Archivo Febrero, 2017

Impuesto sobre la Plusvalía Municipal.

plusvalia

“Este artículo ha sido redactado antes de la última sentencia del Tribunal Supremo sobre las plusvalías municipales, a pesar de ello hemos decidido publicarlo por la claridad en su explicación de cómo viene funcionando este impuesto”.

¿Qué es el Impuesto sobre la Plusvalía Municipal? Es un impuesto que se devenga en los Aytos. por la trasmisión de los terrenos (suelo)  al vender una casa u otro hecho imponible, y es en teoría, y lo decimos entre comillas ya que puede ser que a nivel práctico no sea así, pero digamos que reconoce un incremento de valor de estos terrenos al pasar de un vendedor a un comprador.
¿Qué ha ocurrido? que en estos últimos años debido al catastrazo estatal los valores catastrales han ido subido como la espuma al calor de una burbuja especulativa y si hace unos años con un ejemplo clarificador por ejemplo en  2013 un VC era de 60000 euros ahora igual es de 80000 euros.
¿Qué se ha tratado desde las políticas municipales por parte de los nuevos rectores?, que el IBI, es decir, la popularmente contribución, no tuviera ese efecto de subida sistemática al subir los VC, ya que si el Ayto. de Zaragoza se regía por unos coeficientes, sobre el 0,55% pues para el piso de 60000 euros, se pagaban en el año 2013, 330 euros, si ahora se rebaja ese coeficiente a 0,40% pues se conseguirá ese efecto que contrarresta y si aplicamos 80000 euros por 0,40 salen 320 euros, es decir, más o menos muy similar, ya que si, no se hubiera rebajado el coeficiente y se mantuviera en 0,55% pues esa misma persona hubiera tenido que pagar 80000 por 0,55%, 440 euros.
Gracias a este cambio se ha conseguido que las viviendas sobre unos baremos no muy altos la recaudación se mantuviera similar a años pasados, subiendo los coeficientes a valores catastrales más altos.
Pero volviendo al tema de la plusvalia municipal, el impuesto se aplica de la siguiente forma, se multiplica 3,7 por cada año hasta 5 años, coeficiente que va reduciéndose hasta 3 en 20 años pero siempre multiplicado por los años que haya estado esa vivienda, suelo, en poder del contribuyente. ¿Qué ocurre ahora?, que si los valores catastrales han subido, también han subido los valores del suelo, con lo que la recaudación por este impuesto ha crecido de manera considerable al no establecerse correcciones en tablas a coeficientes. Una vez calculada la base imponible se aplica un 30% de impuesto. Con este ejemplo clarificador podemos ver lo que se ha llegado a recaudar más este ejercicio último.
Volvamos a los valores catastrales, si en 2013 teniamos un valor catastral de 60000 euros, de los que 20000 euros eran suelo y 40000 euros construcción ahora puede darse el caso de que nuestro nuevo valor catastral de 2016 de 80000 euros, de los que 30000 euros sean suelo y 50000 euros construcción. El impuesto se devenga con el dato del suelo, para una transmisión de 4 años del suelo, en una venta del año 2013, se haría así, multiplicaríamos 4 años por 3,7 coeficiente y por suelo que es 20000 euros, salíendonos, 2960 euros que al aplicar el 30% nos saldría una plusvalía de 888 euros, pero en este año 2016, haciendo un ejemplo similar, serían también 4 años, por 3,7 coeficiente y por un suelo de 30000 euros, salíendonos, 4440 euros que aplicado el 30% sería un impuesto a pagar de 1332 euros, es decir, ha subido el impuesto en la proporción que ha subido el valor del suelo transmitido.
En resumen, para obtener la misma presión fiscal, debería o rebajarse el 30% final a 20%-25% o los coeficientes, 3,7 (hasta 5 años)  3,5 (hasta 10 años) 3,2 (hasta 15 años) y 3 (hasta 20 años) rebajarse en una cuantía que amortigue la presión fiscal impositiva.
A. Ibañez
Simpatizante de E.A.

, , , , , , ,

No hay Comentarios

¡Yo soy taxista!

taxis

Todos sabéis la polémica que ha generado la aplicación de móvil Uber (gestionada por una multinacional millonaria). Hay huelgas en el sector del taxi por toda Europa, pero no he visto un solo artículo, tuit o comentario que no sea insultando, menospreciando o denigrando a todo taxista. Por este motivo quiero explicar aquí lo que es ser taxista y qué es un taxi. O al menos os voy a refrescar la memoria, porque algunos os veréis reflejados, pero no querrís recordarlo, es mas fácil decir: “que se jodan esos ladrones, hijos de puta”.

