Archivo Diciembre, 2016

Estau Aragonés debán de o Consello d’Aragón ta 1936

Siñal d'Estau aragonés

Siñal d'Estau aragonés

Cuan ta o verano de 1936 as columnas de milizianos ocuporon o terzio oriental d’Aragón, os campesinos reboluzionarios aprofeitaron a fuyida de caziques y golpistas ta enzetar a coleutibizazión de a tierra. En primeras fazió onra a las Columnas que, aprezisadas de lochistica, no teneban atra traza d’aprobisionar-sen, encara que suposó una buena ripa de pleitos entre milizianos y campesinos. Istos pleitos dixaron claro que yera menister organizar politicamén o proceso reboluzionario.

A CNT eba prebau de portiar a Reboluzión Sozial ta toda España, prebando d’establir Consellos Rechionals d’Esfensa que la endrezasen. Estos Consellos Rechionals deberían aber estau coordinaus por un Consello Nazional. Pero solo que lo Consello d’Aragón se consolidó, estando legalizau por a Republica como lechitimo gubierno d’Aragón t’abiento de 1936.

Entre que o Consello d’Aragón se constituyó de feito y se legalizó por a Republica, abió firme debate entre os aragoneses, espresau en a prensa de Barcelona.

Ta o 30 d’otubre, Gaspar Torrente publicó lo suyo primer articlo en “Diari de Barcelona”, papel informatiu d’Estat Catalá, reproduziu, como toz os zitaus en iste articlo, en o libro “Cien años de nacionalismo aragonés”, que replega os articlos de Gaspar Torrente, publicau por RENA ta 1988 en edición parada por Antonio Peiró.

En o debandito articlo, tetulau “Primer Govern indepedent d’Aragó” saluda la constituzión de o Consello d’Aragón y refirma á o suyo presidén, Joaquín Ascaso: “nosaltres, com a nacionalistes que som, aprovem la decisió i determinació del company i paisà Ascaso”. Refusa Gaspar Torrente as creticas contra o Consello  ”dels eterns descontens de la causa aragonesa, d’aquells, que només veuen i han veut el nostre poble a través del prisma de la Pilarica i de la Jota”, chen que refusaba que as tropas catalanas portiasen “banderes barrades, oblidant, aquests eterns professionals de la crítica, que també la bandera barrada és l’ensenya dels aragonesos”.

A la fin, Torrente concreta l’oxetiu de o suyo articlo: “assabentar als components del Govern que va quedar pendent de resolución un afer del Poble Aragonés de veritable trascendencia per la nova estructuració de la vida del nostre poble: els acords del Congrés de Casp, o sigui, l’Estatut, avalat i refrendat per un grapat d’Ajuntaments i Estaments. més socials que politics de tot l’Aragó.” Ascape paroron cuenta os nazionalistas aragoneses de que en l’achenda d’Ascaso y a suya colla faísta no figuraba demandar á la Republica legalizar lo Estatuto de Caspe, mesmo que o suyo discurso aragonesista no yera que un postizo ta ganar-se a o pueblo, por más que o proprio Ascaso lo rebindicase en as suyas Memorias escritas uns años dimpués, en o ecsilio.

Bels diyas más tardi, chusto antis de a suya legalizazión, o Consello d’Aragón fazió un mitin ta Barcelona, o día 15 de noviembre, ta “explicar a o Pueblo Aragonés y Catalán os propositos que l’animan”. Asinas se leye en dos nuebos articlos, publicaus por Gaspar Torrente en el “Diari de Barcelona”, Un d’istos articlos estió publicau a bispra, anunziando de buen implaz o debandito mitin, y l’atro lo día 3 d’abiento, pero se beye que iste lo escribió con o morro tuerto, pues l’autor diz que a una parti de a chen que estió en o mitin, no le cuacó brenca que os militans d’Estau Aragonés bandiasen o suyo siñal.

