Archivo Junio, 2009

De los “jefes” y los “indios”.

Chestora Nazional d’EA. Zaragoza 27 de junio de 2009

 

El nacionalismo aragonés ha reventado. Casi dos décadas de unidad en el seno de CHA, se acabaron debido a la política de exclusiones dirigida por su Consello Nazional desde 2004, con el apoyo unánime, y entusiasta, de cargos públicos y los liberados. La Dirección Nacional y el Aparato Burocrático consideraron que los discrepantes eran un lastre para seguir subiendo y optaron por la marginación interna, la exclusión y la expulsión.

 

Desde entonces, CHA no ha hecho más que perder militantes y votos, lo que demuestra que el análisis de aquella (y ésta) Dirección Nacional de CHA era erróneo. Pero, como un jarrón que ya no se puede recomponer una vez se ha roto en mil trozos, la unidad del nacionalismo aragonés no puede volver a recomponerse dentro de CHA: es una estructura que ya no merece la confianza precisa para acoger una unidad estratégica que garantice la pluralidad ideológica. La unidad es deseable, pero ha de conseguirse por medio de otro tipo de estructura: una coalición o similar. Sólo recuperando la unidad, el nacionalismo aragonés puede plantearse volver al 20% de los votos que en su día obtuvo.

 

Pero la unidad se enfrenta a otro problema, además de la necesidad de inventarse la estructura apropiada: La ambición política de algunos de los militantes nacionalistas. Como suele decirse “tenemos más jefes que indios”: la desmovilización de la militancia ha dejado a los colectivos convertidos bien en estructuras vacías, bien en  grupos amorfos que cambian de denominación cada seis meses. O en una mezcla de ambos. Parece que todos queramos ser “jefes”.

 

Bien, pues los militantes de Estado Aragonés declaramos que no somos más que un colectivo sin ninguna pretensión dirigente, ni individual ni colectiva. Simplemente queremos participar en la reconstrucción del nacionalismo aragonés con voz propia, sin asumir ningún protagonismo ni ocupar ningún puesto relevante en ninguna lista electoral. Pero somos conscientes de que la unidad del nacionalismo aragonés precisa que haya quién sí que ocupe esos puestos y asuma ese protagonismo, la unidad del nacionalismo aragonés pasa por la elaboración de listas electorales.

 

En resumen: los militantes y simpatizantes de Estado Aragonés preferimos asumir el papel de base militante en el movimiento independentista; “indios” antes que “jefes”, entendiendo que debe haber dirigentes, pero sobre todo militantes. Nosotros pues, queremos ser de estos últimos.

 

Estado Aragonés apoyará cualquier intento honesto por reunificar el nacionalismo aragonés, desde la humildad y la lealtad; entendiendo que “reunificar” es una palabra contraria a “excluir” y que si realmente queremos que esa reunificación sea un proceso activo en 2011, debemos iniciarla cuanto antes.

 

Portaboz Nazional d’Estau Aragonés

, , , , ,

7 Comentarios

¿República Popular Aragonesa o República Aragonesa “a secas”?

Estado Aragonés es un partido socialista. Eso significa, entre otras cosas, que considera que la dirección política de la sociedad y los gobiernos, para poder impulsar políticas sostenibles, progresistas y que respondan al interés general, corresponde a la clase trabajadora. Somos críticos, pues, con la llamada “democracia formal”, pues en su fondo responde a los intereses de la clase propietaria de los medios de producción y somos partidarios de una república que responda a los intereses del conjunto del Pueblo, por tanto somos partidarios de una república popular.


            Sin embargo, reiteradamente se ha demostrado que el socialismo, como modo de producción superior al capitalismo, debe triunfar en el centro de la economía capitalista, igual que el capitalismo, en su día, triunfó en el centro de la economía feudal: este proceso fue debatido por la llamada “escuela de historiadores marxistas británicos” hace años y compendiada en el libro “la transición del feudalismo al capitalismo” por R. Hilton. Los triunfos revolucionarios en países subdesarrollados se han producido por la debilidad de sus regímenes políticos postcoloniales o burgueses, y han dado como fruto gobiernos que se reivindican del socialismo, pero que tienen graves dificultades, a nivel interno y externo, para desarrollar políticas socialistas.


