Archivo Noviembre, 2011

Elecciones Generales. Primeras conclusiones

Reparto pastel Elecciones 2011

Reparto pastel Elecciones 2011

Se ha cumplido el guión previsto: el PP arrasa y el PSOE se hunde. Pero esa primera impresión es preciso matizarla, tanto a nivel general como, sobre todo desde nuestra perspectiva, en Aragón.

En primer lugar, sube la abstención, los votos en blanco y los nulos. Entre los tres parámetros, a nivel general ha habido un 3 y pico por ciento menos de participación. Supera la cifra en dos millones más de abstencionistas.

La arrasada del PP (mejores resultados de su historia: tres diputados más que en 2000) se ha producido con tan solo medio millón más de votos en toda España. El descalabro del PSOE es incuestionable: pierde 4 millones de votos y obtiene menos diputados que nunca.

Por otro lado, se consolida UPyD como fuerza populista y nacionalista equiparable a las extremas derechas europeas; en la otra punta, las izquierdas de diverso pelaje proliferan por la “piel de toro”.

Mientras la moderación y ambigüedad de Mariano Rajoy igual que le da el control del llamado “centro político” le hace perder fuelle por su derecha. Por el contrario, al PSOE sus políticas neoliberales y antiobreras por un lado le movilizan el voto a su izquierda, tanto como una parte de sus votantes son vencidos por el hastío y se quedan en casa.

Estas tendencias generales deben ser matizadas en Aragón.

En primer lugar, aquí la abstención + voto nulo +  voto blanco es superior porcentualmente que a nivel general: La participación cae 5 puntos y pico más.

Para que el PP obtenga una mayoría asimilable a la media, ha tenido que unirse en coalición con el PAR, obteniendo un 5% más de votos, que en números absolutos y debido al crecimiento de la abstención, tan solo ha precisado de una escuálida subida de 12.000 votos más en todo Aragón.

El PSOE aragonés pierde 130.000 votos. La tercera parte de su electorado. Unos cuantos se van a CHA-IU, incluso alguno puede que recale en PP-PAR, pero el grueso, sin duda, se han quedado en la abstención.

CHA-IU han logrado su objetivo, obtener el diputado y con más votos que la suma de ambos, pero eso ha significado tan solo 14.000 votos más (un resultado sin embargo, relativamente más importante que la escuálida subida PP-PAR).

Por otro lado, la extrema derecha españolista en Aragón está muy enfadada con el pacto del PP con el PAR. Poco menos que considera que el PP ha traicionado la unidad de la Patria por su pacto con los regionalistas, eso le da fuerzas y la sitúa en la banda de los partidos con representación en las instituciones aragonesas.

Conclusión.

La moderación y ambigüedad de Rajoy le ha dado el control del centro; el discurso racionalista de Rubalcaba no ha significado una recuperación de voto, pero tampoco ha significado un vuelco tan espectacular del voto PSOE hacia otras fuerzas, ni por la izquierda ni por la derecha. Las izquierdas han levantado la cabeza en formato de izquierda federativa, periférica y plural, las burguesías catalana y vasca siguen ahí; y la extrema derecha española aprovecha el espacio que el PP le deja y se homologa con la europea, lo que no deja de ser esto último una buena noticia.

En Aragón el nacionalismo ha desaparecido y las fuerzas que un día reivindicaron su representación, CHA y PAR, se han convertido en fuerzas auxiliares tanto del PP como de IU. Sin duda, ello tiene sus aspectos positivos, pues partidos hasta hace poco fuertemente antiaragoneses, hoy deben cambiar sus discursos y sus políticas. Sin embargo, la extrema derecha aparece como una fuerza a tener en cuenta.

Los nacionalistas aragoneses debemos reflexionar, pues aunque es buena la “aragonesización” de las sucursales de PP e IU, ello no será más que un espejismo si no nos reagrupamos y optamos independientemnente de otras fuerzas, a las Cortes de Aragón a demandar la devolución de nuestra soberanía.