Gaspar Torrente carraña a os organizadors por no i portiar “les Barres d’Aragó com era el seu deure fer-ho”, y encara que almite que o feito no malmeteba la formazión de o “Govern de Defensa d’Aragó” sí que se quexaba de que “no va veure’s la manifestació nacional del nostre poble de la manera que l’acte reclamava i com era propi palesar”, ya eba esplicau unas ringleras antis l’autor porqué estaba carrañau con Ascaso y la suya chen: “Hi ha, peró, una cosa o fenomen viscut entre els aragonesos, l’amor a Aragó, l’amor a la terra. Peró es dóna el cas que els uns senten l’Aragó a través de les doctrines i ensenyaments centralistes, i veuen el nostre poble no com una cosa viva i natural, no com una Nacionalitat nascuda de sí mateix, sinó una vulgar regió española imposada per l’ensenyament balder del centralisme español”.

Pa rematar l’articlo, Gaspar Torrente fa un zeño, una mica somarda, ta “l’amic Ascaso”: le diz que si demanda aduya, no le’n ha de faltar en que “veiem formada la Junta o Govern de Defensa d’Aragó  a base de totes les forces del Front Popular i antefeixistes … L’Aragó per damunt de tot. Si els homes de l’anarquisme están disposats a transigir, més han d’estar-ho els altres, i més encara nosaltres que ja portem cabells blancs predicant la llibertat de la nostra terra”

Asinas, de zaga l’entusiasmo de o primer articlo, fa un segundo con una miqueta d’amargura, pues o Consello d’Aragón no apercaza lo esprito aragonesista que os militans d’Estau Aragonés creyeban obligau; encara que os nacionalistas aragoneses continan refirmando a o Consello, meten como condizión a nezesidá de que todas as fuerzas antifaxistas reculen una miqueta cadaguna ta plegar en bel alcuerdo.

Deseguida, o 5 d’abiento, Diari de Barcelona publica unatro articlo tetulau “Nacionalisme y Anarquisme”, do Gaspar Torrente esfiende a ideya de o nacionalismo debán de os anarquistas, prebando d’amostrar que, tal cual os anarquistas se quexan de l’arbitraria identificación d’anarquía con desorden y barullo, ellos mesmos no eban de cayer en a identificación de nazionalismo con ideyas retrogradas. Ye un articlo prou simplista, que no más se puede entender ficau en un furo debate entre a chen d’Estau Aragonés con a chen de o Consello d’Aragón.

Ista pleitina no yera puntual, y ascape s’estendillo como una luita de “o Consello d’Aragón contra toz”. Tot remató con a disolución de o Consello d’Aragón, reduziu ya no más que a Ascaso y a suya colla de colaboradors faístas, ta chunio de 1937, que se fazió efeutiba t’agosto, en o contesto de as luitas entre anarquistas y comunistas en as carreras de Barcelona. O 7 de chulio trenca Gaspar Torrente o suyo silenzio en prensa ta publicar un articlo en l’Humanitat, papel informatiu d’ERC, do s’alegraba plazentero de a disolución de o Consello que “va neixer mort. Estava mancat d’aquell esperit netament aragonés, d’aquella convicció aragonesista i d’aquella fermesa autonomista que d’una manera ferma i decidida había plasmata (sic) dos mesos abans del 19 juliol un gran acte pro Estatut Aragonés de Casp”. Iste ye lo zaguero articlo conoxiu de Gaspar Torrente.

