Archivo categoría Pulitica d'Aragón

Programa Político de Estado Aragonés ante las elecciones municipales de Zaragoza de 2015.

Texto provisional, aprobado en Asamblea Extraordinaria en Zaragoza el 29 de junio de 2014.

¿Por qué a las elecciones municipales de Zaragoza?

La gente de Estado Aragonés decidimos hace ya tiempo apostar por nuestra participación prioritaria en las elecciones municipales de Zaragoza, en primer lugar, porque somos un grupo de militantes de base del nacionalismo de izquierda, en su mayoría de la capital de Aragón, que la conocemos y nos hemos implicado en proponer soluciones a sus problemas, tanto a nivel político como asociativo. Sabemos que, si alguno de nosotros fuese elegido concejal, contaría con el apoyo del resto para desarrollar su labor de manera más que digna y positiva para la ciudad.

Por otro lado, venimos constatando desde hace tiempo que otras fuerzas aragonesistas, por sus propuestas y su política de alianzas han abandonado un objetivo fundamental: la constitución de Aragón como Estado, con una constitución propia como ley fundamental y no dependiente de un Estatuto de Autonomía otorgado por las Cortes Españolas. Es preciso empezar a luchar por ello desde la base y eso significa comenzar desde las elecciones municipales.

No renunciamos a posibles coaliciones en el futuro, todo lo contrario: pensamos que la unidad de todos los soberanistas aragoneses es un objetivo prioritario, al menos a medio plazo, pero también esperamos la reacción al respecto del resto de las gentes aragonesistas, y así hoy hemos decidido dar un paso al frente y comprometernos políticamente para avisar de que el aragonesismo político se convierte en una expresión vacía si no se lucha por la recuperación de nuestra soberanía como pueblo.

El compromiso de Estado Aragonés.

1.- Escaños en blanco de las diputaciones provinciales.

Lo primero que hacen los concejales cuando son proclamados como tales por un partido que también ha conseguido entrar en la diputación provincial es reunirse para elegir a los diputados provinciales que les correspondan. Estado Aragonés se compromete a dejar los escaños provinciales en blanco, en caso de obtenerlos. Así mismo nos comprometemos a participar tan solo en futuras hipotéticas coaliciones electorales si, explícitamente, rechazan de plano participar en las diputaciones provinciales.

La necesidad de la regeneración democrática y el recorte de gasto innecesario en burocracia pública es un asunto serio. Las diputaciones provinciales aragonesas son superfluas y anacrónicas. Es preciso articular un discurso de rechazo y una actuación de boicot a las mismas, pasó el tiempo de su “vaciado de competencias desde dentro”. Hay que derribarlas desde afuera.

Cualquier fuerza política aragonesa sabe que esto es así, si no se comprometen a ello es porque las Diputaciones son “pesebres” donde colocar con buenos sueldos a los burócratas del partido. Cualquier discurso supuestamente regenerador que no asuma el boicot a las diputaciones provinciales aragonesas es, a nuestro juicio, falso y vacío. Por eso este punto es para nosotros fundamental e innegociable.

2.- Zaragoza debe cambiar de Alcalde.

Votar a Estado Aragonés significa por cambiar a Belloch al frente de la Alcaldía de la ciudad. Eso no quiere decir que, tras las elecciones, nuestros hipotéticos concejales no puedan votar a alcalde a otro candidato, si así lo consideramos los simpatizantes y militantes de Estado Aragonés en Zaragoza reunidos en Asamblea. Pero para ello es imprescindible la retirada del alcalde que ha traído la ruina económica a la ciudad. Los concejales de Estado Aragonés no votarán a Belloch como alcalde de Zaragoza. En todo caso, la izquierda zaragozana en su conjunto debe reaccionar y decirle al PSOE que, aunque volviese a repetir como fuerza principal de la izquierda en la ciudad, su cabeza de lista debe cambiar si quiere formar parte de la ola de renovación política que sacude a toda Europa. Si la izquierda zaragozana, en especial el PSOE, siguiese anclada en las prácticas políticas anteriores a la recesión de 2008, lamentablemente merecería una crisis.

3.- Guión de Programa Municipal:

3.1.- Economía y Hacienda:

Zaragoza tiene una economía intervenida por el Gobierno Central. No puede pagar las deudas que tiene. Ello es consecuencia directa de la política despilfarradora de los últimos años: Expo 2008, especulación inmobiliaria y gastos suntuarios de diversa índole. Una política dirigida por Belloch pero apoyada por todos los partidos del Ayto. y la mayoría de la población. Debemos asumir que la ciudad no va a llegar al millón de habitantes y por tanto es preciso recortar el gasto corriente, comenzando por el sueldo de los concejales y el número de cargos de libre designación en el gobierno municipal. Es preciso reactivar la economía de la ciudad y para ello es preciso que el Ayto. pague a los proveedores locales puntualmente. Debe terminarse la práctica institucional de pagar tarde y mal, de financiarse a costa de los proveedores, pues ello encarece los costes a largo plazo, excluye a los proveedores locales y atrae a las multinacionales que se hacen con los servicios públicos privatizados, convirtiendo al Ayto. en su rehén por medio de la deuda.

3.2.- Urbanismo:

Hay que priorizar las actuaciones en la ciudad consolidada y asumir que los barrios de nueva creación no van a poder seguir creciendo. Las grandes inversiones deben esperar a que se equilibre la deuda. Es fundamental realizar una minuciosa auditoría del Área de Urbanismo, que despeje las dudas sobre corrupción. Aumentar la recaudación por medio del urbanismo no se puede conseguir por medio del aumento de la presión fiscal, sino de la actividad económica. Hay que poner en valor toda la infraestructura industrial, agraria y de servicios para facilitar la instalación de pequeñas y medianas empresas de capital endógeno. Zaragoza no va a crecer porque se hagan más pisos que se quedarán vacíos, sino porque aumente su producción económica en la base.

3.3.- Medio ambiente. El desarrollismo económico y su gigantesca deuda se cobró una víctima: el Río. Las actuaciones en su cauce han aumentado el riesgo de inundación con una riada normal. Hay que conjurar ese peligro y para ello hay que eliminar los obstáculos que se han puesto enel cauce, que recupere el máximo de su anchura natural. Eso pasa por la demolición del llamado azud del Ebro en Vadorrey y liquidar la “experiencia” de navegabilidad en el Ebro. Es uno de los gastos suntuarios más inútiles de la etapa anterior, y además peligroso. Por otro lado, hay que reinstaurar la guardería de montes municipal: se están dando casos inaceptables de ocupación de caminos y monte público por grandes propietarios rurales, en un ejemplo del más rancio caciquismo decimonónico.

3.4.- Acción Social: la recesión de 2008 nos ha llevado a una situación de crisis de subsistencias, la dignidad de la ciudad se cifra en la capacidad pública para garantizar los derechos fundamentales de sus ciudadanos. No deben escamotearse esfuerzos en este sentido, la colaboración institucional debe ser total, al margen de partidismos.

3.5.- Participación Ciudadana. Cuando hay recursos escasos y necesidades críticas hay que decidirse entre lo urgente y lo importante. La única forma de realizarlo es con la participación ciudadana. Desde hace décadas hay experiencias internacionales en Presupuestos Participativos, tanto a nivel de barrio, distrito como de ciudad. El actual Reglamento de Participación Ciudadana (aprobado en su día por unanimidad, bajo la égida del PP) es completamente inoperante en ese sentido. Hace falta un nuevo Reglamento de Participación cuyo objetivo sea organizar el debate ciudadano y popular en torno a los presupuestos municipales, las inversiones y la deuda.

