Archivo etiqueta crisis economica

Presión fiscal en Aragón

Presión Fiscal

Presión Fiscal

“Diez mil hombres nos demanda

con cierta paga y, ¡pardiez!

que hay pocos más en el reino

aunque  i  entren as mullers.”

Jesús Gascón Pérez

La Rebelión de las Palabras, (Aragón 1590-1626). IEA, Uesca, 2003.

La clase media aragonesa, azuzada por la caverna mediática españolista, rumia su desacuerdo con la política fiscal de la izquierda que gobierna en Aragón.

Calló miserablemente cuando fue Rajoy el que impuso las subidas de impuestos que había prometido no hacer; se tragó entonces la gente de orden el mantra de que “la culpa es de Zapatero”, aunque ahora no tenga en cuenta la ruina económica en que el gobierno de Rudi dejó a la DGA, sin pagar las subvenciones de la PAC, a pesar de haberlas cobrado de la UE; ni las ayudas por las riadas, y después de sufrir la dimisión de un Consejero de Economía, que dejó su cargo ante la pasividad política ante Madrid de la sevillana. En su soberbia, Rudi no quería solicitar acceso al FLA, el Fondo del Gobierno de España que otorga crédito a las CCAA al 0%, es cierto que aceptarlo significa tener intervenidas las cuentas desde Madrid, pero al menos se pueden afrontar los gastos, y da más margen de maniobra que no poder pagar más allá del gasto corriente.

Todo el mundo está de acuerdo en que con el actual sistema de financiación autonómica y la baja presión fiscal, el Estado del Bienestar gestionado por las comunidades autónomas, es insostenible. A la DGA sólo le quedaba como recurso una subida de impuestos, como a muchas corporaciones locales aragonesas.

Frente al dogma neocón de que “cuantos menos impuestos mejor”, la izquierda siempre ha reivindicado la necesidad de tener una política fiscal progresiva y adecuada para mantener un Estado del Bienestar que garantice la igualdad de oportunidades y el respeto de los Derechos Sociales del conjunto de la ciudadanía, además de las inversiones públicas necesarias, por no hablar del necesario control público de los sectores económicos estratégicos. Pero ello no tiene porqué significar una presión fiscal elevada.

Porque ¿cuál es la verdadera causa del aumento de la presión fiscal? ¿la izquierda manirrota? ¿la incompetente derecha aragonesa? ¿la “crisis” en general?

Aquí cobra sentido la cita del inicio de este artículo: fragmento de un romance anónimo colgado como pasquín frente a las Cortes de Aragón reunidas en Barbastro el año 1626. En él se protesta por un nuevo “servicio” que quiere imponer el Rey: que el Reino de Aragón se haga cargo de una fuerza de 10.000 soldados con sus pertrechos para servir en las guerras de Flandes, la llamada Unión de Armas que significaba la inclusión de la Corona de Aragón y de Portugal en los gastos imperiales que ya habían arruinado a Castilla. Las protestas fueron grandes, hasta el punto de que, unos años después, Portugal consiguió su independencia hasta hoy.

La oligarquía madrileña sigue siendo una clase parasitaria. Hoy basa su poder en el “capitalismo de amiguetes”, que vive de las concesiones del Estado, la especulación inmobiliaria y financiera, y el estraperlo y el fraude fiscal, una economía que precisa esquilmar a las provincias productivas para poder mantener su lujo en la Villa y Corte, incluidos también sus sueños imperiales, hoy por medio de la OTAN.

Aquellos aragoneses habían sido derrotados militarmente 35 años antes, sus leyes e instituciones recortadas por el Rey manu militari, y Juan V de Lanuza había sido ejecutado. Aún así plantaron cara esta vez y consiguieron que el Servicio se redujese a 2000 hombres. No fue una gran victoria, pero por lo menos sabían quién les estaba esquilmando. Hacían política.

Para poder rebajar la presión fiscal, Aragón debe aumentar su productividad, debe ampliar su base económica, debemos trabajar mejor, debemos hacer todo eso sostenible. Y por supuesto hay que reducir el índice del 20% de economía sumergida. Debemos pagar todos para poder pagar menos. Todo eso es cierto, pero de todo eso se habla constantemente, de lo que no se habla es de que nuestra fiscalidad está secuestrada por un Estado Centralizado y parasitario, sostén de una oligarquía que precisa seguir esquilmando a las provincias para continuar manteniendo su red clientelar, también en Aragón, por supuesto, que eso tampoco es nuevo, como cantaba otro romance, colgado también anónimo en la plaza de La Seo de Zaragoza en esos tiempos:

“¿Quién te gobierna, reino desdichado?

