Archivo etiqueta Ibercaja

Aramón, entre lo público y lo privado.

Aramon

Aramon

ARAMON tiene como objeto social la promoción y desarrollo del sector turístico de la nieve en la Comunidad Autónoma de Aragón, a través de la construcción y explotación comercial y turística de estaciones de esquí: hoteles y centros deportivos. Pero ARAMON es también una sociedad anónima, cargada de desde sus comienzos de una deuda tal, que de tratarse de una empresa “normal” se tildaría de inasumible.

Ante un panorama desalentador en la economía actual, puede ser un gran problema financiero que tendría el Gobierno de Aragón en un futuro próximo y, por tanto, todos los aragoneses.

Que el Gobierno de Aragón fuera accionista de una sociedad, cuando el otro socio era una Caja de Ahorros, con unos mecanismos de control y con unos objetivos no estrictamente capitalistas, pudo haber tenido un pase en el pasado. Pero hoy IBERCAJA es un banco en el sentido más exacto de la palabra y su objetivo final es obtener el máximo rendimiento capitalista.

No es de recibo que los planes de expansión de ARAMON y por tanto los de IBERCAJA BANCO pasen a ser los del Gobierno de Aragón. Es por ello, que urge la salida inmediata del consejo de administración de los consejeros que actualmente forman parte de él y se den los pasos necesarios también para la que el Gobierno de Aragón deje el accionariado de la sociedad.

Y todo lo anterior sin hablar de la incompatibilidad manifiesta que resulta de que, quien debe otorgar permisos, dar ayudas, aprobar proyectos y dar el visto bueno a planes generales y a parciales (Gobierno), es parte de una Sociedad Anónima de la que un 50% es propiedad de un BANCO PRIVADO.

En Aragón, hay que abrir este debate, la salida del Gobierno de Aragón de ARAMON, para no jugarse el futuro del territorio a una sola carta; una apuesta que, además y a todas luces, se vislumbra efímera.

Jesús Calvo
Tarazona (Moncayo)

, , ,

No hay Comentarios

Ponencias Asambleya Cheneral d’Estau Aragonés (Borradores) 2.- Aragón frente a la Crisis.

2.- Aragón frente a la Crisis.

Aragón, inmerso en la dinámica socio-económica de la situación del Estado Español, ha mantenido sus indicadores algo menos deteriorados que el resto, a pesar del tradicional expolio económico que el centralismo ha ejercido en Aragón. La actual Comunidad Autónoma de Aragón, tradicionalmente se ha encuadrado entre las Comunidades que aportan más impuestos de los que reciben en forma de inversión del estado, tiene menos desempleo que la media, concentrándose fundamentalmente en la capital, padece un territorio despoblado y fuertemente descompensado por el excesivo peso de la capital, Zaragoza, en el conjunto territorial, soporta una importante presencia militar, y una tradicional carencia en inversión en infraestructuras para vertebrar el territorio, agravada por la crisis, habiendo dejado paralizadas desde 2009/2010, algunas de las que estaban en marcha.

La recuperación de las exportaciones, no ha servido para dinamizar la creación de empleo. Los pingües beneficios de las exportadoras, al igual que en el resto del Estado Español, lo han hecho, gracias a la reducción de los costes salariales, y a la postre del poder adquisitivo de la ciudadanía. La riqueza se concentra en las manos fuertes, y el gobierno, espera una recuperación de la economía, a través del consumo. Lo que nos lleva a la idea de que todo el discurso político institucional tanto del Gobierno español como de su sucursal en el Gobierno de Aragón, están destinados a generar un efecto placebo, al modo de dosis de morfina en un drogodependiente, en la población, hasta las próximas elecciones, esperando que el actual repunte técnico de la economía europea (mucho más débil en España), aguante hasta las próximas Elecciones Generales, que seguramente coincidirán con Municipales y Autonómicas de Aragón.

La recuperación económica, se sustenta también en Aragón, en el fracaso social del sistema, incapaz cada vez más de hacer políticas redistributivas de esa riqueza generada. Y también nos expone, cada vez más a fuertes crisis internacionales que puedan producirse. Aragón es un territorio que han hecho dependiente del poder central, y padecerá sus políticas, y las penurias consecuencia de la crisis en que está el capitalismo en la misma medida.

 Por otro lado, la crisis económica en su versión financiera, ha implicado un auténtico vuelco en el plano bancario aragonés. Antes de la crisis, nuestro sector financiero, compuesto por Ibercaja, Cai, y la red de Cajas Rurales aragonesas, parecían ofrecer un marco de estabilidad financiera basada y afianzada por mas de 100 años de tradición y relativo éxito empresarial. La crisis financiera mundial, ha cambiado la situación para todos, poniendo de manifiesto una vez más la vorágine depredadora centralista.