3.6.- Política Cultural Aragonesista. La política cultural del ayto. de Zaragoza es pretendidamente neutral en este sentido. Pero nada es neutral, la marginación de la cultura aragonesa de las actividades de la ciudad, cuando no abierta exclusión como en el caso de los Festivales del Ebro es una clara apuesta españolista. Hay una agenda oculta en la Delegación de Cultura para marginar todo lo que huela a “aragonés”, que se considera “pueblerino” y “antiguo”. Nosotros pensamos que será imposible que los aragoneses podamos sobreponernos a la recesión si no recuperamos nuestra dignidad como Pueblo. Y eso significa apostar decididamente por la cultura aragonesa, no exclusivamente, pero ¿cómo es posible que no haya ni un solo grupo que haga música popular aragonesa de cualquier estilo en los Festivales del Ebro de 2014? Nos recuerda a la exclusión de los gaiteros de la charanga de gigantes y cabezudos, así como de los grupos musicales aragonesistas, en 1989. Esto es un ejemplo más del proceso de recentralización del Estado Español.

1 Comentario

Análisis de las Elecciones Europeas 2014

Europeas 2014       En contra de todas las previsiones, la participación ha subido en las elecciones europeas de forma generalizada. Y lo ha hecho, también de forma generalizada, para castigar a los partidos conservadores de todos los países. Hasta tal punto es así, que tanto el Presidente del BCE como la Canciller alemana ya anuncian un giro en la política económica general: subirá la inflación, se devaluará el euro y se competirá así con la política fiscal y monetaria de USA, UK y Japón. Los bancos europeos ganarán menos dinero a costa de la deuda pública y los créditos a las empresas y el consumo serán más baratos.

       Y es que los conservadores han perdido más de 60 diputados, su Eurogrupo se ha reducido casi en una cuarta parte. Los Socialdemócratas han subido demasiado poco, así como los Verdes, Liberales e Izquierda, con lo que el Presidente de la Comisión seguirá siendo Conservador, pero después del aviso, la economía hay que reactivarla, o los conservadores caerán como fruta madura. Porque esta vez se han visto debilitados además por su derecha, por unos partidos ultras y eurófobos con los que nunca pactarán, (recordemos que, al revés que en España, en Europa los fascistas perdieron la última Guerra Mundial).

       En la Circunscripción España, PP y PSOE han cosechado entre ambos menos de la mitad de los votos, lo que es completamente inaudito, saliendo relativamente fortalecidos los partidos pequeños. Pero esto no es el fin del bipartidismo, fundamentado en la provincia como circunscripción en las Elecciones Generales (casi la mitad de los diputados son de provincias que eligen 7 diputados o menos, con lo que los partidos pequeños apenas cuentan en el Congreso).

       Lo más destacable de los resultados en España que es, electoralmente, Cataluña ya no es de España. Allí ganan los  Socialdemócratas (ERC, aunque aún no puedan ser aceptados en el correspondiente eurogrupo) y como segunda fuerza es uno de los puntales del Partido Liberal Europeo: Convergencia Democrática de Catalunya. Los conservadores (PP) y socialdemócratas oficiales (PSC) se han convertido en partidos pequeños.

       La segunda consecuencia importante es la irrupción de Podemos en la izquierda. Todo un puñetazo en la mesa dado por los sectores populares, votantes de izquierdas, hartos de los maniobrerismos, cálculos y corruptelas de los partidos de la izquierda clásica. “El Coletas”, un líder mediático, con un movimiento de masas articulado en torno a la comunicación de mensajes sencillos y contundentes, pero sin organización formal, se ha convertido en el primer partido de la izquierda española (hay que recordar que Izquierda Plural es una coalición de partidos y movimientos, no un partido en sí misma).

       Las personas que nos reunimos en Estado Aragonés hemos votado de manera diversa:

       Algunos hemos optado por Podemos, llevaban un aragonés de número 5, un tipo honesto, y su líder español sin duda es carismático y potente, ambos contrastn demasiado con los paniaguados que proliferan en Aragón y España, como para que no fuese una buena opción votarles. Habrá que ver cómo evoluciona Podemos y cuál es su proyecto para Aragónaunque tal vez no sea más que lo que parece a simple vista: un terremoto interno de Izquierda Unida de Madrid que ha sacudido a toda la izquierda española.

       Otros hemos votado a ERC. Su política de recortes la ubica en la socialdemocracia europea “normal”, pero tiene un proyecto político para acabar con la “casta”: separarse de España y constituirse en República. Lo que hizo toda Sudamérica en el siglo XIV, vaya.  Muchos catalanes (no más de un millón cien mil, es cierto) han llegado ya a la conclusión de que el Estado Español no es reformable y que urge la independencia como forma de acabar con la decadencia. Sinceramente, algunos preferimos políticamente Cataluña a Andalucía.

       Otros hemos votado a Primavera Europea. No le ha ido mal a la CHA, después de ver cómo IU rompía el pacto de coalición a las Europeas. Esa traición la dejaba en tierra de nadie, pero ha sabido maniobrar (no siempre es malo saber hacerlo) y se sumó a última hora con Equo y las buenas gentes de Compromís. Esos valencianos que están en contra del Trasvase del Ebro. Mejoraron los resultados de cuando iba con los soberanistas, a la vez que han neutralizado a Equo en Aragón y mantenían su estatus de partido europeo. Sin embargo, esta opción significa otro bandazo en su política. ¿Mantendrá CHA esta vez el rumbo o intentará girar hacia el nacionalismo en las elecciones autonómicas de 2015?

       Otros hemos votado a Los Pueblos Deciden, que han conseguido un eurodiputado y ahora debaten si entrar en ALE o en la Izquierda Europea. Hay evidentes connotaciones ideológicas con Puyalón, a pesar de los pesares. Y además, Puyalón se ha consolidado como el grupo más fuerte dentro del soberanismo de izquierdas aragonés, pero no puede reivindicarse como su hegemónico referente político. Tal vez sus candidatos no eran representativos del conjunto de la izquierda soberanista aragonesa y por ello su impresionante campaña en la calle y la carretera no ha cuajado lo que merecía.

       Algún amigo nos dice incluso que ha votado al Bloque Aragonés, donde se han reagrupado los carlistas de izquierdas con algunos foralistas provenientes de TA. Para ser tan pocos y no haber hecho prácticamente campaña, aún han sacado una tercera parte de los votos de Puyalón.

       Nadie puede sustraerse a los dos terremotos que han conmovido las urnas en la Circunscripción España: la independencia de Cataluña y la decadencia de las burocracias políticas en la izquierda.

       Tampoco debemos perder la perspectiva de que una política monetaria expansiva a nivel europeo puede inflar otra burbuja y significar, a medio plazo, una huída hacia adelante.

       Que cada uno reflexione. Pero es obligatorio comprometerse. En las próximas elecciones municipales, Estado Aragonés estará presente.

 

Rafel Fleta

Secretario General de EA.

 

, , , , , , ,

No hay Comentarios

Circular de Estado Aragonés

Estado Aragonés.

Actos públicos:

14 de abril: manifestación republicana. Hicimos corro algunos militantes y simpatizantes de Estado Aragonés, arrimándonos a la gente de Unión por la Tercera República. La manifestación fue convocada por el Ateneo Republicano de Zaragoza y tuvo profusa participación sobre todo de gente del PCE. Decidimos acudir porque creemos importante recordar que Estado Aragonés fue un partido republicano y que su bandera, se quiera o no, fue la bandera, oficiosa, de Aragón en los años de la II República Española. Hoy vuelve a ser nuestra propuesta para la República Aragonesa por construir.