O Gubierno de a Republica disolvió lo Consello presidiu por Ascaso, pero nombró Gobernador d’Aragón a un militán de Izquierda Republicana conformando lo que se clamó “segundo Consejo de Aragón” conseguindo lo refirme y aduya de os militans d’Estau Aragonés que encara continaban autibos, como José Aced, secretario de o Congreso de Caspe y zaguero sobrebibidor de o nuestro partiu y que “pasó lo testigo” a lo nuestro autual Presidén, Andrés Castro. José Aced ye qui lo remera en as suyas Memorias, publicadas por REA, Centro Aragonés de Barcelona y Ayto. de Alcorisa en 1997. D’atra man, o Comité Nazional de a CNT no fazió cosa contra a disolución de o Consello d’Aragón y remató dentrando en o Gubierno de Negrín. Ascaso estió espulsau de a CNT, acusau de prebar de furtar os diners de o Consello, y moriría, repudiau y albandonau de toz, ta Venezuela en 1979, como remera Julián Casanova en “Anarquismo y revolución en la sociedad rural aragonesa 1936-38″

Fa uns años, o investigador Agustín Martín trobó, cuasi por casualidá, o banderín de l’auto ofizial d’Ascaso como Presidén de o Consello d’Aragón, lo que estió muito importán, pues no se conoxeban as suyas colors. Isto fazió asabelo contentos a os anarquistas aragoneses que gosan fer-lo servir agora como proprio, y mesmo a muitos aragonesistas que remeran un gobierno independién que tenió Aragón y fan onra asinas a memoria de o nuestro país.

No dudamos de a lechimidá de o Consello d’Aragón como gubierno de o nuestro país, asinas lo reconoxió lo Gubierno de a Republica, y asinas lo reconoxió Estau Aragonés y o nuestro Presidén y fundador Gaspar Torrente.

Estió tan lechitimo como lo “segundo Consello d’Aragón”. Sin dembargo, a prenzipal cretica que les fazió Gaspar Torrente, encara que dica agora oblidada, ha de ser reconoxida como  enzertada: o Consello d’Aragón, ta organizar a reboluzión, debería haber replegau o esprito autonomista de o Congreso de Caspe, haber demandau que o Gubierno de a Republica aprebase o Estatuto d’Autonomía (siñau por todas as fuerzas progesistas aragonesas en mayo de 1936) y aber adotau lo siñal de as cuatro barras como proprio. Y a partir d’astí, prenzipiar a treballar.

En cuenta d’ixo a chicota colla de faístas que teneban a mayoría de o Consello s’enfrontinoron á toz y á tot, no transichieron en cosa de lo que eban dito y s’enzenegaron en una delera reboluzionaria que no les lebó ta dengún puesto que remataron por enronar as buenas esperienzias, que sin duda abió en a reboluzión, debaxo de as consecuenzias de a suya mala chestión y o suyo sectarismo. Y antimás imposaron un siñal que a nusatros mos parixe bien fiero.

Por ixo, lo nuestro siñal contina estando lo mesmo que os militans d’Estau Aragonés bandiaron ixe 15 de noviembre de 1936 debán de o Consello d’Aragón.

Rafel Fleta

Secretario d’Organizazión d’Estau Aragonés.

Lizenziau en Istoria.

