Archivo etiqueta independencia

Comunicat d’Estat Aragonés davant la situació a Catalunya.-

represionVolem expressar des d’Estat Aragonés nostra repulsa i ferma condemna a la brutal repressió exercida per les forces de seguretat de l’Estat espanyol contra la ciutadania catalana que, durant la jornada del passat diumenge primer d’octubre, va reclamar pacífica i democràticament, els seus drets com a nació.

Considerem que solament el Govern espanyol, és el responsable de la violència exercida en aquesta jornada; constituint uns fets gravíssims que, a qualsevol país democràtic, implicaria el cessament del ministre de l’Interior o fins i tot el del govern.

Així mateix, considerem que, les declaracions del rei d’Espanya, han de ser enteses com les pròpies d’un monarca al capdavant d’un Estat autoritari, sense respecte a la divisió de poders, on el Govern central s’ha atribuït un control total sobre la resta de poders, inclòs el judicial.

Davant aquesta situació, doncs, Estat Aragonés confia que un Parlament de Catalunya sobirà prendrà la decisió més adequada per al seu Poble, i, si, atenent als resultats del Referèndum i la situació del país, fes una Declaració Unilateral d’Independència, Estat Aragonés sense dubtar recolzaria tal decisió.

En la lluita per la independència, Estat Aragonés estarà al costat del Poble català, com ja ho va fer en 1934, quan va recolzar i va defensar la proclamació de la República Catalana; fet que li va implicar la il·legalització com a partit polític i el tancament de la seva seu, pel Govern de la Segona República.

Avui com ahir, Estat Aragonés al costat de les lluites d’alliberament nacional dels nostres pobles germans!.

Visca Catalunya, Aragó Entalto. Sempre lliures, sempre germans!

Andrés Castro

President d’Estat Aragonés

, , , , ,

No hay Comentarios

Estat Aragonés davant l’Autodeterminació de Catalunya.

ESPANA-CATALUNA-REFERENDOEn Estat Aragonés ens plantegem la recuperació de la Sobirania Aragonesa d’una manera progressiva; en un primer pas, fent complir el nostre Estatut d’Autonomia (especialment la recuperació de la nostra Hisenda Foral, d’acord amb l’article 108) i en un segon pas afrontant un canvi constitucional, de manera que el nostre Estatut d’Autonomia es transformi en una autèntica Constitució d’un Estat Aragonés, federatiu o no. En canvi, la majoria del soberanisme català ha optat per la Ruptura pacífica.

La Ruptura del Règim és una estratègia política que requereix un gran compromís per part de la majoria de la població en el seguiment dels actes de Desobediència Civil convocats pels seus dirigents. La gent, a més, ha d’assumir de manera conscient les seves, costoses i doloroses, conseqüències. S’ha posat l’exemple de Ghandi i la independència de l’Índia: en aquest cas els càrrecs públics del Congrés Nacional Indi van dimitir en bloc, i Ghandi i altres dirigents van estar molts anys a la presó, per no parlar de la brutal repressió de manifestacions i reunions per part de l’Imperi Britànic.

A Aragó el “Procès” ha creat molta alarma, no només per la previsible afecció a les potents relacions comercials amb Catalunya (15.000 milions de € a l’any de compres i d’altres de vendes), el nostre major client i proveïdor; sinó també pels estrets llaços culturals i de parentiu entre els pobles i famílies de tots dos països. No en va els 400 km de frontera entre Aragó i Catalunya porten 900 anys unint-nos més que separant-nos.

Als previsibles perjudicis econòmics i socials caldrà afegir una recrudescència del discurs anticatalà, contra el qual portem lluitant els aragonesistas des de sempre; així com un augment de les tensions recentralizadoras de l’Estat Español.

El Poble Català té dret a decidir el seu futur; el Regne d’Espanya és un Règim polític amb un innegable dèficit democràtic, el partit del qual al govern s’ha negat a dialogar amb el Govern, havent protagonitzat en el passat, fins i tot, vergonyants campanyes d’anticatalanisme d’allò més poca solta. Però sembla que aquesta situació també ha estat propiciada últimament per part de l’esquerra espanyola i part del soberanisme, com si alguns preclars dirigents pensessin que contra Rajoy anava a ser més fàcil, per feble, enderrocar el Règim que contra Sánchez. Algú haurà de valorar aquí un error de càlcul.

Estem convençuts que la majoria dels militants i simpatitzants d’Estat Aragonés amb residència a Catalunya, el dia Primer d’Octubre aniran a votar SI, per tot l’exposat; però també per tot això, aniran amb l’esperança que el Segon dia d’Octubre comenci el diàleg incondicional entre el Govern d’Espanya i el Govern de Catalunya, perquè una estratègia de ruptura pacífica, amb la seva campanya de desobediència civil, és un procés molt llarg i molt dolorós, que ha de ser gestionat amb molta intel·ligència i delicadesa pels seus dirigents i, sincerament, no veiem un Ghandi a Catalunya.

Consello Nazional d’Estat Aragonés.

, , , ,

1 Comentario

Juego de oligarquías o el proceso catalán explicado de una manera inteligible.-

masYa en el lejano 2013, salían en los medios algunos de los rostros más conocidos de la oligarquía española, presidentes de bancos y de empresas del IBEX35, anunciando el fin de la crisis y el inicio de la “recuperación”. Esta euforia, que dejaba perplejo al ciudadano de a pie, no era injustificada, ni mucho menos. El Gobierno de la derecha velaba por ellos, cargaba la factura de la deuda y del déficit del Estado al ciudadano de a pie; legislaba para abaratar el despido, y permitía a los grupos de inversionistas privados ligados a la oligarquía la apropiación de bienes públicos mediante las privatizaciones. En definitiva, los hacía más ricos aún.

La oligarquía española estaba contenta y no era para menos porque disponía de todo un Estado y de sus recursos al servicio de la rentabilidad de sus empresas y de sus negocios. Mediante un gobierno inclinado a sus intereses políticos y económicos, podía aprovechar en beneficio propio una importante partida de inversiones a cargo de los Presupuestos Generales del Estado y, si era necesario, hacerse rescatar sus negocios ruinosos. ¡Qué más podía desear la oligarquía española, sino la edad dorada que le brindaba el Gobierno en medio de los años de plomo de la crisis!

¿Edad dorada para la oligarquía? ¿Para toda la oligarquía del Estado español? No, en un rincón de la geografía hispana hay una oligarquía que “tuerce el morro”, no está precisamente satisfecha. Poca inversión del Estado en el territorio, negocios que se escapan por falta o por negación de una partida presupuestaria, promoción de Madrid como centro financiero y económico del Estado o los consabidos ataques a sus bases ideológicas, al catalán y a la autonomía política. La oligarquía catalana empieza a tener la sensación de estar ninguneada. El españolismo rampante de la mayoría absoluta, de la derecha española nunca bien reciclada de sus tics autoritarios, asentada como siempre en sus reales autocráticos, sin ninguna intención de contemporizar o buscar una solución pactada; esa que ante un huracán político dice a los vientos que respeten la legalidad… Sí, la de siempre, va y saca pecho, y con su mala folla secular, se dispone a negar el pan y la sal de la identidad y la autonomía fiscal de Cataluña y así darle el toque al nacionalismo catalán, al que quería ajustar cuentas desde que eran oposición en tiempos de ZP.

El Govern de Catalunya no dispone de una Hacienda como la del Gobierno español: Los impuestos propios, los cedidos por el Estado, la participación en los grandes tributos estatales, además de tasas y rendimientos procedentes del patrimonio de la  comunidad, incluido el cobro de multas, no dan bastante para echar dignamente una mano a las élites económicas autóctonas. Históricamente, el catalanismo de derechas, que ha gobernado casi siempre en estos 40 años de régimen borbónico, ha sido una gran fuente de negocio para la oligarquía catalana. La extinta CiU siempre hizo catalanismo económico, sea mediante privatizaciones, concesiones, concertaciones, licitaciones, o incluso leyes especiales con concesión de privilegios a la oligarquía propia. Pero en tiempos de crisis y recortes, cuando hay menos dinero público y los empresarios conectados al Govern quieren ganar por un igual o más, las soluciones de siempre no sirven y menos si dependes para todo lo económico del Estado.

