Archivo Enero, 2013

Mil y pico camiones de oro

Parece que ya es definitivo: la nacionalización de la banca ruinosa en el Reino de España, imprescindible para salvar al sistema financiero europeo y probablemente mundial en un previsible efecto dominó, le ha costado al Estado 100 mil millones de euros. Una cifra estratosférica e inaprensible.

Pero podemos intentar comprender cuánto “abulta” esa cantidad de dinero en lingotes de oro. Sabemos que una onza de oro se vende en el mercado internacional por alrededor de 1.500 US$, más caro que nunca. Que un euro equivale aproximadamente a 1’30 US$. En una cotización estable a pesar de la crisis (USA tiene una burbuja mucho más grande). Una onza son 28’35 gramos. Por tanto, un gramo de oro se cotiza en el mercado internacional a 40’7’€.

La regla de tres no falla: si un gramo cuesta 40’70€, 100.000.000.000 equivalen a 21.276.596 kg. De oro, más o menos en función de las fluctuaciones del mercado en las cotizaciones del oro, el dólar y el euro.

Para trasportar toda esa cantidad de oro se necesitarían más de 1.000 camiones de 20.000kg. (lo que solemos entender por “camión grande”), exactamente 1.064 camiones, cada camión lleva oro por valor de más de 8 millones de euros. Como, obviamente el Tesoro Público no tiene tanto oro, ha habido que cargar toda esa cantidad en la Deuda Pública.

Así un Estado que hace 5 años carecía de déficit fiscal y su deuda internacional no suponía más del 60% del PIB, hoy tiene una deuda del 120% del PIB y un déficit fiscal intratable a pesar de los recortes en gasto público y las subidas de impuestos, todo en una situación persistente de recesión económica e inflación, la temida “estanflación”, la peor de las coyunturas económicas.

Por supuesto que debemos denunciar la corrupción y hay que apostar por un cambio radical en la política. Pero lo que no debemos de olvidar nunca es quién ha provocado esta crisis y porqué, porque todo lo que se dice que han robado los políticos en España, no llega ni al pico de lo que han robado los bancos. 64 camiones son más de 5.200 millones de euros. Si queremos un auténtico cambio social a nivel global debemos demoler el sistema financiero internacional, o nos la volverán a jugar y además nos dirán que los culpables somos nosotros. Ya sabéis, “hemos vivido por encima de nuestras posibilidades”, o si no nos lo creemos, los políticos que ya sabéis “todos son iguales”. Ya, pero algunos más iguales que otros, sobre todo los jefes de los políticos: los banqueros.

, , , ,

No hay Comentarios

Qué femos?

Con enchaquia de l’omenache a Chuan  de Lanuza de cada bente d’abiento, teniemos una charrada informal os compañers que mos bi achuntemos.

Os compañers emigraus en Cataluña mos contoron que astí as chens de as CUP ya son pensando en as estratechias cara ta las eslezions munizipals de 2015, irán solencos, profes. Os que somos en o país fa tiempo que dezidiemos priorizar as eslezions munizipals antis que mesmo as autonomicas, una miqueta, ye menister almitir-lo, inspiraus por as CUP.

Pero en Aragón mos trobamos con una situazión diferén. Astí se ye charrando de a posibilidá de que se fese una mena de “Frente Popular” adibindo CHA y IU, entre otris, continando con o pauto que ya fazieron ta las eslezions chenerals: “La Izquierda de Aragón”.

Cómo negar-mos a participar en un proceso d’ixa mena? Si habese un autentico “Frente Popular” en Aragón malo sería que Estau Aragonés no bi estase, tal cual lo de 1936. Pero, ye reyalista pensar-lo?
A primera custión ye a esferenzia entre eslezions chenerals y munizipals y autonomicas. Ta las eslezions chenerals l’alternatiba yera quedar fuera os dos partius, CHA y IU. Asinas que se fazió un pauto repartindo se lo tiempo en o escaño de o Congreso: primero estará lo candidato de CHA 37 meses y dimpués lo candidato de IU la resta de o tiempo. Pero t’as eslezions autonomicas y municipals ye distinto: en Zaragoza bi ha posibilidaz reyals de que un “Frente Popular” se faiga con l’alcaldía: CHA, IU y os demás no pueden no más que repartir-sen o poder, han de aprender a compartir-lo. Ixo lo beyemos, si no imposible de raso, asabelo improbable.