Lo que hay detrás del taxista, aunque a algunos les sorprenda, es una persona. Una persona que trabaja un mínimo de doce horas diarias; una persona que solo ve a sus hijos y a su mujer a la hora de comer, si tiene la suerte de trabajar de día, o que se acuesta cuando ellos se levantan, para poder estar con ellos ese pequeño ratito en el que los demás inician su rutina; es una persona que lleva a nuestros mayores al médico ayudándoles a subir y bajar al coche, si están un poco impedidos, incluso hay algunos locos que adaptan sus coches para dar un mejor servicio a los clientes minusválidos. A pesar del sobrecoste importante, que asumen ellos, por supuesto.

El taxista es ese que te sustituye y lleva a tus hijos al cole o los recoge de él; es ese que te los devuelve sanos y salvos cuando son un pelín más grandes y salen de fiesta de madrugada; el que aguanta tus feos gestos y desafortunadas palabras cuando vas borracho; el que evita que cojas tu coche ebrio porque está de madrugada despierto esperándote en una parada. Llueva, nieve o se caiga la luna del cielo, allí están con sus “libres” encendidos, dispuestos a llevar a alguien que seguramente les dará la noche porque tiene mala bebida o porque el estómago le sigue bailando.

El taxista es ese que te oyó llorar en la parte de atrás de su taxi mientras maldecías a aquel político porque acababas de perder tu casa y empleo a los cincuenta; el apoyo de una señora viuda que le contaba entre lágrimas que sus hijos ya no la querían y que estaba sola… ¿Sabéis lo mejor de todo?, la mujer volvió a sonreír al bajar del taxi, porque después de muchos años alguien la había simplemente escuchado con atención. El taxista es ese al que le preguntabas si creía que le gustabas a la chica que acababais de dejar en su casa; el que no tiene problema en callar si es necesario o decirte lo que quieres oír; porque los kilómetros enseñan qué es lo que quiere oír cada cliente; a veces no es más que silencio, y otras, alguna mentira que alivie las heridas.

Mujeres han dado a luz en un taxi; cuando tuviste aquel susto, él te llevó al hospital porque no llegaba la ambulancia.

Cuando estás perdido no tardas en buscar un taxista que te indique el camino, a veces sin ni siquiera una entrada de cortesía, “oye, perdona”, pero aún así te indica…

El taxista no para donde le da la gana, para donde le dice el cliente. Pides un taxi y el taxi irá donde quieras las veinticuatro horas del día. Tú le dices cuando se acaba el trayecto y el taxi, simplemente, para. Los mayores necesitan estar lo más cerca posible de sus destinos y los que disfrutan de las horas intempestivas que los esperen hasta que se hallen tras los muros seguros de su hogar. Es muy fácil decir que hacen lo que quieren, pero no es así. Habrá excepciones, pero pongo la mano en el fuego de que no son la mayoría.

A aquellos que gritan ladrón al taxista, yo les digo, pedid factura o el libro de reclamaciones, si no estáis de acuerdo con lo que se os ha cobrado. La mayoría nunca han usado un taxi, pero lo maldicen como si fuese el mayor de sus enemigos. Habrá ovejas negras, no lo niego, pero como en todos los gremios.

Si a mí me engañan, tomo medidas. Los taxis tienen un número identificativo en la puerta, es tan fácil como apuntarlo y dar queja en el ayuntamiento. Cuando pregunto: ¿recuerdas el número de taxi? La respuesta es no ¿Consideras que te han timado y no eres capaz de ver quién ha sido? Empecemos por ser nosotros, como clientes, quienes erradiquen a los timadores, que son minoría, os lo aseguro.

“El taxi es carísimo, he pagado 8€”, oigo decir. Obviamente ibas solo, si fuesen tres personas más contigo el precio sería de 2€ y dejándote en la puerta de tu casa, poco más que el autobús. Multiplica el número de personas que van subidas en el autobús o en el avión por el precio del billete y te sorprenderá el resultado, y el taxi encima te deja en tu puerta. Queremos duros a pesetas, amigos, y eso no es posible en esta vida…

