Archivo etiqueta Capitalismo

La revolución de Rivera y sus Chicago boys.

Capitalismo de AmigosEl pasado domingo 23 de agosto, Luis Garicano, a la sazón Coordinador del Programa Económico de C’s, publicaba en El País un artículo titulado “¿Se puede desmontar el capitalismo de amiguetes?”.

La primera vez que leí esa expresión fue en un artículo de Chomsky, es la forma que tenía la izquierda norteamericana de referirse a la forma de gestionar la política económica de los Bush. Ésta era definida como “keinesianismo de guerra”, pues estaba dirigida por un núcleo duro de financieros con fuertes vínculos personales y familiares y basado en una política de gasto y deuda públicas alentada por las intervenciones militares globales, el llamado, “Nuevo Orden Mundial”, surgido del “Fin de la Historia” proclamado tras la derrota de la URSS y con ella, supuestamente, de toda esperanza de trasformación social en el Planeta.

Garicano usa esa expresión para referirse a la vieja clase dominante española: una burguesía rentista, especuladora y que vive de las concesiones del Estado, que controla la burocracia estatal y que se salta, vía clientelismo, parentelismo o amiguismo, las reglamentaciones que para quienes no tienen “apellido” son infranqueables.

El error de análisis de Garicano es crucial, pues en USA el “capitalismo de amiguetes” es un fenómeno unido a una “Administración” (la de los Bush), que cuando los demócratas ocupan la Presidencia se disuelve, no constituye más que una parte de la clase dirigente, y por tanto es coyuntural; en España es estructural, la clase dominante española viene acumulando capital desde el principio del franquismo, o en ocasiones desde el final de las guerras carlistas (como la familia March o la Rato), por no hablar de los Grandes de España. Si Garicano piensa que las recetas que a Obama le sirvieron para desactivar el “capitalismo de amiguetes”, van a servir aquí para implantar un capitalismo productivo, moderno y liberal, lo lleva claro. Porque eso es lo que, técnicamente, se llama “una revolución”.

Garicano plantea tres medidas generales: convertir a la CNCM en un “organismo auténticamente capaz de velar por la competencia efectiva en los mercados y de evitar el abuso de las posiciones dominantes”; la creación de unidades especializadas que controlen no sólo la legalidad del uso de los fondos públicos sino también su eficacia y sensatez económica”; y un mecanismo político que obligue a esas Autoridades Administrativas Independientes a rendir cuentas de su actuación pública y regularmente”.

Pero claro, dice que nada de esto será posible si los partidos de gobierno persisten en su actitud de “ocupar con sus amigos y aliados todos los cargos independientes”, tendencia que se agrava con las mayorías absolutas.

Cuando ya parecía que iba a proponer una reforma de la Ley Electoral que avanzase hacia la proporcionalidad pura … se descuelga con un alegato moral, demandando “un cambio radical de valores y actitudes en nuestras clases dirigentes y en nuestra opinión pública”. Bueno, Garicano debería reconocer que “nuestras clases dirigentes” ya ha sufrido un radicalísimo cambio de actitud: ya no llama a los militares para que erradiquen de España a sindicalistas y políticos de izquierda. Va a ser difícil que, tras semejante hercúleo esfuerzo, ahora asuman que deben trabajar para dirigir el país porque si no, no hay riqueza nacional de la que apropiarse. Dejar de ser una simple clase dominante para pasar a ser una clase dirigente.

Por eso digo que la propuesta de Garicano sólo tiene sentido en un contexto revolucionario, él es muy liberal, dice que “la libre empresa y la iniciativa privada son los pilares de la riqueza de las naciones y del bienestar de los ciudadanos.” Claro, ese era el discurso de los revolucionarios liberales durante los siglos XVIII y XIX, pero es que en España esa revolución fracasó. La clase dominante española (no dirigente, pues como decimos no dirige nada, solo digiere la riqueza nacional), “el capitalismo de amiguetes” que dice el economista de C’s, se parece más a la vieja nobleza rentista cuya cabeza rodó en Francia en 1789 que no a la burguesía dirigente norteamericana actual.

