Archivo etiqueta Estado Comunidad

El control del déficit y el precio del forfait. Debate sobre el estado de Aragón.

Lo ha dicho la Presidenta de Aragón en el Debate sobre el estado de Aragón. El principal problema de Aragón es el mantenimiento del equilibrio presupuestario, y para ello hay que dar las ayudas “a quien realmente lo necesita y no de manera indiscriminada”.

Es uno de los dogmas de la biblia neoconservadora:  Nada de “derechos sociales”, nada de educación gratuita, nada de sanidad gratuita, y los subsidios sociales se dan con cuentagotas, no sea que se cuele algún defraudador. Hay que perseguir al desgraciado que intenta cobrar los 480 euros del Ingreso Aragonés de Inserción mientras se curra algún jornal en negro o revende en el rastro lo que encuentra rebuscando en la basura. Los derechos sociales son sustituidos por la caridad, a poder ser privatizada.

Eso sí, las dietas para los directivos de las empresas públicas (esas tan denostadas por el PP en la oposición) siguen a 230 euros por reunión de pelagambas. Aquí no hace falta recortar.

Otro de los dogmas de la biblia neoconservadora es que la colaboración público-privada es el camino de la gloria. La práctica de la puerta giratoria “público-privada”: el mismo político que decreta una privatización luego se coloca en la empresa que obtiene la gestión del servicio privatizado. Ya ha tenido que dimitir un cargo de la administración sanitaria pepera en Aragón por un caso así.

Estos dos dogmas: la puerta giratoria público-privada y la caridad privatizada se observan tanto en la política educativa como en la sanitaria: Se acabaron los libros de texto gratuitos, se acabó la sanidad gratuita y universal, las becas de comedor se reducen a la mitad y se dan a mitad de curso, el Ingreso Aragonés de Inserción se otorga seis meses después de su solicitud, los enfermos crónicos tienen que pagar facturas sanitarias astronómicas para su congeladas pensiones, los parados (inmigrantes o no) se van quedando sin tarjeta sanitaria.

Para mantener el sacrosanto equilibrio presupuestario, los niños aragoneses abandonan el colegio (¿para qué ir si no puedes comer y no te dan ni los libros de texto?) y comienzan a sufrir, en algunos casos, malnutrición, los enfermos sin recursos ni trabajo sufren enfermedades que no tienen tratamiento (¿volverán el tifus, la malaria y la tuberculosis?), los pensionistas abandonan sus tratamientos médicos para dar de comer a sus nietos que no pueden hacerlo en el comedor escolar (100 euros vale al mes que le den de comer a tus hijos en la escuela de primaria), los marginados que confían en esos 480 euros para sobrevivir entre la campaña de la manzana y la de la cereza, tienen que buscarse la vida. Como consecuencia, hay un montón de gente rebuscando en la basura, no hay suficientes desperdicios para todos y se vuelve a robar para comer. Y por supuesto, la gente, forastera o nativa, vuelve a emigrar: “dicen que hay tierras al norte donde se trabaja y paga”.

La sociedad se organiza, por supuesto, hay protestas en la calle y el apoyo mutuo comienza a funcionar: familias que se organizan para que los chicos vayan a comer a casa de una madre parada, a mitad de precio, AMPAS que recogen los libros del curso anterior para los chicos del próximo, con sistemas para pagar los libros nuevos entre todos, ahorrando así tal vez la mitad o más de la factura.

Pero lo que más asco da es el cinismo de la Presidenta de Aragón con su hipócrita discurso neocon. Lo peor no es que el PP pone como primer objetivo el equilibrio presupuestario y el control del déficit por medio de la desaparición de los derechos sociales y el recorte de los presupuestos en sanidad, educación y acción social hasta dejarlos reducidos al asistencialismo caritativo del siglo XIX. Eso sólo es una cara de la moneda.

La otra es la tenebrosa: esto debe ser así porque los recursos públicos deben servir para que los amos de nuestra tierra sigan manteniendo sus privilegios de siempre a costa del dinero y el sufrimiento del pueblo. Así los grandes propietarios agrícolas, agrupados en ASAJA y ARAGA, son la base sobre la que se convierte a Aragón en uno de los puntales de Europa a la hora de cultivar transgénicos, son los socios locales del capital internacional representado por Monsanto y otras grandes empresas fabricantes de veneno. Ellos se llenan los bolsillos mientras la agricultura familiar languidece. Pero este ha sido un año de lluvias y no se nota.