            En definitiva, las experiencias que en el último siglo se han dado, y se dan, de socialismo en países pequeños o subdesarrollados han acabado en sonoros fracasos o en derrotas, y los regímenes socialistas que sobreviven (Corea del Norte o Cuba), lo hacen sobre la base de una fuerte militarización de la producción y del consumo, y consecuentemente de la sociedad y la vida política. Sólo Cuba ha podido iniciar un proceso de “politización” y “desmilitarización” de su sociedad (de la mano de quien fuera el artífice de la militarización en el “Periodo Especial”: Raúl Castro), gracias al apoyo de Venezuela y otros países latinoamericanos, que en vez de optar por la “Vía Guevarista” al socialismo, optaron por la “Vía Chilena” de Allende. Esto es, las elecciones y no la insurrección, y además en clave continental (el llamado “bolivarianismo”) y no sólo nacional.


            Igual que el capitalismo triunfó en los países feudales más desarrollados del momento, el socialismo sólo puede hacerlo en los más desarrollados de ahora mismo. EEUU está en crisis estructural y como Imperio se encuentra en su ocaso. La Unión Europea ha conseguido una fuerte integración económica, va vía de una fuerte integración social, pero la política se encuentra atascada por unos Estado-Nación burgueses, decimonónicos, que no permiten su democratización.

            El socialismo debe ser impulsado en el marco político de la Unión Europea: el discurso sesentero del “marco autónomo de la lucha de clases” que le sirvió a ETA para organizarse al margen del PNV (compitiendo por la dirección política del nacionalismo) en la lucha antifranquista, no sirve. Pero para eso la izquierda debe abandonar sus discursos antieuropeos y comenzar un movimiento político por la democratización de la UE. Porque el socialismo sólo puede ser más democrático que el capitalismo, fracasar o convertirse en una sociedad militarizada.


            Los independentistas aragoneses no pueden pretender una República Popular Aragonesa si no es en el seno de una Unión Europea confederal, socialista y democrática. Pero antes que eso, una eventual, y posiblemente próxima, crisis de la Monarquía Española debe encontrarnos unidos a todos los partidarios de una República Aragonesa, foralistas, socialistas o revolucionarios, para hacer frente al Régimen heredero de Franco, la ruptura democrática de la Monarquía Española y la irrupción de la República Aragonesa en la Unión Europea realmente existente. Ante esta situación, toda división significa el fortalecimiento de las fuerzas dinásticas: PSOE, PP y sus auxiliares, un fortalecimiento por tanto de la Monarquía y como consecuencia un obstáculo para la independencia y el socialismo.

, , ,

No hay Comentarios

Lectura en clave aragonesa de los resultados de las elecciones al parlamento europeo

Aragón ha seguido en estas elecciones la tendencia del resto del Estado español pero de una amanera atemperada. Ningún partido ha arrollado a otro. Aragón ha tenido históricamente un ritmo de cambio hacia la alternancia de partidos, dígase PP-PSOE o viceversa, retardado respecto al resto del Estado español. No es un bastión socialista, aunque parece que en las últimas convocatorias se haya comportado como tal.

Aquí no se ha castigado tanto al PSOE como por ejemplo en Galicia, porque aún hay un “buen recuerdo” de la Expo, el PSOE siguen en posiciones antitasvasistas, al contrario que en la época de Borrell, y parece que no le han pasado todavía a la ciudadanía la factura de la Expo.

Sí que ha dado la irrupción de una nueva fuerza en Aragón, que acoge a los descontentos del PSOE por su derecha, UPyD, y que sigue la tendencia de las formaciones que se constituyen  al socaire del rechazo a los nacionalismos “periféricos”, como Ciutadans en Catalunya, Libertas en resto del Estado, que practican un nacionalismo españolista en base a la autoconsideración de que son más constitucionalistas que nadie. Esta formación es un problema para el PSOE, pues es a quien directamente puede achacársele la bajada de votos en Aragón, unos 16000.

