas, nos hace considerar que esas alianzas han de realizarse en el ámbito comarcal.

Requisitos mínimos para que EA apoye una candidaturas municipal:

Son muy sencillos y obvios, pero en el pasado hemos visto que ha habido quien los ha olvidado:

1.- Existencia de un grupo de militantes en la localidad comprometidos políticamente.

2.- Elaboración de un Programa político municipal que explique porqué se presenta la candidatura y para qué.

3.- Debe haber una persona dispuesta para encabezar la candidatura con firmes convicciones aragonesistas y de izquierdas, consciente del trabajo que ello conlleva y comprometida en llevarlo a cabo.

Principios Generales del Programa Político Municipal

- Estado Aragonés rechaza las diputaciones provinciales, proponemos la conversión de Aragón en una Comunidad Uniprovincial y como estrategia, un boicot a las diputaciones provinciales: en caso de obtener representación en alguna diputación provincial, los concejales de Estado Aragonés no elegirán diputado, dejando su escaño vacío.

- Compromiso con el desarrollo económico y la creación de empleo. En todo Aragón cuando se pregunta qué necesita el pueblo la respuesta es la misma: “trabajo”, esa ha de ser pues, nuestra principal prioridad.

- Desarrollo Sostenible. Con la excusa de “traer trabajo al pueblo” por todo Aragón pueden verse desaguisados medioambientales de todo tipo. El desarrollo económico no puede ser a cualquier precio, no puede ser “pan para hoy y hambre para mañana”, ha de ser sostenible y equilibrado, respetuoso con el medio ambiente.

- El crecimiento económico que se impulsa, cuando tiene éxito, muchas veces genera desigualdades sociales de todo tipo, sin corregir la preexistentes. Debe tenerse presente una política social encaminada hacia la equidad social y a corregir desigualdades y discriminaciones de todo tipo: sociales, de género, racistas, etc.

- Toda política económica se realiza ya hoy en el contexto del mercado global, la globalización tiende a la uniformidad en los hábitos de consumo, lo que atenta contra nuestras expresiones culturales. Cuidar de nuestra cultura popular, redunda en el mantenimiento de nuestras costumbres, y eso ayuda, sin duda, en ideas necesarias para nuestro desarrollo socioeconómico como la soberanía alimentaria.

- La gestión municipal debe ser equilibrada y realista, para ello hace falta impulsar una política fiscal honesta, realista y progresiva: que paguen más las rentas más altas y propiedades más fuertes, que los gastos se adapten a los ingresos y que la burbuja inmobiliaria no vuelva a constituir la principal fuente de ingresos municipal.

Consello Nazional

Estado Aragonés

, , ,

No hay Comentarios

Horizonte 2019. Compleganza. Documento estratégico de Estado Aragonés.

Horizonte 2019.

Compleganza Aragonesista.

Documento estratégico de Estado Aragonés.

¿Qué es el aragonesismo político?

Por un regular, consideramos que el aragonesismo es una especie de sentimiento de apego a nuestra tierra, nuestras costumbres y cultura propia. La traslación de este sentimiento al plano político, es decir, al aragonesismo político, puede definirse como la priorización de la resolución de nuestros problemas sobre otros ajenos o lejanos por los propios aragoneses. Pero en realidad, esto puede ser defendido por cualquier partido político con presencia en Aragón, hasta el más españolista y centralista; porque es una definición superficial e insuficiente.

Si analizamos el discurso de dirigentes políticos regionalistas como Rudi, Santiesteve, Aliaga, Echenique, Barrena o incluso Lambán (éste último el único de ellos que utiliza el término “país” para referirse a Aragón) observaremos que la concepción que subyace en su discurso sobre qué es Aragón, es meramente territorial: Aragón sería tan solo una región de España, y los aragoneses seríamos simplemente quienes residimos en ella. Aragón es definida por el regionalismo como una parte de España, indisolublemente unida a ella desde y para siempre”.

Esta concepción, para cualquier aragonés consciente, es sencillamente aberrante. Aragón es el territorio que ocupa el Pueblo Aragonés, y lo es así desde “la noche de los tiempos”; desde que los reyes se autodenominaban, en los textos “Rex Aragonensium”, “Rey de los Aragoneses”, primero existió el Pueblo Aragonés, “los aragoneses”, después y constituido por ellos, Aragón.

El Pueblo Aragonés es quien ocupa, pues, su territorio, que se define así por ello. El Pueblo Aragonés ocupa exactamente el mismo territorio desde 1300, por acuerdo de Cortes de ese año con el Rey Jaime II. No hay que olvidar que cuando los aragonesistas definimos a Aragón como Pueblo nos referimos al mismo concepto que se utiliza en la Carta Fundacional de la ONU: “Nosotros, los Pueblos de las Naciones Unidas …” con todo lo que ello significa de reconocimiento de nuestro Derecho a la Autodeterminación. Aragón se define, pues, políticamente, no culturalmente o lingüísticamente.

Así, en Aragón conviven varias lenguas y culturas y la defensa de nuestra cultura y lenguas aragonesas, no ha de ser privativa de los aragonesistas. Cualquier persona aragonesista considera, por tanto, que cualquier pretensión desde el exterior de anexión territorial, parcial o total, o cualquier negación de nuestro hecho nacional encierra una agresión contra Aragón.

Es necesario por tanto, puntualizar, y reflexionar sobre la necesidad de poner en valor ante la sociedad aragonesa lo que significa el aragonesismo político con claridad. Se impone por tanto una ampliación de la definición del aragonesismo político.

