Elecciones 20-N y el voto


 

Viejos políticos / viejas ideas / nuevos recortes

Viejos políticos / viejas ideas / nuevos recortes

El próximo domingo 20 de noviembre, la ciudadanía va a escoger el gobierno que se va a encargar de las relaciones del Estado español con los acreedores de la deuda soberana española. Jamás ha habido unas elecciones más cocinadas que estas en la reciente historia de este país. En Grecia e Italia ya se han creado gobiernos ad hoc llevando al límite sus democracias y su soberanía. Pero aquí “ningún problema”, el propio proceso electoral y el nihilismo autodestructivo colectivo hispánico, ya lo proporcionará. Cuatro años por delante dan mucho de sí y permitirá la realización de cualquier medida por impopular que sea.  En breve España tendrá un gobierno basado en la política del “no gasto”; con un programa “señuelo” empecinado en retrotraer la legislación no sólo a ocho años atrás, sino a 30, incluidas leyes antitabaco, la del matrimonio homosexual, la de la memoria histórica, y propuestas como corridas de toros por decreto ley en todo el territorio nacional y de reversión del sistema de competencias autonómico. Todo relacionado con que son medidas que fomentan el ahorro público y la activación de la economía (las “corridas de toros” ya se sabe son un sector clave en la economía nacional). Serán estas, entre otras medidas, acordes con la ideología ultraconservadora y ultra españolista del PP. La “izquierda estructural del Régimen” o PSOE (“izquierda”, no porque propugne medidas de izquierda social sino porque está casualmente al lado de la derecha) ha gestionado la crisis como derecha económica y presumiblemente  va a estrellarse este 20-N electoral. No se puede hacer el trabajo a la derecha y seguir pretendiendo ser izquierda.

Los candidatos representan la perpetuación de la política de los últimos 20, años no lo olvidemos. No cabe esperar nada nuevo, sino mayor descaro aún. Ya lo sabemos porque nos lo han advertido, “lo van a tocar todo menos las pensiones”. El presumiblemente nuevo presidente del gobierno, por no ir más lejos, es un señor que ha estado ocho años en una sala de espera, aguardando con la paciencia de un tonto muy tonto a que todo se fuera a la mierda. Os podéis echar a temblar dado el currículum del personaje. Y el “candidato Pérez”, como lo llaman desde los medios de la derecha, para “despersonalizarlo”, no entusiasmaría ni a su abuela.

La idea de Estado Aragonés era no concurrir a estas elecciones, no obstante, nos planteamos la posibilidad de la coalición con Tierra Aragonesa, pero un poco tarde, tan tarde que no llegamos a los plazos marcados por la Ley electoral. El trabajo para nosotros empezará el 21-N junto a otras organizaciones, en lo que tendría que ser el reagrupamiento de los nacionalistas de izquierda en vistas a una acción política conjunta. El relevo en Aragón es el nacionalismo de izquierdas y la apertura hacia un proceso soberanista, todo lo demás es más de lo mismo. La flojedad de planteamientos y el pactismo de los regionalistas ha llevado al desencanto de los ciudadanos más aragonesistas. Por ello el españolismo con unas u otras siglas se va a llevar de calle, según las encuestas, la representatividad de Aragón en el Congreso de los diputados y el Senado del Estado español. Nuestro compromiso está además con el mantenimiento de los logros de la izquierda social en sanidad, educación y derechos de los trabajadores. Desde hace tres años a la ciudadanía se le ha intentado mentalizar en que los recortes en esos ámbitos son necesarios y una parte va a responder a ese mensaje y votar aun en contra de sus propios intereses. Por ello, en esta ocasión consideramos que la orientación del voto, como nunca antes, ha de ser producto de una reflexión en conciencia de cada uno.

Secretaría general EA.

, , ,

  1. #1 por Rafel el 18/Nov/2011

    Buen analís! yo no lo ese feito millor! Agora a mirar si a resta de nazionalistas aragoneses fan serbir a mesma chenerosidá que Estau Aragonés.

  1. No hay trackbacks

Los Comentarios están cerrados