El PP sube unos 2.000 votos y sube en la medida que puede darse un porcentaje de permeabilidad de votos del PAR (los que no han tenido en cuenta la recomendación del voto en blanco) que no se ha presentado a estas elecciones. Poco a poco nos tememos que se va perdiendo el recuerdo del papel de mamporreros trasvasistas que aceptaron asumir los del PP aragonés, un par de legislaturas atrás, desde la dirección de Madrid.

A juzgar por el impacto del voto en blanco se diría que el PAR ha mantenido su parroquia en un gran porcentaje, sin verse afectado por los escándalos de corrupción. No es de extrañar. En estas elecciones europeas, incluso a nivel de todo el continente los escándalos no han sido determinantes a nivel electoral. Incluso políticos metidos en cajón de presusntos de corrupción han salido reforzados. Por ejemplo, y sin ir más lejos el Berlusconi español, Sr Camps  Está claro que la ética de sus políticos no es algo que preocupe a sus electores. ¡Así nos va!

IU recupera en Aragón una tercera posición que hacía muchos años que no alcanzaba. Recupera su espacio político y lo hace en buena medida por la debacle de CHA, que no ha entrado en campaña y ya roza ya la extraparlamentariedad. De eso como ya lo hemos dicho en otras ocasiones no tiene nadie más culpa que su propia dirección nacional. Habría que inventar una nueva palabra para describir la gran paradoja política que es la cúpula de CHA. Chunta no es lo que fue y lo que la hizo crecer. No es ni el recuerdo. Su dirección está en una guerra continua contra sus bases desde la fundación de Puyalón; bases que en ese como en ningún otro partido fueron precisamente las que lo hicieron crecer.

La aventura internacionalista de una parte del soberanismo de izquierdas ha resultado un fracaso, 0’2 %, y ha demostrado que las vinculaciones con al izquierda abertzale vasca no son comprensibles por lo menos entre el votante soberanista de Aragón. A un nacionalista de izquierdas, independentista y aragonés no se puede plantear una candidatura y una campaña en apoyo a un nacionalismo exterior sin contrapartida alguna. Quizá el votante aragonés del PP, del PSOE o de UPyD pueda verse identificado con la batalla a nivel estatal entre esas formaciones porque en todo caso vota españolista, pero no al votante soberanista aragonés, que ni remotamente va a votar en clave vasca. Posiblemente cuando haya cesado esa fase de victimismo por supuestos fraudes electorales en la que se encuentra instalada ahora, puedan centrarse en lo que son las auténticas causas de su fracaso y entrar en la racionalidad de buscar soluciones.

Respecto al impacto del voto nulo, que es lo que pedía Estau Aragonés y Tierra Aragonesa a través de su coalición en RSE, vamos a ser cautos. No es concluyente en la mediada que pedir un voto para aumentar el porcentaje de descontento con el sistema electoral o las opciones electorales, no es lo mismo que cuando se pide el voto para la formación en concreto. La gente es menos proclive a votar en contra que a favor. Sin embargo, nadie nos lo puede discutir y podemos atribuirnos legítimamente una parte del voto nulo de Aragón, de ese 0,66 %, y decir que el independentismo-independentismo que representamos, es decir el que no es sucursalista, el que no representa una franquicia exterior, tiene una base electoral que sabrá aprovechar en próximas convocatoiras.

Conclusión:

 A resultas, un estado de opinión empieza a abrirse y es que el aragonesismo soberanista necesita reorganizarse bajo un nuevo formato, salir de la dispersión para poder sobrevivir y para demostrar que tiene pulso político, algo que ahora lo tiene perdido. Necesita una estrategia común. Algunos lo llaman transversalidad: el reagrupamiento en una coalición que, desde posiciones dispares, pueda plantear un objetivo concreto común, ni que sea temporalmente, sin abandonar cada uno sus tan apreciadas esencias.