En un principio, el fracaso de unas entidades financieras, se pensó desde el Banco de España, en compensarlas con las saneadas. Curiosamente también se pensó en fusionar Ibercaja con Liberbank y Caja 3, donde se incluía la CAI, y siendo Ibercaja la empresa saneada del sector, trasladando la sede social a Madrid. Es decir, un expolio más a nuestro país, ya que el régimen jurídico de Ibercaja y Cai, podría equipararse en funciones al de una Banca pública aragonesa, que ha sido motor de esta tierra desde sus inicios.

Finalmente, el fracaso de la fusión, detenido por la Comisión Europea, al considerar, que no garantizaba los requisitos de viabilidad necesario, permitió la fusión con Caja 3, y haciendo en realidad más fuertes las entidades para el futuro. Sin embargo, la nueva ley de cajas, establece la necesidad de convertirlas en Bancos, y las fundaciones propietarias de las acciones, deberán de deshacerse del 90% de su capital sin haberse establecido todavía plazos para llevarlo acabo. Con lo cual, al final, las entidades financieras aragonesas acabarán con el tiempo perdiendo toda su función de banca pública, e incluso podrán ser adquiridas por otros bancos mayores, como ha sucedido históricamente con el Banco de Aragón, el Banco de Huesca o el Banco Zaragozano. Es como un proceso histórico inconcluso que continúa como patrón temporal: El expolio de la riqueza de nuestra tierra.

Sin embargo, la crisis del capitalismo, no es igual para todos, e incluso puede eludirse. Existen modelos y ejemplos de éxito en la supervivencia de pueblos o naciones en este entorno de dificultad. Podemos citar el caso de la crisis Islandesa, solucionada mano a mano entre “policy makers” y “pueblo llano”. Los responsables de la burbuja y de la quiebra del sistema financiero, fueron encarcelados, se decretó impago de la deuda, e incluso condonación generalizada de créditos hipotecarios morosos a la ciudadanía. Algo que por el escaso tamaño del país, ha sido tolerado, aunque no olvidado por el sistema capitalista. Actualmente el país ha recuperado su ritmo económico, la creación de empleo, el poder adquisitivo de la ciudadanía, el consumo… Islandia es un ejemplo de país que por circunstancias geográficas, basa su economía en la autogestión de los recursos endógenos y en la solidaridad ciudadana, desmarcándose de los delirios de dominio del sistema financiero internacional.

Por tanto, el tamaño sí que ha importado, cuanto más pequeño e independiente económicamente, más fácil ha sido hacer frente a la crisis. Sin embargo el caso de la crisis de Chipre fue opuesto totalmente, gracias al poder de bloqueo del BCE, el emisor de la moneda. Su sistema financiero, tolerado hasta entonces, fue víctima de su rescate cargando a los impositores su coste. Muchos de ellos extranjeros, y con dinero negro, pero ¿cuando le importó esto al capitalismo? Al final, la economía chipriota ha sido rescatada pero a costa de perder buena parte de su sustento económico, el turismo, y su condición de medio paraíso fiscal. Su recuperación, no se está produciendo y se engloba en la misma dinámica que los países rescatados ¿o hundidos?, por la Troika.

Tomando el ejemplo de los modelos que han combatido eficientemente contra la crisis, en Aragón pueden adaptarse a su realidad socioeconómica impulsando políticas de autogestión de los recursos propios con una idea clara de solidaridad, no muy alejado de lo que hasta ahora propugnaba Estado Aragonés en los planteamientos políticos y económicos. Elementos como el consumo racional o el desarrollo sustentable se muestran hoy más que nunca como elementos clave para plantear políticas serias de futuro que sirvan para gestionar la riqueza todavía disponible en un entorno de decrecimiento sostenido.

, , , , , ,

No hay Comentarios

El Tocomocho de las Cajas Españolas

Merkel está obligando a Rajoy a hacer una política económica restrictiva, de recortes y austeridad que reduce la capacidad de compra de los españoles, impide el crecimiento económico y nos condena a la miseria. Y eso que la Canciller alemana es la más amable de sus paisanos: cuando en algún medio de comunicación español realiza una “revista de prensa” de Alemania sobre la situación económica española, los medios de aquél país echan fuego contra nuestra querida España, de manera demagógica y desproporcionada.

Todo lo anterior es, más o menos, verdad. Pero ¿por qué están tan cabreados los alemanes con España? ¿Qué les hemos hecho?

