Archivo etiqueta Gaspar Torrente

Estau Aragonés debán de o Consello d’Aragón ta 1936

Siñal d'Estau aragonés

Siñal d'Estau aragonés

Cuan ta o verano de 1936 as columnas de milizianos ocuporon o terzio oriental d’Aragón, os campesinos reboluzionarios aprofeitaron a fuyida de caziques y golpistas ta enzetar a coleutibizazión de a tierra. En primeras fazió onra a las Columnas que, aprezisadas de lochistica, no teneban atra traza d’aprobisionar-sen, encara que suposó una buena ripa de pleitos entre milizianos y campesinos. Istos pleitos dixaron claro que yera menister organizar politicamén o proceso reboluzionario.

A CNT eba prebau de portiar a Reboluzión Sozial ta toda España, prebando d’establir Consellos Rechionals d’Esfensa que la endrezasen. Estos Consellos Rechionals deberían aber estau coordinaus por un Consello Nazional. Pero solo que lo Consello d’Aragón se consolidó, estando legalizau por a Republica como lechitimo gubierno d’Aragón t’abiento de 1936.

Entre que o Consello d’Aragón se constituyó de feito y se legalizó por a Republica, abió firme debate entre os aragoneses, espresau en a prensa de Barcelona.

Ta o 30 d’otubre, Gaspar Torrente publicó lo suyo primer articlo en “Diari de Barcelona”, papel informatiu d’Estat Catalá, reproduziu, como toz os zitaus en iste articlo, en o libro “Cien años de nacionalismo aragonés”, que replega os articlos de Gaspar Torrente, publicau por RENA ta 1988 en edición parada por Antonio Peiró.

En o debandito articlo, tetulau “Primer Govern indepedent d’Aragó” saluda la constituzión de o Consello d’Aragón y refirma á o suyo presidén, Joaquín Ascaso: “nosaltres, com a nacionalistes que som, aprovem la decisió i determinació del company i paisà Ascaso”. Refusa Gaspar Torrente as creticas contra o Consello  ”dels eterns descontens de la causa aragonesa, d’aquells, que només veuen i han veut el nostre poble a través del prisma de la Pilarica i de la Jota”, chen que refusaba que as tropas catalanas portiasen “banderes barrades, oblidant, aquests eterns professionals de la crítica, que també la bandera barrada és l’ensenya dels aragonesos”.

A la fin, Torrente concreta l’oxetiu de o suyo articlo: “assabentar als components del Govern que va quedar pendent de resolución un afer del Poble Aragonés de veritable trascendencia per la nova estructuració de la vida del nostre poble: els acords del Congrés de Casp, o sigui, l’Estatut, avalat i refrendat per un grapat d’Ajuntaments i Estaments. més socials que politics de tot l’Aragó.” Ascape paroron cuenta os nazionalistas aragoneses de que en l’achenda d’Ascaso y a suya colla faísta no figuraba demandar á la Republica legalizar lo Estatuto de Caspe, mesmo que o suyo discurso aragonesista no yera que un postizo ta ganar-se a o pueblo, por más que o proprio Ascaso lo rebindicase en as suyas Memorias escritas uns años dimpués, en o ecsilio.

Bels diyas más tardi, chusto antis de a suya legalizazión, o Consello d’Aragón fazió un mitin ta Barcelona, o día 15 de noviembre, ta “explicar a o Pueblo Aragonés y Catalán os propositos que l’animan”. Asinas se leye en dos nuebos articlos, publicaus por Gaspar Torrente en el “Diari de Barcelona”, Un d’istos articlos estió publicau a bispra, anunziando de buen implaz o debandito mitin, y l’atro lo día 3 d’abiento, pero se beye que iste lo escribió con o morro tuerto, pues l’autor diz que a una parti de a chen que estió en o mitin, no le cuacó brenca que os militans d’Estau Aragonés bandiasen o suyo siñal.