En este momento, ni la oligarquía ni el gobierno de la derecha política catalanista habían descubierto todavía el independentismo, pero sí que lo había hecho la gente. El municipalismo y el asociacionismo cultural catalán llevan mucho tiempo haciendo actos, demostraciones y consultas independentistas a nivel local. En principio, como reacción a la ofensiva anticatalana del Gobierno del PP contra el Estatut de 2006 y las medidas re-centralizadoras, pero también como respuesta social a la crisis económica. El Pueblo catalán siempre fue por delante de su clase política y de su gobierno que, en ese momento, estaba más preocupado en gestionar la crisis y en aplicar sus propias medidas de recortes (cierre de centros de salud y reducción de las ayudas públicas de la Generalitat, etc.) que en elaborar una propuesta propia distinta al mero seguidismo de la política neoliberal de Madrid.

La sentencia del TC contra la reforma del Estatut de Cataluña de 2006 sería el primer episodio del reencuentro con el independentismo del partido de Mas, CDC. Sin proponer un federalismo asimétrico (la máxima aspiración de autonomía política teorizada hasta el momento por el catalanismo de derecha) el Estatut se le aproximaba mucho. Pero fue, en definitiva, por la presión popular y del asociacionismo catalán los que, con la masiva manifestación independentista del 11-S de 2012, desbordaron la política de los partidos nacionalistas tradicionales de Cataluña (CiU y ERC), que tuvieron que cambiar su estrategia política y reconvertirse al independentismo en un corto espacio de tiempo. Pocos días después aquel 11-S Artur Mas presenta su propuesta de Pacto Fiscal en el Congreso de los Diputados, último intento para dar satisfacción a la oligarquía catalana y de reconducir la situación, antes de decidirse a tomar la vía independentista.

Con el Pacto Fiscal, Cataluña quería recaudar y gestionar todos los tributos mediante una Agencia Tributaria propia, estableciendo un mecanismo para traspasar a la Generalitat las competencias y los medios de la Agencia estatal en Cataluña. Se trataba de invertir los papeles que desarrollan Estado y Generalitat y que ésta última actuase únicamente como recaudadora. En resumidas cuentas se trataba de conseguir más dinero para el Pueblo catalán, pero sobre todo para ayudar a sus propias élites. En otra lectura, poner al Govern, en el papel económico del Estado, disponiendo de más recursos para salvar, si era preciso, los negocios y la rentabilidad de las empresas de su propia oligarquía. Perdida esa posibilidad, por la oposición del Gobierno del Estado a aceptar el pacto fiscal, la oligarquía catalana y su partido oficial CDC., abocados por las circunstancias, vieron en las aspiraciones del pueblo, o parte de él, siempre honesta y categóricamente independentista, una vía de acción política alternativa.

La historia se repetía. Como cien años atrás las élites políticas y económicas de Cataluña hallaron en las esencias y los valores nacionales del pueblo y en sus movimientos políticos y culturales estrategias y argumentos para marcar su propio perfil político frente a Madrid. Y dieron el visto bueno a sus partidos para proseguir con este proceso político. De tal manera que se puede decir que se ha producido la conjunción histórica para que un proceso político de esta índole pueda producirse e incluso triunfar: La que se produce entre el pueblo o una parte y las élites o una parte de ellas para tirar adelante un proyecto nacional independiente.

Llegado este momento toca hacer la pregunta del millón: ¿Acabará Cataluña independiente o no? Lo que está claro es que una parte de la oligarquía catalana y buena parte de la clase política no quieren la situación actual. Con independencia o sin ella, hay un mínimo que se pretenden garantizar: su autofinanciación con la gestión total de la economía del Principado y el reconocimiento jurídico de la “Nación catalana”. Consideran que el gobierno de Rajoy ha sido un gestor nefasto por lo que respecta a Cataluña y quieren blindarse constitucionalmente ante la posibilidad de que detrás de este venga otro gobierno de España igual o peor.

El modelo del pacto fiscal, por una parte, que hubiera supuesto un estado de semi-independencia para Cataluña, dado su potencial económico, y un escenario inaceptable para el gobierno de Madrid, y la definición jurídico-legal de la Nación catalana y el blindaje del catalán, por otra, que quería salvar el idioma frente a las amenazas re-unificadoras de los gobiernos centrales de turno, son valores que chocan con los principios axiales del españolismo que se encargaron de plasmar en la constitución con los recurridos conceptos de “solidaridad entre comunidades”, “oficialidad y obligatoriedad del castellano” y  de “la unidad e indivisibilidad de la Nación española”. El españolismo no quiere oír hablar de dos naciones en España y menos piensar en soltarle a la otra una parte de la caja. No va con su dogma, antes preferiría una sola aunque más pequeña.

Creo que una parte de las élites no ve desdeñable cualquier salida incluida la independencia, primero, por la imposibilidad de reconciliar una solución pactada con el españolismo dada su cerrazón dogmática y afición al ordeno y mando y, segundo, porque ningún momento histórico anterior ha sido tan favorable como este para Cataluña, aun pendiendo la amenaza de su salida de la UE.

El independentismo catalán no es una cabezonería de Mas ni de Junqueras, no sería entendible. De hecho el españolismo lo presenta como una boutade catalana “incomprensible”. El independentismo es un síntoma más del hartazgo que la crisis, los recortes y la gestión del gobierno de Rajoy ha provocado en la ciudadanía. En el resto del Estado la respuesta ha sido la búsqueda en otras alternativas políticas en frente a los partidos tradicionales, en Euskadi la bondad del Concierto Económico permite dejar el independentismo en la fresquera, pero en Cataluña por razones históricas, culturales y por el componente nacionalista, hay una mayoría está optando por la secesión. Cabe imaginar cuanto de grande ha debido ser ese hartazgo para que subiera tanto en la escala social, y las élites catalanas se pongan a seguir (o a permitir) al pueblo, aunque sea por los motivos siempre egoístas de la oligarquía. Lo más interesante del proceso va a ser ver en que momento estas élites van a darse la vuelta

Arnau de Borau

, , , , , ,

No hay Comentarios

Hacia un Estado Aragonés

      Ante la pasada conmemoración de la ejecución del Justicia de Aragón por las tropas castellanas en 1591, algunos han dicho que las reivindicaciones aragonesistas “no deberían basarse en argumentos historicistas”. No entendemos exactamente qué se quiere decir con eso pero puedo aclarar que la gente de Estado Aragonés recordamos esta fecha porque en el siglo XVI, como hasta el XVIII, Aragón era un Estado, y nosotros queremos que ahora vuelva a ser un Estado, eso sí, democrático.

      No despreciamos la autonomía, todo lo contrario, creemos que éste ha sido el periodo más próspero para Aragón de los últimos 300 años, el único periodo en el que los aragoneses hemos disfrutado de una estructura institucional parecida en cierto modo a un Estado: la Comunidad Autónoma. Nosotros estamos convencidos de que si en vez de una estructura parecida a un Estado, Aragón fuese un Estado con su Constitución en vez de su Estatuto de Autonomía, la prosperidad sería aún mayor y mejor consolidada. Somos firmes defensores del llamado “derecho a decidir” o Derecho a la Autodeterminación, de la misma manera que no ignoramos que Aragón en el siglo XVI era un Estado integrado en la Monarquía hispánica.

      Pero también conocemos los procesos de autodeterminación de naciones durante el Siglo XX que, hasta ese momento integradas en Estados democráticos, les han llevado o no, en función de su voluntad, a la independencia  como Noruega, Islandia, Quebec, Argelia e Irlanda o actualmente Groenlandia, Escocia o Cataluña. Creemos que en la actual situación de crisis institucional española, todos los que nos decimos aragonesistas debemos reflexionar sobre la necesidad de impulsar este cambio fundamental: el paso de Aragón de ser una Comunidad Autónoma a ser un Estado, de trasformar por métodos democráticos el Estatuto de Autonomía de Aragón, otorgado por las Cortes Españolas, en una Constitución del Estado Aragonés aprobada por todos los aragoneses.