Básicamente los alemanes se sienten estafados: durante los años 90, en los que Alemania tenía un crecimiento en torno al 1%, en España se crecía al 5%. Era la época del “España va bien” y de “la nueva Europa, liderada por España, frente a la vieja”, los pies de Aznar sobre la mesita del salón de George W. Bush y la foto de las Azores. En aquella época era rentable invertir en España y no en Alemania, y los bancos alemanes y franceses se volcaron en ello. Los Bancos y Cajas españolas tenían toda la liquidez que pudiesen necesitar, los créditos corrían para instituciones públicas, empresas y familias y todo iba bien. Bueno, los salarios entre 1996 y 2006 se redujeron en conjunto un 4%, mientras que la inflación subía un 40% y los beneficios empresariales un 70%. Todo iba bien para la clase media mientras la clase obrera tenía la oportunidad de trabajar en la construcción y alcanzar nóminas de 2500€ haciendo 20 o 30 horas extras semanales. ¡Ah! ¡la Teoría de la Plusvalía!

Entre tanto, las instituciones españolas realizaban sus “reformas estructurales”. Todas las empresas públicas se privatizaron y con ese dinero y el del crédito fácil se impulsaron inversiones públicas para “modernizar España”. España se convirtió así en el único país europeo sin banca pública. Pero “teníamos las Cajas”. El Estado Central transfirió infradotados muchos servicios públicos a las Comunidades Autónomas, garantizándose así unas inversiones y una mejora de los servicios que iban a cuenta de éstas. “¿Queréis financiación? Ahí tenéis las Cajas” decía el ministro Solves, ya en su época de Ministro del Gobierno Glez.,  en las reuniones con los consejeros autonómicos de economía.

Por otro lado, las privatizaciones tenían un peligro: que sectores estratégicos cayesen en manos enemigas (para algo estamos en la OTAN). El caso de REPSOL se destapó cuando en 2008 se hizo público que Juan Carlos I Rey de España estaba mediando entre SACYR-Vallehermoso y La Caixa por un lado con Gazprom y Lukoil por otro para la venta del paquete de acciones de los primeros a los segundos: ¡Los rusos iban a hacerse con el control del petróleo “español”! El Gobierno ZP dejó a un lado el discurso liberal y frustró la operación en una maniobra de viejo manual mercantilista. Esto nos sirvió para comprender cómo se había hecho la privatización de la petrolera, y por ende de todas las empresas públicas: Ya el Gobierno Glez. había vendido la mayor parte de las acciones a SACYR y La Caixa; y además, el dinero que necesitaba para ello la primera se lo prestó la segunda, de forma que no hacía falta tener el dinero de verdad: con unas anotaciones contables bastaba. Era una forma ideada por los sociatas para mantener el control indirecto del Gobierno sobre la petrolera. A cambio del favor ambas entidades tenían manos libres en la burbuja inmobiliaria para ganar dinero. Lo que se dice “un pelotazo”. Cuando la burbuja estalló SACYR y Caixa intentaron sacarse el muerto de encima pero los fantasmas de la guerra fría lo impidieron. El déficit de ambas las hundió, Putin se quedó sin el petróleo “español” y el Rey perdió una de sus jugosas comisiones, pero eso es otra historia.

El estallido de la burbuja inmobiliaria: tres millones de viviendas a la venta en España, con el mercado colapsado y los precios por los suelos. Pero bueno, esto también le paso a USA en 2007, a UK en los 80 y a Japón en los 90. Las burbujas, y sus estallidos, son inherentes al capitalismo. ¿Porqué, pues, se sienten estafados los alemanes? El problema reside en la naturaleza de las Cajas: eran entidades privadas pero que actuaban como bancos públicos. Así, mientras un banco público (National Bank of Scotland o Crèdit Agricole) refleja su déficit en las cuentas públicas y por tanto su déficit es déficit público, en el caso de las Cajas no. El déficit de las Cajas se contaba como déficit privado. Así Glez., Ansar o ZP enseñaban las cuentas y cumplían el objetivo de déficit público, porque la mayor parte de la deuda la tenían metida en las Cajas. Como en el timo del tocomocho, le enseñaban a Alemania una bolsa llena de billetes, pero sólo los primeros eran de verdad, lo demás eran papeles viejos, aquellos billetes que nos prestó la Deutsche Bank en los 90 no estaban: habían sido convertidos en inútiles mastodontes de hormigón. No es raro que estén cabreados los alemanes, la novedad es que esta vez no han mandado las Panzer Divisionen a cobrarse la deuda. De algo ha servido la UE.

Por eso, ante la crisis financiera española, lo primero que hizo Alemania fue decirle a ZP que acabase con la “cosa esa” de las Cajas y luego le dijo a Rajoy que nacionalizase Bankia al precio que fuese: España tenía que poner orden en sus cuentas y eso significaba contar como déficit público el déficit de las Cajas.