Atro entrepuz ye a situazión de o Conzello. Zaragoza está enronada a deudas. Por qué? Por a suya política de gasto confundiu con “imbersión”. En resumen: por a Expo. A Expo sinificó que solo que ta pagar a espropiazión de a Uerta de Ranillas abió que malbender os terrenos d’Arcosur ta Ibercaja, y regalar-le tot lo bolumen edificador. U siga, inflar a borbolla inmobiliaria. Qué feban CHA y IU? Pos CHA yera qui feba ixa política, ta lo que tenió que forachitar (u “combidar a que marchasen”) a os créticos con a Expo. Entre Ixos créticos yera la chen que dimpués refundó EA. IU teneba la endrezera de as cooperatibas inmobiliarias, y si por ella ese estau, antimás s’ese recalificau mesmo toda la Uerta entre o Cascallo y San Chuan de Mozarrifar, como proposaban PSOE y PP.

Podría ser que ambos partius se arrepentisen de o suyo pasau, pero lo más fázil ye que, consziens de l’estrapaluzio, dixen gobernar a o PP, como dizen ya a escuchetas bels de os suyos mainates.

Pero encara que IU y CHA bricasen istos entrepuzes, bi ha una custión programática, encara que  que no amenista que bolutá política,  creyemos que no nunca trusquirán con ella. Porque en o fundo, lo programa político que puede fer-se en reyalidá ye asabelo alcorzau y mugau por a situazión finanziera de as instituzions publicas, locals u atonomicas, en ixo almitimos que no mos podemos meter furos. Pero con as diputazions probinzials sí.

Somos de raso combenzius de que IU y CHA son, digan o que digan, dos partius de o Rechimen, que nunca no aprebarían boicoteyar as diputazions probinzials d’Aragón, negando-sen a trigar diputaus probinzials d’ixe ipotetico “Frente Popular Aragonés” y aforzando a l’Alministrazión Zentral a fer d’Aragón una Comunidá Uniprobinzial.

Allora, Estau Aragonés no refusamos un “Frente Popular Aragonés”, pero solo que podemos treballar, parando cuenta de a reyalidá, con a ipotesis de que  no bi ha condizions ta que se forgue ta 2015, y por tanto solo que pensamos en presentar una candidatura unitaria de a cucha nazionalista aragonesa, alredor de Religada Nazionalista.

R. Fleta

Secretaire d’Organizazión d’Estau Aragonés

, ,

No hay Comentarios

Un gobierno cipayo en el Reino de Aragón

Cipayos.- Los cipayos eran una tropa colonial al servicio del Imperio británico compuesta por indígenas hindúes. Como el resto de la población eran nativos de la India, pero cumplían los objetivos y aplicaban las políticas del colonizador inglés.

Nueva Ley de Lenguas de Aragón, viejo legalismo.- La “última versión” de la Ley de Lenguas, recientemente debatida en las Cortes del Reino de Aragón, vuelve a los parámetros paralingüísticos que marca la definición legalista, que no científica, de “Modalidades lingüísticas”. Infausto concepto que no ha servido más que para boicotear cualquier regulación legal coherente de los asuntos lingüísticos en Aragón  por aquellos que niegan tanto que haya una cuestión lingüística en Aragón, como que deba tener una normalización de acuerdo a los parámetros culturales y científicos aceptados internacionalmente. No se trata de ignorancia, incluso los defensores de “Modalidades lingüísticas” saben de qué “modalidades” están hablando: de la Lengua aragonesa y de la Lengua catalana hablada en Aragón, por supuesto.