Si hemos dicho que puede definirse como la priorización de la resolución de nuestros problemas, sobre otros ajenos o lejanos, por los propios aragoneses, una fuerza política adscrita al aragonesismo político debe de establecer por tanto, como eje central de su acción, la resolución de toda problemática referente a Aragón y al pueblo aragonés en primer término. Y sólo a partir de ahí, la de problemas comunes con otros pueblos cercanos, hasta la participación en una política humanista y global.

Una fuerza política española, aunque pueda incorporar el aragonesismo político dentro de su programa de acción política, no podrá ser considerado un partido aragonesista, puesto que su eje central de acción nunca podrá ser Aragón y nuestro pueblo en primer término. Esto se traduce en que, en aquellas materias que haya especial conflicto con el Reino de España como la cuestión hidrológica, un partido español puede mantener dos dicursos diametralmento opuestos y simultáneos ante dos electorados diferenciados por su situación geográfica y nivel de afección de la problemática concreta. Una fuerza adscrita exclusivamente al aragonesismo político solo tendrá un discurso.

Así, problemáticas como el caso de la Mina de Borovia, la reapertura de la línea férrea del Canfranc, o la recuperación de una fiscalidad propia en Aragón, son asuntos que podrán ser defendidos sin doble discurso por un partido adscrito al aragonesismo político, sin peligro de quedar como un adorno cosmético, vacío de contenido.

Es por tanto una necesidad que la sociedad aragonesa vea nuevamente al aragonesismo político defendido por una fuerza política autóctona, adscrita a esta forma de hacer política como eje principal de su acción, como una fuerza de renovación social, que efectivamente aporte soluciones a problemáticas actuales y plantee la construcción de un futuro de prosperidad para el Pueblo Aragonés, con nuevos proyectos e ideas innovadoras, superando el tradicional pensamiento de “defensa de lo nuestro”, en el que actualmente está languidenciendo.

En este sentido, también cabe entrar en el debate de impulsar nuevas estrategias desde el soberanismo que impliquen nuevas banderas sociales para el aragonesismo. En este sentido, explorar la vía que abre la constitución española vigente en la Disposición Adicional Segunda en lo referido a los “Derechos Históricos”, sería perfectamente útil para Aragón. El cambio de estatus de Aragón a Comunidad Foral, sería un mecanismo válido para recuperar la Hacienda propia. La foralidad como estrategia para dar comienzo a proyecto de reconstrucción nacional, republicano y popular.

Una acción defensiva nunca ha liderado iniciativa alguna. El aragonesismo por tanto, debe de “cambiar el chip”, y pasar gradualmente a retomar la iniciativa en el escenario político aragonés. Si no abandonamos viejas inercias “regionalistas”, el aragonesismo político puede ser visto como una herramienta anticuada e inservible por la propia sociedad aragonesa. Discurso, estrategia y comunicación tendrán que cambiar y hacer un planteamiento ganador e ilusionante a largo plazo. Hablamos del aragonesismo 2.0.


Horizonte 2019. Compleganza política.

El aragonesismo político está en crisis. Y está en crisis porque los partidos políticos tradicionalmente adscritos a él no han tomado las riendas de una renovación seria de su pensamiento político. Vemos como el PAR, la derecha aragonesista, está en un largo proceso de absorción por el PP, cuya velocidad se verá moldeada en función de los resultados electorales futuros, pero que avanza en el tiempo de forma inexorable. Compromiso con Aragón se conforma como una fuerza menor, residual continuista de la esencia inicial del PAR, con un recorrido mucho más corto que el partido matriz.

Se dibuja por tanto un escenario en que la izquerda aragonesista representada por CHA, quedará en un futuro más o menos previsible como única fuerza política relevante del aragonesismo político. CHA se encuentra en un proceso de renovación, y actualmente sigue siendo un partido referencial en el escenario político aragonés, pero no lidera una renovación social como sucedió en la década de los 90 y hasta la primera mitad de los 00. La crisis de CHA provocó la salida de numerosos y valiosos militantes, y a la postre la conformación de nuevas fuerzas políticas, Estado Aragonés (2006) y Puyalón de Cuchas (2009), además de un descenso y estancamiento electoral, en el que actualmente se sitúa. Actualmente Entabán (2016), conformada por antiguos miembros de Podemos en Huesca, conforma otra parte de la izquierda aragonesista.

Si los aragonesistas queremos tener los mejores resultados, ser útiles a nuestro pueblo, debemos unirnos en una plataforma electoral unitaria. Después podremos plantearnos pactos de gobernabilidad o gobiernos de coalición con partidos regionalistas con los que podamos coincidir en aspectos concretos de la gobernanza, buscando siempre lo mejor para nuestro Pueblo. Nuestra propuesta no puede ser, pues, una coalición coyuntural de amplia base social, una especie de “Unión Temporal de Empresas” como se suele decir, sino en un compromiso a largo plazo de las fuerzas políticas aragonesista de izquierda que conformen un nuevo proyecto político ganador, y que sepa tomar la iniciativa y el liderazgo de la renovación social, posición que para muchos aragoneses ahora ocupa Podemos y sus confluencias.

Un acuerdo táctico cuyo espúreo objetivo fuese fortalecer nuestra posición a costa de parasitar a nuestros socios, aprovechando su mayor fortaleza, resultaría ser un politiqueo, estéril y absurdo para Aragón, aunque eso pudiera tácticamente fortalecer organizativamente a nuestro partido. Estado Aragonés, tiene una visión de la política al servicio de nuestra patria, Aragón, cuestión que nunca podríamos hacer actuando políticamente de forma estructural con partidos políticos estatales. Por tanto, debemos renunciar a formar parte de las propuestas regionalistas o provincialistas de la izquierda española, como Unidos Podemos, Zaragoza en Común, Cambiar Huesca o Ganar Teruel, pues sólo desde una cínica posición oportunista, cuando no parasitaria, puede un aragonesista sincero integrarse en ellas. Posición por otro lado, inútil para el Pueblo Aragonés.

