Archivo Abril, 2013

Muerta la Tatcher, ¿muerta la rabia del neoliberalismo?

 Ha muerto Margaret Thatcher, la “Dama de Hierro” del neoliberalismo. La izquierda recuerda amargamente su papel en la demolición del Estado del Bienestar británico. Pero nadie parece preguntarse cómo pudo ganar tres elecciones seguidas el Partido Conservador con ese programa. Y sobre todo cómo pudo, trasgrediendo todas las leyes keynesianas, impulsar el sacrosanto crecimiento económico, objetivo áulico de la socialdemocracia desde Keynes:

http://www.youtube.com/watch?v=mk6vgZGdar8

Realmente, en 1979 “Keynes había muerto”. Su Teoría General basada en el manejo de la Demanda Global como solución bien a los problemas de inflación bien a los problemas del desempleo, no servía ante la crisis del petróleo de 1973. Un nuevo problema surgía del desarrollismo: el de la gestión de la energía.

Las fuerzas conservadoras combinaron lucha geoestratégica por el control de las fuentes de energía con políticas microeconómicas de rigor presupuestario.

El hecho es que la socialdemocracia, centrada en las variables macroeconómicas, había despreciado un asunto tan básico como el rigor presupuestario. Eso había llevado a convertir al Estado en un conjunto de estructuras insostenibles.

Desde la izquierda comenzó a pensarse en el desarrollo sostenible y teorizar sobre las energías renovables, pero ya era tarde: los neoliberales se habían hecho con el poder, y con el discurso del rigor presupuestario, la “ética del trabajo” y la necesidad de gestionar bien las empresas nos impusieron unas políticas económicas basadas en “la moderación salarial y flexibilización laboral” que la propia socialdemocracia aplicó con entusiasmo en vez de pensar en una alternativa.

Mientras, el bloque soviético desapareció y se convirtió en un nuevo mercado hacia donde expandir el capitalismo, los neocón “alucinaron” con el final de la Historia, cumplieron el viejo vaticinio marxista del capitalismo global, y se creyeron que podrían inflar su burbuja eternamente, la socialdemocracia se adaptaba con la teoría de la “Tercera Vía” de Toni Blair, una especie de “neoliberalismo de rostro humano” y el resto de la izquierda justo tenía fuerzas para impulsar políticas de resistencia contra la globalización.

Hoy sabemos que el crecimiento no era eterno, que las burbujas especulativas explotan, que los ciclos de Schumpeter son reales y que las propuestas keynesianas no estaban muertas. Pero si la izquierda no aprende la lección de la derrota que nos infringieron políticos tan autoritarios como criminales (recordad a la Contra nicaragüense o el hundimiento del General Belgrano en Malvinas) como Reagan y Tatcher, no habrá servido de nada. ¿Qué errores cometió la izquierda de los años 60 y 70 para que el neoliberalismo haya triunfado, y lo que es más doloroso, funcionado, durante 30 años?

Rafel Fleta

Consello Nazional

Estau Aragonés.

, , , , ,

No hay Comentarios