Archivo etiqueta economía social

Que el Ayto. de Zaragoza retome el convenio con Aropa2

capturaVa a llegar setiembre, el inicio de la escuela, el otoño y el frío, y el convenio por el que centenares de familias zaragozanas recibían ropa del Ayto. previo informe de sus Servicios Sociales de Base, ni ha sido renovado ni sustituido por otro recurso. miles de personas van a pasar más penurias todavía por la incapacidad de gestión del trifachito que gobierna la Ciudad.

En el año 2012, una serie de empresas de la llamada Economía Social se pusieron en contacto con el Ayto. de Zaragoza, entonces presidido por Belloch, para ofrecerle un trato: según una reciente Directiva Comunitaria, en el año 2020 todas las ciudades europeas debían tener un sistema de recogida de “residuo textil” y la ciudad de Zaragoza, en medio de una profunda crisis fiscal y financiera, no tenía  ningún plan al respecto.

Conociendo la experiencia en otras ciudades, esas cooperativas ofrecieron un convenio al Ayto.: a cambio de unos 40.000 € al año, pondrían en marcha una experiencia piloto para la recogida de ropa que le podría servir al Ayto. como aprendizaje para cumplir el plazo, además, de la ropa recogida, los Servicios Sociales de Base podrían aprovecharse para dársela a familias necesitadas de ayuda urgente, sin necesidad de papeleos ni facturas.

El proyecto se puso en marcha en 2013 y fue creciendo, recogiendo cientos de toneladas anuales, impulsando una experiencia de economía circular y ayudando a cientos de familias, todo por una cantidad ridícula.

El Ayto, aprovechó la experiencia y en 2018 sacó a concurso la recogida en la vía pública de ropa, conforme la citada Directiva Europea. Una UTE de varias empresas de economía social se hizo con la gestión, pero el convenio inicial siguió vigente: cerca de un millar de familias recibían ayuda, en realidad todas las que eran capaces de enviar los Servicios Sociales de Base.

Pero el trifachito ganó las elecciones de 2019 y decidió hacer tabla rasa con todos los Convenios firmados por las corporaciones anteriores, algunas concejalas del equipo de gobierno mantuvieron contactos con las empresas de economía social, hicieron vagas promesas de mantener las ayudas con otra fórmula, pero desde marzo ya no se ha sabido nada.

El hecho es ese: llegará setiembre y las familias se verán en la necesidad de comprar ropa para que sus hijos vayan a la escuela, un chándal, unos maripis, un jersey y un abrigo nuevos, necesitarán zapatos y abrigos en general, algunos mantas o sábanas, una ayuda que no soluciona el problema pero permite ocupar los menguados recursos familiares en otra cosa, y que no le suponía ningún esfuerzo al Ayto. Pero este año no llegará la ayuda, simplemente porque el equipo de gobierno municipal es incapaz de gobernar.

Está visto que no hay alternativa al convenio que vino funcionando desde 2013, así que es urgente que el Ayto lo restituya con urgencia y que las familias vuelvan a recibir la ayuda.

Más info:

www.aropa2.com

, , ,

No hay Comentarios

La “Bristol Pound” ¿Un ejemplo viable para impulsar la economía local y social en Aragón?

Bristol Pound - La libra de Bristol

Bristol Pound - La libra de Bristol

En un entorno socio-económico complejo en el que la información mediática y la realidad diaria de la ciudadanía cobran cada día mayor distancia, se hace cada vez más necesario buscar nuevas fórmulas que permitan a las capas más desfavorecidas de la sociedad, retomar el pulso normal de la vida de las personas. Una prolongación en el tiempo sin aparente final, en el que nos inculcan la idea de que el trabajo, sea cual sea, es una bendición casi divina, y en el que un ministro de economía hace una labor pedagógica consistente en explicar a esas personas más perjudicadas, que es mejor cobrar 50 euros que no cobrar nada, nos pone en la conclusión de que solo importan aquellos que tienen capital. Cuanto más capital se tiene, más protección se obtiene. En eso se está convirtiendo, poco a poco, pero con pasos inexorables, la realidad del Estado del Bienestar.