El objetivo político prioritario de Estado Aragonés para las elecciones de 2019 debe ser la conformación de una coalición de partidos de carácter permanente, o en su defecto, la presentación de candidaturas unitarias de la izquierda nacionalista aragonesa en todas las convocatorias electorales de ese año (al menos municipales, aragonesas y europeas). Esas candidaturas deben hacerse de acuerdo, al menos, con CHA, y si es posible también con Entabán, UISA, Puyalón de Cuchas y otros grupos que pudiesen sumarse. No se puede ignorar el hecho de que CHA es la única organización de la izquierda nacionalista con representación en Cortes e implantación en casi todo el territorio nacional. Para la consecución de tales candidaturas unitarias, Estado Aragonés tan sólo pone las siguientes condiciones: 1ª La participación de nuestros militantes en la elaboración de los Programas Políticos, pactando los acuerdos y, en su caso, los desacuerdos. 2ª La participación de nuestros militantes y simpatizantes en las Primarias para la elaboración de las listas, con el sistema que se acuerde. Participación tanto pasiva como activa. 3ª Seguimiento por parte de EA del trabajo institucional de los cargos electos tras las elecciones.


El camino: la Compleganza Social.

Para conseguir la construcción de unas candidaturas unitarias, en el contexto de unas Primarias conjuntas, es preciso antes impulsar la unidad de acción en las reivindicaciones políticas y sociales, Estado Aragonés está comprometido con ello, para lo cual hay que intentar realizar el máximo de actos comunes. La unidad de acción de organizaciones aragonesistas, desde la base, en toda clase de actos públicos y reivindicativos creará las condiciones de confianza mutua necesarias para que la compleganza política resulte más sencilla de lo que ahora se nos antoja.

La celebración conjunta de eventos emblemáticos para el aragonesismo (23 d’abril 20 d’abiento …) o la conformación de un bloque unitario reconocible en las manifestaciones de los movimientos sociales son los espacios en los que puede crecer esta compleganza social aragonesista.


Los retos de Estado Aragonés: organización y visibilización.

El largo camino de la recuperación de la soberanía por el Pueblo Aragonés y del Socialismo Internacional requiere nuestro máximo compromiso militante.

No debemos sucarrarnos en la militancia y en los debates, como tantas veces hemos visto en la historia de la izquierda internacional y en el movimiento obrero y los movimientos sociales en general, pero todos y todas debemos preguntarnos qué más podemos aportar para la consecución de estos objetivos. Estado Aragonés necesita todo el esfuerzo que podamos aportar.

Debemos ser conscientes de que cuanto más fuerte sea nuestra propuesta socialista y soberanista en el seno del aragonesismo progresista, más fácil resultará la compleganza que proponemos. La articulación de ese compromiso militante es la función de Estado Aragonés como partido.

Así tenemos varios retos para el futuro: Debemos impulsar nuestra implantación territorial pues, aunque nuestra apuesta sea la de elaboración de candidaturas conjuntas, nuestra implantación territorial y la percepción por parte del resto de aragonesistas de que Estado Aragonés crece y se fortalece ayudará sin duda a que seamos tenidos en cuenta. Debemos también elaborar propuestas políticas concretas que nos permitan incidir en la elaboración de programas conjuntos de cara a 2019. Construir programas comunes ha de ser la piedra angular de una compleganza estratégica y no meramente coyuntural. Y por último, potenciar la propaganda, debemos hacer visible nuestra bandera, señal de nuestras ideas y nuestra propuesta política. La propaganda no debe ser olvidada, pero ha de ser la última prioridad. No debemos caer en el error de otras organizaciones, demasiado ocupadas en intentar aparentar más de lo que son hasta el punto de olvidarse de la elaboración programática y estratégica.

, , , ,

No hay Comentarios

POR UN ARAGÓN LIBRE

20 d'Aviento 2016

20 d'Aviento 2016

En un día como hoy, un 20 d’Aviento, Juan de Lanuza El Joven fue decapitado por defender los derechos y libertades de Aragón por eso queremos hacer un llamamiento al pueblo aragonés, a los diferentes colectivos, partidos políticos, sindicatos, y organizaciones de carácter aragonesista, para que más allá de las diferencias puntuales que nos separan seamos capaces de salir a la calle juntas por un fin común.

Las personas que nos encontramos en este acto, manifestamos nuestra absoluta voluntad de continuar trabajando por un Aragón más justo, más digno y más solidario; para construir una sociedad aragonesa en la que el poder y la capacidad para decidir no sean una quimera, un papel mojado como desde hace décadas nos quieren hacer creer. Queremos ser un pueblo soberano.

Es necesario un Aragón mejor, feminista, basado en la justicia social y la distribución de la riqueza, con unos servicios públicos de calidad y gratuitos. Necesitamos mayor soberanía económica para decidir sobre nuestros recursos. Para obtener la emancipación social, para disponer de una democracia participativa de personas libres e iguales.

Aragón no será libre si no es feminista. Hay que luchar por construir una sociedad igualitaria, combatiendo el heteropatriarcardo. Una sociedad libre de discriminaciones por razón de género, sexo u orientación sexual. Donde hagamos de la diversidad una de nuestras riquezas.

El pueblo aragonés ha demostrado a lo largo de la historia gran capacidad de movilización en la defensa de sus intereses y un alto grado de implicación y participación en los grandes retos que ha tenido que hacer frente. No es momento de abrir heridas entre las aragonesas, es más importante buscar lo que nos une que lo que nos separa.