Gaspar Torrente carraña a os organizadors por no i portiar “les Barres d’Aragó com era el seu deure fer-ho”, y encara que almite que o feito no malmeteba la formazión de o “Govern de Defensa d’Aragó” sí que se quexaba de que “no va veure’s la manifestació nacional del nostre poble de la manera que l’acte reclamava i com era propi palesar”, ya eba esplicau unas ringleras antis l’autor porqué estaba carrañau con Ascaso y la suya chen: “Hi ha, peró, una cosa o fenomen viscut entre els aragonesos, l’amor a Aragó, l’amor a la terra. Peró es dóna el cas que els uns senten l’Aragó a través de les doctrines i ensenyaments centralistes, i veuen el nostre poble no com una cosa viva i natural, no com una Nacionalitat nascuda de sí mateix, sinó una vulgar regió española imposada per l’ensenyament balder del centralisme español”.

Pa rematar l’articlo, Gaspar Torrente fa un zeño, una mica somarda, ta “l’amic Ascaso”: le diz que si demanda aduya, no le’n ha de faltar en que “veiem formada la Junta o Govern de Defensa d’Aragó  a base de totes les forces del Front Popular i antefeixistes … L’Aragó per damunt de tot. Si els homes de l’anarquisme están disposats a transigir, més han d’estar-ho els altres, i més encara nosaltres que ja portem cabells blancs predicant la llibertat de la nostra terra”

Asinas, de zaga l’entusiasmo de o primer articlo, fa un segundo con una miqueta d’amargura, pues o Consello d’Aragón no apercaza lo esprito aragonesista que os militans d’Estau Aragonés creyeban obligau; encara que os nacionalistas aragoneses continan refirmando a o Consello, meten como condizión a nezesidá de que todas as fuerzas antifaxistas reculen una miqueta cadaguna ta plegar en bel alcuerdo.

Deseguida, o 5 d’abiento, Diari de Barcelona publica unatro articlo tetulau “Nacionalisme y Anarquisme”, do Gaspar Torrente esfiende a ideya de o nacionalismo debán de os anarquistas, prebando d’amostrar que, tal cual os anarquistas se quexan de l’arbitraria identificación d’anarquía con desorden y barullo, ellos mesmos no eban de cayer en a identificación de nazionalismo con ideyas retrogradas. Ye un articlo prou simplista, que no más se puede entender ficau en un furo debate entre a chen d’Estau Aragonés con a chen de o Consello d’Aragón.

Ista pleitina no yera puntual, y ascape s’estendillo como una luita de “o Consello d’Aragón contra toz”. Tot remató con a disolución de o Consello d’Aragón, reduziu ya no más que a Ascaso y a suya colla de colaboradors faístas, ta chunio de 1937, que se fazió efeutiba t’agosto, en o contesto de as luitas entre anarquistas y comunistas en as carreras de Barcelona. O 7 de chulio trenca Gaspar Torrente o suyo silenzio en prensa ta publicar un articlo en l’Humanitat, papel informatiu d’ERC, do s’alegraba plazentero de a disolución de o Consello que “va neixer mort. Estava mancat d’aquell esperit netament aragonés, d’aquella convicció aragonesista i d’aquella fermesa autonomista que d’una manera ferma i decidida había plasmata (sic) dos mesos abans del 19 juliol un gran acte pro Estatut Aragonés de Casp”. Iste ye lo zaguero articlo conoxiu de Gaspar Torrente.

O Gubierno de a Republica disolvió lo Consello presidiu por Ascaso, pero nombró Gobernador d’Aragón a un militán de Izquierda Republicana conformando lo que se clamó “segundo Consejo de Aragón” conseguindo lo refirme y aduya de os militans d’Estau Aragonés que encara continaban autibos, como José Aced, secretario de o Congreso de Caspe y zaguero sobrebibidor de o nuestro partiu y que “pasó lo testigo” a lo nuestro autual Presidén, Andrés Castro. José Aced ye qui lo remera en as suyas Memorias, publicadas por REA, Centro Aragonés de Barcelona y Ayto. de Alcorisa en 1997. D’atra man, o Comité Nazional de a CNT no fazió cosa contra a disolución de o Consello d’Aragón y remató dentrando en o Gubierno de Negrín. Ascaso estió espulsau de a CNT, acusau de prebar de furtar os diners de o Consello, y moriría, repudiau y albandonau de toz, ta Venezuela en 1979, como remera Julián Casanova en “Anarquismo y revolución en la sociedad rural aragonesa 1936-38″

Fa uns años, o investigador Agustín Martín trobó, cuasi por casualidá, o banderín de l’auto ofizial d’Ascaso como Presidén de o Consello d’Aragón, lo que estió muito importán, pues no se conoxeban as suyas colors. Isto fazió asabelo contentos a os anarquistas aragoneses que gosan fer-lo servir agora como proprio, y mesmo a muitos aragonesistas que remeran un gobierno independién que tenió Aragón y fan onra asinas a memoria de o nuestro país.