1º de mayo. Manifestación de CGT, IA, STEA, CATA y SOA. Hicimos corro igualmente, decidimos venir a esta manifestación porque la mayoría estamos demasiado hastiados de UGT, CCOO y OSTA, y como algunos somos militantes de CGT, nos integramos en el cortejo de este sindicato, que era el más numeroso. Destacó la participación de grupos en conflicto, como los Jardineros de FCC, Stop Desahucios y otros.

No celebramos el 23 de abril, porque ya hace tiempo que consideramos que, aun siendo una fecha importante para Aragón, para la consecución del Estatuto de Autonomía, sigue teniendo un carácter religioso que la vincula al Régimen Monárquico. Creemos que debe tenderse a la despolitización de la fiesta y que deben potenciarse otras laicas, como las antedichas, o el 20 de diciembre y el 29 de junio.

Nuestra participación o no en estos actos, fue voluntaria, se puede decir que representativa de Estado Aragonés, pero respetando en todo momento la opción personal de cada uno: no hay consignas, cada militante de EA puede afiliarse a la asociación, sindicato o movimiento que estime oportuno.

6 de mayo: Unidad de la Izquierda. La Asociación Ateneo (que no tiene nada que ver con el antedicho) sigue con sus actos en pro de la unidad de la izquierda aragonesa. Este día convocó un acto donde 60 personas seleccionadas hablaron en pro de esa unidad. Se visualizó una claro acercamiento entre IU y Podemos. CHA, Puyalón de Cuchas e Izquierda Anticapitalista parecían desmarcarse. La participación de gente del PCE nos pareció desproporcionada, o al menos innecesariamente repetitiva.

Nosotros hemos publicado un artículo en nuestro blog al respecto de la unidad electoral de la izquierda, que os animo a leer.

Situación Política de la Izquierda Aragonesa.

IU continúa su discurso por la unidad, que resulta avasallador para los grupos a los que les ofrece, les insta más bien, a participar. Como hace 25 años, IU vuelve a funcionar como el movimiento cívico-político impulsado por el PCE en el que todos debemos integrarnos so pena de ser acusados de sectarismo o cosas peores.

Este avasallamiento ha influido, sin duda, en la decisión de CHA de ir en coalición con Equo a las Elecciones Europeas. No ha sido la peor decisión posible, pero CHA la tomó tras renunciar a ir en coalición con Bildu y BNG, continuando su deriva ideológica hacia quién sabe dónde. La profusa utilización de la figura de Labordeta, ahora con Ángela Labordeta de candidata europea, la sume en una especie de “bucle labordetiano”, como si la Dirección de CHA esperase que la invocación de la memoria del prohombre de la patria la pudiese salvar de la decadencia en la que se encuentra.

¿La ruptura con IU se consumará y el previsible giro nacionalista logrará sacar a CHA de este bucle labordetiano?

Puyalón de Cuchas ha ocupado el lugar dejado en la coalición Europa de los Pueblos por CHA (ahora llamada “Os Pueblos Deciden”). Aquél magma que era “Cucha Independentista” hace 5 años integrado en Iniciativa Internacionalista, hoy ha decantado en un partido político que ejerce de vanguardia de un auténtico movimiento socio-político, aunque todavía en mantillas. Es lo que Purna, la organización juvenil vinculada a Puyalón de Cuchas, llama “proceso de leninización”. Purna ya se proclama sin rubor marxista-leninista.

¿Crecerá PYLN electoralmente hasta madurar políticamente y convertirse en un partido de corte eurocomunista?

En Estado Aragonés seguimos apostando por la unión electoral de todos los soberanistas aragoneses, algunos hechos nos hacen ser moderadamente optimistas a largo plazo, aunque somos conscientes que esa unión, siquiera parcial, probablemente no estará madura para mayo de 2015, aunque nos gustaría que se diese algún paso en ese sentido.

Nosotros nos reafirmamos en nuestras ideas socialistas de autogestión, herederas de las plasmadas por el PSA en su II Congreso de 1978, con los matices impuestos por el tiempo, sobre todo el hecho de que entonces el Pueblo Aragonés necesitaba siquiera existir como Comunidad Autónoma y hoy nos apremia recuperar nuestra soberanía plena, convirtiéndonos en un Estado.

Así, vamos a continuar trabajando de cara a las elecciones de mayo de 2015, si quieres participar, seguro que sabes cómo contactar con nosotros.

Rafel Fleta

Secretario General

, , , , , , , , , , ,

No hay Comentarios

La unidad electoral de la izquierda aragonesa.

Una papeleta para Aragón

La asociación zaragozana Ateneo me ha ofrecido intervenir en un acto el próximo 6 de mayo sobre la unidad de la izquierda aragonesa. Aquí expongo mi opinión, respaldada por los compañeros del Consello Nazional de Estado Aragonés:

Una hipotética unidad electoral de la izquierda aragonesa (o de una parte de la misma), debería tener como objetivo el cambio de Régimen político, cambiar la actual monarquía española por un Estado Aragonés. El estado aragonés podría, perfectamente, formar parte de una República Federal Española, si así lo quieren los aragoneses.

Pero también hay que evitar que este cambio de Régimen se quede en algo formal: hay que quitar efectivamente el poder a la oligarquía financiera española: Las 20 familias que monopolizan el poder económico en el Ibex35, y que marcan la agenda de los gobiernos del Reino de España, y que marcarían también los de la hipotética futura República.

Porque si vamos a una unidad electoral con la intención tan sólo de entrar en la gestión gubernamental, más vale que sigamos con nuestras candidaturas auto-referenciales.

¿Cómo hacerlo? Con paciencia y a largo plazo:

Primero hay que entender que, las de mayo de 2015, son dos convocatorias distintas para cuatro niveles institucionales (municipio, comarca, provincia, comunidad autónoma), por tanto, puede haber acuerdos en una convocatoria que no se den en la otra.

La lógica nos dice que lo más sencillo y eficaz es comenzar desde abajo e implicar a las principales fuerzas de la izquierda aragonesa. O sea, afrontar el problema desde la perspectiva de las elecciones municipales y desde el diálogo entre CHA e IU.

Viendo el asunto desde una perspectiva local, sabemos que tanto IU como CHA son partidarias de la constitución de Aragón como comunidad uniprovincial y la subsiguiente disolución de las diputaciones provinciales aragonesas. Nuestra propuesta sería solicitar a CHA e IU que diesen libertad a sus agrupaciones comarcales para presentar candidaturas unitarias por comarcas (”La Izquierda de la Jacetania”, “La Izquierda del Bajo Aragón”, “La Izquierda de las Cinco Villas”, “La Izquierda de Zaragoza” …). Formalmente deberían ser candidaturas municipales independientes, no coaliciones, para ajustarse a la Ley Electoral. Y, en todo caso, hubiese pacto o no, en las tres diputaciones a la vez o por separado, ambas formaciones deberían comprometerse a no designar diputados provinciales tras las elecciones, exigiendo la disolución de las tres diputaciones provinciales de Aragón.

¿No queremos la reducción del número de políticos? Aquí tenemos la manera de eliminar unos 100 diputados provinciales de un plumazo, con todos sus asesores y coches oficiales además de 8 senadores. Las competencias de las diputaciones provinciales, sus propiedades y sus funcionarios pasarían a la DGA o, en su caso, a las comarcas, y punto.

Rafel Fleta

Secretario General

Estado Aragonés.

, , , , ,

No hay Comentarios

Panorama ante las Elecciones Europeas en Aragón.

Ya ha quedado perfilado el mapa de candidaturas a las elecciones europeas, pues aunque las organizaciones que concurren a ellas todavía no han acabado de elaborar candidaturas y programas, ya podemos hacernos una idea de la línea que llevan. ¿A quién podría votar un independentista aragonés? La respuesta no es sencilla y en todo caso, tiene varias respuestas válidas.