Durante los últimos 25 años nuestros gobernantes han estado haciendo una política con minúsculas, ya que los grandes problemas que Aragón viene arrastrando siguen sin resolverse: la financiación económica, el desdoblamiento de las carreteras estatales, la mejora de la línea ferroviaria de Teruel (eje cantábrico-mediterráneo), la paralización definitiva de las grandes obras hidráulicas de regulación, la recuperación del patrimonio aragonés artístico o cultural en el exterior, o la deuda histórica del Estado y otras que se están empezando a desbloquear como elCanfranc.

Ahora es el momento de marcar prioridades en un proyecto común que nos haga sentir que caminamos juntos en la superación de la crisis económica, política y cultural que golpea a todos y a todas.

La falta de inversión en infraestructuras ha llevado a tener un territorio mal comunicado, lo que dificulta el desarrollo económico y la vertebración territorial. Es preciso la finalización de las autovías que están en construcción y el desdoblamiento de las carreteras estatales. Es prioritario establecer una buena red de comunicaciones intercomarcales, que hagan más fácil la vida de la gente de los pueblos. Hay que trabajar para revertir la situación de despoblación en el mundo rural, con pueblos y comarcas vivos y con futuro.

Los servicios públicos deben ser uno de los ejes principales en la construcción de nuestro País. Debemos apostar claramente por una sanidad pública, universal y de calidad. Nuestra apuesta es una Educación pública y de calidad, que desarrolle la FP de manera decidida, y también que defienda la Universidad de Zaragoza como elemento de desarrollo para nuestras próximas generaciones. Todo ello pasa por la derogación de la LOMCE, destinando los recursos económicos necesarios para alcanzar unos niveles óptimos, invirtiendo los indicadores actuales.

También es fundamental una defensa clara de nuestra cultura, Lenguas y tradiciones. Necesidad de un pacto nacional por las lenguas para su dignificación y oficialidad.

Aragón necesita un proyecto industrial claro, basado en la especialización y la sostenibilidad, que sea referente europeo y mundial, generador de empleo de calidad difícilmente deslocalizable. Apostamos por el establecimiento de un Distrito Europeo de la Industria del reciclado, que aúne vertebración del territorio con formación, universidad e investigación, desarrollando la marca de Aragón sostenible: “agua, energía y reciclado”.

Otra de las apuestas claves debe ser la Agroindustria, debemos profundizar en nuestras denominaciones de origen para abrir nuevos cauces y mercados.

En el plano laboral vemos necesario para avanzar en derechos un Marco de Negociación Colectiva propio, como paso previo a un futuro Marco Aragonés de Relaciones Laborales. Sólo así tendremos capacidad para evitar desregulaciones impuestas.

Así mismo, debemos reivindicar con fuerza al Gobierno del Estado español un tratamiento justo y equitativo respecto de los demás territorios, para eliminar el agravio permanente y discriminatorio que históricamente hemos sido objeto.

El Estado español vive en una inercia de saqueo por culpa de la incompetencia política; como siempre lo pagan los más vulnerables; tasas de desempleo disparadas, personas sin ningún tipo de ingreso, eliminación de nuestras políticas que sofocaban el drama de los desahucios, bajada de los salarios, reformas laborales individualizadas…

En este 20 d’Aviento reclamamos los derechos y libertades de nuestra nación, la defensa de nuestra memoria y de nuestra solidaridad identitaria, la defensa de nuestra diversidad natural, de nuestra cultura, nuestras lenguas y nuestras tradiciones, como bienes inmateriales sólidos sobre los que construir el Aragón que queremos.

¡Entalto Aragón!

, , , , , , , , , , , , , ,

No hay Comentarios

Zaragoza languidece. Debate sobre el estado de la ciudad.

zecpilaristaEn junio de 2015, Santiesteve alcanzaba la alcaldía de Zaragoza con el voto afirmativo de su grupo, ZeC y el de PSOE y CHA. El voto de los tres era imprescindible para ello, pues de no obtener la mitad más uno de los votos favorables de los concejales, la alcaldía hubiese recaído en Suárez, el hoy olvidado líder local del PP.

El voto de ambos partidos lo fue a cambio de nada, ni participación en el equipo de gobierno municipal ni pacto de gobernabilidad, fue un “lo tomas o lo dejas, o alcalde de izquierdas con tu voto, o alcalde de derechas por culpa del que se abstenga”. El día del Pleno, a la puerta de la Casa Consistorial se agolparon, excitados, los militantes de ZeC que llenaron el Salón de Plenos, muchos de ellos se habían colado sin invitación, en lo que tuvo toda la pinta de un ejercicio de presión sobre el resto de concejales de izquierda (el PSOE es considerado de izquierdas cuando vota lo que señala la vanguardia revolucionaria). ¿Quién podría haberse abstenido en esas circunstancias sin hacer recaer sobre sí la máxima responsabilidad de “frustrar el gobierno del cambio”?

En ZeC no sólo se dudaba de que Santiesteve fuese elegido alcalde, incluso se consideraba que lo mejor, estratégicamente para su proyecto, era que no lo fuese, el propio Santiesteve había intervenido en su Asamblea para decir que “el peor escenario posible sería asumir la alcaldía”, pero ni CHA ni PSOE tenían fuerza moral para enfrentarse a ello: ¿cómo explicaría CHA una abstención en la investidura de Santiesteve, si en 2011 habían votado a favor de Belloch? ¿Y el PSOE lo propio cuando en su día habían recibido el apoyo de IU?