Tener un taxi cuesta mucho dinero, muchísimo, y no lo diré con palabras, sino con algunos ejemplos de gastos que conlleva. Si pagas 10€ al taxista por una carrera, por ejemplo, ese hombre no gana ese dinero íntegramente, y aquí os lo explico: (no pondré cifras en euros, pues me parece de mal gusto) como autónomo tiene que pagar mensualmente, en función de que pensión quiera cuando se jubile (por supuesto, no conoce lo que es el paro, ellos si no trabajan no cobran), tiene que sacar para pagar la cuota que le permite trabajar por radio, mensualmente (todo para que tú, desde casa, puedas llamar cómodamente y no tengas que esperar a que llegue tu coche, un lujo; tu chófer en la puerta) seguro del vehículo usado para el taxi que maneja cifras muy elevadas. A los taxis muchas compañías ni quieren asegurarlos y las que aceptan cobran barbaridades, ya que son coches que circulan continuamente, están más expuestos a cualquier cosa y su función es llevar clientes.

# el IVA, cada 3 meses,

# la gestoría, mensualmente,

# si tiene un asalariado, su seguridad social,

# gasolina, por supuesto, en función de lo realizado,

# cambios de aceite, ya sabéis, cada vez que toque,

# mantenimiento del TPV para cobrar con tarjeta, al mes,

# limpieza del taxi en lavaderos y productos de limpieza,

# las eventuales averías, que no voy ni a daros una cifra aproximada porque es para ponerse malo,

# neumáticos, mas o menos cada años se cambian los 4,

# cambiar de vehículo cada 6 o 7 años como mucho,

# pastillas de freno, chapa y pintura,

# instalación de aparatos como el taxímetro y gps de gestión de servicios,

# ITV del vehículo y del taxímetro,

y si encima esa persona ha comprado la licencia tendrá que pagar lo mismo que pagaría por adquirir un piso, que es lo que más o menos cuestan estas concesiones públicas.

Las cosas no son fáciles. Al taxista se le exige mucho y paga mucho para poder trabajar.

Además, este sector ha absorbido un gran porcentaje de parados de más de cincuenta años. Muchos los asalariados de hoy, hace seis años, tenían su máquina excavadora o eran albañiles, camareros….y, por la crisis, quedaron en paro. Ahora trabajan seis o siete días a la semana para poder llevar algo de dinero a casa… No creo que sea ético jugar con el pan de tantas familias.

La ignorancia es el peor de los enemigos del ser humano, por eso te digo que la próxima vez que te subas a un taxi y le cuentes tus problemas o simplemente calles, pregúntate cuantas historias y kilómetros tiene para contar esa persona que llevas delante. Pregúntate por qué está despierto a las cinco de la mañana para llevarte a casa borracho, pregúntate quién es, porque tal vez sea yo… Alguien tan sencillo, tan normal y tan humano como yo.

Diego Alquézar

Militante de Estado Aragonés.

,

No hay Comentarios

Objetivo París-Berlín

Trump, fascism strikes again

Trump, fascism strikes again

La elección del nuevo presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, ha venido acompañada de una fuerte polémica, y no solo por sus consignas electorales, sino sobre todo, con la batería de “órdenes ejecutivas” que está promulgando tal y como avisó durante la campaña. La irrupción de esta nueva figura en el escenario político internacional, siendo como es, el líder de la primera potencia mundial económica y política, justifica que hagamos un análisis del nuevo escenario que se perfila, y de qué modo nos puede afectar.

Podríamos extendernos páginas y páginas hablando del muro que empezó a construirse con el marido de la candidata Hillary Clinton cuando este fue presidente, con la gran oposición popular existente en Estados Unidos contra el seguro médico universal para toda la ciudadanía, de que Guantánamo y las torturas han estado ahí desde que existe esa base, de la fuerte oposición al tratado TTP por congresistas, senadores e incluso la propia Hillary, del pucherazo que esta misma hizo al más sensato de todos los candidatos, Bernie Sanders. Sin embargo no pretendo extenderme en demostrar que la xenofobia, el racismo, e incluso las políticas fascistas existentes en Estados Unidos para concluir, que Donald Trump no es más que el fruto de los verdaderos valores que representa este país, más allá de las proclamas, declaraciones, u oposición de buena parte de su población. No olvidemos que Kissinger sigue a día de hoy, activo en política, y eso representa un referente.