Por un lado está CHA, que ha abandonado Europa de los Pueblos para integrarse en la candidatura impulsada por Equo, en la que participa también Compromís. De alguna forma vuelve al espacio de 1999, cuando impulsó la fracasada coalición con Los Verdes e Iniciativa per Catalunya ¿Significará este cambio de coalición su salida de ALE y su integración en Los Verdes? ¿o simplemente es fruto del temor  a verse “contaminada” por el independentismo “radical” de Bildu y BNG? Libre de contrapesos internos radicales, CHA busca abrir espacios entre votantes no-nacionalistas.

Por otro está Puyalón de Cuchas, que tras el fiasco de Iniciativa Internacionalista, se integra junto a EH Bildu y BNG en Los Pueblos Deciden, candidatura heredera de Europa de los Pueblos, solo que ahora Aralar y Eusko Alkartasuna, junto a Sortu, integran EH Bildu, el muy mayoritario socio vasco. Es más que probable que obtengan un eurodiputado que se integrará, con casi total seguridad, en ALE. Este hecho significa un avance en la normalización política de la izquierda abertzale, que matiza su oposición a la UE y el euro con una mera “posición crítica” al respecto. Puyalón de Cuchas evoluciona en coherencia.

Quienes mantienen la posición radical frente a la UE son las Candidatures d’Unitat Popular en Cataluña, que se oponen a las instituciones europeas, euro incluido, y renuncian a presentarse a estas elecciones en consecuencia. No han definido su posición concreta ante sus simpatizantes, así que no sabemos si darán “libertad de voto”, pedirán el voto nulo o la abstención.

En Cataluña las CUP le hacen la competencia directa a ERC, que mantiene su firme estrategia independentista: la proclamación de la República Catalana independiente del Reino de España es su máxima prioridad, quedando el resto de puntos programáticos relegados. Para ello no duda en entrar en el gobierno Mas, tragando con los recortes y con políticas neoliberales y aplazar cualquier otro objetivo social o político. ERC se presenta en solitario con el objetivo de convertirse en la fuerza socialdemócrata de referencia en Cataluña, para ello aspira a quitarle buena parte de los votos al PSC y sobrepasar en apoyos a CiU. ERC es la única fuerza política de la periferia del Reino de España que tiene una clara estrategia encaminada a obtener la autodeterminación, asumiendo para ello un gran desgaste por su izquierda, y pero representando la opción más clara ahora mismo de poner en jaque al Régimen Español. Aspira a obtener dos eurodiputados que se integrarán en ALE.

También creemos que merece una mención IU y su escisión Podemos, cuentan con la idea cada vez más extendida de que ahora la preocupación esencial es la crisis económica y no la “cuestión territorial”, ambas mantienen discursos federalistas, en el caso de Podemos se acepta explícitamente el derecho a la Autodeterminación e IU integra a Anova, escisión del BNG.

Son posiciones políticas bien diferenciadas, que pueden confluir o no en el futuro, y que a corto plazo deben perfilarse más. En concreto habrá que ver qué candidatos presentan y también en qué Eurogrupo piensan integrarse. Esto es muy importante, pues un eurodiputado sin grupo es un “no-adscrito”, lo que equivale a una especie de paria político sin capacidad de influencia, como el de UPD, por ejemplo. De hecho, no es recomendable votar a una candidatura que no tiene claro en qué eurogrupo integrarse, pues equivale a admitir que en realidad no tiene clara su tendencia política.

Por otro lado, no hay que perder de vista el nuevo sistema de elección de Presidente de la Comisión Europea. A partir de ahora el Consejo Europeo deberá nombrar al candidato con mayor respaldo en la Eurocámara. En un principio, los dos candidatos más probables son el del Partido Popular Europeo, expresidente de gobierno de Luxemburgo, y el del Partido Socialista Europeo, el socialdemócrata derrotado por Merkel en las pasadas elecciones alemanas. Pero en Europa hay un partido bisagra: el Partido Liberal Europeo, que es decididamente federalista y moderado (ha rechazado dos veces el ingreso de UPD por “centralista, jacobino y radical”), negociará con estos dos partidos a cambio de que su candidato, un belga flamenco, ostente la presidencia de la euro-cámara toda la legislatura.

Los Verdes-ALE y el Partido de la Izquierda Europea, grupos en los que se integrarán las candidaturas precedentes, tienen sus propios candidatos, aunque no parece que entren en la política de alianzas de las otras tres fuerzas, sobre todo el PIE.

Rafel Fleta

Secretario General

Estado Aragonés.

3 Comentarios

Hacia la democracia participativa

      Ante las pasadas Elecciones Generales, CHA e IU fraguaron una coalición electoral que resultó exitosa: juntas ambas recuperaron el 7º escaño de la circunscripción electoral de Zaragoza, que en otras ocasiones había ostentado bien CHA, bien IU. Por otro lado, fue destacable la participación en la citada operación de diversos independientes, activistas sociales de renombre en Aragón, integrados en lo que se denominó “Iniciativa Social”.

      Este éxito inicial trajo consigo esperanzas de que la unidad de la izquierda aragonesa fraguase estratégicamente y fuese capaz de disputarle al PSOE el puesto de segunda fuerza política. En Zaragoza al menos no es tontería pensar así: ya en el anterior ciclo de bajada del PSOE, en 1995, IU obtuvo 4 concejales en el Ayto. de Zaragoza y CHA 2, igualando entre ambas el número de concejales y concejalas con un debilitado PSOE por los escándalos de corrupción y terrorismo de Estado, e incluso superándolo en número de votos.

      Hoy, esa posibilidad parece desvanecerse: Por un lado ha surgido un nuevo movimiento político de entre las filas de IU, “Podemos”, liderado por Pablo Iglesias y apoyado en Aragón por Izquierda Anticapitalista y la Unión de Izquierda Socialista de Aragón; por otro lado la CHA, en su deriva ideológica, cuestiona ahora su cantado pacto con IU a las Elecciones Europeas y coquetea con Equo, Compromis, Anova y Partido Andalucista. Parece imposible que la izquierda zaragozana logre articular en 2015 una candidatura municipal con un programa y una candidatura electorales creíbles, capaces de optar  seriamente a la alcaldía de la capital de Aragón.

      Esta situación era previsible, no sólo por la enfermiza tendencia de la izquierda a su fracturación por mor de dogmatismos, personalismos, tacticismos y/o sectarismos varios, sino por el mismo carácter del pacto que dio lugar a la coalición “La Izquierda de Aragón”. Fue un acuerdo de “mesa camilla” entre las cúpulas dirigentes de ambos partidos representadas por dos “jefes”, Soro y Alonso, de un marcado perfil burocrático. Es cierto que, como he dicho, se articuló Iniciativa Social y que se convocaron asambleas abiertas donde las personas participantes pudimos tomar la palabra y dar nuestra opinión (yo mismo ya avisé del “perfil burocrático” antedicho), pero hay que reconocer que sin el prosaico y milimétrico reparto de tiempo a estar en el Congreso entre los candidatos de IU y CHA, no hubiese habido coalición.

      El poder se repartió así fácilmente entre CHA e IU, pero para que fraguase un pacto a largo plazo hacía falta un acercamiento en la base, y por parte de la “Iniciativa Social” se intentó con una Convención abierta en junio de 2013, pero ese intento no tuvo continuidad, no por el trabajo y la perseverancia de sus convocantes, sino más bien por la falta de suficiente interés en IU y CHA, sospechamos que no sólo entre sus directivas, por avanzar en ese camino. Parece como si estuviesen demasiado ocupadas vigilándose la una a la otra.