, , , , , , , , ,

No hay Comentarios

Andrés Castro, concejal de Sant Boi

castroAndrés Castro es un albañil aragonés residente en Cataluña desde la infancia. En los ochenta comenzó su militancia como activista cultural aragonesista, siguiendo la tradición de la emigración aragonesa en Barcelona, no en vano tomó contacto con José Aced, el último superviviente de Estado Aragonés, el de la República y la Revolución, rescatando su memoria del olvido.
En los 90 fue presidente del Ligallo de Emigración de CHA en Catalunya, colaborando también con ERC. Fue expedientado por CHA en 2004, al denunciar públicamente la paradoja de  que CHA acudiese a las Elecciones Europeas con un partido independentista catalán como ERC y reprimiese internamente la opinión de los independentistas aragoneses.
Como respuesta al subsiguiente giro derechista de CHA, se dio de baja e impulsó la refundación de Estado Aragonés en 2006, siendo su presidente desde entonces, retomando su ideología independentista y autogestionaria.
Paralelamente a su actividad política ha continuado realizando su actividad cultural: en los años 93, 94 y 95 recibió diversos premios por sus comics en lengua aragonesa “Tenazeta de Fierro” de Sabiñánigo, el año 14 un accésit al premio literario en aragonés “Ana Abarca de Bolea” y el año 15 otro al Premio “Reino d’os Mallos”, actualmente colabora también con el cantautor aragonés residente en Hospitalet de Llobregat Kike Ubieto.
Si bien su actividad dentro de EA ha sido más de autoridad moral que de gestión directa, no le ha impedido participar activamente en la CUP, en representación del grupo de EA en Cataluña. Desde el primer momento formó parte de la asamblea que en Sant Boi de Llobregat impulsó la formación de la candidatura “Gent de Sant Boi - CUP” las pasadas elecciones municipales y que obtuvo dos concejales.
En virtud del acuerdo de rotatividad de cargos, este 22 de diciembre de 2016, Andrés Castro tomará posesión del cargo de concejal de Sant Boi de Llobregat, que ostentará durante el próximo año, o el tiempo que determine la asamblea.
Desde su cargo público, el primero que ostenta en su dilatada militancia, continuará la labor de oposición, leal pero implacable, al gobierno municipal ostentado por PSC e ICV, así como su trabajo en pro del socialismo y de la independencia de Aragón y Cataluña.

, , ,

No hay Comentarios

Horizonte 2019. Compleganza. Documento estratégico de Estado Aragonés.

Horizonte 2019.

Compleganza Aragonesista.

Documento estratégico de Estado Aragonés.

¿Qué es el aragonesismo político?

Por un regular, consideramos que el aragonesismo es una especie de sentimiento de apego a nuestra tierra, nuestras costumbres y cultura propia. La traslación de este sentimiento al plano político, es decir, al aragonesismo político, puede definirse como la priorización de la resolución de nuestros problemas sobre otros ajenos o lejanos por los propios aragoneses. Pero en realidad, esto puede ser defendido por cualquier partido político con presencia en Aragón, hasta el más españolista y centralista; porque es una definición superficial e insuficiente.

Si analizamos el discurso de dirigentes políticos regionalistas como Rudi, Santiesteve, Aliaga, Echenique, Barrena o incluso Lambán (éste último el único de ellos que utiliza el término “país” para referirse a Aragón) observaremos que la concepción que subyace en su discurso sobre qué es Aragón, es meramente territorial: Aragón sería tan solo una región de España, y los aragoneses seríamos simplemente quienes residimos en ella. Aragón es definida por el regionalismo como una parte de España, indisolublemente unida a ella desde y para siempre”.

Esta concepción, para cualquier aragonés consciente, es sencillamente aberrante. Aragón es el territorio que ocupa el Pueblo Aragonés, y lo es así desde “la noche de los tiempos”; desde que los reyes se autodenominaban, en los textos “Rex Aragonensium”, “Rey de los Aragoneses”, primero existió el Pueblo Aragonés, “los aragoneses”, después y constituido por ellos, Aragón.

El Pueblo Aragonés es quien ocupa, pues, su territorio, que se define así por ello. El Pueblo Aragonés ocupa exactamente el mismo territorio desde 1300, por acuerdo de Cortes de ese año con el Rey Jaime II. No hay que olvidar que cuando los aragonesistas definimos a Aragón como Pueblo nos referimos al mismo concepto que se utiliza en la Carta Fundacional de la ONU: “Nosotros, los Pueblos de las Naciones Unidas …” con todo lo que ello significa de reconocimiento de nuestro Derecho a la Autodeterminación. Aragón se define, pues, políticamente, no culturalmente o lingüísticamente.

Así, en Aragón conviven varias lenguas y culturas y la defensa de nuestra cultura y lenguas aragonesas, no ha de ser privativa de los aragonesistas. Cualquier persona aragonesista considera, por tanto, que cualquier pretensión desde el exterior de anexión territorial, parcial o total, o cualquier negación de nuestro hecho nacional encierra una agresión contra Aragón.