Pero aún hay otro caso más doloroso y caro, porque ha llovido, pero aún ha nevado más. Es Aramon. Aramon es una empresa semipública (de esas de puerta giratoria) participada por Ibercaja (que ahora es un banco privado: caretas fuera, al fin) y el gobierno de Aragón. Aramon es la propietaria de todas las pistas de esquí de Aragón y es profundamente deficitaria, incluso un año como éste, con tanta nieve, pierde dinero, este invierno el gobierno de Aragón metió un millón de euros para comprar Astún, la última pista privada que había. Está renegociando el pago de su gigantesca deuda. Hay que mantenerla, un montón de “emprendedores” locales viven del pesebre de Aramon, que representa mucho más que las pistas de esquí: son todos los macro-negocios inmobiliarios y hosteleros del Pirineo, junto con su gigantesca red clientelar.

Los pijos de Zaragoza (y de Madrid, Barcelona o Donosti) suben a esquiar al Pirineo pagando la mitad de lo que cuesta, se dejan las perras en los bolsillos de los caciques de siempre y el Gobierno de Aragón paga la factura de Aramon.

El Partido Popular mantiene el forfait a mitad de precio a costa de los comedores escolares, las medicinas de los pensionistas , los libros de texto. Se condena al hambre a los hijos de los obreros sin trabajo para que los niños pijos puedan esquiar a buen precio. Ya lo dijo la aristócrata madrileña en el 2008 “los pobres están acostumbrados, pero para alguien de posición es terrible estar sin cash”.

Las protestas callejeras y el apoyo mutuo son imprescindibles, pero es obvio que hay que echar a esta gente del gobierno.

¿Y el PAR? ¿sabe el PAR que son los socios minoritarios quienes asumen el mayor coste político de gobernar? Da la impresión de que el PAR ya ni siquiera está en el gobierno para repartirse prebendas o mantener su red clientelar, ya sólo está en el Gobierno para evitar que salte el escándalo de las depuradoras y alguno de sus dirigentes vaya a la cárcel.

R. Fleta

Consello Nazional de Estau Aragonés.

, , , ,

No hay Comentarios

Estado Aragonés ante el debate sobre el “estado de la Nacionalidad de Aragón”.