      El pacto en la cúpula -el reparto de poder entre CHA e IU, el mismo hecho que facilitó el acuerdo de cara a las Elecciones Generales- está dificultando la continuidad del proyecto de La Izquierda de Aragón. Y es que el reparto de poder, como su propio nombre indica, significa una relación de poder entre los actores, relación en la cuál cada uno domina un territorio político imaginario que espera ampliar a costa de su eventual socio a poco que éste se descuide o debilite. Los partidos coaligados compiten por el espacio político igual que los gorilas de lomo plateado por el territorio de sus respectivas familias. Es un concepto antiguo, piramidal, casi podríamos decir que patriarcal, de la acción política.

      CHA e IU se han convertido en estructuras burocratizadas, donde el “aparato” toma decisiones al margen de los militantes y donde aquéllos que discrepan se enfrentan a su estigmatización como disidentes o traidores. Así, aunque en teoría es factible la articulación de una alternativa aragonesa y de izquierdas que rompa la hegemonía PP-PSOE en Aragón, en la práctica hoy por hoy es imposible, porque la mayoría de la izquierda todavía se dota de estructuras organizativas cupulistas y burocratizadas y el carácter cerrado de éstas disuade a la mayoría de las personas simpatizantes de participar en ellas.

      Desde Estado Aragonés apostamos por una forma de hacer política diferente, la política de alianzas queremos verla no cómo una manera de reparto de poder, si no de compartirlo entre todos los actores políticos, en función por supuesto del apoyo de cada propuesta entre la gente. Para eso es necesario un proceso articulado desde la base, horizontal, donde todos y todas, militantes y simpatizantes, del proyecto común puedan no sólo expresar sus opiniones, sino participar en la toma de decisiones, en concreto y al menos en la elaboración del programa, la elección de la candidatura y la fiscalización posterior del trabajo de los cargos electos.

      Los partidos políticos son necesarios, los técnicos en administración que conozcan por dentro las instituciones, también; activistas en disposición de ocupar cargos públicos por supuesto que sí. Pero todos y todas ellas, el conjunto de la militancia de izquierdas, debemos comprender que todo el poder pertenece al pueblo y por tanto debemos dotar a nuestras estructuras organizativas de cauces de participación, no sólo de opinión, sino también en la toma de decisiones que faciliten el acceso a las mismas del conjunto de las clases populares, de forma que la democracia no signifique tan sólo votar cada cuatro años o una carrera de obstáculos para hacer llegar tus ideas al cargo público concreto. O sea, compartir el poder para avanzar desde la democracia representativa hacia la democracia participativa.

 

Rafel Fleta

Secretario General

Estado Aragonés

, , ,

No hay Comentarios

Hacia un Estado Aragonés

      Ante la pasada conmemoración de la ejecución del Justicia de Aragón por las tropas castellanas en 1591, algunos han dicho que las reivindicaciones aragonesistas “no deberían basarse en argumentos historicistas”. No entendemos exactamente qué se quiere decir con eso pero puedo aclarar que la gente de Estado Aragonés recordamos esta fecha porque en el siglo XVI, como hasta el XVIII, Aragón era un Estado, y nosotros queremos que ahora vuelva a ser un Estado, eso sí, democrático.

      No despreciamos la autonomía, todo lo contrario, creemos que éste ha sido el periodo más próspero para Aragón de los últimos 300 años, el único periodo en el que los aragoneses hemos disfrutado de una estructura institucional parecida en cierto modo a un Estado: la Comunidad Autónoma. Nosotros estamos convencidos de que si en vez de una estructura parecida a un Estado, Aragón fuese un Estado con su Constitución en vez de su Estatuto de Autonomía, la prosperidad sería aún mayor y mejor consolidada. Somos firmes defensores del llamado “derecho a decidir” o Derecho a la Autodeterminación, de la misma manera que no ignoramos que Aragón en el siglo XVI era un Estado integrado en la Monarquía hispánica.

      Pero también conocemos los procesos de autodeterminación de naciones durante el Siglo XX que, hasta ese momento integradas en Estados democráticos, les han llevado o no, en función de su voluntad, a la independencia  como Noruega, Islandia, Quebec, Argelia e Irlanda o actualmente Groenlandia, Escocia o Cataluña. Creemos que en la actual situación de crisis institucional española, todos los que nos decimos aragonesistas debemos reflexionar sobre la necesidad de impulsar este cambio fundamental: el paso de Aragón de ser una Comunidad Autónoma a ser un Estado, de trasformar por métodos democráticos el Estatuto de Autonomía de Aragón, otorgado por las Cortes Españolas, en una Constitución del Estado Aragonés aprobada por todos los aragoneses.

 

Zaragoza, 22 de diciembre de 2013

Rafel Fleta

Secretario General de Estau Aragonés

, , ,

No hay Comentarios

Estrategia Políticas y Objetivos Programáticos. Horizonte 2015.

Estado Aragonés lo constituimos un grupo de personas que hemos apostado por el impulso de un nuevo proyecto político para el soberanismo aragonés. No lo hacemos desde la cerrazón o el exclusivismo, sino todo lo contrario: Consideramos positiva la pluralidad y la existencia de diversas propuestas y formas de entender el pensamiento nacional de izquierdas y creemos que la formación de ese nuevo proyecto socialista y patriótico debe surgir de la suma de diversas sensibilidades y corrientes que hoy comparten el espacio de la izquierda soberanista aragonesa. Estamos convencidos de que esta confluencia es posible, siempre que obremos desde el respeto, el diálogo, la colaboración y la confianza mutua.

En concreto, Estado Aragonés, nosotros y nosotras, tenemos como objetivo político la ruptura del actual Régimen político: La transición de la actual monarquía española a una república aragonesa. Esta ruptura del régimen para resultar exitosa ha de ser democrática, o sea  apoyada por la gran mayoría de la sociedad aragonesa. Somos conscientes de que esto no es cosa de un momento, cualquier observador puede constatar que el actual régimen político se está erosionando, y nuevas propuestas y alternativas democráticas salen a la luz; sin embargo, dada la estructura social de Aragón, esa transición se va realizando de manera gradual, con momentos de mayor aceleración del cambio alternados con otros de cierto parón.

La actual coyuntura de crisis económica puede favorecer la apertura de un proceso de cambio acelerado, incluso a nivel global. Los patriotas aragoneses debemos estar preparados para que los cambios que se produzcan lo hagan en la dirección adecuada a los intereses del pueblo aragonés.

Así, Estado Aragonés se propone participar en las elecciones municipales de Zaragoza en 2015. Consideramos que impulsar candidaturas en otros municipios de Aragón puede ser positivo según las circunstancias, pero somos conscientes de que, en general, impulsar candidaturas soberanistas y de izquierdas en la mayoría de los municipios aragoneses podría resultar estéril, pues la mayoría de los patriotas aragoneses fuera de Zaragoza siguen siendo partidarios de la colaboración con los autonomistas, y por tanto siguen viéndose representados por la CHA.

Pero en Zaragoza esa colaboración entre soberanistas y autonomistas bajo las siglas de CHA hace años que se ha roto. Por el contrario, y debido a los sucesos conocidos de los últimos años, la mayoría de los soberanistas aragoneses residentes en la capital ya no consideramos a CHA como referente político válido. Y creemos que es cuestión de tiempo que deje de serlo, también, para el resto de Aragón.

Así, Estado Aragonés se propone la formación de una lista electoral a las elecciones municipales de Zaragoza que plantee abiertamente la ruptura con la monarquía española y la formación de una República Aragonesa. Recordamos que las últimas veces que los borbones salieron exiliados de España lo hicieron tras sendas elecciones municipales, que dieron lugar a la primera y segunda repúblicas españolas, respectivamente.