Es necesario por tanto, puntualizar, y reflexionar sobre la necesidad de poner en valor ante la sociedad aragonesa lo que significa el aragonesismo político con claridad. Se impone por tanto una ampliación de la definición del aragonesismo político.

Si hemos dicho que puede definirse como la priorización de la resolución de nuestros problemas, sobre otros ajenos o lejanos, por los propios aragoneses, una fuerza política adscrita al aragonesismo político debe de establecer por tanto, como eje central de su acción, la resolución de toda problemática referente a Aragón y al pueblo aragonés en primer término. Y sólo a partir de ahí, la de problemas comunes con otros pueblos cercanos, hasta la participación en una política humanista y global.

Una fuerza política española, aunque pueda incorporar el aragonesismo político dentro de su programa de acción política, no podrá ser considerado un partido aragonesista, puesto que su eje central de acción nunca podrá ser Aragón y nuestro pueblo en primer término. Esto se traduce en que, en aquellas materias que haya especial conflicto con el Reino de España como la cuestión hidrológica, un partido español puede mantener dos dicursos diametralmento opuestos y simultáneos ante dos electorados diferenciados por su situación geográfica y nivel de afección de la problemática concreta. Una fuerza adscrita exclusivamente al aragonesismo político solo tendrá un discurso.

Así, problemáticas como el caso de la Mina de Borovia, la reapertura de la línea férrea del Canfranc, o la recuperación de una fiscalidad propia en Aragón, son asuntos que podrán ser defendidos sin doble discurso por un partido adscrito al aragonesismo político, sin peligro de quedar como un adorno cosmético, vacío de contenido.

Es por tanto una necesidad que la sociedad aragonesa vea nuevamente al aragonesismo político defendido por una fuerza política autóctona, adscrita a esta forma de hacer política como eje principal de su acción, como una fuerza de renovación social, que efectivamente aporte soluciones a problemáticas actuales y plantee la construcción de un futuro de prosperidad para el Pueblo Aragonés, con nuevos proyectos e ideas innovadoras, superando el tradicional pensamiento de “defensa de lo nuestro”, en el que actualmente está languidenciendo.

En este sentido, también cabe entrar en el debate de impulsar nuevas estrategias desde el soberanismo que impliquen nuevas banderas sociales para el aragonesismo. En este sentido, explorar la vía que abre la constitución española vigente en la Disposición Adicional Segunda en lo referido a los “Derechos Históricos”, sería perfectamente útil para Aragón. El cambio de estatus de Aragón a Comunidad Foral, sería un mecanismo válido para recuperar la Hacienda propia. La foralidad como estrategia para dar comienzo a proyecto de reconstrucción nacional, republicano y popular.

Una acción defensiva nunca ha liderado iniciativa alguna. El aragonesismo por tanto, debe de “cambiar el chip”, y pasar gradualmente a retomar la iniciativa en el escenario político aragonés. Si no abandonamos viejas inercias “regionalistas”, el aragonesismo político puede ser visto como una herramienta anticuada e inservible por la propia sociedad aragonesa. Discurso, estrategia y comunicación tendrán que cambiar y hacer un planteamiento ganador e ilusionante a largo plazo. Hablamos del aragonesismo 2.0.


Horizonte 2019. Compleganza política.

El aragonesismo político está en crisis. Y está en crisis porque los partidos políticos tradicionalmente adscritos a él no han tomado las riendas de una renovación seria de su pensamiento político. Vemos como el PAR, la derecha aragonesista, está en un largo proceso de absorción por el PP, cuya velocidad se verá moldeada en función de los resultados electorales futuros, pero que avanza en el tiempo de forma inexorable. Compromiso con Aragón se conforma como una fuerza menor, residual continuista de la esencia inicial del PAR, con un recorrido mucho más corto que el partido matriz.