 

Hay que enganchar a la gente al soberanismo, al independentismo desde una nueva base. Nuevas fórmulas de cooperación todavía no puestas en práctica. No sacar esta conclusión después de estos resultados es suicida par el conjunto del nacionalismo aragonés; es claudicar ante el bipartidismo tácito al que no vemos abocados; ante el frentismo antinacionalista que se está empezando a ensayar en Euskadi y ante experimentos políticos que al grito, ¡más españolistas que nadie!, se tildan de constitucionalistas.

 

En los próximas semanas y meses vamos ver aflorar propuestas de este tipo en Catalunya, País Valencià y otros territorios. Es necesario que empecemos a avanzar en Aragón también. Es necesario que los aragoneses estemos entre los pioneros.

 

 

, , ,

3 Comentarios

Valoración Elecciones Europeas

Las pasadas Elecciones Europeas nos han dejado una víctima: el nacionalismo aragonés. La crisis de CHA surgida hace 5 años a causa del entreguismo de sus Grupos Institucionales, y buena parte de su militancia, a la socialdemocracia dinástica representada por el PSOE ha culminado en la pasada convocatoria electoral:
Un sector del nacionalismo aragonés sigue referenciado en CHA, que mantiene su coalición con los independentistas periféricos (ERC, Aralar y BNG) aunque con la nula convicción propia de unos dirigentes, los actuales de CHA, que nunca fueron nacionalistas. El resultado ha sido catastrófico: el 2’8% cosechado la ubica en el terreno de las fuerzas extraparlamentarias.
Otro sector ha decidido unirse a la candidatura Iniciativa Internacionalista, que ha obtenido todo el voto del ilegalizado MLNV (150.000 votos entre País Vasco y Navarra) pero que en Aragón se ha quedado en 900 votos y el 0’2%.
Y por fin estamos otros dos grupos: Estado Aragonés y Tierra Aragonesa, que no hemos logrado presentar candidatura por las dificultades burocráticas que hemos encontrado y hemos votado nulo. En Aragón el voto nulo ha sido tan sólo del 0’6%, el doble sin embargo que hace cinco años.
El nacionalismo aragonés, que antes de la susodicha crisis tenía un 20% del voto y era tercera fuerza indiscutible de Aragón, unido bajo las siglas CHA, hoy está dividido y sus votantes le castigan con la abstención masiva. Sin embargo, la crisis de CHA hizo visible al nacionalismo aragonés, y si hace 5 años sólo el 1% de los aragoneses respondíamos en las encuestas de la DGA ser partidarios de un Estado Aragonés Soberano, hoy ese porcentaje ya asciende al 3%. En unas elecciones con un 35% de abstención, llegaríamos al 4% del voto. Representación institucional asegurada, más visibilidad y, consecuentemente, mayor ampliación del espacio político.
Para conseguir recuperarnos, debemos unirnos bajo una sola candidatura electoral en 2011, la cuenta atrás comienza.

, ,

6 Comentarios

Postura de Estau Aragonés ante las elecciones del 7 de junio

Fundamos Estau Aragonés para recuperar lo que es el mayor derecho que concede la  historia al Pueblo aragonés, el de constituirse con un gobierno propio e independiente, en una tierra soberana. Y desde el principio tuvimos claro que sería un proyecto que se haría de forma abierta, de cara a la sociedad aragonesa, sin exclusiones, sin sectarismos, sin veleidades y sin posturas pro-violentas que comprometieran el camino de este Pueblo hacia su independencia. Fuimos además, el primer partido político en definirse independentista; esa palabra que parecía un tabú en la política aragonesa, que nadie se atrevía a pronunciar y muchos pensaban que no iba con nosotros, pero que ha hecho de catalizador dentro del aragonesismo político y algunos hasta se la han copiado.