 

Zaragoza, 22 de diciembre de 2013

Rafel Fleta

Secretario General de Estau Aragonés

, , ,

No hay Comentarios

Ponencias Asambleya Cheneral d’Estau Aragonés (Borradores) 4.- Aragón ante el proceso soberanista de Cataluña.-

La ofensiva re-centralizadora de la derecha española, muy ideologizada, en contra del catalanismo político, y los recortes presupuestarios, con los consecuentes problemas de financiación de la Generalitat, están en el origen de la actual crisis entre el Estado español y Cataluña. La crisis económica generalizada y el hecho de que la actual política del Estado respecto a Cataluña se perciba como una agresión, hacen concebir a una buena parte de la ciudadanía de Cataluña que, sin el resto de España, le iría mejor.

El independentismo en Cataluña siempre se movió en el terreno de lo plausible, pero hoy, con un amplio apoyo social, a pesar de que el proceso para llegar a un Estado propio está por definir, lo pone ya dentro del ámbito de lo probable. El independentismo tiene prisa. La fecha de 2014, con la simbología de los 300 años desde la perdida de las instituciones políticas del Principado, marcará el punto de inflexión con algún acto claro en favor de la independencia, sea consulta, elecciones plebiscitarias o declaración unilateral; más allá de la cual, el movimiento no querrá prolongarlo porque sería a costa de perder fuelle. Las leyes re-centralizadoras como la LOMCE y los 1.700 millones de € que Cataluña ya no percibirá del Fondo de Compensación Interterritorial pondrán a la Generalitat en una situación jurídica de ilegalidad, sino de franca rebelión, y en un estado financiero muy apurado. Se vislumbra una salida en formato “choque de trenes”, tras unas elecciones europeas plebiscitarias y una posible declaración unilateral de independencia el próximo verano.

El movimiento independentista catalán cuenta con un factor que juega a su favor, siquiera de manera indirecta. El área Península Ibérica-Magreb es, desde los años 70, un espacio tutelado. Estados Unidos, Francia, Reino Unido y Alemania han estado de acuerdo desde entonces en que la prioridad es evitar un conflicto de alta intensidad sea civil o internacional en este área o, cuando menos, que la intensidad de cualquiera de los que se pueda plantear, no sobrepasen unos máximos que puedan desestabilizarla. Ese ha sido su plan. La Transición política en España, el “necesario alineamiento” que significaba el ingreso en la OTAN y la CEE, incluso la manera como se planificó y llevó a término el incruento golpe de Estado del 23-F, y, si me apuran, hasta la charlotada de la “reconquista” de la isla Perejil durante el Gobierno de Aznar, estaban en consonancia con esta doctrina. Marruecos era la otra pata del plan y el Sahara ex-español fue el caramelo para comprar la alianza del Sultán, la tranquilidad y el status quo en el estrecho de Gibraltar, vía de paso naval para auxilio del bastión israelí.

Siglo y medio de convulsiones, guerras y sangre parecen definitivamente arrinconadas en la Historia de España por obra y gracia de los intereses geoestratégicos de las potencias occidentales sobre la Península. Quizás Artur Mas lo sepa y no vaya tan de farol, ni se trate esta vez sólo de una cuestión de dinero como puedan creer en Madrid. Se sabría protegido de represalias por esta doctrina e iría a conseguir el Estado propio. Del después y de la relación con la UE, si al final se llega a algo, no hay nada cierto. Las potencias occidentales, por simple diplomacia, no se van a definir hasta que Cataluña sea sujeto de Derecho Internacional y deje de ser  una “cuestión interna” española, es decir, hasta ver la conclusión de un proceso permitido, al que seguramente ya le han marcado los márgenes; siempre que encaje como democrático, y cuente con un amplio respaldo popular. Los socios europeos van a estar en la penumbra, en la segunda fila de observadores, y van a dejar que las partes se sienten a la mesa, jueguen sus bazas, hagan sus envites, pero sin permitir una nueva Yugoslavia.

La pregunta es, ¿cómo se verá afectado Aragón por este proceso?

Si el independentismo catalán no se desvía de su hoja de ruta es probable que los límites orientales  de Aragón se conviertan en una frontera internacional. Por la proximidad geográfica, por las relaciones económicas y por los vínculos históricos e incluso familiares de la emigración en Cataluña, la independencia de Cataluña no es una cuestión que pueda soslayar en Aragón. Ahora bien, todo lo que se pueda decir es especular con cualquier escenario imaginable y entrar en el terreno de la auténtica política-ficción… ¡O quizás no!

Parece que algunos de nuestros políticos esperan los beneficios del “efecto frontera”. El llamado efecto frontera realmente no es más que un índice entre lo que se produce y lo que se vende al extranjero y denota una economía con buena salud. Cada euro que se factura fuera tiene más valor en términos de competitividad que el que se obtiene en el mercado interno. Aragón, que hoy por hoy ya dispone de un buen índice, incrementaría su efecto frontera si el 20% del tráfico comercial total de Aragón, que se dirige actualmente a Cataluña, pasará a tener consideración de “exportaciones”.

Una Cataluña independiente, con un alto nivel de vida, puede ser un gran mercado exportador para Aragón. No tenemos ninguna duda que en un hipotético marco como este el empresariado aragonés tendrá mucho interés en cuidarlo y no romper relaciones con Cataluña. En general, será toda la sociedad aragonesa la que tendrá interés en no perder el contacto con una sociedad realmente avanzada y desarrollada, en lo político y en lo económico, tan próxima a nosotros, progresista y con una mentalidad muy distinta a la que existe al otro lado del Moncayo.

En Estado Aragonés pues consideramos con cierto fundamento  el optimismo de algunos por ese “efecto frontera”. Ahora bien, para que el efecto frontera funcione, para que Aragón se beneficie de una indudable ventaja estar a las puertas del mejor mercado peninsular y más cerca que nadie del mercado europeo, haría falta que el españolismo se adaptase a las  nuevas circunstancias y aceptase la nueva situación con una actitud abierta, intentando mantener y cuidar los vínculos que seguirían existiendo con Cataluña, que no serían pocos. Algo que, dado el componente ideológico del españolismo, va a ser harto difícil, por no decir que imposible.

De mano de la economía vendrán las filias y las fobias, y desde luego la fobia al movimiento catalán desde Aragón no estaría justificada desde el punto de vista práctico y sólo podría venir de un sector ciudadano y funcionarial foráneo, que ha hecho de la secular y ribereña rivalidad catalano-aragonesa un medio para el predicamento del anti-catalanismo más feroz. No deberíamos permitir que conviertan la sociedad aragonesa en punta de lanza frente al nacionalismo catalán. Los aragoneses no somos la tropa de choque del españolismo. Nunca debemos de poner nuestras propias y particulares diferencias con Cataluña en alianza con el anti-catalanismo, destilado en los cenáculos madrileños donde se cuece el españolismo más acérrimo y destructivo y sus sucursales en Aragón. Unas y otro no son la misma cosa y desde luego su confusión iría en detrimento de las causas pendientes con Cataluña y los intereses generales de Aragón.

La tentación del Estado español será aislar a Cataluña, para lo que el españolismo utilizaría a Aragón como trinchera ideológica, económica y social, primera línea de defensa contra la República catalana; check-point desesperante al paso de mercancías y personas y trabas fiscales al comercio; lugar donde promover un estado de opinión contrario a lo catalán, implicando la destrucción de los lazos familiares y de origen entre Aragón y Cataluña. Un área dónde el españolismo querría llevar a cabo nuevos experimentos de ingeniería política, social y económica, como los que han convertido a Aragón en una sociedad semi-colonial durante decenios.

Pero dudamos que la Unión Europea permita al Estado español aislar a Cataluña y mucho menos que colabore en ese sentido. No nos hagamos ilusiones, no se va a construir por ello una travesía transpirenaica central para llegar a Francia sin pisar Cataluña, que sería una manera de aislarla. Para eso se necesitaría la colaboración de Francia, que difícilmente entrará en el juego del españolismo.

En definitiva, el Estado español y Cataluña se verán seguramente obligados a colaborar en un espacio creado bajo los auspicios de la UE. Enemigos sí, pero colaborando en un espacio económico. A pesar de ello, Aragón sufrirá la más que probable política anti-catalana en un panorama de conflicto de baja intensidad, mantenido por un españolismo en pie de guerra, que tendrá mucho de ideológico y propagandístico. De alguna manera, Aragón recuperará el viejo papel histórico de ser el campo donde se dirimen los conflictos entre el centro y la periferia. Aragón pagará su proximidad, sus vínculos históricos y sufrirá los daños colaterales que la presión del Estado español pueda ejercer sobre Cataluña.