Nuestra propuesta de partida consiste en la presentación de una candidatura municipal en Zaragoza bajo las siglas de Estado Aragonés, para lo que invitamos a todos los patriotas aragoneses residentes en la capital a que participen con nosotros, bien como afiliados, simpatizantes o independientes. Sin embargo, no renunciamos a la posibilidad de participar en una coalición con otros partidos, siempre que se cumpla este programa de mínimos:

-          El grupo municipal elegido, de serlo, hará una propuesta de resolución al pleno del Ayto. solicitando la renuncia de los borbones al trono de España y la apertura de un proceso constituyente en el que el pueblo aragonés tenga derecho a decidir.

-          La actual situación de ruina económica del Ayto. de Zaragoza es consecuencia de la política derrochadora centrada en los Grandes Eventos y el concepto de “ciudad-empresa”, hay que renunciar a esa línea y centrarse en la gestión de los servicios de la ciudad. La austeridad debe aplicarse a los gastos superfluos o suntuarios, pero no a la protección de los derechos fundamentales de los ciudadanos. Además, estamos convencidos de que buena parte de la deuda es ilegítima y se adquirió con fines espúreos, contrarios a los intereses públicos (corrupción en Expo, PLAZA …) por tanto hay que discernir qué cantidades de la deuda pueden, éticamente, dejar de pagarse. El Ayto. de Zaragoza ha de realizar una suspensión parcial de pagos para garantizar la prestación de los servicios públicos básicos y velar por los derechos fundamentales de los ciudadanos.

-          La política en Zaragoza ha de ser un acto eminentemente laico. Hay que separar la política de la religión católica a todos los niveles, lo que incluye festejos pagados con dinero público y la enseñanza (profesores de religión en las escuelas públicas, crucifijos en sus aulas, etc).

-          Cultura Aragonesa: el nacionalcatolicismo reinventó la cultura popular zaragozana, los concejales que nos representen deben trabajar para cambiar ese proceso. Actos como la Ofrenda de Flores o las procesiones de Semana Santa deben de dejar de recibir apoyo público. Esa castellanización de la cultura popular zaragozana es un proceso secular, que comenzó con la castellanización lingüística. Los zaragozanos y zaragozanas tenemos derecho a recuperar nuestra lengua aragonesa y eso debe contar con apoyo municipal.

-          Democracia interna: La elaboración del programa se realizará en grupos de trabajo sectoriales, en función de las áreas municipales, en los que podrán participar todos los adherentes a la candidatura, y deberán ser aprobados en votación separada en asamblea plenaria de todos los adherentes. Así mismo, la lista electoral será elegida de por todos los adherentes a la candidatura, por votación en lista abierta y voto ponderado, al menos de los 5 primeros de la lista. La adhesión de cualquier ciudadano  o ciudadana zaragozanos a la candidatura será libre y pública.

-           (…)

 

, , , , ,

2 Comentarios

Ponencias Asambleya Cheneral d’Estau Aragonés (Borradores) 4.- Aragón ante el proceso soberanista de Cataluña.-

La ofensiva re-centralizadora de la derecha española, muy ideologizada, en contra del catalanismo político, y los recortes presupuestarios, con los consecuentes problemas de financiación de la Generalitat, están en el origen de la actual crisis entre el Estado español y Cataluña. La crisis económica generalizada y el hecho de que la actual política del Estado respecto a Cataluña se perciba como una agresión, hacen concebir a una buena parte de la ciudadanía de Cataluña que, sin el resto de España, le iría mejor.

El independentismo en Cataluña siempre se movió en el terreno de lo plausible, pero hoy, con un amplio apoyo social, a pesar de que el proceso para llegar a un Estado propio está por definir, lo pone ya dentro del ámbito de lo probable. El independentismo tiene prisa. La fecha de 2014, con la simbología de los 300 años desde la perdida de las instituciones políticas del Principado, marcará el punto de inflexión con algún acto claro en favor de la independencia, sea consulta, elecciones plebiscitarias o declaración unilateral; más allá de la cual, el movimiento no querrá prolongarlo porque sería a costa de perder fuelle. Las leyes re-centralizadoras como la LOMCE y los 1.700 millones de € que Cataluña ya no percibirá del Fondo de Compensación Interterritorial pondrán a la Generalitat en una situación jurídica de ilegalidad, sino de franca rebelión, y en un estado financiero muy apurado. Se vislumbra una salida en formato “choque de trenes”, tras unas elecciones europeas plebiscitarias y una posible declaración unilateral de independencia el próximo verano.

El movimiento independentista catalán cuenta con un factor que juega a su favor, siquiera de manera indirecta. El área Península Ibérica-Magreb es, desde los años 70, un espacio tutelado. Estados Unidos, Francia, Reino Unido y Alemania han estado de acuerdo desde entonces en que la prioridad es evitar un conflicto de alta intensidad sea civil o internacional en este área o, cuando menos, que la intensidad de cualquiera de los que se pueda plantear, no sobrepasen unos máximos que puedan desestabilizarla. Ese ha sido su plan. La Transición política en España, el “necesario alineamiento” que significaba el ingreso en la OTAN y la CEE, incluso la manera como se planificó y llevó a término el incruento golpe de Estado del 23-F, y, si me apuran, hasta la charlotada de la “reconquista” de la isla Perejil durante el Gobierno de Aznar, estaban en consonancia con esta doctrina. Marruecos era la otra pata del plan y el Sahara ex-español fue el caramelo para comprar la alianza del Sultán, la tranquilidad y el status quo en el estrecho de Gibraltar, vía de paso naval para auxilio del bastión israelí.

Siglo y medio de convulsiones, guerras y sangre parecen definitivamente arrinconadas en la Historia de España por obra y gracia de los intereses geoestratégicos de las potencias occidentales sobre la Península. Quizás Artur Mas lo sepa y no vaya tan de farol, ni se trate esta vez sólo de una cuestión de dinero como puedan creer en Madrid. Se sabría protegido de represalias por esta doctrina e iría a conseguir el Estado propio. Del después y de la relación con la UE, si al final se llega a algo, no hay nada cierto. Las potencias occidentales, por simple diplomacia, no se van a definir hasta que Cataluña sea sujeto de Derecho Internacional y deje de ser  una “cuestión interna” española, es decir, hasta ver la conclusión de un proceso permitido, al que seguramente ya le han marcado los márgenes; siempre que encaje como democrático, y cuente con un amplio respaldo popular. Los socios europeos van a estar en la penumbra, en la segunda fila de observadores, y van a dejar que las partes se sienten a la mesa, jueguen sus bazas, hagan sus envites, pero sin permitir una nueva Yugoslavia.

La pregunta es, ¿cómo se verá afectado Aragón por este proceso?

Si el independentismo catalán no se desvía de su hoja de ruta es probable que los límites orientales  de Aragón se conviertan en una frontera internacional. Por la proximidad geográfica, por las relaciones económicas y por los vínculos históricos e incluso familiares de la emigración en Cataluña, la independencia de Cataluña no es una cuestión que pueda soslayar en Aragón. Ahora bien, todo lo que se pueda decir es especular con cualquier escenario imaginable y entrar en el terreno de la auténtica política-ficción… ¡O quizás no!

Parece que algunos de nuestros políticos esperan los beneficios del “efecto frontera”. El llamado efecto frontera realmente no es más que un índice entre lo que se produce y lo que se vende al extranjero y denota una economía con buena salud. Cada euro que se factura fuera tiene más valor en términos de competitividad que el que se obtiene en el mercado interno. Aragón, que hoy por hoy ya dispone de un buen índice, incrementaría su efecto frontera si el 20% del tráfico comercial total de Aragón, que se dirige actualmente a Cataluña, pasará a tener consideración de “exportaciones”.

