Archivo Septiembre, 2010

Labordeta: La Historia no se puede parar.

 

J. A. Labordeta

J. A. Labordeta

Labordeta es una figura imprescindible para comprender el despertar de la conciencia de los aragoneses como Pueblo y la lucha contra lo que Costa llamó caciquismo. Desde los años 70, la despoblación rural, la lucha contra el trasvase o las centrales nucleares, así como la crisis final del franquismo, determinan que los aragoneses volvamos a identificarnos colectivamente, tomemos conciencia política de todo ello y nos planteemos la recuperación de la autonomía política, el control de nuestros recursos (significativamente el agua y la energía), el impulso de un desarrollo económico endógeno y también la recuperación y desarrollo de nuestra cultura. Labordeta personaliza y representa a todo ese movimiento. Las fuerzas reaccionarias, quienes se oponen a este proceso, están representadas por el caciquismo y el centralismo, cristalizadas en el franquismo y el postfranquismo. La recuperación de nuestra incipiente conciencia nacional es, por tanto, trabajo de la izquierda, aunque quienes la promovieran no fuesen nacionalistas.

No es algo nuevo en nuestra Historia: durante la Revolución del 36 los campesinos aragoneses colectivizaron la tierra de 400 de sus pueblos (en tan sólo un par de meses), pero el libro de referencia no era “el apoyo mutuo” de Kropotkin, sino el “colectivismo agrario” de Costa; a pesar de que Costa nunca tuvo nada que ver con el anarquismo, el comunismo libertario o el anarcosindicalismo. Así, nosotros seguiremos luchando por la recuperación de la soberanía de Aragón con el Canto a la Libertad, aunque Labordeta no fuese independentista. De igual forma, Estado Aragonés no comparte ese estado de ánimo de depresión existencial perpetua con breves momentos de euforia, como la que destilaba el canto de Labordeta, que a la postre es la viva imagen de la política actual en Aragón; por el contrario creemos que es el momento de intentar soluciones rupturistas con el Régimen, sus modos políticos y su estructura territorial. Estado Aragonés no forma parte de la Izquierda Depresiva Aragonesa (I.D.A.) en la que se ubicaba Labordeta, que lleva al pesimismo y con él a aceptar el posibilismo político –hoy representado en el nacionalismo aragonés por el partido de Labordeta- como única opción posible.

En definitiva, Labordeta es imprescindible para comprender Aragón y su despertar como Pueblo, es sin duda, lo que más pomposamente diríamos un Padre de la Patria. Pero el camino que él nos indicó, y que nosotros comenzamos a caminar con él, nos lleva más allá del horizonte de sus canciones, nos lleva hacia nuestra constitución como nación soberana. Lo escribió el propio autor  en “Planta un árbol”: “la vida es implacable con el hombre / la Historia no se puede parar”

,

1 Comentario