 

Pero estábamos preparados. La justo planteamiento de nuestros objetivos, la legitimidad con la que comparecía nuestro partido ante la ciudadanía nos daba y nos da un carácter de seriedad y de responsabilidad y no dudamos que podríamos sufrir algún intento criminalización, o ser víctimas de estrategia de desprestigio a fin de abortar el movimiento recién iniciado y sacarlo de la política, justo cuando acababa de empezar. La democracia juancarlina es una democracia de decreto-ley hecha de excepciones y condicionamientos, donde las opciones que defienden derechos nacionales, soberanías o independencias no se consideran legítimas al cien por cien, pues el sistema simplemente no admite discutir de diferencias nacionales en la ciudadanía del Estado. Simplemente se ven toleradas por coherencia formal con el concepto democracia, porque no se puede excluir a tantos sin vaciarla de contenido.

 

Por supuesto la “Reserva mediática de Occidente” estuvo en su tendencia y, desde la cabecera del periódico ABC, se intentó dirigir a la Fiscalía del Estado hacia las siglas de la coalición electoral, las Repúblicas Soberanas de Europa (RSE), de la que Estau Aragonés (EA) forma parte. No lo consiguió, pero el daño ya estaba hecho, siéndonos denegados algunos avales ya comprometidos.

 

La completa creencia en los planteamientos aducidos; la resistencia ante intentos de infiltración por elementos pro-violentos de la ya conocida por muchos como izquierda sectaria y prepotente, metidos en la faena de querer reorientar la senda que se había marcado nuestro Partido; la firmeza con que resistimos los intentos de instrumentalización de nuestra organización y nuestras siglas, nos llevó a ser excluidos y vetados como partido de las plataformas políticas oportunísticamente convertidas al independentismo. Pero no nos sentimos en absoluto afectados. Nuestro proyecto es autóctono, es el de la tierra, nacido de aragoneses y para aragoneses, que ponen en práctica con ellos mismos el mismo concepto que propugnan y en el que creen: la soberanía y la independencia; independencia que ejercemos también para nosotros, no dejándonos colonizar como organización y no vinculándonos, si no es en plano de igualdad y mutuo respeto, a proyectos, programas u organizaciones externas que nos pudieran hacer perder nuestro propio horizonte, el de la independencia de Aragón.

 

La RSE, y por lo tanto EA, no van a concurrir a estas elecciones europeas, por el condicionamiento del sistema de avales y la intervención de la prensa marrullera; algo que sólo se permite en esta democracia dinástica española y en ningún otro país de la UE más. Con ello, la candidatura más genuinamente aragonesista, nacionalista e independentista que representa Estau Aragonés (EA.) no ha podido concurrir. El resto de candidaturas, incluso las que se presentan, están inmersas en una completa y desesperante pérdida de rumbo, sin horizonte europeo, ni para Aragón, ni para el aragonesismo. El elector aragonesista está estupefacto de ver dos candidaturas sin perspectiva, que evidencian la carencia de programa.

 

Hay una opción que no cree en la coalición de la que forma parte, “La Europa de los pueblos”, donde se da contra natura la concurrencia de un partido regionalista con partidos ideológicamente independentistas sólo para rascar votos. Es lo que se puede denominar un gato entre tigres.

 

Hay otra opción, agrupada en torno a una plataforma como banderín de enganche de un montón de siglas; sin tejido de partido; desarrollada para la ocasión y nacida para apoyar una coalición, donde los aragoneses no pintan nada; sin correlación con la realidad aragonesa; embebida de retórica revolucionaria, que pretende desviar el camino del independentismo aragonés, metiéndolo con calzador en otro pacto de desiguales, aliñándolo con discursos de otras izquierdas y haciéndolo correa de transmisión de propuestas tan erráticas como extrañas y peligrosas para el hecho nacional de Aragón.

 

Todos partidos y coaliciones concurrentes junto al PP y al PSOE vienen a Aragón a recoger ese voto poco importante, pero que suma y puede ser determinante en el cómputo global. Hacen a Aragón y a los aragoneses peones de una estrategia que escapa de nuestros propios intereses.