Modalidades Lingüísticas para no definir nada.- “Modalidades lingüísticas”, como legalismo, se recoge en la vigente Constitución monárquica española de 1978 y es un término desafortunado desde la consideración que carece de cualquier base científica. Sencillamente se lo inventaron. Ningún estudioso de las lenguas ni nacional ni extranjero lo ha empleado previamente. Más desafortunado fue el momento en que se incorporó al Estatuto de Autonomía de Aragón, donde ha permanecido en sus sucesivas reformas sin modificación alguna. Fruto de la escasa conciencia idiomática de aquel momento, consecuencia de la odiosa tendencia de los políticos aragoneses a legislar por remisión y por copia literal de preceptos de reglamentaciones superiores, sin plantearse siquiera adecuarlos a las circunstancias de su tierra, ha quedado como un baldón, como un impedimento a la apertura a la realidad lingüística de Aragón. “Modalidades lingüísticas” es un término incorrecto, una especie de saco que contiene una sustancia completamente inclasificable, empleado para mantener todo lo que se le quiera meter en la más absoluta indefinición e inconcreción. Sin embargo, y precisamente por ello, les viene bien para esconder las dos palabras que más hacen crujir los parámetros de lo que la derecha nacional y regional (y algunos elementos de la izquierda también) entienden por la identidad de un Aragón “español”, esconder que estamos hablando realmente de dos idiomas el aragonés y el catalán de Aragón.

Legalismo como estrategia contra Derechos.- Invocar el legalismo es la estrategia generalizada de la derecha españolista y españolizante (PAR) y ha sido empleado no sólo en Aragón, sino en todo el Estado en general, para atajar el avance y la actitud de políticas progresistas respecto a las cuestiones que afectan a la sociedad. Es una corruptela legal. Es el ejercicio antidemocrático del Derecho.  Resulta adecuado a la ideología derechista actual de recortes y de regresión de derechos sociales y políticos (normalmente ya alcanzados y consolidados). Sirve para todo: tanto para dictar una nueva ley de educación, como para imponer políticas de austeridad, o para proclamar la supremacía del idioma oficial del Estado, o como, en el caso de los partidos de gobierno en Aragón, para borrar cualquier referencia de identidad colectiva en las lenguas de Aragón. El legalismo es subvertir la realidad por el texto de la Ley (enfrenta texto legal a ejercicio amplio de los Derechos civiles). Es la marca de estos que se dicen constitucionalistas y autonomistas y que siempre andan pidiendo el “estricto cumplimiento de la Ley”, aunque sólo y para lo que conviene a sus objetivos. El alcance que tiene es el ridículo, porque va en contra del sentido común y la racionalidad. Tenemos el ejemplo más reciente en el ese ministro llamado Wert y su esperpéntica Ley. No hay sindicato ultraderechista que no invoque o practique el legalismo. Todos conocemos de alguno que ha hecho de la “acusación popular” su principal método de acoso político al amparo de la legalidad. También el aragonés y el catalán de Aragón tienen a la zaga sus propios sindicatos ultraderechistas que le hacen la persecución… ¿El aragonés también? Pues sí. Bajo la marca “lengua-común-punto-es” en alguna web alguien hace un ejercicio supremo de analfabetismo, ideología españolista, anti-aragonesismo y desprecio a los derechos civiles de los aragoneses.