Se dibuja por tanto un escenario en que la izquerda aragonesista representada por CHA, quedará en un futuro más o menos previsible como única fuerza política relevante del aragonesismo político. CHA se encuentra en un proceso de renovación, y actualmente sigue siendo un partido referencial en el escenario político aragonés, pero no lidera una renovación social como sucedió en la década de los 90 y hasta la primera mitad de los 00. La crisis de CHA provocó la salida de numerosos y valiosos militantes, y a la postre la conformación de nuevas fuerzas políticas, Estado Aragonés (2006) y Puyalón de Cuchas (2009), además de un descenso y estancamiento electoral, en el que actualmente se sitúa. Actualmente Entabán (2016), conformada por antiguos miembros de Podemos en Huesca, conforma otra parte de la izquierda aragonesista.

Si los aragonesistas queremos tener los mejores resultados, ser útiles a nuestro pueblo, debemos unirnos en una plataforma electoral unitaria. Después podremos plantearnos pactos de gobernabilidad o gobiernos de coalición con partidos regionalistas con los que podamos coincidir en aspectos concretos de la gobernanza, buscando siempre lo mejor para nuestro Pueblo. Nuestra propuesta no puede ser, pues, una coalición coyuntural de amplia base social, una especie de “Unión Temporal de Empresas” como se suele decir, sino en un compromiso a largo plazo de las fuerzas políticas aragonesista de izquierda que conformen un nuevo proyecto político ganador, y que sepa tomar la iniciativa y el liderazgo de la renovación social, posición que para muchos aragoneses ahora ocupa Podemos y sus confluencias.

Un acuerdo táctico cuyo espúreo objetivo fuese fortalecer nuestra posición a costa de parasitar a nuestros socios, aprovechando su mayor fortaleza, resultaría ser un politiqueo, estéril y absurdo para Aragón, aunque eso pudiera tácticamente fortalecer organizativamente a nuestro partido. Estado Aragonés, tiene una visión de la política al servicio de nuestra patria, Aragón, cuestión que nunca podríamos hacer actuando políticamente de forma estructural con partidos políticos estatales. Por tanto, debemos renunciar a formar parte de las propuestas regionalistas o provincialistas de la izquierda española, como Unidos Podemos, Zaragoza en Común, Cambiar Huesca o Ganar Teruel, pues sólo desde una cínica posición oportunista, cuando no parasitaria, puede un aragonesista sincero integrarse en ellas. Posición por otro lado, inútil para el Pueblo Aragonés.

El objetivo político prioritario de Estado Aragonés para las elecciones de 2019 debe ser la conformación de una coalición de partidos de carácter permanente, o en su defecto, la presentación de candidaturas unitarias de la izquierda nacionalista aragonesa en todas las convocatorias electorales de ese año (al menos municipales, aragonesas y europeas). Esas candidaturas deben hacerse de acuerdo, al menos, con CHA, y si es posible también con Entabán, UISA, Puyalón de Cuchas y otros grupos que pudiesen sumarse. No se puede ignorar el hecho de que CHA es la única organización de la izquierda nacionalista con representación en Cortes e implantación en casi todo el territorio nacional. Para la consecución de tales candidaturas unitarias, Estado Aragonés tan sólo pone las siguientes condiciones: 1ª La participación de nuestros militantes en la elaboración de los Programas Políticos, pactando los acuerdos y, en su caso, los desacuerdos. 2ª La participación de nuestros militantes y simpatizantes en las Primarias para la elaboración de las listas, con el sistema que se acuerde. Participación tanto pasiva como activa. 3ª Seguimiento por parte de EA del trabajo institucional de los cargos electos tras las elecciones.


El camino: la Compleganza Social.