No dudamos de a lechimidá de o Consello d’Aragón como gubierno de o nuestro país, asinas lo reconoxió lo Gubierno de a Republica, y asinas lo reconoxió Estau Aragonés y o nuestro Presidén y fundador Gaspar Torrente.

Estió tan lechitimo como lo “segundo Consello d’Aragón”. Sin dembargo, a prenzipal cretica que les fazió Gaspar Torrente, encara que dica agora oblidada, ha de ser reconoxida como  enzertada: o Consello d’Aragón, ta organizar a reboluzión, debería haber replegau o esprito autonomista de o Congreso de Caspe, haber demandau que o Gubierno de a Republica aprebase o Estatuto d’Autonomía (siñau por todas as fuerzas progesistas aragonesas en mayo de 1936) y aber adotau lo siñal de as cuatro barras como proprio. Y a partir d’astí, prenzipiar a treballar.

En cuenta d’ixo a chicota colla de faístas que teneban a mayoría de o Consello s’enfrontinoron á toz y á tot, no transichieron en cosa de lo que eban dito y s’enzenegaron en una delera reboluzionaria que no les lebó ta dengún puesto que remataron por enronar as buenas esperienzias, que sin duda abió en a reboluzión, debaxo de as consecuenzias de a suya mala chestión y o suyo sectarismo. Y antimás imposaron un siñal que a nusatros mos parixe bien fiero.

Por ixo, lo nuestro siñal contina estando lo mesmo que os militans d’Estau Aragonés bandiaron ixe 15 de noviembre de 1936 debán de o Consello d’Aragón.

Rafel Fleta

Secretario d’Organizazión d’Estau Aragonés.

Lizenziau en Istoria.

, , , , , , , , ,

No hay Comentarios

OS SIÑALS ESTRELAUS D’ARAGON

Estreladas aragonesas

Estreladas aragonesas

De las tres banderas la que tiene una simbología más antigua es la de Estado Aragonés. La estrella blanca y el fondo azul fue usada por primera vez en la Revolución Americana y luego en la guerra civil norteamericana: los confederados usaban una bandera la “blue & bonnie” (azul y hueso) que sólo consistía en una estrella blanca sobre fondo azul. El azul es el color que significa la unión libre (confederación) y la estrella blanca significa la soberanía. Es una simbología inspirada en la de la masonería.

A la estrella de cinco puntas se le puede atribuir un origen más y tiene que ver con la búsqueda de la perfección matemática, racional, pues las cinco aristas engloban una circunferencia que se explica en sí misma (por eso significa también soberanía o independencia). Los esperantistas adoptaron la estrella de cinco puntas (verde) como símbolo del carácter internacional, global (por la circunferencia), y Trosky la pintó de rojo para que sirviese de emblema del Ejército Rojo soviético; símbolo de la revolución proletaria (por el color rojo) e internacional (por la estrella de cinco puntas). Así pues, en origen la estrella de cinco puntas significa lo mismo: el valor de la “perfección racional” como idea, pero blanca significa la soberanía nacional y roja la revolución proletaria. Gaspar Torrente se inspiró en la bandera de la República Catalana (propuesta hecha, creo, inicialmente por Estat Catalá) para hacer su propia propuesta para Estado Aragonés, así que el simbolismo es claro y responde a lo antedicho.