Una Cataluña independiente, con un alto nivel de vida, puede ser un gran mercado exportador para Aragón. No tenemos ninguna duda que en un hipotético marco como este el empresariado aragonés tendrá mucho interés en cuidarlo y no romper relaciones con Cataluña. En general, será toda la sociedad aragonesa la que tendrá interés en no perder el contacto con una sociedad realmente avanzada y desarrollada, en lo político y en lo económico, tan próxima a nosotros, progresista y con una mentalidad muy distinta a la que existe al otro lado del Moncayo.

En Estado Aragonés pues consideramos con cierto fundamento  el optimismo de algunos por ese “efecto frontera”. Ahora bien, para que el efecto frontera funcione, para que Aragón se beneficie de una indudable ventaja estar a las puertas del mejor mercado peninsular y más cerca que nadie del mercado europeo, haría falta que el españolismo se adaptase a las  nuevas circunstancias y aceptase la nueva situación con una actitud abierta, intentando mantener y cuidar los vínculos que seguirían existiendo con Cataluña, que no serían pocos. Algo que, dado el componente ideológico del españolismo, va a ser harto difícil, por no decir que imposible.

De mano de la economía vendrán las filias y las fobias, y desde luego la fobia al movimiento catalán desde Aragón no estaría justificada desde el punto de vista práctico y sólo podría venir de un sector ciudadano y funcionarial foráneo, que ha hecho de la secular y ribereña rivalidad catalano-aragonesa un medio para el predicamento del anti-catalanismo más feroz. No deberíamos permitir que conviertan la sociedad aragonesa en punta de lanza frente al nacionalismo catalán. Los aragoneses no somos la tropa de choque del españolismo. Nunca debemos de poner nuestras propias y particulares diferencias con Cataluña en alianza con el anti-catalanismo, destilado en los cenáculos madrileños donde se cuece el españolismo más acérrimo y destructivo y sus sucursales en Aragón. Unas y otro no son la misma cosa y desde luego su confusión iría en detrimento de las causas pendientes con Cataluña y los intereses generales de Aragón.

La tentación del Estado español será aislar a Cataluña, para lo que el españolismo utilizaría a Aragón como trinchera ideológica, económica y social, primera línea de defensa contra la República catalana; check-point desesperante al paso de mercancías y personas y trabas fiscales al comercio; lugar donde promover un estado de opinión contrario a lo catalán, implicando la destrucción de los lazos familiares y de origen entre Aragón y Cataluña. Un área dónde el españolismo querría llevar a cabo nuevos experimentos de ingeniería política, social y económica, como los que han convertido a Aragón en una sociedad semi-colonial durante decenios.

Pero dudamos que la Unión Europea permita al Estado español aislar a Cataluña y mucho menos que colabore en ese sentido. No nos hagamos ilusiones, no se va a construir por ello una travesía transpirenaica central para llegar a Francia sin pisar Cataluña, que sería una manera de aislarla. Para eso se necesitaría la colaboración de Francia, que difícilmente entrará en el juego del españolismo.

En definitiva, el Estado español y Cataluña se verán seguramente obligados a colaborar en un espacio creado bajo los auspicios de la UE. Enemigos sí, pero colaborando en un espacio económico. A pesar de ello, Aragón sufrirá la más que probable política anti-catalana en un panorama de conflicto de baja intensidad, mantenido por un españolismo en pie de guerra, que tendrá mucho de ideológico y propagandístico. De alguna manera, Aragón recuperará el viejo papel histórico de ser el campo donde se dirimen los conflictos entre el centro y la periferia. Aragón pagará su proximidad, sus vínculos históricos y sufrirá los daños colaterales que la presión del Estado español pueda ejercer sobre Cataluña.

En el plano puramente político, una Cataluña fuera de España, dejará de desempeñar el papel de poder territorial y político contrapuesto al Centro. Se perderá un factor democratizador de la política española y los deseos del españolismo de hacer un bloque monolítico de lo que quedase de España se verían libres de su principal impedimento. La independencia de Cataluña sería paradójicamente el mayor triunfo del españolismo para poder hacer de España lo que quisiera. Nos tendremos que olvidar incluso del federalismo, resucitado actualmente por la Izquierda del Régimen para darse perfil político ante la crisis territorial del Estado y para desbaratar la estrategia del independentismo en Cataluña.

La tentación de re-centralizar el Estado español sería muy grande y la ocasión muy propicia con la escusa de la crisis de fondo. Es aquí donde Aragón más perdería. Pero sólo si lo permite… El presente status quo es el mínimo imprescindible para poder hacer políticas propias. La existencia y funcionamiento de las instituciones aragonesas marca la entidad política del grupo humano aragonés y es lo único que nos pueda salvar de caer en ser nuevamente, la “mula de carga de España”. Que hoy por hoy la autonomía de Aragón no llega a más, sólo es un “problema ideológico” de los partidos gobernantes y de su toma de decisiones, no es un problema de la propia autonomía. Los que abogan por la supresión de las autonomías empiezan por intentar confundir ambas cuestiones.

España sin Cataluña podrá ser lo que sea, pero Aragón, si permanece dentro de España, deberá mantener como mínimo su régimen actual de autogobierno con opciones a más. La sociedad aragonesa deberá plantear conflicto al Estado ante cualquier atentado a la autonomía política. Es una conquista histórica del Pueblo aragonés, no un regalo del Estado centralista borbónico; así debe entenderse y como tal se debe defender. Constituye el patrimonio político del Pueblo aragonés, muy mejorable sí, pero que habría que defender por cualquier medio admisible, ante cualquier intento de abolición, disminución o bloqueo. ¡Es una cuestión de supervivencia! ¡No “más” Decretos de Nueva Planta para Aragón!

Llegado el momento, si el Gobierno español quiere imponer un nuevo “decreto de nueva planta” y la disolución de la autonomía, las instituciones tendrían que resistir negándose a ser disueltas, movilizando a la ciudadanía si es preciso. Las Cortes o parte de los diputados tendrían que hacer en ese momento profesión de soberanía (que la tienen, como asamblea territorial y política elegida por toda la ciudadanía): hacer declaración solemne de desligarse de su vínculo legal con las Cortes españolas, declararse las únicas y legítimas representantes del Pueblo aragonés soberano y proceder a redactar una constitución. Para esto no es necesario que las Cortes de Aragón estén llenas de independentistas, basta que la Ciudadanía y las propias Cortes comprendan que Aragón no se concibe ya sin su propio gobierno. ¡Nosotros, soberanistas de EA estaremos allí para recordarlo!

Por tanto, el Pueblo aragonés también se juega mucho con la independencia de Cataluña. Independientemente de las tensiones por asuntos puntuales que se puedan tener con esta tierra vecina. A Aragón se le plantearán nuevas disyuntivas, algunas muy graves, en un futurible Estado español sin Cataluña. Todas las energías que los nacionalismos español y catalán gastan ahora en oponerse el uno al otro se verán derivadas: en Cataluña, removidas las estructuras de dependencia y ya sin la obligación de redefinirse continuamente frente al centralismo, a asuntos realmente productivos, seguramente a organizar su economía. Pero en España, que seguirá siendo un Estado plurinacional, deficientemente democrático, oligárquico, monárquico, borbónico y corrupto, a esquilmar a la clase trabajadora, a continuar con su particular lucha contra la periferia, al expolio y la tarea ideológica de convencernos de que “estamos obligados a considerarnos españoles”; todo dirigido especialmente contra lo que ellos denominan la España asimilada, es decir, Aragón. Nuestra tarea será entonces hacerle entender al españolismo que en Aragón no estamos “tan asimilados” como creen.