Pero tal vez sea un poco tarde para hacer una revolución liberal ahora. O tal vez no, pero para eso lo mejor sería que C’s y Podemos se pusiesen de acuerdo. Visto lo visto, tienen mucho más en común de lo que parece.

Rafel Fleta

Licenciado en Historia y Secretario General de Estado Aragonés.

, , , ,

No hay Comentarios

Menos consumo y más calidad de vida

La recesión económica anunciada en el 2008, y declarada en el 2009, no va a ceder en el 2010. Y el paro, el principal efecto pernicioso de la crisis, sigue en aumento en los países más desarrollados. La lluvia de millones que los gobiernos han concedido a los organismos financieros y a los planes de empleo locales, son parches que han solucionados aspectos concretos como dotar de liquidez (cash) al sistema, sobre todo a los consejos de administración de los bancos y afortunadamente a las familias también, pero que no ha logrado frenar la crisis. Hace tiempo que los gobiernos perdieron la capacidad de influir decisivamente en el capitalismo, por ejemplo, nacionalizando la banca o tomar el control de los servicios básicos o incluso de ciertas industrias clave.

 

Se comenta en los mentideros económicos que, ante el miedo de que la situación empeore, hay economías familiares que lo hacen (eso habría que verlo), y que eso hace crecer la tendencia recesiva de a menos consumo, menos producción y  por tanta menos inversión. ¡Hay, que tiempos aquellos en que había créditos al consumo hasta para comprara una tostadora!. Está claro que falta el lubricante que ha movido a la economía capitalista de principio de siglo, el dinero corriente, fluyente y “emergente”, los bancos ya no “lo regalan” y “papá Estado” que una vez te regaló 400 €, ahora te los va a quitar y además con intereses. ¡Si llego a saber que eran un préstamo envenenado, no los cojo!, deben pensar muchos.

 

Los gobiernos con sus programas de ayudas millonarias en efectivo para el mantenimiento de la estructura y el funcionamiento del capitalismo actual, lo que han conseguido es aumentar peligrosamente el endeudamiento público, sin alcanzar el objetivo buscado. Si tú metes dinero contante y sonante en el sistema como hace el Estado lo único que consigues es subir los precios, por lo que el principal mecanismo para la reactivación económica, precios bajos e innovación tecnológica, queda bloqueado. Esto es lo que pasó con el mercado inmobiliario y lo que pasará en el del automóvil subvencionado. Se dejó la promoción pública de vivienda como testimonial y se insufló dinero en el mercado privado de vivienda con ayudas y subvenciones que aumentaron el beneficio de los promotores. La vivienda cara atrajo capitales especulativos. El resto de la historia ya la conocemos. Con  la subvención a la compra de coches lo que se consigue es que se vendan y se fabriquen los mismos artilugios automotrices de alto coste medioambiental y la industria no apueste por una renovación tecnológica que implique la total o parcial supresión de los combustibles fósiles. Claro está que todo lo que implique que el Estado proporcione directamente vivienda o tome el control de servicios rentables transferidos a la iniciativa capitalista o se meta en las decisiones de las empresas entra en el rango de la abominación más absoluta para el orden capitalista.

 

Pero es importante entender además, que el problema no parte solamente de los excesos financieros. Una causa de esta crisis de crecimiento de la economía productiva, es el encarecimiento y la escasez de  materias primas y el agotamiento de los recursos naturales, que el capitalismo ha estado expoliando y malgastando las últimas décadas. El sistema capitalista de producción y consumo sólo se podía sostener mientras sólo estuviera al alcance de algunos millones de europeos occidentales, junto con otros varios millones de norteamericanos y canadienses, algunos japoneses, australianos y sudafricanos, dejando fuera de los beneficios del sistema al resto de la Humanidad. Hoy hay muchos (cientos o miles de millones) que quieren acceder al consumo de toda clase de aparatos ineficientes, a repostar el vehículo o a tener contador de luz y de gas. Economías enteras como la de China o la de los Estados Unidos volcadas en un modelo consumo irracional de energías no renovables del que no piensan abdicar.