Negar el nombre para desvirtuar el derecho.- Pretenden por Ley negar la existencia de los idiomas no castellanos de Aragón (llegando al absurdo de legislar sobre algo que no se quiere ni nombrar, hasta ahí llega la tontura de esta gente) para no tener que enfrentarse a la carga identitaria que conlleva la mera pronunciación de sus nombres. Porque Aragonés y catalán de Aragón no caben en el ideario casposo de la derecha españolista y españolizante de Aragón. En su mente, se les haría tan complejo la estructura de la realidad identitaria y cultural aragonesa que simplemente, ¡optan por ignorarla!. En su esquema ideológico de una Nación española (concepto legalista donde los haya) hay definido un idioma oficial, el castellano y no otro (el español legalmente no está recogido en la Constitución española, ¡mira por donde el español no es un idioma español!, será hondureño o nicaragüense, pero no español). Aragón estaría pues según ellos inquebrantablemente encuadrado en esos parámetros nacionales y las demás lenguas que se hablan en esta tierra serían “residuos” de una idiosincrasia medieval, vernácula o arcaizante, ¡o vaya usted a saber qué…! En esta ideología casposo-españolista el concepto Aragón Trilingüe no es computable. Un Aragón donde, además del castellano oficial, se tenga que reconocer otra lengua, el aragonés, que además es autóctona, por tanto nacional de Aragón (marcando además una inequívoca identidad idiomática aragonesa propia) y otra más, que para “colmo de males” (según su pensamiento) es la que se habla en la C. A. vecina, donde el nacionalismo es ideología dominante y se ve como amenaza desde este lado, supone para estos elementos un conflicto identitario irresoluble. “Irresoluble” sólo por su propia incapacidad política para asumirlo y resolverlo. Y “conflicto” sólo porque no son capaces de entender la realidad de que en Aragón hace ya siglos que vienen hablándose tres lenguas. ¡Tanta ignorancia, tanta incapacidad y tanta cobardía no se pueden ver juntas más que aquí!

Aragón en la batalla ideológica del españolismo contra los particularismos.- Estas buenas gentes de la derecha españolista y españolizante de Aragón lo que pretenden es evitarnos los conflictos identitarios que arrasan en otras C. A.” “¡Oh bondadosos próceres!”. Buscan con ello, mantener alejada nuestra política de los “malos rollos que da el debate sobre la propia  identidad”, pero sobre todo lo que buscan es que nuestro propio concepto como colectivo humano permanezca subordinado, perpetuamente identificado y nunca puesto en duda con la pertenencia y dependencia cultural del Estado español. Es por eso que “sus objetivos no son aragoneses”. Es por eso por lo que es un “gobierno cipayo”, porque no se supeditan a los intereses y necesidades de la población que administran, sino a las de una entidad administrativa superior y foránea que los quiere ligados a ella, no sólo en lo político sino también en la identificación cultural, negando la evidencia del particular componente idiomático de Aragón. Son, se dicen y parecen aragoneses, pero obedecen por encima del interés objetivos de los ciudadanos aragoneses una voluntad colonial que les bloquea las vías de desarrollo y normalización cultural como pueblo. Desde fuera nos están mirando con la estupefacción que produce que en pleno siglo XXI hay un gobierno incapaz de dar respuesta con racionalidad a la cuestión lingüística de su propio país, con una mentalidad colonial de cortas miras, plegado la presión y los intereses de las versiones locales de los lobbys ultraderechistas y ultraespañolistas, que son completamente ajenos al fondo y a la cuestión técnica y social de las lenguas, que sólo intervienen por intereses ideológicos y que están metidos en la estrategia del entorpecimiento, boicoteo y bloqueo de iniciativas de normalización política de realidades sociales emergentes que, desde la cuidadanía, exigen su reconocimiento legal. Hoy la ultraderecha actúa así y así se quiere llevar el gato al agua, pero en buena parte es la permisividad y el envalentanamiento que les da no tener enfrente un movimiento de reconocimiento del aragonés y del catalán de Aragón unido que presente batalla ante las instituciones.

La necesaria unidad para parar a los cipayos.- La imposibilidad de un movimiento de reconocimiento de las lenguas unido se hizo evidente en el II Congreso del Aragonés, a donde los enviados en representación de la Administración cipaya aragonesa de entonces llegaron un tanto asustados porque no sabían a lo que se iban a enfrentar. Se les veía en la cara. Pero incapaces de presentar ante ellos un perfil unido, las asociaciones del aragonés y personas a título individual allí presentes, los representantes mudaron en un semblante de satisfacción de ver que no tendrían que bregar con una plataforma fuerte y unida a la que hubiera que hacer caso, sino contra varios grupos muy fraccionados y débiles con nula capacidad de influir políticamente. Si alguien imagino alguna vez un “lobby por la Lengua aragonesa” allí mismo fue enterrado.

, , , , ,

No hay Comentarios