En el plano puramente político, una Cataluña fuera de España, dejará de desempeñar el papel de poder territorial y político contrapuesto al Centro. Se perderá un factor democratizador de la política española y los deseos del españolismo de hacer un bloque monolítico de lo que quedase de España se verían libres de su principal impedimento. La independencia de Cataluña sería paradójicamente el mayor triunfo del españolismo para poder hacer de España lo que quisiera. Nos tendremos que olvidar incluso del federalismo, resucitado actualmente por la Izquierda del Régimen para darse perfil político ante la crisis territorial del Estado y para desbaratar la estrategia del independentismo en Cataluña.

La tentación de re-centralizar el Estado español sería muy grande y la ocasión muy propicia con la escusa de la crisis de fondo. Es aquí donde Aragón más perdería. Pero sólo si lo permite… El presente status quo es el mínimo imprescindible para poder hacer políticas propias. La existencia y funcionamiento de las instituciones aragonesas marca la entidad política del grupo humano aragonés y es lo único que nos pueda salvar de caer en ser nuevamente, la “mula de carga de España”. Que hoy por hoy la autonomía de Aragón no llega a más, sólo es un “problema ideológico” de los partidos gobernantes y de su toma de decisiones, no es un problema de la propia autonomía. Los que abogan por la supresión de las autonomías empiezan por intentar confundir ambas cuestiones.

España sin Cataluña podrá ser lo que sea, pero Aragón, si permanece dentro de España, deberá mantener como mínimo su régimen actual de autogobierno con opciones a más. La sociedad aragonesa deberá plantear conflicto al Estado ante cualquier atentado a la autonomía política. Es una conquista histórica del Pueblo aragonés, no un regalo del Estado centralista borbónico; así debe entenderse y como tal se debe defender. Constituye el patrimonio político del Pueblo aragonés, muy mejorable sí, pero que habría que defender por cualquier medio admisible, ante cualquier intento de abolición, disminución o bloqueo. ¡Es una cuestión de supervivencia! ¡No “más” Decretos de Nueva Planta para Aragón!

Llegado el momento, si el Gobierno español quiere imponer un nuevo “decreto de nueva planta” y la disolución de la autonomía, las instituciones tendrían que resistir negándose a ser disueltas, movilizando a la ciudadanía si es preciso. Las Cortes o parte de los diputados tendrían que hacer en ese momento profesión de soberanía (que la tienen, como asamblea territorial y política elegida por toda la ciudadanía): hacer declaración solemne de desligarse de su vínculo legal con las Cortes españolas, declararse las únicas y legítimas representantes del Pueblo aragonés soberano y proceder a redactar una constitución. Para esto no es necesario que las Cortes de Aragón estén llenas de independentistas, basta que la Ciudadanía y las propias Cortes comprendan que Aragón no se concibe ya sin su propio gobierno. ¡Nosotros, soberanistas de EA estaremos allí para recordarlo!

Por tanto, el Pueblo aragonés también se juega mucho con la independencia de Cataluña. Independientemente de las tensiones por asuntos puntuales que se puedan tener con esta tierra vecina. A Aragón se le plantearán nuevas disyuntivas, algunas muy graves, en un futurible Estado español sin Cataluña. Todas las energías que los nacionalismos español y catalán gastan ahora en oponerse el uno al otro se verán derivadas: en Cataluña, removidas las estructuras de dependencia y ya sin la obligación de redefinirse continuamente frente al centralismo, a asuntos realmente productivos, seguramente a organizar su economía. Pero en España, que seguirá siendo un Estado plurinacional, deficientemente democrático, oligárquico, monárquico, borbónico y corrupto, a esquilmar a la clase trabajadora, a continuar con su particular lucha contra la periferia, al expolio y la tarea ideológica de convencernos de que “estamos obligados a considerarnos españoles”; todo dirigido especialmente contra lo que ellos denominan la España asimilada, es decir, Aragón. Nuestra tarea será entonces hacerle entender al españolismo que en Aragón no estamos “tan asimilados” como creen.

, , , , , ,

No hay Comentarios

25-N ¿Qué va a pasar con Cataluña?

Las elecciones catalanas del próximo 25 de noviembre es un hecho con una trascendencia única en los últimos 300 años. Por primera vez el partido de la burguesía catalana (Convergencia i Unió) concurre con la propuesta inimaginable tan sólo hace 2 años: “Dotar de estructuras de Estado para Catalunya”. Artur Mas no quiere pronunciar la palabra independencia, seguramente para no encasillarse y cerrarse las salidas, pero todo el mundo lo interpreta así y, en ese sentido, se lo toman también dentro de su propio partido.

El independentismo ha dejado ser un mero sentimiento popular, dicho sea de paso bastante extendido en Catalunya (metido en la nevera desde que se constituyó su CA) para ser el tema central de la campaña electoral del 2012. Nadie sabe hasta dónde llegará Mas, tampoco si va a poder controlar el proceso o si se le va a escapar de las manos. Mas se está esforzando y lo está demostrando… Visto que no va a sacar nada en España por la cortedad política que demuestran los partidos centralistas, amparados en el discurso de una interpretación legalista del texto constitucional y en una visión unitarista del Estado, está jugando la carta europea e internacional. Es un buen vendedor, es por ahí por donde puede tener éxito.

Los charlatanes mediáticos del españolismo ya han augurado grandes males para una Catalunya independiente: que bajará un 20% el PIB de Catalunya, que se marcharán las 13.000 empresas exportadoras, que hará falta pasaporte para ir de Barcelona a Zaragoza, que no dejarán usar el euro en Catalunya, que no podrían pagar ni a pensionistas ni a parados, que provocará una fractura en la sociedad catalana y un sinfín de desgracias más. Una cosa es cierta, que la Unión Europea no tiene previsto un procedimiento legal que contemple procesos de independencia dentro de los Estados de la propia UE. Por no haber, no hay ni siquiera una respuesta unificada respecto a lo que se debería o podría hacerse en estos casos. Las dudas no se plantean sólo por el caso de Catalunya sino también por procesos independentistas similares, como el de Escocia o posiblemente el de Bélgica. Vacío legal absoluto. ¡Ya se verá lo que se hace!… Por si el Reino Unido de hace un hueco dentro de la UE a Escocia, la caspa españolista ya está borrando similitudes entre Escocia y Catalunya.

Lo cierto es que la UE no va a permitir que Catalunya se convierta en la Corea del Norte de Europa y mucho que se levante un muro entorno a ella para ahogarla económicamente, como parece que le gustaría al españolismo más ultra. Eso queda para Extremo oriente y para la Cisjordania palestina. Tampoco permitiría una solución de fuerza pues eso sería nefasto para el futuro del Estado español en la UE (España ha entrado en un club donde las soluciones militaristas no serían admitidas). El Estado español sería arrojado al Tercer Mundo, a ser un paria internacional y al aislacionismo. El método previsto en el art. 155 de la Constitución descartado también pues su aplicación aceleraría el proceso de independencia y meter a Mas en la cárcel como hicieron con Companys, como propugnan desde la Tele casposa, pues tampoco es un método de recibo.

El españolismo mediático augura una “fractura social” de la sociedad catalana, entendido, parece ser, como un enfrentamiento apocalíptico entre ciudadanos catalanistas y ciudadanos españolistas, que marcarían sus diferencias, según ellos, por el origen o el nacimiento del ciudadano o ciudadana de Catalunya que se trate. Dicho de otra manera, un enfrentamiento entre el catalán viejo (descendiente de catalanes) y el catalán nuevo (el nacido fuera o de padres que nacieron fuera de Catalunya) así funciona esas mentalidades. Nada le gustaría más al españolismo que una división en plan Bosnia de la sociedad catalana. La rotunda realidad, (que el españolismo desconoce o que no quiere comprender) es que en Catalunya el origen es poco determinante a la hora de afiliar a la ciudadanía al catalanismo sociológico o al españolismo militante. Podemos estar hablando de primeras o segundas generaciones de catalanes simpatizantes del movimiento independentista cuya última decisión sólo podría depender de la condición de que la ruptura no fuese traumática (condición que, dicho sea de paso, vale igual para los catalanes de siempre). En Catalunya no hay una separación tajante como parece haber en el País Vasco. En Catalunya se admiten diferentes maneras de entender el catalanismo político y se acepta la pluralidad de orígenes e identidades.