 

Paradójicamente, la crisis a conseguido algún éxito beneficioso, sin proponérselo. La quema de combustibles fósiles se ha reducido, aunque temporalmente. Lo que puede pasar es que cuando la economía capitalista se recupere, se volverá al régimen de consumo anterior y una gran cantidad de recursos se volverán realmente escasos: del petróleo dicen que queda para 20 años, otros combustibles fósiles son más abundantes, pero su consumo implicaría graves consecuencias medioambientales, las materias primas para la industria, los fertilizantes para la agricultura, las tierras cultivables, etc. Todo se agota. La conclusión es que no se puede crecer indefinidamente en un planeta de recursos finitos.

 

El modelo de crecimiento capitalista, sus sistemas productivos y consumistas están llevando al agotamiento del planeta, todos los países están implicados por esa interconectividad comercial, productivo y financiera del capitalismo actual. Aquella globalización que tan bien nos pintaban desde los círculos económicos, los profesores de economía de algunas reputadas universidades del primer mundo, financiados desde la iniciativa privada, ha revelado su autentico aspecto: el problema global al que el capitalismo ha sumido no sólo a la Humanidad sino al mismísimo planeta a su destrucción.

 

Hemos de cuestionarnos es sistema productivo, estas industrias y sus cadenas de montaje, que fabrican cualquier objeto aunque no haya potenciales compradores, de que se acumulen enormes montañas de stocks de objetos inservibles e ineficientes. Tenemos que romper el círculo vicioso de fomentar el consumo, para que aumente la producción, para dar sensación de “nivel de vida“, a través de una economía participativa, democrática, en función de la sociedad, con una formulación de derechos económicos fundamentales, con la prestación directa productos y servicios, minimizando la intermediación financiera privada; una economía implicada con el medio ambiente. No fabricar nada que no se pueda reciclar. Crear una auténtica industria del reciclaje, etc., etc. Tenemos en definitiva que crear otra mentalidad respecto a la producción y el consumo, quitarle a la economía la ideología del derroche. 

 

, , , , , ,

No hay Comentarios

Estau Aragonés debán de la demanda de Marco Aragonés de Relazions Laborals.

 

Estau Aragonés ye un partiu sozialista. Ixo sinifica que somos partidarios de que o Capital ha de considerar-se como un bien sozial, no pas como una propiedá pribada, consideramos que o mercau no puede ser libre, de feito nunca lo ye, sino endrezau, regulau; que si o mercau queda como prenzipal sistema d’asinazión de recursos, l’acumulazión de capital (“riqueza”, “diners”) en pocas mans ye feita, y con ella se plega en as explotazions sozials y opresions nazionals, que cutio marchan de conchunta.

Estau Aragonés ye un partiu nazionalista. Ixo sinifica que identifica a o Pueblo Aragonés como nazión. O Pueblo Aragonés ye una comunidá humana identificada por toz os nuestros bizins, con as mesmas mugas dende fa 700 años; tenemos a nuestra propria luenga nazional, l’aragonés, encara que cuasi amortada por o prozeso colonial español; mantenemos a nuestra cultura nazional, como trazas proprias de relazionar-mos dentre nusatros, no pas como mero merchandising;  tenemos a nuestra reyalidá economica propria, encara que sozmesa á la explotazión economica colonial, dependién, tanto de os nuestros recursos naturals como umans; dependenzia colonial que mos fa sufrir encara más l’autual crisis.

Profes que consideramos, como sozialistas, que a superazión de o capitalismo no puede fer-se serbir en una nazión chicota y solenca, por ixo, como partiu, prebamos de construyir alianzas internazionals, que sinfiquen zereños ligallos en a nuestra endrezera, asinas ye menister enterder a nuestra partizipazión en RSE. Manimenos, somos consziens de que a espezial relazión colonial que sufre Aragón, fa que a emanzipazión social, se beiga de raso identificada con a liberazión nazional.

