Aramón, entre lo público y lo privado.


Aramon

Aramon

ARAMON tiene como objeto social la promoción y desarrollo del sector turístico de la nieve en la Comunidad Autónoma de Aragón, a través de la construcción y explotación comercial y turística de estaciones de esquí: hoteles y centros deportivos. Pero ARAMON es también una sociedad anónima, cargada de desde sus comienzos de una deuda tal, que de tratarse de una empresa “normal” se tildaría de inasumible.

Ante un panorama desalentador en la economía actual, puede ser un gran problema financiero que tendría el Gobierno de Aragón en un futuro próximo y, por tanto, todos los aragoneses.

Que el Gobierno de Aragón fuera accionista de una sociedad, cuando el otro socio era una Caja de Ahorros, con unos mecanismos de control y con unos objetivos no estrictamente capitalistas, pudo haber tenido un pase en el pasado. Pero hoy IBERCAJA es un banco en el sentido más exacto de la palabra y su objetivo final es obtener el máximo rendimiento capitalista.

No es de recibo que los planes de expansión de ARAMON y por tanto los de IBERCAJA BANCO pasen a ser los del Gobierno de Aragón. Es por ello, que urge la salida inmediata del consejo de administración de los consejeros que actualmente forman parte de él y se den los pasos necesarios también para la que el Gobierno de Aragón deje el accionariado de la sociedad.

Y todo lo anterior sin hablar de la incompatibilidad manifiesta que resulta de que, quien debe otorgar permisos, dar ayudas, aprobar proyectos y dar el visto bueno a planes generales y a parciales (Gobierno), es parte de una Sociedad Anónima de la que un 50% es propiedad de un BANCO PRIVADO.

En Aragón, hay que abrir este debate, la salida del Gobierno de Aragón de ARAMON, para no jugarse el futuro del territorio a una sola carta; una apuesta que, además y a todas luces, se vislumbra efímera.

Jesús Calvo
Tarazona (Moncayo)

, , ,

Los Comentarios están cerrados