La Alternativa de Estau Aragonés


Este año se cumple el 75 aniversario de la fundación, por unos inmigrantes aragoneses en Barcelona, del partido Estado Aragonés. Eran de extracción obrera, militancia progresista y vinculados al movimiento cultural aragonesista que se movía más en Catalunya que en Aragón. El nuevo partido era de tendencia republicana, de izquierdas y nacionalista que abogaba por “la constitución de la República Aragonesa dentro de la República Española”, en 1936 apostó decididamente por el antifascismo y la revolución.


Tras la negra noche del franquismo, el aragonesismo renació y se articuló políticamente en el PSA. No consiguió este movimiento nada concreto, fuera de concienciar al pueblo aragonés de su existencia como tal (lo que no es poco), y Aragón quedó como una “autonomía de vía lenta” en el contexto de una Monarquía Parlamentaria donde las noticias de corrupción política y económica están a la orden del día. Estado Aragonés no era más que el recuerdo de unos pocos.


Pero en los ochenta, en pleno desencanto, desde el movimiento cultural aragonesista, nunca desaparecido del todo, resurgió lo que se llamó “aragonesismo político”. La fundación de UA-CHA y la conversión del PAR al nacionalismo significaron golpes de efecto importantes para un stablishment que apostaba por que nada se movería en el “mapa político de Aragón”. El recuerdo de “los aragonesistas de Barcelona” estaba ya presente en este movimiento, pero todavía demasiado débil: el aragonesismo no deja de ser un término ambiguo, que incluye al nacionalismo vergonzante, el arribismo regionalista o el cripto-independentismo. No es de extrañar, pues, que la alianza con el PSOE, en sus diversas opciones, haya resultado letal para un movimiento que adolece de tal debilidad teórica.


En el contexto de la crisis de este modelo, algunos aragoneses de Barcelona, que logramos coincidir, ideológica y físicamente, con los últimos militantes de aquel Estado Aragonés de 1933, decidimos refundar el viejo partido de nuestros abuelos políticos. Pronto otros amigos y compañeros  se nos unen en Aragón y, lentamente por nuestros propios y humildes medios de gente de clase trabajadora, tratamos de impulsar un auténtico movimiento nacionalista aragonés, que surja de la clase obrera (en su día no surgió de la burguesía, es tarde para eso), no se oculte tras términos ambiguos, y que por tanto apueste decididamente por la soberanía del pueblo aragonés y por la república. Hoy no podemos exigir la República Aragonesa igual que lo hicieron nuestros abuelos en el 33. O mejor dicho: exigir hoy la República Aragonesa significa exigir la independencia de Aragón, pues la República Española tampoco existe y resultaría estúpido y absurdo abogar por la República Aragonesa dentro de… la Monarquía Española.


Por otro lado, la adicción frenética del Capitalismo Internacional por el crecimiento económico nos lleva al desastre global. Una economía sostenible, de la que tanto se habla, exige una economía sin crecimiento. Equilibrio demográfico y económico: no hace falta ya “crear más riqueza”, por lo menos en Europa Occidental, basta con repartir de forma justa la que ya tenemos. A nivel local la Zaragoza del millón de habitantes, como proponen todos los partidos representados en el Ayuntamiento, significa seguir apostando por el crecimiento sin freno, el desequilibrio económico, los problemas medioambientales y, como empieza a verse ya, los conflictos interculturales.

 

Desde Estado Aragonés consideramos que nuestros planteamientos pueden ser asumidos por muchas personas y organizaciones aragonesas, pero que para hacerlos visibles y que influyan realmente en el cambio de la sociedad, precisan una plasmación electoral. Por eso apostamos por impulsar coaliciones amplias de cara a las elecciones de 2011, municipales y aragonesas: en pro de la soberanía para el pueblo aragonés y un decrecimiento sostenible que ponga efectivo freno al “desarrollo” desaforado.

 

(Artículo publicado con anterioridad en adeban.org)

, ,

  1. #1 por Rafel el 27/Sep/2009

    Algo se está moviendo. El fracaso electoral de I.I. está haciendo reflexionar a gente que apostó por esa vía y alguno está llegando a la conclusión de que la vía no era la correcta.
    Desde aquí quiero decir a todos los que se fueron de Estado Aragonés para apoyar esa opción que si comprenden que Aragón tiene que tener su propia senda soberanista, que no hay que copiar procesos foráneos, tienen la puerta abierta para volver.
    El camino es la reunificación en una coalición amplia que agrupe a los partidos nacionalistas aragoneses. Sumar en vez de restar, incluir en vez de excluir, debatir en vez de descalificar.
    Algo se mueve en ese sentido, y quienes se encontraban cómodos en su papel de capos de La Madalena están empezando a ponerse nerviosos. Pues que se tomen otra tila, porque no vamos a reblar.

  2. #2 por Pedro Gimeno Subías el 29/Sep/2009

    He seguido la trayectoria de Estado Aragonés desde sus comienzos y la verdad es que tenéis bastante coherencia política. Está claro que provoca escozores a quien tiene ya el negocio montado. Estado Aragonés y el intento de llevar el independentismo a la política con mayúsculas es una de las mejores ideas que ha habido en política en Aragón en los últimos años y además lo hace creíble. A algunos ya les hubiera gustado tenerla. Eso no se perdona, de ahí el intento de reventar el diálogo en el foro de Adebán. Animo y adelante.

  3. #3 por Rafel el 29/Sep/2009

    Simplemente aclarar que se me acusa de “chota” (confidente policial) por decirle a un redactor del Heraldo quien ejercía de portavoz de Puyalón en octubre del año pasado, confirmándole la información por medio del website que pongo de referencia. Los de Puyalón se enteraron de que se lo había dicho por otro redactor del Heraldo.
    Bueno, el problema no es que se lo dijese, por lo visto, sino que la persona que ejercía de portavoz de Puyalón en ese momento también era periodista (pero no de un periódico, sino del Gabinete de Prensa de una importante y mediática empresa aragonesa). Debió ponerse nervioso el pavo (su mediático jefe es de los que salen en la tele con una banderita de España en la muñeca).
    En fin, Estau Aragonés acababa de ser expulsado del BIC y ello significa simplemente que no teníamos porqué cubrir a nadie en sus contradicciones.
    Un periodista es, por definición, un mercenario, aunque sea militante de Puyalón.
    Por cierto, el otro periodista del Heraldo, “amigo de Puyalón” ya no está en el Heraldo: al poco de elaborar el reportaje sobre el soberanismo aragonés publicado el último 29 de junio fue fichado por un gabinete de prensa, no de una empresa, sino de un partido politico: el PP.
    Todos los partidos tienen contacto con periodistas, nosotros nunca nos hemos creido “amigos” de ninguno, y desde luego, es injusto acusarnos a nosotros de “chotas” por hablar con periodistas cuando otros los tienen en su ejecutiva metidos.

  4. #4 por Estau Aragones el 1/Oct/2009

    Rafel, recibe de todos tus compañeros este mensaje de solidaridad, en rechazo total a esa campaña de difamaciones sobre tu persona, vertida por algunos sobradamente conocidos que no merece la pena ni de nombrar.

  1. No hay trackbacks

Los Comentarios están cerrados