A luita de clases en Aragón no ye tal cual se puede beyer en un capitalismo clasico: a clase dominán en Aragón no reside en Aragón.  No ye una “clase dominán” en o sentiu marxista, más bien ye una “casta de burocratas”, que mandan asabelo aquí, pero penden de raso de os autenticos mainates capitalistas, residens en Madrid, alredor de o Monarca Español. Bien se bale que o Rey d’España ye aristocrata, pero en reyalidá ye lo primer burgués d’España: no paga impuestos e imbierte a suya fortuna presonal como le peta, él y os “empresarios del régimen”: botines, koplowitzes, albertos… Os negozios internazionals de o Rey y a suya corte burguesa creyan a cupula de a clase dominán española que explota os nuestros recursos, como se puede beyer en o caso de La Muela, a urbanizazión de o Pirineu, u a industrizazión alredor de Opel. Ye menister beyer bien platero que o benefizio de a colonizazión alcanza no sólo que a os empresarios achuntaus con os colonialistas, sino tamién a funzionarios, emplegaus y mesmo treballadors que son alredor d’istos negozios, tanimientres que marguina no sólo que á la mayoría de os treballadors aragoneses, sino tamién a os pequeños empresarios, autonomos, de o campo, a industria u os serbizios, que’n son fuera de toz istos negozios fuscos.

A relazión colonial no chenera una luita de clases tal cual se beye en o capitalismo clasico, sino que ixa luita ye, en bella mida, trasversal, por ixo as luitas anticolonials, de liberazión nazional, ta trunfar, han de ser tamién trasversals: han d’achuntar a tot lo Pueblo Treballador (conformau por qui no ye cooptau por a casta de mainates), clase obrera y capas meyas, en contra de a opresión y a explotazión, asinas ha de beyer-se a nuestra alianza con Tierra Aragonesa.

A debandita relazión colonial, chenera uns problemas concretos, de carauter nazional aragonés. Ta encarar-mos con istos problemas, surte a reibindicazión de o “Marco Aragonés de Relazions Laborals”.

A respuesta federalista.

Fa años que se beye platero que toda la estrutura alredor de o que se clama “Concertación Social” no achusta con os intreses populars aragoneses, os combenios coleutibos se negozian por burocrazias estatals, tanto sindicals como patronals, sostenidas por subenzions de l’Estau qui fa serbir as relazions laborals como una pieza más de o sistema colonial. Ye de dar que cada bez más os aragoneses se beigan más fuera de toda ista comedia.

Una propuesta ta prebar de trencar ista situazión ye o “Marco Aragonés de Relazions Laborals”, entendiu como un proyeuto ta enamplar a capacidá lechislatiba de as Cortes d’Aragón y que istas diseñen un Sistema de Protezión Sozial Aragonés, con a una Lei Aragonesa de Treballo, a creyazión de a Prebisión Aragonesa de Treballo, Programas Contra las Infrazions Laborals proprios  y, en concreto, a chestión dende a Diputazión Cheneral d’Aragón de as prestazions y subsidios d’ature, o FOGASA, a formazión continua de os treballadors y os suyos programas especificos, a Inspezión de Treballo, a regulazión de as Mutuas d’Azidens, os permisos de treballo ta inmigrans y a creyazión d’un SMI aragonés.

Iste bienintenzionau programa ye asumiu de raso por o federalismo sozialdemocrata que representa CHA. No hemos de negar que sería asabelo bueno que s’enzetasen as reformas debanditas, o problema ye que os partius de a Restaurazión Borbonica s’oposan de raso, pues iste programa sinifica custionar, encara que no más siga sobre o papel, a suya echemonía economica, sozial y politica. A Burguesía Española, tal cual os suyos monaguillos aragoneses, refusa de raso lo federalismo. Ta ellos un federalista ye tan enemigo de l’Estau como un independentista.

Asinas, prou que Estau Aragonés saludará como positibas todas as reformas que se fayan en ista endrezera, y en espezial anima a las organizazions sindicals a demandar que Aragón siga l’ambito de a suya negoziazión coleutiba; manimenos somos consziens de que a consecuzión d’iste marco aragonés de relazions laborals, encara que surte como demanda debán de as inchustizias surtidas de a nuestra dependenzia colonial como nazión, sólo que s’ha de conseguir per meyo de a proclamazión unilateral de a Republica Aragonesa por as Cortes d’Aragón, y isto sólo que puede aconseguir-se arroclando fuerzas plurals, anticolonials y transbersals, y amarguinando maximalismos ideyolochicos, con ixe unico oxetibo.

 

, , , ,

No hay Comentarios