El catalanismo sociológico atempera la posible radicalización del político e impregna todo el discurso, incluso el de los partidos declaradamente españolista. La corrección del PP catalán, por citar un ejemplo, a la hora de no ofender la catalanidad de la gente y encauzar sus particulares diferencias políticas siempre referidas a los líderes políticos nacionalistas (todo expresado en lengua catalana normativa), roza la exquisitez si lo comparamos con sus correligionarios de Madrid, que con sus soflamas son capaces de ofender a amplios sectores sociales de muy diferente adscripción política de Catalunya. Recordemos al ministro de educación Ignacio Wert y su deseo de “españolizar a los niños catalanes”. El desconocimiento sobre la realidad social catalana en la política de Madrid es absoluto, para desespero de los que llevan la estrategia política del PP de Catalunya. El desembarco e intervención de políticos del Centro en la campaña electoral ha permitido oír lo más rancio de los alegatos anticatalanistas habituales en las tertulias de bares, sobremesas y borracheras de Madrid.

Las “cloacas del Estado” también se han metido en campaña a través del medio involucionista “El Mundo” que, en el mejor método fascista, han hurtado el discurso de los partidos para confusión de los electores y han llevado el debate político a las acusaciones de corrupción. El españolismo y la derecha juegan cada vez más sucio en un sistema cada vez más desacreditado.

Hoy el “xarnego”, ya no es el emigrante de los años 60 y 70 o sus descendientes, Hoy es un tipo humano al que ya no le pesa su origen para decantarse políticamente. Está integrado en la sociedad catalana, es practicante del ciclo de las tradiciones y la cultura catalana en incluso algún reconocido xarnego forma parte de la iconografía catalana y catalanista. Tanto que incluso el término xarnego, en sus diferentes acepciones, hoy ha desaparecido del vocabulario de la gente. La identificación es tan alta hasta el punto que “el voto xarnego” decidiría en una hipotética consulta sobre la independencia. Veríamos a muchos Joans, Oriols o Jordis Romero Benítez votando sí.

El gran conflicto de una Catalunya independiente estaría no en el plano se la identidad, sino en el de lo social: que el gobierno y la oligarquía catalana quieran hacerle pagar la crisis y el coste de la independencia (o del “Estado propio) a la clase trabajadora catalana. Históricamente la fuerza del Estado español ha servido a la burguesía catalana para reprimir las revueltas populares en Barcelona con un instrumento del que carecía y, por otra parte, su pertenencia al “mercado español” le ha permitido vender su producción en momentos que no lo hubiera hecho en ningún otro sitio. Está claro que el ciclo histórico ha cambiado y que la oligarquía-burguesía catalana así lo considera. No ve hoy en la clase obrera un poder que la pueda desbancar del poder y con su potencialidad económica y el prestigio ganado en el exterior, ve más rentable perder un poco de mercado en España y ahorrarse el gasto que supone la dependencia administrativa, que lo contrario.

La decisión de Artur Mas ha sido cocinada en un corro muy selecto y, que la patronal catalana no se haya pronunciado claramente, no significa que no haya participado y que no esté de acuerdo. Una parte del empresariado más local sí, y ha dicho que está de acuerdo con el proceso que abre el proyecto “Un Estado propio para Catalunya”. Mas no dará puntada sin hilo, no está sólo, el dinero le apoya, y es por ahí por donde le da miedo a Madrid.

¡Los tiempos dirán!

, , ,

3 Comentarios

Impresionante 11-S

La respuesta de la ciudadanía catalana a la plataforma cívica Assemblea Nacional de Catalunya ha sido rotunda. Y el mensaje que le ha transmitido al gobierno de Rajoy, el PP y al entorno de la derecha española es que, de suprimir o siquiera de reducir el Estado autonómico, no sólo que no, sino que debe ampliarse, por lo menos por lo que respecta a Catalunya.

Veo muy difícil que desde la derecha española, y también desde los más conspicuos centralistas de la izquierda estatal, sepan tratar el asunto mucho mejor de como lo han hecho históricamente; con el consabido posado desdeñoso y la indiferencia que se adopta desde la Corte de Madrid sobre las cuestiones de la periferia, donde todo les parece folclore o cabezonería de los indígenas de las colonias. Así perdieron su Imperio y así perderán sus Provincias. De momento lo único que parece es que no quieren entenderlo. “No es tiempo de algarabías” dijo Rajoy, ese señor, un memo, que piensa que todos debemos quedarnos en casa aguantando con paciencia sus recortes y pagando sus impuestos sobredimensionados. ¡Todo el mundo entiende y asume que este sacrificio es necesario!

Que no entiende lo que ha pasado en Catalunya, está claro y así lo demuestra cuando dice “Yo respeto la forma de pensar de cada quien y no tengo ningún comentario que hacer sobre la manifestación”. Este tío no se ha enterado bien de la jugada. O, contrariamente a lo que ha demostrado hasta ahora, se convierte súbitamente en un halcón (se permite la risa), demuestra que es muy hábil (carcajadas desde la grada) y le concede al gobierno de Artur Mas el Pacto Fiscal, es decir, la soberanía fiscal que le reclama, a fin de desmontar el órdago que le ha montado, o Catalunya realmente puede adoptar, aunque todavía quede mucho por decir, el camino de la independencia.

El partido de la oligarquía económica catalana, también llamado CiU, es poco de fiar. Esta súbita mudanza al independentismo resulta sospechosa. No sería la primera vez que le hace una maniobra al mismo pueblo que lo ha llevado al gobierno y que, una vez obtenido el Pacto Fiscal, si lo obtiene, le diga al pueblo catalán que: ¡Això ara no toca!… Y es que es que en CiU son muy aficionados a lo que llaman por allí a fer la puta i la Ramoneta (la dualidad catalana, una jugada a dos cartas, ir con dos barajas, una buena y una mala, etc.). Jordi Pujol, jubilado de sus responsabilidades políticas que no de santón de la política catalana, fue a la manifestación. Cuando gobernaba, alguna vez también gustó de jugar con un cierto ruido de independentismo de fondo, aunque siempre acabó bajándole el volumen. ¡Ara no és el momento de parlar d’això! –dijo durante 22 años.

¿Pero qué piensan los catalanes…? Una cosa está clara, a nivel de calle, después de agitar banderas esteladas y acabar con los pies hechos polvo después de tres horas de aguantar en pie, disuelta la adrenalina, pocos deben creer realmente que la independencia pueda resolver el problema de fondo: la economía… ¡Hombre, no! No queda claro que ingenuidad e independentismo vayan siempre de la mano, como aseguran en Intereconomía. A lo que si puede dar satisfacción la independencia es a que el problema pueda ser solucionado de muy distinta manera al que se ha planteado por el Gobierno de Madrid. Puede dar satisfacción al hecho de que no te impongan desde fuera la solución unos políticos centralistas que han sido malos gestores de la crisis, pero sobre todo de la “prosperidad”. Lo que también queda claro es que el catalán de a pie le achaca más los problemas económicos al Gobierno del Estado que a sus propios políticos y ven más culpable de los recortes a Rajoy que a Mas. Los Gobiernos de la Generalitat puede que no hayan sido buenos gestores del gasto, pero la realidad es que el control básico de la economía catalana corresponde al Gobierno del Estado y esto en la coyuntura de crisis actual puede llevarla a la catástrofe. No creo que haya que dar muchos detalles del porqué. Esto el catalán de a pie lo sabe y por eso la manifestación independentista del 11 de septiembre es más un acto de madurez política, digamos que de toma de conciencia de la situación y una posible solución, que de locura colectiva como quieren hacérnoslo creer. No, el Pueblo catalán no está flipando, sabe que o controla su economía o literalmente se va todo a la mierda. La Caixa todavía es solvente. Como actitud ante estos tiempos, es o agitar la bandera del independentismo o directamente ir a asaltar los supermercados (permítanme esta apostilla).