Por ello, es importante que tengamos presente, una de las pocas críticas que ha realizado que tiene cierto sentido, es su particular guerra con la prensa. Una prensa, que se olvida fácilmente de lo que pasó hace unos años en Chipre y el comportamiento de bloqueo y alarma social que causaron a la población a modo de experimento social. Una prensa que oculta a la opinión pública que la OTAN con el apoyo de la UE, favorecieron un golpe de Estado en Ucrania, y abocaron junto con Rusia al país a una guerra civil en las provincias de Donesk y Lugansk. Una prensa que olvida deliberadamente los movimientos nazis de seguimiento masivo de Ucrania y de los que algunos de sus miembros participan en el Gobierno. Una prensa que oculta el comportamiento de un exacerbado Junker, que ha llegado a participar en recepciones oficiales visiblemente borracho y haciendo payasadas, el papel y la relación entre Estados Unidos, varios países de la OTAN, e Israel con el grupo terrorista Al Nusra, (antes Al Qaeda), en Siria durante la era Obama, entre otras muchas informaciones que no se explican. Efectivamente, la prensa, no es honesta, y se debe a los poderes que la financian, y por tanto sus informaciones deben de ser tomadas con extrema cautela.

El infantilismo del comportamiento de Trump, solo superado por el populismo inmisericorde de gran parte de la prensa estadounidense e internacional, efectivamente va a seguir polarizando a las sociedades abriendo mucha más cancha a movimientos políticos radicales de signo opuesto que hace años no hubieran tenido sentido en el mapa político de los países desarrollados. La fiereza de los ataques de la derecha mediática hacia Trump, también nos sugieren el gran temor que existe entre los polítólogos de la derecha española, de que una figura como José María Aznar, gran adalid del gobierno de Bush durante la guerra de Irak, y que recientemente ha desvinculado la fundación FAES del PP, y ha renunciado a su presidencia de honor, pudiera liderar una fuerza política de una derecha populista que no dudaría en hacer acuerdos bilaterales con Trump. El pacto de las Azores nos debe de recordar que no le temblaría la mano en dar un paso así.

En lo que sí quiero focalizar la atención, es en la reestructuración geopolítica impulsada por la nueva administración Trump. La reunión con Teresa May para forjan un tratado de libre comercio de carácter bilateral entre el Reino Unido y Estados Unidos tiene una lectura con consecuencias mucho más profundas de lo que pueda parecer en un principio.

Debemos de comprender que para hacer América grande de nuevo, Trump, se propondrá fortalecer el instrumento tradicional por el que han dominado el mundo desde 1945: El Dólar USA, como moneda de referencia internacional. La salida del Reino Unido de la UE, se presenta por tanto como una oportunidad doble para Donald Trump, ya que por un lado crea una cabeza de puente en Europa con su aliado tradicional, convirtiéndolo en la mejor puerta de entrada de los productos europeos a Estados Unidos, en una era en la que el TTIP está definitivamente muerto, y por otra una reconciliación con las oligarquías americanas, para demostrarles que él defenderá mejor sus intereses que Hillary, poniendo como objetivo terminar con la moneda única europea, y fortaleciendo el papel del dólar en el mundo.

Para la UE son las peores noticias posibles. El cacareado crack económico británico no se va a producir. Probablemente la UE se verá obligada a firmar un tratado comercial con Reino Unido, manteniendo la unidad aduanera, y va a verse como el camino de tratado bilateral con Estados Unidos, quedará abierto a todos los países europeos que quieran negociarlo. Y ese es el principal torpedo a la línea de flotación de la UE. Si funciona, si Reino Unido puede ser mostrado como ejemplo de éxito fuera de la UE, y los ciudadanos europeos perciben que dentro de la UE, lo que hay es mucho frío, países como Francia podrían ver triunfar a fuerzas políticas como el Frente Nacional de Le Pen.

Lo más grave sería que el sueño europeo podría ahogarse definitivamente en las urnas, por referéndums impulsados por movimientos de extrema derecha, ya que los progresistas últimamente no son muy favorables a este tipo de consultas populares (por la posibilidad de resultado adverso).

Por tanto, hoy por hoy, ser Europeísta, es ser antifascista. Porque es desde la UE, íntimamente ligada a la moneda única europea, la mejor forma de frenar al fascismo. Las políticas de la UE han sido muy equivocadas, y han sembrado el descontento social por toda Europa. La verdad es que se está empezando a cosechar lo que se ha sembrado. Pero todavía no es tarde para construir una Europa social y de los pueblos que reimpulse el proyecto europeo. Ese proyecto que ahora mismo está a la deriva.

Desde 1933, Estado Aragonés es un partido antifascista. Es nuestro deber por tanto colaborar en la medida de lo posible, en evitar el retorno del fascismo, del cual Donald Trump, se ha convertido en un poderoso instrumento.

Manuel G. Forcada

, , , ,

No hay Comentarios