Viles jurados, diputados viles

y un virrey de un rey que no ha jurado

que los manda como a sus alguaciles.”

Qué viejo es el servilismo de los políticos aragoneses a la oligarquía madrileña. Qué vieja es alguna pretendida nueva política.

Rafel Fleta

Secretario General de Estado Aragonés

Licenciado en Historia.

, , , , , ,

1 Comentario

Crisis economica y sobiranía política

L’autual crisis economica contrimuestra la necesidat d’Aragón de recuperar a suya sobiranía politica. Fa uns diyas, o President d’Aragón, Marcelino Iglesias, anunciaba que Aragón saliba de a recesión oficialment. Dos trimestres consecutivos con un crecimiento economico superior á 0, encara que solo que fuese por decimas, meteba á Aragón chunto á Alemania y Francia, lexos d’Espanya.

 

Ye verdat que o nuestro President pecó de triunfalismo, que no ye ta blincar d’alegría, pero tampoco no cal pensar que mos yera mentindo. A estrutura economica d’Aragón no pende tanto de a construcción ni de a especulación financiera, ni de o turismo de masas como atras, astí pesa más a industria exportadora y l’agricultura produtiva, con os suyos servicios, que no en Espanya.  Asinas as nuestras cifras macroeconómicas son millors.

 

Pero millors no sinifica buenas. En Aragón también ha trunfau la especulación, con macroproyeutos sinyaleros como motors d’un crecimiento insostenible: Aramón, Expo2008, Motorland, Gran Scala, Exponapo, Olimpiadas Zaragoza-Pirineus, Zaragoza Capetal Europeya de a Cultura, etc. No podemos pensar que Aragon (más bien Zaragoza, “Zaragón”) puede continar crecendo como antismás, basando-se en ista politica de macroeventos, agora ye menister encetar políticas rigurosas y humildes, más que más devant de os mainates, capitalistas y especuladors, y reglamentar os achustes laborals ta guaranciar a seguridat de o treballo y evitar o empobrecimiento de os treballadors, endrezar una economía productiva, no pas especulativa. U siga mirar ta Francia u Alemania, más que ta Espanya. Atra reflexión que hemos de fer ye que l’autonomía t’Aragón ha estau asabelo positiva.

 

En 150 anyos, Aragón no heba feito que perder población. Ista situación venió chunto á la organización de o Reino d’España como estau centralizau que trestalló Aragón en tres provincias, con uns municipios sin d’autonomía politica y unas Diputacions Provincials que pendeban de raso de o Guvierno Civil, aguaitau bien de cerca dende o Guvierno Militar. Aragón no existiba alministrativament y o nuestro Pueblo s’amortaba baxo la bota espanyola y monarquica, perdendo población y peso politico y economico en o conchunto de l’Estau.

 

Pero con a muerte de Franco, os aragoneseses ganemos l’autonomía (tal cual se deciba allora) y encara que nos furtoron o maximo ran d’autonomía, a la fin lo consiguiemos, poqué a poqué, sin reblar. A luita por enamplar lo nuestro autoguvierno, chunto á la luita popular contra os trescoles d’auga de l’Ebro han estau as dos mostas irrefutables de a nuestra anglucia d’autodeterminación. Sobre o Trescole ye menister dicir ya que, si no en hesenos ganau, agora la borbolla financiera espanyola encara sería más grant pues devant de a expectativa de más augua en Levant s’hese disparau encara más a construcción especulativa y antimás agora Aragón veyería o suyo futuro hipotecau con un Trescole que mos furtaría uno de os nuestros tresoros más preciaus: l’augua.