Así el PSOE hubiese quedado retratado como el “proyecto social-liberal” que siempre le ha recriminado la izquierda; y CHA, presa de su política de alianzas anterior, hubiese quedado como última defensora de la caduca política de Belloch. O votaban a Santiesteve, o se hubiesen visto a sí mismos como “parte de lo viejo que debe desaparecer”.

El subsiguiente reparto de responsabilidades, entre los concejales del Gobierno, nos mostró que la diversidad ideológica de ZeC se traduce en falta de coherencia en sus políticas. Todo el mundo coincide en que los concejales del equipo de gobierno “van a su bola”, Santiesteve no ejerce un liderazgo fuerte, como el de Carmena o Colau en Madrid o Barcelona y permite que cada concejal ejerza sus funciones “a su marcha”, sin tratar de imponer siquiera unas directrices generales, lo que seguramente aflojará tensiones internas, pero despista a la ciudadanía en general, y a los simpatizantes de ZeC en particular.

Intentado buscar un patrón en la conducta de los concejales del Gobierno podría decirse que, desde el principio, los concejales de ZeC han afrontado sus responsabilidades de dos maneras distintas y contradictorias: la realista o la idealista.

Desde un principio, Rivarés encarnó la primera, de manera que de su mano, ZeC pasó de defender la “auditoría ciudadana y el impago de la deuda ilegítima” a presumir de renegociar la deuda con los acreedores y pagar puntualmente. Hay que reconocer que el slogan de la “deuda ilegítima” no pasaba de eso: una frase “cortada y pegada” de la campaña de Syriza en Grecia y que si ya en ese momento se había demostrado poco realista para un Estado como Grecia, no iba a ser útil en un municipio como Zaragoza. A pesar de este fragrante incumplimiento de su Programa, si Rivarés racionaliza las finanzas de la Ciudad, habrá hecho un servicio a la misma y eso es más de lo que pueden decir algunos de sus antecesores.

En Cultura, Rivarés siguió el Programa “elaborado por los mejores profesionales de la Cultura de Zaragoza”, según declaró públicamente el Alcalde. Está bien impulsar la industria cultural, o turística, y hay que reconocer su eficacia, pero es un error identificarla con la Cultura, así con mayúsculas. Algunos aragonesistas que votaron a ZeC están frustrados porque el apoyo a la cultura aragonesa no pasa de gestos a la galería, más o menos acertados o chuscos, según el día, y no hay elaboración política en torno al concepto de cultura como elemento de cohesión comunitaria, más allá de las Fiestas del Pilar de toda la vida.

Luisa Broto fue nombrada Vicealcaldesa y Consejera de Derechos Sociales, y demuestra que realismo político en la gestión no tiene porqué identificarse con posibilismo. Sorprendió con el nombramiento de su Director de Área y mejoró sustancialmente la dinámica de gestión respecto de la corporación anterior, sin sectarismos; cometió algunos errores al principio, y tal vez no todos los objetivos vayan a poder cumplirse al 100%, pero hay que reconocer que su trabajo es exactamente lo que se espera del Área de Derechos Sociales de un Ayto. de izquierdas.

De entre los idealistas sobresale Cubero, Secretario General del PCE-PCA, con un discurso honesto e inquebrantable se enfrenta como prioridad al reto de las remunicipalizaciones, lo que le ha otorgado protagonismo en su lucha contra “el tripartito de la derecha” (recordemos que cuando el PSOE no vota lo que marca la vanguardia proletaria, es de derechas), pero no ha obtenido ningún resultado, lo que incide en el citado discurso de Santiesteve “el peor escenario, es asumir la alcaldía”. Muchos militantes comunistas empiezan a decir abiertamente que “para estar así, más valdría estar en la oposición”. En consonancia, algunas declaraciones extemporáneas de concejales de ZeC parecen provocaciones encaminadas a propiciar un pacto PP+PSOE que les saque del gobierno.

El resto de concejales, que en un principio comenzaron más cerca del idealismo, parece que van flexibilizando sus posiciones, alejándose del maximalismo de Cubero y acercándose al realismo de Rivarés y Broto.

Tal vez la colaboración con la DGA en materia de vivienda no solucione todos los problemas, pero ayuda más a la gente que no declaraciones de cara a la galería; tal vez no se pueda disolver la UAPO, pero sí aprovecharla como unidad “comodín” e ir rebajando su carácter represivo: la ciudad necesita una policía local que no despierte la desconfianza del ciudadano, y eso una tarea callada y larga …

La evolución hacia posiciones más realistas de los concejales de ZeC puede ser un hecho positivo, en la medida en que afronten los problemas desde posiciones progresistas y alcancen soluciones más cercanas a las necesidades de la clase trabajadora que no lo haría el PSOE, o por supuesto el PP, pero para ello precisa el voto favorable del PSOE y conseguir triunfos por un lado puede significar asumir renuncias por otro; renuncias que tal vez haya que asumir de todas formas, como el caso de Averly o el Outlet de Pikolin.

Por otro lado está la posibilidad de una moción de censura conjunta de PSOE y PP. En la medida en que esa parece ser la apuesta del PCE-PCA, el PSOE no la aceptará, considerará que si el proyecto de ZeC está agotado y dirigido por los comunistas, una moción de censura permitiría ocultar el fracaso del Gobierno tras el victimismo, y que por tanto resultaría mucho más útil para el PSOE dejar a ZeC cocerse a fuego lento en su crisis de inoperancia, sobre todo si Pérez Anadón considera la posibilidad de no volver a presentarse.