, , , , ,

1 Comentario

Elecciones 20-N y el voto

 

Viejos políticos / viejas ideas / nuevos recortes

Viejos políticos / viejas ideas / nuevos recortes

El próximo domingo 20 de noviembre, la ciudadanía va a escoger el gobierno que se va a encargar de las relaciones del Estado español con los acreedores de la deuda soberana española. Jamás ha habido unas elecciones más cocinadas que estas en la reciente historia de este país. En Grecia e Italia ya se han creado gobiernos ad hoc llevando al límite sus democracias y su soberanía. Pero aquí “ningún problema”, el propio proceso electoral y el nihilismo autodestructivo colectivo hispánico, ya lo proporcionará. Cuatro años por delante dan mucho de sí y permitirá la realización de cualquier medida por impopular que sea.  En breve España tendrá un gobierno basado en la política del “no gasto”; con un programa “señuelo” empecinado en retrotraer la legislación no sólo a ocho años atrás, sino a 30, incluidas leyes antitabaco, la del matrimonio homosexual, la de la memoria histórica, y propuestas como corridas de toros por decreto ley en todo el territorio nacional y de reversión del sistema de competencias autonómico. Todo relacionado con que son medidas que fomentan el ahorro público y la activación de la economía (las “corridas de toros” ya se sabe son un sector clave en la economía nacional). Serán estas, entre otras medidas, acordes con la ideología ultraconservadora y ultra españolista del PP. La “izquierda estructural del Régimen” o PSOE (“izquierda”, no porque propugne medidas de izquierda social sino porque está casualmente al lado de la derecha) ha gestionado la crisis como derecha económica y presumiblemente  va a estrellarse este 20-N electoral. No se puede hacer el trabajo a la derecha y seguir pretendiendo ser izquierda.

Los candidatos representan la perpetuación de la política de los últimos 20, años no lo olvidemos. No cabe esperar nada nuevo, sino mayor descaro aún. Ya lo sabemos porque nos lo han advertido, “lo van a tocar todo menos las pensiones”. El presumiblemente nuevo presidente del gobierno, por no ir más lejos, es un señor que ha estado ocho años en una sala de espera, aguardando con la paciencia de un tonto muy tonto a que todo se fuera a la mierda. Os podéis echar a temblar dado el currículum del personaje. Y el “candidato Pérez”, como lo llaman desde los medios de la derecha, para “despersonalizarlo”, no entusiasmaría ni a su abuela.

La idea de Estado Aragonés era no concurrir a estas elecciones, no obstante, nos planteamos la posibilidad de la coalición con Tierra Aragonesa, pero un poco tarde, tan tarde que no llegamos a los plazos marcados por la Ley electoral. El trabajo para nosotros empezará el 21-N junto a otras organizaciones, en lo que tendría que ser el reagrupamiento de los nacionalistas de izquierda en vistas a una acción política conjunta. El relevo en Aragón es el nacionalismo de izquierdas y la apertura hacia un proceso soberanista, todo lo demás es más de lo mismo. La flojedad de planteamientos y el pactismo de los regionalistas ha llevado al desencanto de los ciudadanos más aragonesistas. Por ello el españolismo con unas u otras siglas se va a llevar de calle, según las encuestas, la representatividad de Aragón en el Congreso de los diputados y el Senado del Estado español. Nuestro compromiso está además con el mantenimiento de los logros de la izquierda social en sanidad, educación y derechos de los trabajadores. Desde hace tres años a la ciudadanía se le ha intentado mentalizar en que los recortes en esos ámbitos son necesarios y una parte va a responder a ese mensaje y votar aun en contra de sus propios intereses. Por ello, en esta ocasión consideramos que la orientación del voto, como nunca antes, ha de ser producto de una reflexión en conciencia de cada uno.

Secretaría general EA.

, , ,

1 Comentario