 

Lo causo ye que Aragón ha dixau de perder población de vez que ha conseguiu l’autoguvierno. Bi ha qui diz que ixo ye casolidat, pero s’ha de parar cuenta que ta os 80, Aragón yera la Comunidat Autonoma con más despoblaus (400) y que agora lo ye Galicia (con 800), antis todas as nuestras comarcas perdeban población (menos as capitals de provincia), agora ixe proceso s’ha revertiu y mesmo belunas en ganan. Si Aragón hese continau sin existir, lo proceso de macrourbanización de Zaragoza hese continau como con o Polo de Desarrollo franquista. Alto u baxo lo que quiere fer o PSOE con ixe proyeuto faraonico de a “Zaragoza de o millón de habitadors”.

 

L’autonomía ha estau buena ta o país, pero hemos de parar cuenta de que no ye suficient y que ya no se puede enamplar más. Hemos plegau en as mugas de a Constitución Espanyola. Y sin dembargo, Aragón aprecisa adevantar más: ye menister cambear o sistema eleutoral ta luitar contra la corrompición politica, amanando ta la chent á os suyos ripresentants: os Consellos Comarcals cal que se trien por sufrachio universal, as diputacions provincials han de ser abolidas ya y o sistema de listas trancadas y bloqueyadas, -que le da tot lo poder á la burocracia institucional disbrazada de partius políticos- sustituidas por circunscripcions unipersonals , en cada cual se triase un diputau a doble vuelta. Antimás, o President de a Republica Aragonesa debería estar triau por sufrachio , libre, dreito y secreto. Pero tot isto u se fa reformando a Lei de Bases de Rechiment Local y a Lei Eleutoral espanyolas – misión imposible pues en ellas se refirma tot lo rechiment político corrompiu borbonico- u se fa demandando que mos ne tornen a sobiranía t’Aragón, en función de os nuestros Dreitos Historicos Nacionals.

 

A coyuntura economica mos cenya que, si queremos amanar-mos ta os países desarrollaus, hemos de meter dencima de a mesa o debate de a devolución de a nuestra sobiranía; tal cual mos cenya también que as políticas desarrollistas, herederas de o viello franquismo que gosa fer servir tanto lo PSOE como lo PP en toda Espanya, t’Aragón son penibles y han de ser sustituyidas por atrás que arrenuncien á la “Zaragoza de o millón d’habitadors”, y enfrontinen a reyalidat d’una economía sin de crecimiento reyal.

 

En un anyo tendremos eslecions ta Cortes d’Aragon y Concellos. A cucha independentista ha de fer un esfuerzo por estar-ie present, encara que mos siga cuasi imposible obtener representación. Por dos razons: A primera ye que se i presentará UPyD, o partiu de l’espanyolismo radical, o partiu que mos quiere furtar l’autonomía que tanto esfuerzo mos costó arreplegar. Si mos quedamos en casa y no marchamos ta votar, baxará la participación y o minimo legal ta obtener representación s’achiquirá, y se lo dixaremos más fácil ta UPyD. Dengún aragonesista ha de quedar-se en casa ta no facilitar-le la faina á os espanyolistas. No votar ta 2011 sería una grau manca de patriotismo aragonés. Antimás ye menister sacar o debate de a sobiranía. Ye menister dicir-les á os partius parlamentarios autonomistas, nacionalistas u federalistas que l’autonomía se le queda chicota á Aragón, que amenistamos totas ixas reformas devanditas, que ye menister arroclar fuerzas enta la sobiranía. Nusatros creyemos que ye menister encetar un proceso de chunidat de o soberanismo, encara que solo estase a ran eleutoral. Pero ixo rai, lo important ye fer-mos notar y fer apercazar á ixos partius políticos (Partido Aragonés, Chunta Aragonesista, Partido Comunista de Aragón), o á lo menos a os suyos afillaus, que l’autonomía ye acotolada como fuent de progreso, que ye menister prencipiar á charrar ya de sobiranía. Con una, dos u tres candidaturas, pues o important ye fer-mos notar, que ya sabemos que no’n hemos de sacar cosa.

 

Y como rematadera, dicir que lo que se faya en Zaragoza será custión sinyalera ta la resta de o país, pues si os zaragozans arrenunciamos á la “Ciudat d’un millón” le seremos dicindo a la resta de o país que no mos lo queremos minchar, que no queremos que nunca más se pueda dicir que vivimos en “Zaragón”, que queremos un país armonico y equilibrau.

 

Rafel Fleta

Cordinador d’Estau Aragonés en Zaragoza.

, , ,

No hay Comentarios