Lo realmente positivo para la ciudad y su clase trabajadora sería un gobierno de coalición ZeC+PSOE+CHA que se sustentase sobre el diálogo y el pacto programático; pero desde el principio ZeC se opuso a ello y ahora, por mucho que evolucione hacia posiciones más realistas no es probable que la Asamblea de ZeC acepte una remodelación del gobierno que sería vista como un “giro a la derecha” por sus sectores más radicales (no sólo, tal vez ni siquiera principalmente, del PCE-PCA).

Pero no hay que olvidar que a la derecha está el PP, que en el caso del Barrio Oliver, ha mostrado sus conexiones con el populismo de extrema derecha. Porque eso y no otra cosa es lo que subyace en el conflicto larvado del Barrio Oliver, que explotó no por casualidad tras la pérdida de su Junta de Distrito por el PP, con el consiguiente colapso de su red de complicidades compradas entre las familias más marginales del barrio. El gobierno municipal reaccionó con agilidad al conflicto hace ya más de un año, pero no está impulsando soluciones duraderas, el problema se puede enquistar y volver con más fuerza si Jorge Azcón no toma efectivamente las riendas de su partido y da instrucciones precisas a sus militantes en el barrio de que no todo vale para desestabilizar a un gobierno de izquierdas.

En definitiva, la Ciudad languidece con un gobierno débil, desunido y sin liderazgo que no se deja ayudar mientras aterriza, lentamente, en la realidad; entretanto, la oposición de derechas maniobra sin ningún escrúpulo para hacerse, a la menor ocasión, con la Alcaldía. ¿Qué podemos hacer para evitarlo?

R. Fleta

Estado Aragonés.

, , , ,

No hay Comentarios

TIEMPOS DE CAMBIO

imagen-cambioCompanyeras, companyers:

Se avecinan tiempos de cambio en el soberanismo. Todo comenzó con el manifiesto que Purna y Chobentú presentaron hace un par de meses, el cual ha dado pie a la esperanza de todos los soberanistas aragoneses, pero no es el único paso. En Estado Aragonés estamos en un proceso de renovación, surgido de la necesidad de nuestro antiguo Secretario General, Rafel Fleta, de apartarse de la 1ª línea del partido y darnos pie a las nuevas generaciones de militantes, con ideas nuevas y frescas, y, sobre todo, mucha ilusión y ganas de trabajar por Aragón y por las aragonesas y aragoneses.

Sabemos que este camino para la libertad de nuestro país no es cosa de uno solo, por eso tendemos la mano a todas las formaciones políticas de la izquierda soberanista. Es el momento de unirnos en estos tiempos tan convulsos y formar una coalición de partidos sólida y estable. Pero esto no se crea de la noche a la mañana, pues queda mucho trabajo por hacer, muchas posturas por acercar y muchos temas que tratar. Todo este trabajo tiene que culminar en una candidatura unitaria para las elecciones municipales y autonómicas de 2019.

No podemos olvidarnos de que hay otras vías fuera de la política para trabajar por nuestra tierra y que también es necesario que nos involucremos en ellas. Tenemos que tener en cuenta el magnífico trabajo que se hace desde plataformas como En A Tuya Man, orientando a los aragoneses en cuestiones de Aragón, valga la redundancia, su necesaria soberanía y fomentando un aragonesismo  que se encuentra en horas bajas debido a los siglos y siglos de castellanización que ha sufrido nuestra tierra, lo que ha derivado, como dice un buen amigo mío, en el asimilacionismo. Cambiando de tema, no nos olvidemos de nuestra polida luenga, l’aragonés. Debemos defenderla e impedir que desaparezca, pues es de nuestro más importante patrimonio y es de las lenguas en mayor peligro de desaparición de Europa. Es necesario que de una vez se haga una normalización y sea lengua oficial junto con el castellano y el catalán.

Tampoco debemos olvidar los graves problemas sociales y económicos que azotan nuestra sociedad, creados por las elitistas y ricas clases dominantes. Tenemos el deber de invertir esa lacra de que el 1% se reparta los beneficios y el poder. Es la hora del pueblo, del restante 99%. Tenemos que trabajar hacia un poder popular e igualitario a través del feminismo (y acabar definitivamente con el patriarcado), de romper con el Concordato con la Santa Sede, de acabar con la xenofobia (me viene a la cabeza el brutal y terrorífico acuerdo de la UE y Turquía para quitarse de en medio a los refugiados sirios), lgbtfobia, etc… No menos importante, la sostenibilidad, pues nuestro patrimonio natural es un regalo y ha de ser preservado, pero ahora mismo nuestro modo de vida está destruyéndolo: Fracking, lindano, proyecto de ampliación de estaciones de esquí, la autopista eléctrica, la ampliación de Yesa… En definitiva, hacer de Aragón un buen lugar para vivir y del cual nuestros hijos estén orgullosos.

Enta a compleganza!!!

Chorche Chaverri Guallar:

Secretario General de Estado Aragonés.

Zaragoza, a 20/03/2016.

, , , ,

1 Comentario

Resolución de la Asambleya de Estado Aragonés sobre la reunificación de aragonesismo.-

compleganza1Estado Aragonés sigue comprometido en la reunificación de todo el nacionalismo aragonés en una estructura organizativa estable y en torno a un programa político realista que permita avanzar progresivamente al Pueblo Aragonés hacia la recuperación de su soberanía y hacia el socialismo.

Estado Aragonés considera que la forma legal para la reunificación del nacionalismo aragonés ha ser una Coalición de Partidos, que nos permita presentarnos unidos a las elecciones de 2019, respetando la personalidad de cada partido coaligado.