, , , , , ,

No hay Comentarios

Ponencias Asambleya Cheneral d’Estau Aragonés (Borradores) 3.- Análisis Sociopolítico.

3.- Análisis sociopolítico.

El Reino de España es un Régimen corrupto. La oligarquía financiera española ha utilizado la crisis de crédito, creada por ella misma, para transferir su deuda a las Administraciones Públicas. Ésta es la causa principal de que el conjunto de la administraciones públicas del Reino de España sufran en conjunto un déficit y una deuda que han impulsado al Gobierno del Reino a hacer unos recortes brutales en el Estado del Bienestar, que el crédito a las empresas haya colapsado, la morosidad esté en máximos históricos, mientras el paro se dispara y los salarios se hunden; el volumen de economía informal (“dinero negro”) sea el más elevado de la UE (el 20%) y donde prácticamente sólo pagan impuestos los consumidores con el IVA y los trabajadores con el IRPF. Todo ello en un contexto de bajos salarios y baja presión fiscal para el capital.

O sea, como se ha venido repitiendo, esta crisis es una estafa, una estafa perpetrada por la oligarquía financiera española, protegida por el corrupto Reino de España, contra los pueblos sometidos por ella. España es, así, de nuevo, “una cárcel de pueblos”.

Es cierto que tanto en Aragón como en España la indignación crece y ha habido manifestaciones y huelgas, sin embargo el Régimen se mantiene inamovible, los dos partidos que lo sostienen se mantienen firmes, sus estructuras, aunque debilitadas, son todavía suficientemente fuertes como para mantener a los sucesivos gobiernos:  No hay que olvidar que esta situación ha sido propiciada por gobiernos tanto del PSOE como del PP, que han gozado en todo caso de amplio respaldo popular.

No sería justo decir que ambos partidos del Régimen son iguales. Mientras que el PSOE defiende ideas que podríamos definir como “liberal-progresistas”, progresistas en materia de derechos civiles y sociales pero neoliberales en materia económica; el PP es un partido que, aunque intenta asemejarse a los partidos conservadores europeos, tiene una profunda raíz nacional-católica, representando lo que se vino en llamar “franquismo sociológico”, que hoy defiende posiciones neoliberales en materia económica y social y ultraconservadoras en materia de derechos civiles.

Aragón tiene su propia “economía política”, que no está totalmente integrada con la española y por tanto, su mapa político varía: a las dos fuerzas políticas del Régimen, en Aragón hay que unir por un lado un grupo de izquierda federalista, IU, con una reseñable base social y que ha venido ejerciendo de “muleta” en los gobiernos del PSOE ; y dos partidos aragonesistas, cuyo programa político no ha trascendido del autonomismo enmarcado en la Constitución Española. Por otro lado, en Aragón la propuesta “de centro liberal” de UPyD no encuentra eco social.

El PAR -que surgió de una escisión del nacional-catolicismo aragonés en los años 70, como consecuencia del primer Proyecto de Trasvase del Ebro, todavía bajo el franquismo- fue evolucionando hacia posiciones más moderadas, supo actuar como bisagra entre ambos partidos del Régimen y llegó a definirse como “nacionalista”, pero se negó a dar el salto que le hubiese homologado a CiU o PNV. Mientras su base social más sólida, la pequeña burguesía rural aragonesa, languidece; la carencia de un discurso urbano, le hace languidecer con ella.

CHA surgió como una fuerza política nacionalista de izquierdas, que sí que había dado ese salto respecto del autonomismo del PSA, pero el crecimiento electoral que representó la utilización de José Antonio Labordeta como referente político, significó, sin embargo, una regresión ideológica: así, el aparato burocrático de CHA olvidó su inicial discurso rupturista con el Régimen, se acomodó en un autonomismo de izquierdas que le llevó a un 20% del voto, pero lo hizo a costa de expulsar a los sectores políticos más radicales y dinámicos, sobre todo en Zaragoza y dilapidó ese apoyo sustituyendo y/o acompañando a IU como “muleta” del PSOE. Hoy  el autonomismo de los 70, del que Labordeta era el “último mohicano”, queda cada vez más lejos y es totalmente inútil para afrontar los nuevos retos del país.

La crisis se alarga, y va a continuar alargándose: aunque no se mantenga la recesión, el futuro crecimiento económico bajo este Régimen sólo será posible con otra burbuja financiera, pues esas son las  condiciones de la estructura social que lo sustenta. Y eso es exactamente lo que quiere el PP: impulsar proyectos que reactiven al sector de la construcción, para que éste vuelva a hacer de motor económico, como Eurovegas en Madrid o la liberalización de la construcción en la costa. Y así volvemos a escuchar rumores que hablan de reactivar el proyecto de Trasvase del Ebro, mientras el gobierno espera que el sector exterior maquille las catastróficas cifras macroeconómicas.

En Aragón el PAR se mantiene sin discurso político, tan sólo sujeto por su red clientelar y su papel de bisagra.

El PSOE mantiene un discurso confuso, apoyando, más o menos tímidamente las reivindicaciones sociales mientras critica las mismas políticas que él mismo realizó cuando estuvo en el gobierno; pero no plantea un discurso alternativo. Da la impresión de que cedieron el testigo del gobierno al PP de buen grado, para que éste “se comiese el marrón” de la recesión, pero que cuando vuelvan otra vez intentarán combinar el neoliberalismo económico con el progresismo social.

La Izquierda Plural (dónde hay que incluir, de momento, a CHA) tiene un discurso keynesiano clásico: fiscalidad progresiva que permita mantener el Estado del Bienestar, integración europea con un BCE que preste dinero directamente a los Estados, crédito expansivo desde una banca pública y política activa de reindustrialización.

De los tres discursos hay que reconocer que el más racional es el de la Izquierda Plural, pero se encuentra con tres problemas irresolubles dentro del Régimen:

El primero es de carácter ideológico: el keynesianismo mostró ya sus limitaciones y, aunque sus  métodos macroeconómicos y sus análisis cíclicos deben ser tenido en cuenta, necesitamos un nuevo discurso económico que no se centre en el crecimiento como un fin en sí mismo, y que integre conceptos, ignorados por Keynes, como soberanía alimentaria, consumo racional y sostenibilidad económica y medioambiental.

El segundo es que la oligarquía española mantiene de su parte a la mayoría de la clase media y clase trabajadora aragonesa, bien bajo el discurso nacional-católico del PP, bien bajo el discurso liberal-progresista del PSOE. La incertidumbre empuja a mucha gente a volverse conservadora y desconfiada del cambio.

El tercero es que la oligarquía financiera española y su corrupto Régimen, el Reino de España, nunca aceptarán nada que no sea una política económica abiertamente neoliberal.

En definitiva, hay que romper con la oligarquía financiera española y con el Reino de España, pues son las claves para resolver los otros dos problemas. En Aragón eso significa que los aragonesistas debemos abandonar viejos complejos y viejas recetas, debemos mirar en nuestra esencia, en el motivo de nuestra existencia y debemos articular un proyecto político que imponga como prioridad máxima la instauración de un Estado Aragonés, con su propia Constitución republicana, que impulse las políticas necesarias para salir de la crisis con un camino libre e independiente de la oligarquía financiera establecida en el Reino de España.

Hoy más que nunca, el futuro de Aragón depende de la conciencia nacional de quienes se dicen aragonesistas.

, , , , , , , , ,

No hay Comentarios