Archivo etiqueta medio ambiente

POR LA DEFENSA DEL TERRITORIO Y EL MEDIO AMBIENTE

Cinco puntos para sentar las bases de una política ecologista desde el Gobierno de Aragón

 

1.-Espacios Naturales: Ampliación de la Red de Espacios Naturales Protegidos de Aragón con la ampliación y reclasificación de algunos de los espacios actualmente protegidos y la incorporación de otros nuevos, para conseguir una mejor gestión y financiación de los mismos y garantizar adecuadamente su conservación:

 •Ampliación del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido hasta el río Ara por el Sur y hacia el Alto Galligo por el Oeste para abarcar el territorio de la actual Reserva de la Biosfera Ordesa-Viñamala.

 •Creación del Parque Natural del Anayet entre los valles de Canfrán y

Tena: Macizo de l’Anayet, Rincón de Balsera, Canal Roya y Canal d’Izas.

 •Creación del Parque Natural del Montsec d’Aragó.

 •Creación del Paisaje Protegido de la Galliguera y los Mallos de Riglos.

 •Creación del Parque Nacional de los Monegros.

 •Creación del Parque Natural de los Sotos y Galachos del Ebro incluyendo todos los espacios naturales de la ribera del Ebro desde Novillas hasta el embalse de Mequinenza.

 •Creación del Parque Natural estepario de la Plana de Zaragoza.

 •Creación del Parque Natural de los Ports de Beseit.

 •Creación del Parque Natural del Maestrazgo y la Sierra de Gúdar.

 •Creación del Parque Natural de la Javalambre.

 •Creación del Parque Natural de la Sierra de Albarracín y los Montes Universales.

 

2.-Agua y Política Hidráulica: El agua, además de un recurso natural valioso y delicado, es un bien público que debe de ser cuidado y muy bien gestionado.

•Reivindicamos el derecho humano al agua y nos oponemos a su privatización, defendiendo la obligatoriedad de la gestión pública de su aprovechamiento, incluidos el abastecimiento y el saneamiento urbano.

•La cuenca hidrográfica debe de ser la unidad de planificación y gestión del recurso hídrico. Nos oponemos a cualquier trasvase fuera de las mismas.

•Rechazamos el Pacto del Agua de Aragón por ser obsoleto y estar pensado únicamente para acumular la mayor cantidad posible de Hm3 de agua mediante grandes obras hidráulicas, sin tener en cuenta su impacto ambiental y social, ni su viabilidad económica y ecológica.

Los intereses agrícolas e hidroeléctricos que actualmente dominan en la planificación hidrológica deben de dar paso a una visión más amplia en la gestión del agua, primando en la misma los parámetros medioambientales como la única garantía que tenemos para conservar y utilizar adecuadamente un recurso que previsiblemente, por el cambio climático, la sobrexplotación y contaminación de los acuíferos, va a ser cada vez más escaso.

•Por su impacto ambiental y social nos oponemos al recrecimiento del embalse de Yesa y a la construcción del embalse de Biscarrués, para los cuales se han planteado alternativas desde diversos colectivos.

•También por su impacto ambiental y dudosa viabilidad rechazamos el pantano de Mularroya.

•Finalmente también rechazamos el recrecimiento del embalse de las Torcas y el injustificado trasvase de agua de la Uerba para abastecer a varias poblaciones (Aguilón, Fuendetodos, La Puebla de Albortón y

Valmadrid) que con su población actual no tiene necesidad del mismo y tras el cual se escondería un gran proyecto de especulación urbanística.

 

3.-Energía: La producción y distribución energética es uno de los pilares fundamentales sobre los que se sostiene el desarrollo y bienestar de nuestra sociedad, pero es también uno de los sectores que mayor impacto ambiental provoca y que más contribuye al actual cambio climático.

•Debemos de rechazar la energía nuclear: por su alto coste (es una tecnología cara que exige un constante control e importantes medidas de seguridad); por que utiliza un combustible escaso en la naturaleza (cuyas reservas al ritmo de consumo actual acabarán agotándose en unas pocas décadas) y cuya obtención genera un gran impacto ambiental; porque genera residuos radioactivos, algunos de ellos muy peligrosos, que deben de ser custodiados por el Estado durante cientos de miles de años; y porque no es segura. El cierre de las centrales nucleares debe de ser un objetivo a muy corto plazo.

•También debemos de ser críticos con las centrales termoeléctricas que consumen combustibles fósiles, ya que son muy contaminantes y emiten gases efecto invernadero.

•Rechazamos que se pretenda vender la captura y  almacenamiento de dióxido de carbono en formaciones geológicas profundas como un método para reducir el CO2. Hasta ahora esta técnica se ha revelado cara (demanda gran cantidad de combustible y agua) e insegura (no garantiza indefinidamente el almacenamiento de CO2). Sabemos además que contribuye a la acidificación de las aguas subterráneas y de los mares, y no reduce la contaminación del aire producida por las térmicas. Creemos por ello que el almacenamiento profundo de CO2 es una escusa para seguir construyendo nuevas centrales térmicas y nos oponemos a los proyectos de de este tipo que pueden surgir en Aragón.