Para conseguir la construcción de unas candidaturas unitarias, en el contexto de unas Primarias conjuntas, es preciso antes impulsar la unidad de acción en las reivindicaciones políticas y sociales, Estado Aragonés está comprometido con ello, para lo cual hay que intentar realizar el máximo de actos comunes. La unidad de acción de organizaciones aragonesistas, desde la base, en toda clase de actos públicos y reivindicativos creará las condiciones de confianza mutua necesarias para que la compleganza política resulte más sencilla de lo que ahora se nos antoja.

La celebración conjunta de eventos emblemáticos para el aragonesismo (23 d’abril 20 d’abiento …) o la conformación de un bloque unitario reconocible en las manifestaciones de los movimientos sociales son los espacios en los que puede crecer esta compleganza social aragonesista.


Los retos de Estado Aragonés: organización y visibilización.

El largo camino de la recuperación de la soberanía por el Pueblo Aragonés y del Socialismo Internacional requiere nuestro máximo compromiso militante.

No debemos sucarrarnos en la militancia y en los debates, como tantas veces hemos visto en la historia de la izquierda internacional y en el movimiento obrero y los movimientos sociales en general, pero todos y todas debemos preguntarnos qué más podemos aportar para la consecución de estos objetivos. Estado Aragonés necesita todo el esfuerzo que podamos aportar.

Debemos ser conscientes de que cuanto más fuerte sea nuestra propuesta socialista y soberanista en el seno del aragonesismo progresista, más fácil resultará la compleganza que proponemos. La articulación de ese compromiso militante es la función de Estado Aragonés como partido.

Así tenemos varios retos para el futuro: Debemos impulsar nuestra implantación territorial pues, aunque nuestra apuesta sea la de elaboración de candidaturas conjuntas, nuestra implantación territorial y la percepción por parte del resto de aragonesistas de que Estado Aragonés crece y se fortalece ayudará sin duda a que seamos tenidos en cuenta. Debemos también elaborar propuestas políticas concretas que nos permitan incidir en la elaboración de programas conjuntos de cara a 2019. Construir programas comunes ha de ser la piedra angular de una compleganza estratégica y no meramente coyuntural. Y por último, potenciar la propaganda, debemos hacer visible nuestra bandera, señal de nuestras ideas y nuestra propuesta política. La propaganda no debe ser olvidada, pero ha de ser la última prioridad. No debemos caer en el error de otras organizaciones, demasiado ocupadas en intentar aparentar más de lo que son hasta el punto de olvidarse de la elaboración programática y estratégica.

, , , ,

No hay Comentarios

POR UN ARAGÓN LIBRE

20 d'Aviento 2016

20 d'Aviento 2016

En un día como hoy, un 20 d’Aviento, Juan de Lanuza El Joven fue decapitado por defender los derechos y libertades de Aragón por eso queremos hacer un llamamiento al pueblo aragonés, a los diferentes colectivos, partidos políticos, sindicatos, y organizaciones de carácter aragonesista, para que más allá de las diferencias puntuales que nos separan seamos capaces de salir a la calle juntas por un fin común.

Las personas que nos encontramos en este acto, manifestamos nuestra absoluta voluntad de continuar trabajando por un Aragón más justo, más digno y más solidario; para construir una sociedad aragonesa en la que el poder y la capacidad para decidir no sean una quimera, un papel mojado como desde hace décadas nos quieren hacer creer. Queremos ser un pueblo soberano.

Es necesario un Aragón mejor, feminista, basado en la justicia social y la distribución de la riqueza, con unos servicios públicos de calidad y gratuitos. Necesitamos mayor soberanía económica para decidir sobre nuestros recursos. Para obtener la emancipación social, para disponer de una democracia participativa de personas libres e iguales.

Aragón no será libre si no es feminista. Hay que luchar por construir una sociedad igualitaria, combatiendo el heteropatriarcardo. Una sociedad libre de discriminaciones por razón de género, sexo u orientación sexual. Donde hagamos de la diversidad una de nuestras riquezas.