Por supuesto, los problemas financieros españoles no acaban aquí, los Bancos también tienen un buen agujero y por eso reclaman la creación de un “banco malo”, que socialice sus pérdidas, mientras ellos se dedican al “filantrópico” negocio de comprar deuda soberana española al 7% con el dinero que les presta el gobierno español al 1% para que saneen sus cuentas, o sea, a privatizar beneficios. Pero eso es otra historia.

Y aunque todavía no ha llegado lo peor -el llamado “Rescate”, esto es, pagar la deuda con más deuda para situarnos en el papel de las repúblicas bananeras de los 80, incapaces de superar la dinámica de aquella Deuda Externa que nunca se pudo pagar- para Aragón la crisis ya ha sido un desastre estratégico: nuestras Cajas más importantes, Ibercaja y CAI, que eran de las pocas mínimamente saneadas, han sido llamadas por Madrid (primero ZP, luego Rajoy) para absorber cajas españolas en quiebra, “comiéndose” su déficit. Como consecuencia se ha creado un banco, Libercaja, con sede social en Madrid. La mayor parte del capital aragonés cotizará a partir de ahora en Madrid, en Aragón sólo quedará el trabajo duro, con suerte.

Para quienes creemos que el Capital ha de entenderse como un bien social más que como una propiedad privada esto equivale a profundizar todavía más la relación de dependencia de Aragón respecto de España; subsumirnos más aún en una condición de colonia de la que habíamos salido siquiera parcialmente con la autonomía y la reforma de las Cajas de Ahorro de los 80, que había permitido a nuestros gobiernos realizar inversiones pensadas y financiadas desde Aragón. Se cometieron muchos errores y tropelías, con anuencia del Pueblo, como el engendro aquél de la Expo 2008, pero sin duda globalmente considerada, la autonomía ha sido buena para Aragón. Las cifras del PIB  y renta per cápita cantan, pero sobre todo el hecho de que Aragón haya logrado revertir su tendencia secular a perder población.

Aquello ya es el pasado, Ibercaja y CAI siguen el camino del Banco Zaragozano (absorbido por Barclays) o el ya olvidado Banco Aragón (absorbido hace 40 años por el Banco Central, hoy en el Santander), así como Electricas Reunidas de Zaragoza en ENDESA, Gasaragón en Gasnatural … En definitiva, volvemos a la situación que Ángel Samblancat -aquél costista grausino, anarcosindicalista y nacionalista de los años 20- definió como “Aragón, la mula de carga de España”. Una vez más la acomplejada burguesía zaragozana sacrifica a Aragón en aras de la salvación de España. La verdad es que ya cansan.

El tocomocho de las Cajas españolas nos ha dejado a los aragoneses sin entidades financieras propias, la autonomía económica, base de la política, si ya era endeble ahora simplemente casi ni existe, solo Bantierra es todavía una entidad aragonesa, totalmente privada, por supuesto. Y en Madrid se observan ya los primeros ataques a las comunidades autónomas, se oculta que el sistema de Cajas se ideó a nivel estatal y se culpabiliza a todo el sistema autonómico del tocomocho perpetrado por el PSOE y el PP al alimón. Un Aragón sin entidades financieras propias queda aún más debilitado para hacer frente a esta ofensiva centralista.

Ante esta situación, la gente de Estado Aragonés pensamos que sólo cabe la reorganización política de los aragoneses y aragonesas que todavía tenemos una miaja de patriotismo. Aragón necesita una alternativa nacionalista que se enfrente a la ofensiva centralista dirigida por PSOE-PP  pero que también haga oídos sordos a los cantos de sirena de una izquierda española que a la hora de la verdad es muy española pero muy poco de izquierdas. Estado Aragonés cree que la situación respecto de las pasadas Elecciones Generales ha cambiado, y si entonces la formación de aquella “Izquierda de Aragón” como coalición electoral pudo tener cierta justificación pragmática, hoy es prioritario reconstruir un programa nacionalista para Aragón.

Rechazamos por tanto la integración del aragonesismo político en Izquierda Plural así como a seguir cierto mimetismo político respecto del CUT-BAI andaluz (dirigido por Sánchez Gordillo e integrado en IU) que se observa entre un sector del soberanismo aragonés. Estado Aragonés lamenta que gentes que se autoproclaman nacionalistas o independentistas aragonesas estén dispuestas a jugar el papel de “guías comanches” de cualquier fuerza política española en Aragón, de afianzar en definitiva la relación de dependencia colonial  que sufrimos.

Por todo ello Estado Aragonés, partido socialista e independentista, hace un llamamiento a todos los trabajadores y trabajadoras de Aragón y a todos los nacionalistas aragoneses de izquierdas a integrarse junto con nosotros en el Bloque Aragonés – Religada Nazionalista (BA-RN).

Entalto Aragón Libre!

R. Fleta

Consello Nazional d’Estau Aragonés.

, , , , , ,

2 Comentarios