Desde la izquierda, vemos como una sociedad secuestrada por los grandes poderes oligárquicos, a través de títeres políticos y mediáticos, entra en una espiral de miedo ante cualquier iniciativa de cambio revolucionario, adoptándose individualmente el concepto del “no se puede hacer”. El ejemplo griego, donde Siritza llegó al poder el pasado domingo, es el caso de una sociedad fuertemente vapuleada por la crisis y que ha perdido el miedo a lo que pueda pasar, muy probablemente asistiremos a una auténtica sacudida en los mercados financieros, atacando a la prima de riesgo griega, y creando un escenario caótico y mediáticamente ejemplarizante para otros votantes de países que piensen que se puede escapar de las reglas de Merkel y del sacrosanto Euro.

Por tanto en esta vorágine de poderosos depredadores globales, podemos tomar el ejemplo de iniciativas imaginativas como la emprendida por el Ayuntamiento de Bristol. Junto a Manchester, Bradford, y Leeds, la ciudad de Bristol es uno de los puertos más importantes del Reino Unido, cuna de la revolución industrial en el siglo XIX, y actualmente una de las zonas más deprimidas y con más inmigración de Inglaterra. La violencia racial, con telón de fondo de una acumulación de muchas familias de pocos recursos económicos y muy dependientes de las ayudas públicas, han disparado en los últimos años los presupuestos gubernamentales, poniéndose en tela de juicio el futuro de muchas de estas ayudas.

Sin embargo el Ayuntamiento de Bristol, ha puesto en marcha una iniciativa institucional: La Libra de Bristol: Con la colaboración de más de 700 empresas locales y con el respaldo del Bristol Credit Union (caja de ahorros local de Bristol), lleva dos años en circulación, y el ayuntamiento permite pagar los impuestos locales en esta moneda de trueque, e incluso el alcalde ha cobrado parte de su sueldo en estas “Bristol Pounds”. Un proyecto que está siendo modélico y que de alguna forma permite conjugar el mantenimiento de las ayudas sociales con aligerar la carga de la factura de ayudas sociales de las administraciones públicas en libras esterlinas. Una moneda inspirada en el espíritu cooperativo de importantes actores sociales públicos y privados y de los ciudadanos, y que busca según sus promotores “cambiar el ADN del dinero y reivindicar otro tipo de valores que han muerto aplastados bajo el poder financiero”.

El éxito que está teniendo este proyecto ya inspira otros como la experiencia piloto que quiere impulsar el ayuntamiento de Santa Coloma de Gramanet, donde recientemente se ha publicado el estudio Multiplicador Local 3 (LM3), que ha revelado que más de 50% de los fondos destinados a las entidades locales y a los sueldos de los trabajadores municipales se gastan fuera de la ciudad. La alcaldesa de la población, Núria Parlon, afirma que estos datos ponen de manifiesto la necesidad de “acuñar una moneda local propia para fidelizar el comercio y la actividad local”.

Esta es una iniciativa muy a tener en cuenta, y que puede plantearse aquí en Zaragoza, con el apoyo institucional adecuado, podría ser muy beneficioso tanto para la economía local de la ciudad como para el conjunto de los zaragozanos y zaragozanas, y por supuesto, en muchos otros municipios y/o comarcas aragonesas.

La conveniencia de disponer de elementos económicos endógenos no controlados por la globalidad del mercado financiero, cada día cobra más fuerza, en un escenario, en el que las crisis económicas golpean muy duramente a las personas normales, y se siente poco, cuando hay situaciones de recuperación, según la macroeconomía estadística.

Guillén Forcada

Consello Nazional

Estado Aragonés

, , , , ,

No hay Comentarios