El discurso de la Presidenta de Aragón ha sido más que previsible. Autocomplaciente y neoliberal.
La autocomplacencia de los presidentes de gobierno debe ser propia del oficio. El carácter neoliberal del mismo merece cierto desarrollo:
Dice la Sr. Rudi que Aragón está mejor que la mayoría de las Comunidades Autónomas de España, y sin embargo, el ajuste que realiza en materia de inversiones públicas es de los más duros. Esto responde a la cansina receta neoliberal de “pase lo que pase, la solución es ir hacia el Estado Mínimo”. Sin menoscabo de la “exitosa” fórmula de la socialización de pérdidas y privatización de beneficios.
Ejemplo de esto último es la inminente nacionalización de la Estación de Esquí de Candanchú. En Aragón como no tenemos Bancos que rescatar, rescatamos estaciones de esquí ruinosas. Sería una grata sorpresa, muy grata y muy sorprendente, que alguno de los portavoces de la oposición, tan ecologistas y sostenibles en sus discursos, tuviese la valentía de decirles a los alcaldes del Valle del Aragón que está en contra. No sólo eso, si no que lo que debe hacer el Gobierno de Aragón es deshacerse de su parte de Aramon. Las pistas de esquí son ruinosas e insostenibles, por el cambio climático básicamente pero también porque era un proyecto cuyo objetivo era vender pisos. Nos quejamos mucho de los campos de golf levantinos, para los que no hay agua, pero no queremos ver que nuestras pistas de esquí no tienen nieve. Y que tanto unos como otros sirven de coartada para levantar urbanizaciones.
Apostar por Aramon significa apostar por la burbuja inmobiliaria como fórmula para salir de la crisis. Más de lo mismo.
Otra muestra del neoliberalismo del Gobierno Rudi es la política fiscal basada en desgravaciones. Nos pone la zanahoria de las desgravaciones de los libros de texto, como si que nos desgravasen un 10% de los 250€ por niño que ha habido que pagar, como poco, sirviese de algo. Eso no es más que otra coartada para las desgravaciones millonarias para empresas y propietarios. Una política fiscal comprometida con una salida sostenible de la crisis requiere hoy una medida radical: eliminar todas las desgravaciones del IRPF, para que, en un corto espacio, podamos reducir el IVA. Pero apostar por la eliminación de privilegios en los impuestos directos para contener los impuestos al consumo, los que más gravan a las personas de menos ingresos, es lo que se llama una política fiscal de izquierdas. No podemos esperar tal cosa del PP, pero lo dramático es que si cualquier portavoz de los grupos que representan a la izquierda lo dijese,  sería una sorpresa, muy grata, pero gigantesca.
No ha dicho nada de la lengua aragonesa. Llevamos 30 años esperando que la DGA haga algo para ayudar a aquellas personas y entidades que luchan por la pervivencia de nuestra lengua privativa, haga algo por preservar los derechos civiles de los aragoneses que hablamos aragonés, escuche a las instituciones internacionales que le instan a ello. Tendremos que seguir esperando.
Una fuerza política que luche por la recuperación de la soberanía de Aragón y por la defensa de los intereses colectivos inmediatos y a largo plazo de las clases populares y trabajadora, difícilmente podría pactar globalmente con cualquier partido del Régimen, pero sí que podría plantearle soluciones concretas para problemas concretos, incluso dar cobertura a un gobierno de signo contrario en una decisión difícil pero necesaria.
En vez de eso, la oposición parlamentaria se rasgará las vestiduras, insultará a la Presidenta y evitará proponer ninguna solución, no sea que “le copien la idea” (si es que tienen alguna), guardándosela para alguna presentación electoralista.
Qué nivel político más infame y miserable tenemos en Aragón.
R. Fleta.
Consello Nazional d’Estau Aragonés

, ,

3 Comentarios

Estado Aragonés ante la crisis

Al hilo del Debate sobre el estado general de Aragón, la Gestora Nacional de Estado Aragonés -partido independentista, republicano y de izquierdas- declara que el primer problema que hoy sufre el Pueblo Aragonés es la llamada crisis financiera y sus consecuencias sociales, económicas.
 
Es necesario que el Gobierno de Aragón actúe para paliar esas nefastas consecuencias, pero también para atajar las causas.Entre las consecuencias de la crisis en Aragón es el número creciente de parados de larga duración que consumen prestación y subsidio de desempleo. Consideramos urgente que el Gobierno de Aragón implemente un subsidio, mínimo e inembargable, para todos los aragoneses que se encuentren en esta situación. Sin límite de fecha en la que entraron en esa situación de desamparo. Los únicos requisitos, pues, serían para recibir el citado subsidio ostentar la vecindad civil aragonesa, residir en Aragón, haber percibido el subsidio de desempleo y no recibir ninguna otra ayuda de alguna otra administración. La cuantía podría ser perfectamente de 420 €. Es lamentable que muchos extranjeros se encuentren en esta situación en Aragón, pero las limitadas competencias de nuestro gobierno autonómico imponen que afrontar esas situaciones no pueda ser su responsabilidad.
 
Respecto de las causas de la crisis, el Gobierno de Aragón debe tomar una decidida posición intervencionista en la economía, abandonando inversiones en sectores marginales de la economía (Aragón, Gran Scala, Expo 2014 …) y entrando en sectores realmente estratégicos: energía, trasporte, agricultura … El origen de la crisis está en la acción descontrolada del mercado y por ello la solución y prevención de futuras crisis ha de pasar por la intervención de los gobiernos.
 
Somos plenamente conscientes de que la falta de soberanía de Aragón limita sobremanera la posibilidad de actuación de nuestro gobierno, pero ello no debe ser óbice para que pueda actuar en la dirección correcta, aunque precisamente por ello, un auténtico gobierno patriótico aragonés debería recordar que sólo la recuperación de nuestra soberanía como Pueblo puede poner en sus manos las herramientas necesarias para afrontar los problemas de los ciudadanos y ciudadanas aragoneses.
 
Zaragoza, 15 de setiembre de 2009
Gestora Nacional de Estado Aragonés

, ,

No hay Comentarios