La mejora del Servicio del Taxi en Zaragoza


taxiEn el gremio del taxi en Zaragoza conviven dos corrientes diferentes:

Por un lado la conservadora, refractaria a cualquier cambio, en algunos casos con rancias raíces franquistas. Suele coincidir con gente veterana, que vivieron “los años buenos del taxi”, han trabajado mucho y esperan tener una buena jubilación; en general esta gente desconfía de cualquier propuesta que pueda amenazar su estatus.

Frente a ellos, la gente más joven tiene posiciones más abiertas, muchos de ellos provienen de otros oficios, tuvieron que hipotecarse para comprar la licencia de taxi y ganan lo justo para vivir. Esperan cambios que abran el mercado, pero manteniendo la regulación, para no caer en la selva de UBER y demás multinacionales que están reventando el sector.

Todos los cambios que planteamos más abajo son ideas para una reforma del “Reglamento Municipal del Servicio Urbano de Autotaxi de Zaragoza” publicado en el BOPZ del 8 de marzo de 2008. Van encaminadas a eso: reformar el mercado para abrirlo de manera regulada, porque un exceso de inmovilismo puede dar fuerza a las propuestas neoliberales de total desregulación para dar entrada a las multinacionales de la llamada “economía colaborativa”:

En general, se trata de estudiar la forma de quitar trabas a los autónomos. En Ordenanzas y Reglamentos municipales y legislación en general; en concreto el mencionado más arriba, pero también otras que puedan verse afectadas.

El taxista debe poder trabajar en otra cosa los días que no se coja el taxi, siempre que cumpla con la ley, como cualquier otro autónomo. El mencionado Reglamento lo prohíbe expresamente.

Es necesario prohibir la posibilidad de duplicar el conductor en una licencia, ello solo sirve para que el propietario deje de trabajar y tenga un asalariado más o menos encubierto o falso autónomo.

Reducir la bajada de bandera en 2 €. Promocionará los trayectos más cortos, aunque signifique una menor recaudación para el Ayto. Eso significaría una subvención anual del Ayto. al gremio del taxi de aproximadamente 3 millones y medio de euros anuales, similar a la que recibe WIZI por el lucro cesante o una octava parte a lo que recibe el Tranvía y muy inferior también a la que recibe AUZSA. No puede ser, desde una perspectiva de conjunto de la movilidad urbana, que un servicio público sea el único que no reciba subvención ninguna, porque en realidad eso quiere decir que está subvencionando con sus impuestos a los demás; teniendo en cuenta además que una supuesta sustitución del servicio de taxi por los nuevos sistemas de “economía colaborativa”, significaría una reducción sensible de los ingresos por impuestos. La reducción de ingresos fiscales por esta medida podría suplirse simplemente con la escasa subida de dos centésimas del porcentaje de cuota del IBI.

Se debe Prohibir la especulación sobre el valor de la licencia: son propiedad municipal, no del taxista, tasando el precio, e ir reduciendo el importe para no perjudicar a los taxistas que han pagado hasta 120.000€ por su licencia, hasta llegar al precio que fije el Ayto. de Zaragoza (actualmente 22.000€)

Que se vayan retirando las licencias excedentes de cupo impuestas por el Ayto., dejando el criterio de proporción 1 licencia x 600 habitantes, asumiendo el coste el Ayto. y revisándola conforme a la pirámide poblacional.

Estudiar ayudas para la electrificación de los taxis, usar el servicio público como “punta de lanza” de la innovación tecnológica.

La progresiva regulación del taxi de manera ordenada puede plantearse una jornada máxima por taxista de 12 horas diarias.

Los días de fiesta han de quedar libres para trabajar todos los taxis, o fijando un máximo flexible según la previsión del día.

Reconocimiento como servicio público municipal, no sólo como servicio público colaborador (hay que aclarar qué cambiaría en concreto)

Poder declarar pérdidas, como los demás servicios públicos.

Poder emplear el carril ferroviario del tranvía en tramos concretos a estudiar.

Permitir la parada en Sagasta (junto desvío Residencial Paraíso, no más abajo, que se tapona al bus), como al autobús.

El acceso de taxis ocupados a calles peatonales debe estudiarse de una en una, pues en algunas es inviable y debería ser previo debate y acuerdo entre los vecinos del distrito y/o barrio.

Crear un impuesto específico de movilidad para subvencionar el trasporte público

Asambleya Local de Zaragoza

Estau Aragonés

, ,

  1. No hay Comentarios
(No será publicado)
  1. No hay trackbacks