¿Y los aragoneses qué pensamos? Aquí no hay ni para una cosa ni la otra. Exageradamente acomplejados y paralizados por el shock que representa la crisis, esperar y aguantar todas las medidas que nos impongan con la esperanza de ver la salida del túnel. Es la trampa de la solidaridad constitucional que no permite ventajas a quien no lo ha hecho tan mal. Nos hemos creído el mensaje que sólo mediante sacrificios y el pago de todas las facturas e impuestos, que desde el Gobierno de Madrid nos ordenen, todos veremos un esplendoroso final de la crisis. Hay un gran engaño en esto, porque… ¿Sabemos lo que nos va a costar? Pues mucho más que a otros, por supuesto, dada nuestra ínfima capacidad de reacción. Nuestro escenario es el que describe nuestro compañero en el post “El Tocomocho de las Cajas españolas”. Estamos pagando la fiesta inmobiliaria que hubo por Valencia, Murcia y otras CC.AA. con nuestros ahorros a través de las Cajas de Ahorro aragonesas. El capital aragonés se está destinando ahora a unos menesteres que poco o nada tienen que ver con Aragón. Por no poder, “nuestros” políticos, que tienen representantes en las cajas, “no pueden” garantizar una gestión en función de las necesidades de Aragón. Tienen un perfil tan, pero tan bajo y tan subordinado que no podrían oponerse al Estado aunque quisieran. ¿Alguien se acuerda de aquellas grandes manifestaciones antitrasvasistas de Zaragoza?, pues esto daría para eso y mucho más. El dinero se ha trasvasado mucho más fácilmente, no han hecho falta ni represas, ni canales. Al pueblo aragonés, desmovilizado, con una clase política incapaz e impotente, desinformado de lo que ha de contribuir él en particular para salir de la crisis de “todos”, le han levantado el dinero en sus narices y sólo le queda el duro trabajo y arrimar el hombro a una situación que no contribuyó a crear.

Desde Estau Aragonés siempre hemos mantenido que Aragón tiene títulos superiores sino iguales para reclamar lo que reclaman los catalanes. Somos países si no hermanos, sí parientes. Con muchos elementos concomitantes en nuestras respectivas historias. Pero los aragoneses jamás hemos sabido emplear esos elementos para demostrar que tenemos una opción política propia como nación o para separar por lo menos nuestras finanzas de las del resto del Estado. Tuvimos hacienda propia durante 700 años. Los catalanes en esto son maestros, pero como pasamos el día regañando de ellos parece que aborrecemos sus métodos, que podrían ser los nuestros, y no tomamos ejemplo. Luego tenemos que reclamar la propia existencia a la desesperada; ¡Teruel, existe!, fue un lema muy elocuente… Siempre hemos amado nuestro autogobierno; si no a los políticos que lo han gestionado, sí el concepto mismo de autogobierno. Y ha sido bueno para el balance final de Aragón. Nos han dejado hacer estos últimos 30 años y mira, ¡no lo hemos hecho tan mal!, a pesar de la extravagancia de la Expo. Como en el resto del Estado español esla Derecha quien más rechaza la autonomía, pero porque la ataca en el concepto mismo, la derecha es medularmente centralista.

Ahora que empezábamos a andar, después de 70 años, después de la dura postguerra, de la mucha represión social con la excusa del maquis, de la emigración a otras regiones, de la larga transición con su crisis en los 80, de las reconversiones, de las amenazas de los trasvases; ahora resulta que hay que ayudar a tapar los desastres provocados por los ineficientes gestores de la política y la economía española. Las caras cambian pero la ineficiencia sigue. La pertenencia a España nos sale muy cara a los aragoneses porque nos la estamos jugando con la jauría de depredadores de Madrid. Cuando un pueblo es trabajador, cuando ha sabido gestionar su autogobierno si no bien, mucho mejor que los demás. Puede reclamar más… Puede reclamar desprenderse del lastre que representa estar sujetos a España y sus políticas desastrosas (llevamos con ellos siglos de desastres). Una vez más han venido y han tomado lo que han querido, ¿y nos hemos levantado?, pues no… Pero nuestros primos los catalanes sí. Y eso debería dar más envidia que rechazo. Ellos ya han marcado su territorio y nosotros ni siquiera nos hemos despertado de nuestra indolencia.

Arnau de Borau

, , , , ,

2 Comentarios

ARAGÓN, LA “NUEVA PLANTA” Y LA INDEPENDENCIA

Zelipe V, maldau sigas!

Zelipe V, maldau sigas!

El fin de la independencia de Aragón.- Indudablemente un documento histórico de gran importancia para Aragón fue el Decreto de Nueva Planta. El denominado también “Primer Decreto de Nueva Planta”, por el cual el Pueblo aragonés fue despojado de sus leyes y de sus instituciones y, consecuentemente, de su independencia. Hoy se hace necesario releerlo porque de lo que en él se trata tendría distintas lecturas que pueden estar las claves jurídicas de nuestra independencia en el futuro, si los aragoneses queremos. No importa la antigüedad de esta cuestión, el tiempo no convalida las situaciones agraviantes, ni corre en contra de la libertad, porque los derechos de los pueblos no caducan nunca. Todo el derecho político o constitucional, que se haya echado encima de ese expolio ocurrido en 1707 contra Aragón, sólo sirve para complicar y retrasar la independencia, pero nunca para negarla o impedirla.

 

El Decreto de Nueva Planta como registro documental de una ilegalidad.- La dinastía borbónica deja para la historia en ese documento una completa muestra de sus maneras de gobierno. Es tal la soberbia y la arrogancia con la que irrumpe Felipe V el Borbón que tuvo que dejar además un documento escrito gracias al cual hoy en día podemos juzgar histórica, pero sobre todo jurídicamente, el acto de usurpación y expolio que cometió de las instituciones y las leyes del Reino de Aragón. Pensando como él creía que, siendo rey por derecho divino, sólo tenía que rendir cuentas ante Dios y que jamás nadie juzgaría sus hechos en la Tierra, el primero de los Borbones no sólo cometió el crimen, sino que además tuvo que dejar acta del mismo en la notaría de la Historia. Jamás nadie dejó tan claramente expresado el espíritu de revancha contra un pueblo, con un acto de ilegalidad tan manifiesto.

 

“considerando también, que uno de los principales atributos de la Soberanía es la imposición y derogación de leyes, las cuales con la variedad de los tiempos y mudanza de costumbres podría yo alterar, aun sin los graves y fundados motivos y circunstancias que hoy concurren  para ello en lo tocante a los de Aragón y Valencia”

 

Dos concepciones de gobierno frente a frente.- Esa infalibilidad del derecho divino de su gobierno en la que los Borbones creían ciegamente, les hizo añadir a su delito de lesa humanidad la necesidad de relatarlo. Hay algo psicopático en esta manera de proceder. Representa un postrero acto de arrogancia de una dinastía pervertida y enferma de soberbia contra un pueblo indefenso, vencido, abandonado por sus aliados, pero que siempre se consideró dueño para decidir en sus interregnos y que había hecho uso de la facultad de elegir a los que habían de ser sus monarcas en otros momentos de la historia (Compromiso de Caspe). Aragón no estaba dispuesto a aceptar el derecho divino del gobernante como práctica de gobierno. Si los castellanos estaban dispuestos a aceptar el testamento de Carlos II allá ellos, Aragón había otro sistema constitucional y unas instituciones que se consideraban con la potestad de decidir quien tenía que ser el nuevo rey.

 

 “y tocándome el dominio absoluto de los referidos Reinos de Aragón y de Valencia, pues a la circunstancia de ser comprendidos en los demás que tan legítimamente poseo en esta Monarquía, se añade ahora la del justo derecho de la conquista que de ellos han hecho últimamente mis Armas con el motivo de su rebelión”

 

El “derecho de conquista” como aberración jurídica.- Si invocaba el “derecho de conquista” no podía afirmar que el objeto sobre el que lo ejerciera fuera suyo con anterioridad. Si hubiera tenido un derecho previo sobre este Reino, el fundamento jurídico para la incorporación de Aragón a su monarquía lo debía haber hecho y lo debía haber denominado de otra manera, por lo tanto, está reconociendo implícitamente que lo ejerce de facto y con violencia sobre un territorio que le es ajeno, un territorio extranjero (otro Estado en términos modernos). Conquista genera concomitancias con la consideración de ajeno, foráneo, respecto a cosas o personas sin vinculación previa, contra las que se ejerce, y cuyo status político y cultural no se piensa respetar. Felipe V no debía desconocer la situación jurídico-institucional del Reino de Aragón respecto a otros reinos, por tanto el empleo del término conquista se ajusta a la realidad y a su particular y general percepción de los hechos y las circunstancias, sólo que “derecho” y “conquista” no son términos que admitan compatibilidad. Conquista, es una situación de facto y violenta. Derecho, un sistema reglado de proceder, normalmente con aceptación general.