La estructura organizativa de la coalición, el sistema para la toma de decisiones, deberá ser objeto de debate, en Estado Aragonés consideramos que el primer paso debe ser la creación de un órgano coordinador de los partidos partidarios de crear la coalición que estudie cómo se elabora el programa, se eligen las candidaturas y se hace seguimiento del cumplimiento de los acuerdos.

Estado Aragonés consideramos que todo ello debe hacerse sobre los principios de transparencia, participación desde la base y claridad de ideas.

Estau Aragonés 12-03-2016

, ,

No hay Comentarios

Circular del Secretario General de EA.-

Querius compañers y compañeras:

Cuando en septiembre de 2013 la Asambleya de Estado Aragonés decidió elegirme como Secretario General nuestra situación interna como organización había mejorado respecto a la de dos años antes, pero seguía siendo muy débil:

Por un lado nuestros intentos de acercar posiciones a otros grupos políticos aragonesistas, nacionalistas y/o soberanistas no estaban dando frutos y por otro avanzaba un proyecto de confluencia desde los movimientos sociales para construir candidaturas unitarias de izquierdas: La “Convención 3D” en la que participamos. Ya entonces se observaban las diferencias y tensiones que luego han aflorado y que ya entonces nos hacían desconfiar de su éxito, a pesar de la honestidad de sus impulsores.

En estos dos años largos hemos conseguido algunos logros importantes: en primer lugar hemos abierto nuestra organización a militantes soberanistas que se habían quedado, por diversas razones, sin referente orgánico pero que seguían teniendo ganas de comprometerse con el país; y por otro hemos mejorado, en general, las relaciones con el resto de organizaciones soberanistas y hemos participado en actos unitarios; pero sobre todo hemos presentado una candidatura en las Elecciones Municipales de Zaragoza, lo que ha significado un espaldarazo a nuestro humilde trabajo político.

Todo el que tiene ojos en la cara ha podido ver que vamos en serio, y ello se ha notado en el reconocimiento del resto de organizaciones del aragonesismo y en el conjunto de los militantes y activistas aragonesistas en general.

Nuestro objetivo explícito desde nuestra fundación en 2006, “la reunificación de toda la izquierda nacionalista aragonesa” está ahora mucho más cerca, se notan los vientos de cambio, el ambiente de disenso ha dado paso a un ambiente de diálogo en el conjunto del aragonesismo. Diálogo sin exclusiones.

Nuestra organización es muy pequeña y muy flexible, tal vez una cosa sea consecuencia de la otra, pero el hecho es que nos parecemos más a un Club de Opinión que a lo que normalmente se entiende por un Partido Político. En ese contexto, tener un cargo u otro no tiene tanta trascendencia como en los partidos clásicos. Somos un grupo de personas organizadas horizontalmente y entre nosotras se trabaja en equipo: cada cual se compromete a realizar la tarea que mejor puede desarrollar, con la ayuda de todas. Ser Secretario General en este ambiente no significa gran cosa, pero en todo caso tiene un valor simbólico, una especie de autoridad moral, una portavocía implícita. Aunque lo que digas sea algo personal, siempre lo dice “El Secretario General”.

Los nuevos tiempos exigen cambios, no creo que cambios de rumbo, pues todos los militantes de EA seguimos teniendo claro el objetivo estratégico: “la reunificación de toda la izquierda nacionalista aragonesa”, pero sí de estilo y de formas.

He escuchado a los compañeros y compañeras y todos están de acuerdo en que es el momento de elegir a una nueva persona que ocupe la Secretaría General de Estado Aragonés. Yo seguiré estando ahí, al servicio del Proyecto, donde la Asambleya considere oportuno que puedo desarrollar una labor positiva, pero ha llegado el momento de rotar.

Los nuevos tiempos nos imponen una nueva Secretaría General y yo nunca seré un obstáculo para la renovación.

Por tanto, en la próxima Asambleya de Estado Aragonés, que se celebrará en Zaragoza el sábado 12 de Marzo por la tarde, entre otras cosas elegiremos a la persona que ocupe, a partir de ahora, la Secretaría General, la persona que se encargará de coordinar todas las conversaciones para alcanzar nuestro ya mencionado máximo objetivo estratégico.

Entabán Aragón Sobirano!

Zaragoza, 28 de febrero de 2016

Rafel Fleta Girón

Secretario General

Estado Aragonés.

, ,

No hay Comentarios

Reunificar a la izquierda nacionalista aragonesa

mitin-1

Algunos buenos amigos me preguntan si, en un contexto de “reconciliación”, los de Estado Aragonés podríamos “volver” a la CHA. Lo primero que hay que aclarar es que no toda la gente de EA provenimos de CHA; de todas formas, uno de los viejos y buenos compañeros de Estado Aragonés, de los que fundamos CHA, responde con una frase ingeniosa y tajante: “si volvemos, no avanzamos”.

No hay ninguna posibilidad de que Estado Aragonés se disuelva para integrarse en Chunta Aragonesista, el proceso de reunificación (de confluencia o compleganza que se dice) del nacionalismo aragonés que deseamos ha de ser diferente. Para ello hay que comprender cómo se fundó la CHA y cómo se rompió la unidad que se había forjado en su seno.

Fundamos CHA, allá por 1986, un centenar de personas provenientes de diversos grupos, todos más o menos vinculados al movimiento aragonesista, entendido éste como movimiento cultural, que habíamos llegado a la conclusión de que sólo una propuesta política unitaria podría sacar a Aragón de su marginalidad. Teníamos planteamientos sobre la cuestión nacional muy diversos, y también qué significaba ser socialista, pero acordamos desarrollar un discurso político moderado por puro pragmatismo político: los objetivos a corto plazo eran tan humildes como que Aragón consiguiese un Estatuto de “vía rápida”, en vez de esa autonomía capada que nos dejaba siquiera sin Educación ni Sanidad.

