Archivo Junio, 2011

Estado Aragonés - Zaragoza: Planteando preguntas, juntando soluciones.

Los ciudadanos y ciudadanas de Zaragoza hemos votado, ya sabemos el resultado. Ahora bien nuestro voto viene condicionado por la ley electoral municipal Española. Si se aplicase el mínimo legal de las elecciones legislativas en España: ¿el resultado parecería otro?, si se aplicase el mínimo legal de las elecciones europeas en España ¿volvería a ser otro o seguiría igual? O sea, que en unas elecciones no sólo hablamos los ciudadanos, sino también quienes elaboraron una Ley Electoral fuertemente cuestionada desde la izquierda social y parte de la izquierda política. Sin embargo, los datos cantan: el conjunto de la izquierda zaragozana (PSOE, CHA, IU), bajo el “liderazgo de un Belloch de paso firme y seguro”, pasa de 18 concejales en 2003, a 17 en 2007 y a 16 en 2011.

 

Es evidente que, con estos partidos, el resultado para la izquierda en 2014 no ofrece perspectivas muy esperanzadoras. La pluralidad de la izquierda, la transparencia en la izquierda pasa por expresar ante la ciudadanía cuál es el programa que se aplicará en caso de coaliciones postelectorales. Y parece claro que ningún votante de la “izquierda” sabía si el programa del PSOE giraba hacia el PAR o hacia IU o hacia CHA. Ni siquiera si esos tres partidos estaban dispuestos a pactar con el PSOE ni en qué condiciones.

 

Ésta es el hecho principal que dificulta el pacto: Que los actuales  partidos de la izquierda pretenden ignorar que el elector y el elegido están vinculados por un programa electoral. Es normal que, ante un panorama previsible sin mayorías absolutas, ese programa no ha de cerrarse totalmente antes de posibles pactos, pero otra cosa es “abrir el programa” de propio para dejar a los grupos municipales manos libres para un pacto postelectoral a la carta. En concreto, el PSOE para gobernar prefería manos  libres,  lo que le ha llevado a un discurso ambiguo, que no definía ni con quién pactar ni el qué. Como consecuencia, una parte de sus votantes les han abandonado, razón por la que ahora es segunda fuerza en el ayuntamiento de Zaragoza. Cuando “toda la ciudadanía, sus votantes y los que no” sepan que no vale todo (y el ejemplo de San Sebastián ilustra esta reflexión), no habrá duda que una mayoría aritmética en el pleno, se corresponderá con una mayoría política en el gobierno de la ciudad. Mientras tanto  con la legitimidad democrática que otorgan los votos de la ciudadanía zaragozana, ésta tiene la sensación de que sus concejales decidirán entre  un ¿mal? gobierno en minoría o un buen ¿desgobierno? en mayoría. Los partidos deben aclarar qué esperan de un gobierno en coalición y con quién se puede hacer, mientras no corrijan esta cuestión, la izquierda seguirá debilitándose como en las tres últimas convocatorias.

 

En todo caso, Estado Aragonés considera que la actual Ley Electoral es injusta y promueve la partitocracia, considera que los representantes públicos deben serlo directamente de los electores, y no “propiedad” de los partidos políticos, en realidad de las burocracias financiadas con dinero público que los dirigen. O sea, que Estado Aragonés propone que la Ley Electoral sea reformada y el alcalde de Zaragoza sea elegido de forma directa a doble vuelta y los concejales en circunscripciones electorales unipersonales (en número equivalente al de concejales a elegir y de volumen poblacional similar) también a doble vuelta.

 

Colla Municipal de Estado Aragonés - Zaragoza.

 

 

,

No hay Comentarios