 

Naturaleza de la “Guerra de Sucesión”.- La de extranjeros era efectivamente la consideración mutua que se tenían los territorios de Aragón y Castilla y extranjeros se consideraron siempre respectivamente aragoneses y castellanos. Los aragoneses ya tenían su rey y los castellanos el suyo. La historiografía española-castellana ha intentado hacernos creer que el contexto de la Guerra de Sucesión era una guerra de pretendientes (en una hipotética unidad política denominada “España”, inexistente antes de 1707) y que uno de ellos, el ganador, traía un paquete de medidas que removerían los “problemas de gobernación” (vertebración dirían hoy en día) que originaba la existencia en los territorios de la monarquía de Estados constitucionalmente distintos. Esta teoría ha sido aceptada en una actitud enteramente acrítica por parte de la historiografía aragonesa. Pero no… El conflicto no correspondía al formato de una guerra de bandos, sino al de una guerra internacional entre Estados (o reinos como se decía en aquella época); una guerra contra Castilla y contra un rey castellano Felipe de Borbón y, por tanto, contra un extranjero que se quería imponer como rey de Aragón.

 

El absolutismo, los Borbones y el golpe de Estado contra las instituciones del Reino.- En todo caso queda clara la poca consideración que tenía el rey Borbón del Reino de Aragón recién conquistado. Aprovechó la ocasión e hizo tabla rasa del Reino y su constitución. Ya no era de aquellos reyes que castigaban a sus enemigos y perdonaban al resto sin tocar las instituciones del Reino, como si se hubiera tratado de una guerra en formato de bandos entre pretendientes… Este traía un programa político denominado  absolutismo y tanto le daba si el Reino le aceptaba como rey o no, porque al fin y el cabo Felipe V de Castilla, educado en la teoría política de la Corte de Versalles, y como su abuelo Luís XIV de Francia, creía también que el Estado era él y que por ello no iba a gobernar junto a las instituciones representativas del Reino. No tuvo ningún reparo, ni duda, ni objeción para disolver las instituciones que podían haberlo reconocido a la postre como rey. Con ello al pecado de arrogancia añadió el de una necia y escasa visión de Estado. Esto ha sido una constante de esa dinastía desde hace tres siglos (sólo así se entiende que los Borbones hayan sido llevados al exilio en tres ocasiones en tres siglos. Mucho tardaron en entender que había que contar con el pueblo para gobernar.

 

La ilegalidad jurídica de la incorporación del reino de Aragón a Castilla.- Un final no violento de las Instituciones aragonesas en 1707 podía haber propiciado, en otro contexto, la aceptación del rey Borbón por parte de las Cortes del Reino y ya en un terreno allanado y políticamente favorable podrían haber aceptado cualquier pretensión real.  Pero tal era la arrogancia de una dinastía, que no tomaba la precaución de dar una mínima legitimación formal a sus actos de Estado. Simplemente no entraba en los esquemas del absolutismo pactar con los representantes del Reino. Hoy Aragón podría ser un territorio foral, o no, nadie puede saberlo, pero nos hubiera fastidiado la parte fundamental de nuestro argumento. Nos lo hubiera dejado muy difícil argumentar como ILEGAL la incorporación de Aragón al Reino de Castilla-España.

 

 “he juzgado por conveniente (así por esto como por mi deseo de reducir todos mis Reinos de España a la uniformidad de unas mismas leyes, usos, costumbres y Tribunales, gobernándose igualmente todos por las leyes de Castilla tan loables y plausibles en todo el Universo) abolir y derogar enteramente, como desde luego doy por abolidos y derogados, todos los referidos fueros, privilegios, práctica y costumbre hasta aquí observadas en los referidos Reinos de Aragón y Valencia; siendo mi voluntad, que éstos se reduzcan a las leyes de Castilla, y al uso, práctica y forma de gobierno que se tiene y ha tenido en ella y en sus Tribunales sin diferencia alguna en nada”

 

Estatuto de colonia castellana.- Aragón y el resto de Estados de la Corona de Aragón desde esa época se convirtieron en territorios ocupados derivados de un acto de conquista, esencialmente en colonias de Castilla, como la isla de Cuba, la Florida, Nueva Granada (hoy Colombia y Venezuela) o el Perú, ejemplos claros de territorios reducidos a las leyes de Castilla. Cuba y anteriormente otros Estados de la América latina ya tomaron su camino y hoy son repúblicas  independientes. Pero para Aragón ese status colonial se ha mantenido hasta la actualidad, pues que se sepa nadie ha consultado nunca al Pueblo Aragonés expresamente sobre su incorporación al Reino de España. Aragón tiene derecho y puede seguir el mismo camino de la autodeterminación de las republicas americanas, pero con más razón, pues ya  tuvo un Estado propio durante siete siglos.

 

Un nuevo marco del derecho público internacional.- Pasan dos siglos y medio y los dos últimos despotismos que creían en el “derecho de conquista” en formato borbónico, Alemania y Japón, son vencidos en los campos de batalla de Europa y Asía. Los vencedores de la II Guerra Mundial, dispuestos a crear un derecho internacional civilizado, ponen en la Carta de las Naciones Unidas las bases del posterior proceso de Descolonización. Un gran número de nuevas naciones, y algunas muy viejas también que formaban parte de otros Estados, han alcanzado su independencia. Hoy ya nadie admite como permisible que un efecto de la guerra sea que un Estado se incorpore el territorio de otro. No se admitiría el acto de conquista que llegó a cabo Felipe V el Borbón que, además de usurpador, buscó notarios para relatar su crimen. Un documento como el decreto de Nueva Planta sería suficiente para condenarlo dolosamente y encarcelar a su autor en una corte de justicia internacional.

 

El Pueblo Aragonés expoliado.- Un Estado propio es la mayor aspiración que un Pueblo puede alcanzar, pues le permite escoger las políticas y marcar su destino, sin condicionamientos, sin que tenga que soportar que le nieguen las esencias como nación, sin que le marquen dirección política de lo cotidiano. Cuando una nación tiene un Estado ya nadie le discute si es una nación o no. Por ello es una deshonra para los políticos y una humillación para un Pueblo tener estos títulos históricos de estatalidad y nacionalidad y no reivindicarlos ni hacerlos respetar. Que no nos embauquen: una comunidad por muy autónoma que sea no es el destino ni la finalidad. Como mucho el origen de un proceso de más largo alcance. Que no nos vengan a discutir la historia porque está muy claro: Aragón tuvo un Estado, Aragón en este momento no tiene un Estado, porque depende de otro, Aragón tendrá un Estado propio y los partidos políticos aragoneses tienen el deber de reconstituirlo. Este es su papel histórico. Cualquier solución intermedia es perder el tiempo.

 

La falsedad y la ocultación en las interpretaciones historiográficas.- Si uno se lee el papel de Aragón en la llamada Historia de España y parece que el esfuerzo haya sido siempre a converger en la “unidad de España”. Como si hubiese sido un pueblo siempre “predispuesto” y “deseoso” a perder su independencia. La historiografía castellano-española así lo pone, con complacencia de parte de la aragonesa, que no sale de ese circulo vicioso del seguidismo cultural del centro. Nada más lejos de la realidad. Muchos de los esfuerzos políticos históricos del Pueblo aragonés, que se han ocultado, han sido precisamente tendentes a recuperar la plenitud de sus instituciones como Reino; algo incompatible con lo que se nos ha dado a entender que es la “unidad de España”, concepto condicionado a los dictados del centro. Cien años después de la llegada al trono de los Borbones, con la invasión francesa en ciernes, una sublevación cívico-militar nombra a Palafox Capitán General de Aragón y para dar validez a estos actos se reunen Cortes, que instauran la Diputación del Reino, encarcelan al Virrey (el representante del poder borbónico) y hacen marchar al corregidor de Zaragoza a Madrid. Es decir los aragoneses en base y en ejercicio de sus derechos históricos seculares echan a las instituciones centralistas-ocupantes y derogan, literalmente aplastan, los efectos jurídicos de la Nueva Planta. No se paran a pensar si vulneran alguna ley o alguna constitución o algún capricho despótico de algún Borbón. Van y como pueblo soberano se otorgan a sí mismos un gobierno. ¿Hay una manera más clara y meridiana de poner en práctica el ejercicio del derecho a la autodeterminación?