El simbolismo en la segunda bandera es menos claro y como bandera tiene una historia desconocida. En 1993 el Gobierno de Aragón, compuesto por una coalición PAR-PP y presidido por Eiroa (PAR) decidió continuar las exitosas manifestaciones autonomistas con una convocatoria en Madrid ante el Congreso de los Diputados. CHA decidió continuar participando en esas manifestaciones con nuestra reivindicación propia de Autodeterminación. Paralelamente, el Rolde Joven del PAR, presidido por Manuel Escolá, decidió impulsar la creación de una “Plataforma Joven por la Autonomía Plena”, como CHA no tenía organización juvenil, la gente del Política Sectorial de CHA (Pascual Jiménez de Bagüés a nivel nacional y Chorche Tricas en el Ligallo de Zaragoza-Capital) hicieron una convocatoria a todos los jóvenes militantes y simpatizantes de CHA para que creasen el Rolde de Juventud, que rápidamente pasó a llamarse, por acuerdo del Comité Nazional, “Chobenalla Aragonesista” y tener forma jurídica de asociación juvenil.

La nueva asociación necesitaba un logotipo y Dani Viñuales elaboró uno en el que combinaba las cuatro barras con la estrella roja, inspirándose sin duda en las banderas con estrella roja del Bloque Nacionalista Galego o el Partit Socialista d’Alliberament Nacional. Sin embargo, el logo no resolvía cómo ubicar esa estrella en esa bandera, de echo aparece en un lateral de la misma, no en el centro. No hubo ningún problema hasta que llegó la manifestación del 15 de noviembre de 1993 en Madrid: ¿Como llevar la bandera con la estrella? a alguien (no sé a quién) simplemente se le ocurrió la solución más sencilla: colocar la estrella en el centro. Y así nació “la estelada aragonesa”. Perfilar con negro la estrella roja sólo tiene sentido para resaltarla sobre las cuatro barras.

Así pues, “o nuestro sinyal estrelau”, desde Gaspar Torrente, significa la soberanía del Estado Aragonés en el contexto de una hipotética confederación internacional (él hablaba de confederación ibérica, si recordamos), entroncando hoy con la propia tradición de la Unión Europea (que utiliza para su bandera el mismo lenguaje simbólico), mientras que “la estrelada” (como le dicen quienes la usan) utiliza el lenguaje revolucionario del Ejército Rojo soviético.

La tercera bandera no la había visto nunca, pero parece que sigue el camino del PSAN: a partir de la tradición de Estat Catalá integra en la composición aquella la estrella roja, de igual forma parece que quien ha diseñado esta propuesta quiere integrar la estrella roja en la composición histórica de Estado Aragonés. Supongo que habrá surgido del ámbito de alguna “colla pro-soviética”… Es broma, pero seguro que sabremos su significado en algún comentario a este post.

El elemento común de las tres banderas, las barras o palos de Aragón, fue en su origen símbolo de la dignidad real vinculada a la Casa de Aragón (no al “Reino”, Diputación del General y Cortes, que tenían el suyo propio, la cruz de San Jorge y las cuatro cabezas de moros). Sobre la “patrimonialidad” o “mejor derecho” sobre este símbolo de los distintos territorios que hoy lo emplean como parte de su bandera decir que: Bueno, todos tuvieron al fin y al cabo un mismo soberano, el Rey de Aragón. Sin embargo, una constatación es clara para determinar quien lo tuvo históricamente como más suyo y es que, durante toda la Edad Moderna, fue precisamente en Zaragoza, donde existía una casa de acuñación de moneda, donde prácticamente sin excepción toda moneda que se acuñó lo fue con las barras de Aragón en su reverso, siendo las impresas en otras cecas de la Corona de Aragón con un variopinto catálogo de símbolos en los que destacaba la clásica cruz de las monedas castellanas. Por tanto, fue Aragón, como territorio patrimonial de la Casa de Aragón, quien siempre las tuvo como propias o por lo menos durante más tiempo.

Hoy las barras aragonesas son el símbolo del territorio, el Pueblo y la Entidad Política de Aragón, que junto a los elementos que se han descrito anteriormente componen diferentes significados, podría decirse “programas políticos”, respecto a Nuestra Tierra. Desde E. A. anhelamos que algún día la estrella de nuestra tierra brille con luz propia en la constelación de países independientes.

, , , , , ,

3 Comentarios