 

Desde EA como desde la coalición de Repúblicas y Soberanías de Europa (RSE), pedimos el voto nulo. Porque no hay auténticas propuestas y porque el discurso independentista, o nacionalista o siquiera aragonesista, no existe entre las candidaturas que se presentan. Nadie ha sido capaz de emitir y darle contenido al sencillo eslogan “por Aragón y por Europa”.

 

Nosotros, sin embargo, hacemos un discurso político diferente, que no ha sido defendido por nadie: Somos partidarios de una Europa confederal, donde Aragón sea una República soberana, con un parlamento europeo con poder legislativo y con control del ejecutivo y que, en vez de ese barullo del Consejo de Europa, Consejo de ministros y Comisión europea, haya una presidencia europea de verdad y un verdadero gobierno europeo de carácter confederativo. Ese barullo institucional sin legitimidad democrática es lo que aprovechan los lobbys de las multinacionales para hacer presión y conseguir su interés fundamental, que la UE no pierda la condición de ser “el mayor ente capitalista del Universo”.

 

Europa no es ahora una democracia. No hay auténtica integración europea de los pueblos y la ciudadanía. La Europa actual es escéptica. No es más que una simple suma de intereses espurios de las economías capitalistas regionales, de las que hemos perdido ya la cuenta; de Estados reacios a dar a sus habitantes el gentilicio “europeo” con sentido de ciudadanía. Son los mismos que no quieren ver a sus ciudadanos como aragoneses, vascos, catalanes, bretones, corsos, galeses, etc. La Europa  actual es también la Europa de la desconfianza, nacida tras pavorosas guerras de aniquilación, que promovieron durante siglo y medio los actuales países miembros (Francia, Gran Bretaña, Alemania principalmente) entre ellos, en una lucha a escala global por el control colonial del Mundo. Estos no son los llamados a realizar la integración europea porque sólo conciben la UE como la manera de controlar la economía de su vecino, su producción agrícola e industrial, la gestión de su industria nuclear, etc. Y el lo cultural han sido quinientos años destruyendo la identidad europea común creando nacionalidades políticas hegemónicas de franceses, españoles, alemanes o italianos, fraccionando la continuidad de pueblos y pequeñas naciones que era la auténtica médula de Europa.

 

El siñal independentista de Aragón de Gaspar Torrente constituye toda una declaración programática europeísta de nuestro Partido. Con la estrella blanca de la soberanía sobre el fondo azul federativo participa de la misma simbología que la Unión Europea. Aragón se ha de independizar del Reino de España y confederarse a los demás pueblos de Europa.

 

¡PARA CAMBIAR ESTE ESTADO DE COSAS, POR EUROPA Y POR ARAGÓN, AHORA ES NECESARIO VOTAR NULO!

 

¡VOTA NULO EN LAS ELECCIONES AL PARLAMENTO EUROPEO DE 2009!

, , , , ,

No hay Comentarios

Desde RSE pedimos el voto nulo para las elecciones al parlamento europeo

 

¡POR LA REPÚBLICA ARAGONESA…!

 

¡VOTA NULO!

 

La coalición, formada por TA, EA, ENV, RV, EV y BEC, presentará candidatura para las futuras elecciones del 2014, en las que esperamos representar en Europa a los pueblos sin estado peninsulares. Desde RSE denunciamos la tergiversación y manipulación informativa emprendida por el diario ABC, en su artículo del pasado día 1. Dicha información ha supuesto para la coalición la imposibilidad de conseguir los avales necesarios para presentar en estos comicios una candidatura que incorpore el republicanismo soberanista de aragoneses, catalanes y valencianos. Desde RSE consideramos que este requisito establecido en la ley electoral constituye un fraude democrático para los ciudadanos, beneficiando única y exclusivamente a los partidos nacionalistas españoles mayoritarios motivo por el cual desde RSE pedimos el voto nulo. En el mismo acto se presenta la página web de la coalición junto con el proyecto europeo de RSE.  