El pueblo aragonés ha demostrado a lo largo de la historia gran capacidad de movilización en la defensa de sus intereses y un alto grado de implicación y participación en los grandes retos que ha tenido que hacer frente. No es momento de abrir heridas entre las aragonesas, es más importante buscar lo que nos une que lo que nos separa.

Durante los últimos 25 años nuestros gobernantes han estado haciendo una política con minúsculas, ya que los grandes problemas que Aragón viene arrastrando siguen sin resolverse: la financiación económica, el desdoblamiento de las carreteras estatales, la mejora de la línea ferroviaria de Teruel (eje cantábrico-mediterráneo), la paralización definitiva de las grandes obras hidráulicas de regulación, la recuperación del patrimonio aragonés artístico o cultural en el exterior, o la deuda histórica del Estado y otras que se están empezando a desbloquear como elCanfranc.

Ahora es el momento de marcar prioridades en un proyecto común que nos haga sentir que caminamos juntos en la superación de la crisis económica, política y cultural que golpea a todos y a todas.

La falta de inversión en infraestructuras ha llevado a tener un territorio mal comunicado, lo que dificulta el desarrollo económico y la vertebración territorial. Es preciso la finalización de las autovías que están en construcción y el desdoblamiento de las carreteras estatales. Es prioritario establecer una buena red de comunicaciones intercomarcales, que hagan más fácil la vida de la gente de los pueblos. Hay que trabajar para revertir la situación de despoblación en el mundo rural, con pueblos y comarcas vivos y con futuro.

Los servicios públicos deben ser uno de los ejes principales en la construcción de nuestro País. Debemos apostar claramente por una sanidad pública, universal y de calidad. Nuestra apuesta es una Educación pública y de calidad, que desarrolle la FP de manera decidida, y también que defienda la Universidad de Zaragoza como elemento de desarrollo para nuestras próximas generaciones. Todo ello pasa por la derogación de la LOMCE, destinando los recursos económicos necesarios para alcanzar unos niveles óptimos, invirtiendo los indicadores actuales.

También es fundamental una defensa clara de nuestra cultura, Lenguas y tradiciones. Necesidad de un pacto nacional por las lenguas para su dignificación y oficialidad.

Aragón necesita un proyecto industrial claro, basado en la especialización y la sostenibilidad, que sea referente europeo y mundial, generador de empleo de calidad difícilmente deslocalizable. Apostamos por el establecimiento de un Distrito Europeo de la Industria del reciclado, que aúne vertebración del territorio con formación, universidad e investigación, desarrollando la marca de Aragón sostenible: “agua, energía y reciclado”.

Otra de las apuestas claves debe ser la Agroindustria, debemos profundizar en nuestras denominaciones de origen para abrir nuevos cauces y mercados.

En el plano laboral vemos necesario para avanzar en derechos un Marco de Negociación Colectiva propio, como paso previo a un futuro Marco Aragonés de Relaciones Laborales. Sólo así tendremos capacidad para evitar desregulaciones impuestas.

Así mismo, debemos reivindicar con fuerza al Gobierno del Estado español un tratamiento justo y equitativo respecto de los demás territorios, para eliminar el agravio permanente y discriminatorio que históricamente hemos sido objeto.

El Estado español vive en una inercia de saqueo por culpa de la incompetencia política; como siempre lo pagan los más vulnerables; tasas de desempleo disparadas, personas sin ningún tipo de ingreso, eliminación de nuestras políticas que sofocaban el drama de los desahucios, bajada de los salarios, reformas laborales individualizadas…

En este 20 d’Aviento reclamamos los derechos y libertades de nuestra nación, la defensa de nuestra memoria y de nuestra solidaridad identitaria, la defensa de nuestra diversidad natural, de nuestra cultura, nuestras lenguas y nuestras tradiciones, como bienes inmateriales sólidos sobre los que construir el Aragón que queremos.

¡Entalto Aragón!

, , , , , , , , , , , , , ,

No hay Comentarios