, , , , ,

13 Comentarios

Postura de Estau Aragonés ante las elecciones del 7 de junio

Fundamos Estau Aragonés para recuperar lo que es el mayor derecho que concede la  historia al Pueblo aragonés, el de constituirse con un gobierno propio e independiente, en una tierra soberana. Y desde el principio tuvimos claro que sería un proyecto que se haría de forma abierta, de cara a la sociedad aragonesa, sin exclusiones, sin sectarismos, sin veleidades y sin posturas pro-violentas que comprometieran el camino de este Pueblo hacia su independencia. Fuimos además, el primer partido político en definirse independentista; esa palabra que parecía un tabú en la política aragonesa, que nadie se atrevía a pronunciar y muchos pensaban que no iba con nosotros, pero que ha hecho de catalizador dentro del aragonesismo político y algunos hasta se la han copiado.

 

Pero estábamos preparados. La justo planteamiento de nuestros objetivos, la legitimidad con la que comparecía nuestro partido ante la ciudadanía nos daba y nos da un carácter de seriedad y de responsabilidad y no dudamos que podríamos sufrir algún intento criminalización, o ser víctimas de estrategia de desprestigio a fin de abortar el movimiento recién iniciado y sacarlo de la política, justo cuando acababa de empezar. La democracia juancarlina es una democracia de decreto-ley hecha de excepciones y condicionamientos, donde las opciones que defienden derechos nacionales, soberanías o independencias no se consideran legítimas al cien por cien, pues el sistema simplemente no admite discutir de diferencias nacionales en la ciudadanía del Estado. Simplemente se ven toleradas por coherencia formal con el concepto democracia, porque no se puede excluir a tantos sin vaciarla de contenido.

 

Por supuesto la “Reserva mediática de Occidente” estuvo en su tendencia y, desde la cabecera del periódico ABC, se intentó dirigir a la Fiscalía del Estado hacia las siglas de la coalición electoral, las Repúblicas Soberanas de Europa (RSE), de la que Estau Aragonés (EA) forma parte. No lo consiguió, pero el daño ya estaba hecho, siéndonos denegados algunos avales ya comprometidos.

 

La completa creencia en los planteamientos aducidos; la resistencia ante intentos de infiltración por elementos pro-violentos de la ya conocida por muchos como izquierda sectaria y prepotente, metidos en la faena de querer reorientar la senda que se había marcado nuestro Partido; la firmeza con que resistimos los intentos de instrumentalización de nuestra organización y nuestras siglas, nos llevó a ser excluidos y vetados como partido de las plataformas políticas oportunísticamente convertidas al independentismo. Pero no nos sentimos en absoluto afectados. Nuestro proyecto es autóctono, es el de la tierra, nacido de aragoneses y para aragoneses, que ponen en práctica con ellos mismos el mismo concepto que propugnan y en el que creen: la soberanía y la independencia; independencia que ejercemos también para nosotros, no dejándonos colonizar como organización y no vinculándonos, si no es en plano de igualdad y mutuo respeto, a proyectos, programas u organizaciones externas que nos pudieran hacer perder nuestro propio horizonte, el de la independencia de Aragón.

 

La RSE, y por lo tanto EA, no van a concurrir a estas elecciones europeas, por el condicionamiento del sistema de avales y la intervención de la prensa marrullera; algo que sólo se permite en esta democracia dinástica española y en ningún otro país de la UE más. Con ello, la candidatura más genuinamente aragonesista, nacionalista e independentista que representa Estau Aragonés (EA.) no ha podido concurrir. El resto de candidaturas, incluso las que se presentan, están inmersas en una completa y desesperante pérdida de rumbo, sin horizonte europeo, ni para Aragón, ni para el aragonesismo. El elector aragonesista está estupefacto de ver dos candidaturas sin perspectiva, que evidencian la carencia de programa.

 

Hay una opción que no cree en la coalición de la que forma parte, “La Europa de los pueblos”, donde se da contra natura la concurrencia de un partido regionalista con partidos ideológicamente independentistas sólo para rascar votos. Es lo que se puede denominar un gato entre tigres.

 

Hay otra opción, agrupada en torno a una plataforma como banderín de enganche de un montón de siglas; sin tejido de partido; desarrollada para la ocasión y nacida para apoyar una coalición, donde los aragoneses no pintan nada; sin correlación con la realidad aragonesa; embebida de retórica revolucionaria, que pretende desviar el camino del independentismo aragonés, metiéndolo con calzador en otro pacto de desiguales, aliñándolo con discursos de otras izquierdas y haciéndolo correa de transmisión de propuestas tan erráticas como extrañas y peligrosas para el hecho nacional de Aragón.

 

Todos partidos y coaliciones concurrentes junto al PP y al PSOE vienen a Aragón a recoger ese voto poco importante, pero que suma y puede ser determinante en el cómputo global. Hacen a Aragón y a los aragoneses peones de una estrategia que escapa de nuestros propios intereses.

 

Desde EA como desde la coalición de Repúblicas y Soberanías de Europa (RSE), pedimos el voto nulo. Porque no hay auténticas propuestas y porque el discurso independentista, o nacionalista o siquiera aragonesista, no existe entre las candidaturas que se presentan. Nadie ha sido capaz de emitir y darle contenido al sencillo eslogan “por Aragón y por Europa”.

 

Nosotros, sin embargo, hacemos un discurso político diferente, que no ha sido defendido por nadie: Somos partidarios de una Europa confederal, donde Aragón sea una República soberana, con un parlamento europeo con poder legislativo y con control del ejecutivo y que, en vez de ese barullo del Consejo de Europa, Consejo de ministros y Comisión europea, haya una presidencia europea de verdad y un verdadero gobierno europeo de carácter confederativo. Ese barullo institucional sin legitimidad democrática es lo que aprovechan los lobbys de las multinacionales para hacer presión y conseguir su interés fundamental, que la UE no pierda la condición de ser “el mayor ente capitalista del Universo”.

 

Europa no es ahora una democracia. No hay auténtica integración europea de los pueblos y la ciudadanía. La Europa actual es escéptica. No es más que una simple suma de intereses espurios de las economías capitalistas regionales, de las que hemos perdido ya la cuenta; de Estados reacios a dar a sus habitantes el gentilicio “europeo” con sentido de ciudadanía. Son los mismos que no quieren ver a sus ciudadanos como aragoneses, vascos, catalanes, bretones, corsos, galeses, etc. La Europa  actual es también la Europa de la desconfianza, nacida tras pavorosas guerras de aniquilación, que promovieron durante siglo y medio los actuales países miembros (Francia, Gran Bretaña, Alemania principalmente) entre ellos, en una lucha a escala global por el control colonial del Mundo. Estos no son los llamados a realizar la integración europea porque sólo conciben la UE como la manera de controlar la economía de su vecino, su producción agrícola e industrial, la gestión de su industria nuclear, etc. Y el lo cultural han sido quinientos años destruyendo la identidad europea común creando nacionalidades políticas hegemónicas de franceses, españoles, alemanes o italianos, fraccionando la continuidad de pueblos y pequeñas naciones que era la auténtica médula de Europa.

 

El siñal independentista de Aragón de Gaspar Torrente constituye toda una declaración programática europeísta de nuestro Partido. Con la estrella blanca de la soberanía sobre el fondo azul federativo participa de la misma simbología que la Unión Europea. Aragón se ha de independizar del Reino de España y confederarse a los demás pueblos de Europa.

 

¡PARA CAMBIAR ESTE ESTADO DE COSAS, POR EUROPA Y POR ARAGÓN, AHORA ES NECESARIO VOTAR NULO!

 

¡VOTA NULO EN LAS ELECCIONES AL PARLAMENTO EUROPEO DE 2009!

, , , , ,

No hay Comentarios