 

Según la legislación electoral vigente, es necesario recoger 15.000 firmas de electores en un plazo de 10 días desde que se convocan las elecciones al parlamento europeo, o en su defecto, presentar 50 avales de cargos públicos electos que apoyen la candidatura. Esta situación, complica, dificulta e impide a muchas candidaturas la posibilidad de presentarse, favoreciendo a las formaciones con mayor numero de cargos públicos, y por el contrario limitando las opciones de muchos partidos a poder ofrecer sus opciones.

 

La Coalición por las Repúblicas Soberanas en Europa, ha estado recabando apoyos de diversos cargos públicos, pero, gracias a la sesgada y falsa información publicada el pasado día 10 de Mayo, en un artículo del diario ABC, en el que se vinculaba de un modo absolutamente espurio y malintencionado a la Coalición por las Repúblicas Soberanas en Europa – RSE – con batasuna, en lo que se supone a nuestro juicio un intento de criminalización, de satanización de nuestra candidatura, tuvo como efecto que gran número de los avales que teníamos comprometidos para nuestra coalición, decidieran retirar su apoyo y no avalaran a esta opción Europea del Republicanismo Soberanista de aragoneses, catalanes y valencianos, que representa la coalición RSE.

 

Esta situación, nos lleva por un lado a la denuncia del fraude democrático que supone la existencia de este requisito tal y como se exige en la Ley Orgánica de Régimen Electoral, ya que según entendemos no se garantizan plenamente los derechos democráticos de los ciudadanos para ejercer su voto de una forma ampliamente plural. El ciudadano, con la ley vigente, tiene limitada su capacidad de elección, y no solamente en las elecciones europeas. La democracia española, por su carácter representativo, tiene muchas más deficiencias, tales como la imposibilidad de los ciudadanos de poder votar por el sistema de listas abiertas, el férreo control de los partidos sobre la conformación de las listas, la disciplina de voto del sistema parlamentario, a lo que se añade ahora la ley de la paridad aplicada a la conformación de listas electorales. El sistema electoral debe de garantizar una igualdad de oportunidades para todas las formaciones políticas y no servir para perpetuar el bipartidismo.

 

 

Por estos motivos, y dada la situación de intento de criminalización y manipulación de nuestra candidatura, solicitamos a todos los ciudadanos aragoneses/as formalmente el voto nulo desde la coalición RSE, e invitaremos a todos nuestros militantes, simpatizantes y ciudadanos en general a utilizar en la votación las papeletas que a continuación les presentamos para ser introducidas en los sobres de voto. Las papeletas, contendrán el texto: Voto por la República Aragonesa, Catalana, o Valenciana, - Coalición por las Repúblicas Soberanas en Europa – RSE.

 

Dichas papeletas podrán ser descargadas e imprimidas desde la página Web de la coalición.

 

No obstante, los partidos y organizaciones miembros de la coalición manifestamos nuestra determinación de seguir trabajando por un proyecto que prácticamente acaba de comenzar, y nos comprometemos a poner desde ahora todo nuestro esfuerzo en continuar trabajando para las próximas elecciones de 2014, con el objetivo de volver a presentar una candidatura de amplia base republicana y soberanista de los pueblos sin estado peninsulares. Igualmente, tenemos el gusto de presentaros en este acto la página web de la coalición: www.republicasoberanas.eu que servirá en el futuro, para dar cobertura a todas las actividades organizadas desde nuestra coalición, así como para presentar el proyecto político de RSE. La página está traducida al castellano, catalán-valenciano, y aragonés.

 

RSE tiene su origen en los acuerdos fundacionales suscritos entre RV (República Valenciana), ENV (Esquerra Nacionalista de Valencia), EV (Estat Valenciá), EA (Estado Aragonés), y TA (Tierra Aragonesa), el 20 de Diciembre de 2008 y el 9 de Enero de este año. Posteriormente, el 6 de Marzo se suscribió la conformación de la coalición, elevando el acuerdo a Escritura Pública en la ciudad de Valencia, y en el acto se adhirió el BEC (Bloc de Esquerra Catalá), que constituye la sexta fuerza política de la coalición. RSE por tanto, es un proyecto político con una visión de futuro y amplio recorrido.

, ,

No hay Comentarios