Elegimos para ello el nombre de la asociación cultural que agrupó a los nacionalistas a principios de siglo XX: Unión Aragonesista, y no el nombre del partido que los más radicales de ese grupo fundaron en 1933: Estado Aragonés. En ese momento con el término “aragonesista” se identificaba en la prensa al jugador de fútbol del Deportivo Aragón (a la sazón, filial del Real Zaragoza), pues había sido olvidado el viejo significado de antes de la Guerra, “aragonesista” se había convertido en un término totalmente blanco. Sin embargo, mantuvimos como emblemáticas las históricas fechas conmemorativas del nacionalismo aragonés de antes de la Guerra: el 20 de diciembre y el 29 de junio.

A pesar de la moderación de los planteamientos, nadie quedó excluido de ese proceso, de hecho, recuerdo perfectamente una “Carta al Director” del Diario del Alto Aragón firmada por un destacado dirigente altoaragonés en la que, aludiendo a una reunión en Boltaña de la gente que había apoyado la candidatura de Herri Batasuna en las Elecciones Europeas de 1989, afirmaba que si fundaban un partido a parte cometerían un error y que tenían un sitio dentro de CHA. Así, hasta las Elecciones Europeas de 2009 ningún otro partido nacionalista disputó el voto a la CHA. Ese año Puyalón de Cuchas apoyó en las Elecciones Europeas la candidatura Iniciativa Internacionalista, precisamente la “marca blanca” de Batasuna.

Prácticamente ya en 1986, desde dentro de CHA el “sector radical” (”branca fura” nos hacíamos llamar con humor) comenzamos a demandar una radicalización progresiva de los planteamientos del partido, significativamente que el Derecho a la Autodeterminación se viese reconocido en los Estatutos de CHA. Eso lo conseguimos en la III Asambleya Nazional, celebrada en Teruel en enero de 1992. Para ello tuvimos que fundar una Corriente de Opinión que llamamos Caxicar y que disolvimos inmediatamente después de cumplido el objetivo. Así, en una negociación a veces tensa, con la Dirección de CHA, conseguimos introducir lo que hoy es el artículo 3º de los Estatutos de CHA.

CHA había nacido, pues, como un partido unitario pero plural, de corrientes de opinión diversas que compartían el espacio y debatían entre ellas. Esto fue lo que se rompió a partir de 2004.

Podemos extendernos en un debate sin fin sobre las causas concretas de la crisis y sobre las responsabilidades personales de cada uno de los participantes en ella, pero lo que debemos tener claro es que la radicalización de una parte del partido, o la moderación de otra, no fueron causas de la ruptura de hace 10 años. Esas realidades llevaban ahí desde la fundación.

Porque además, las crisis de CHA se han venido prolongando hasta hace bien poco: la ruptura de CHA en Huesca, en sus primarias municipales, ha significado otro varapalo electoral, si bien más pequeño que el de 2007 o el de 2011, y disimulado por la circunstancia de que en Zaragoza y las Cortes de Aragón CHA es necesaria para el gobierno de izquierda. Pero llueve sobre mojado y demuestra que, en realidad, CHA como estructura, como organización, no gestiona bien sus debates internos. Desde hace 10 años, cada vez que hay una discrepancia importante, ésta se salda con la salida del partido de los discrepantes, convirtiéndose en disidentes. Eso hace que el partido pierda músculo, presencia social, imagen pública y da alas a sus rivales en la ocupación del espacio político ganado durante 30 años por el nacionalismo de izquierda. Porque además, los partidos que ocupan ese espacio no son aragonesistas, con lo que no sólo lo pierde la CHA, sino todo el nacionalismo aragonés en general.

CHA ya no es una organización válida para gestionar la pluralidad del nacionalismo aragonés, pero sí que agrupa eficientemente al sector sin duda más numeroso del mismo: el aragonesismo socialdemócrata y federalista, manteniendo una representación institucional del aragonesismo de izquierdas que sin duda es positiva para el país.

En esta situación, yo intento imaginarme la posición de los actuales militantes de CHA y creo vislumbrar una dicotomía ¿Están cómodos con la actual situación, creen que la participación en el Gobierno de Aragón, por sí sola, hará revertir la pérdida de votos? ¿O por el contrario sospechan que la bajada de votos, elección tras elección, es estructural y puede llevarles no sólo a la irrelevancia política sino incluso a ser una fuerza extraparlamentaria? ¿logrará el Comité, tras la X Asambleya, dirigir al conjunto de CHA en un rumbo definido o se verá obstaculizado por las pugnas internas entre el aparato provincial de Zaragoza y el resto, su penúltima crisis?

En Estado Aragonés no buscamos el colapso de CHA para ocupar su espacio. Obviamente, aspiramos a ampliar el nuestro propio, como opción aragonesa, soberanista y autogestionaria, pero también creemos que es posible la construcción de un espacio político común a toda la izquierda nacionalista aragonesa, donde quepamos no sólo CHA y EA sino todas las facciones que han ido surgiendo estos años. Vemos que en los países vecinos y hermanos hay experiencias que, salvando las distancias, pueden servirnos de inspiración.

Estado Aragonés tiene la mano tendida, pero si no fuese posible, las pasadas elecciones municipales han servido para demostrarnos que tenemos capacidad para presentar nuestra propia lista electoral. Trabajaremos por la reunificación, pero si no hay acuerdo, seguiremos nuestro camino hasta que se den las condiciones para ello.

Rafel Fleta Girón

Secretario General

Estado Aragonés.

, , , , , ,

2 Comentarios