•Igualmente nos oponemos al fracking (fractura hidráulica), el nuevo método pensado para la obtención de gas y petróleo, que consiste en la inyección en el subsuelo de agua con arena y diversos productos químicos (que las empresas que se encargan de la prospección mantiene en secreto), para favorecer la disolución de las rocas y la salida hacia el exterior del gas o petróleo que pueda haber. Recientemente en Aragón ha solicitado permisos para hacer prospecciones algunas empresas relacionadas con el fracking.

•Apostamos por las energías renovables, especialmente las solar y la eólica, como energías de futuro en Aragón. Y proponemos la creación de una empresa pública aragonesa para desarrollar la investigación y las inversiones en este sector y abrir así un camino hacia nuestra soberanía energética.

 

4.-Transporte: Debemos de apostar por un adecuado transporte colectivo que favorezca el movimiento de las personas y por el ferrocarril como medio óptimo para el transporte de mercancías. Las grandes infraestructuras de trasporte por carretera (autovías y autopistas) a menudo están sobredimensionadas, son caras, son costosas de mantener y detraen una gran cantidad de recursos públicos. Así mismo muchas de estas autopistas y autovías sería innecesarias si el gran volumen de trasporte de mercancías que por ellas tienen lugar se transfirieran al ferrocarril.

•Defendemos la mejora de la red autonómica de carreteras.

•Debemos de rechazar algunos proyectos de autovías innecesarias como la Teruel-Cuenca.

•Reivindicamos la creación de una red aragonesa de ferrocarril, mejorando los ejes existentes para que sean competitivos con la carretera.

 

5.-Agroecología: Aragón debe de orientar su política agraria de acuerdo a objetivos de calidad, sostenibilidad ambiental y seguridad alimentaria. Ello implica fomentar el cooperativismo, apostar por una agricultura y ganadería de calidad, potenciando la agricultura ecológica y, sobre todo, fomentar una industria agroalimentaria propia que permita generar plusvalías en el territorio, evitando la dependencia exterior.

•Rechazamos el uso de transgénicos en la alimentación, los cuales, además de tener un impacto sobre el medio ambiente y la salud, obligan a los agricultores a depender de las grandes multinacionales dueñas de las semillas, poniendo en peligro la agricultura familiar y sostenible. Aragón debe de unirse a los territorios Libres de Transgénicos.

 

Michelo V.

Estau Aragonés.

, , , , , ,

No hay Comentarios

ELECCIONES 2011 Programa político de E.A. (3)

(En entregas sucesivas vamos exponiendo a la Ciudadanía el Programa Político de Estado Aragonés para el Ayuntamiento de Zaragoza. En esta tercera planteamos la Política sobre Sostenibilidad y Medio Ambiente y de Servicios Publicos y Personal)
_ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _

SOSTENIBILIDAD Y MEDIO AMBIENTE

Cuidado del Medio Ambiente (agua, aire, residuos…), ahorro de recursos, eficiencia en la gestión, y la conservación y mejora del Patrimonio Natural existente, son los principios básicos que deben de inspirar la política municipal en una ciudad que pretenda “satisfacer las necesidades de las generaciones presentes sin comprometer las posibilidades de las del futuro”. Es decir, en una ciudad saludable y “sostenible”.Para lograr esta ciudad sostenible, Estau Aragonés defiende las siguientes medidas:

-Freno a la especulación: Zaragoza debe de frenar el consumo de suelo urbano. Con más de 56.000 viviendas desocupadas en la ciudad y una ralentización del crecimiento, Zaragoza no necesita más suelo urbanizable: 21.000 viviendas hay previstas sólo en Arcosur, más de 4000 se están construyendo en Parque Venecia, sin contar con las planes previstos en San Gregorio, Quinta Julieta, Las Fuentes…

Por ello defendemos una moratoria a nuevas recalificaciones, priorizando las obras de construcción y rehabilitación en la ciudad consolidada (los barrios tradicionales), y aplicando una normativa fiscal que penalice los pisos vacios y los solares sin edificar y promueva las viviendas de alquiler. Creemos que la construcción del nuevo campo de fútbol de San José con dinero público sólo favorece la especulación (exige nuevas recalificaciones y venta de suelo público) y detrae recursos públicos para el beneficio privado.

-No a los grandes eventos: Zaragoza no puede basar su desarrollo en la celebración sistemática de grandes eventos internacionales que distraen al Ayuntamiento de la gestión cotidiana y desvían gran cantidad de dinero público hacia obras a menudo innecesarias o de utilidad discutible. La pasada Expo del 2008 fue un mal precedente que nos ha dejado unos cuantos edificios singulares, pero sin utilidad, un Parque del Agua semiprivatizado y una gestión nefasta, con desfases y sobrecostes millonarios (investigados por el tribunal de cuentas), que han incrementado la deuda municipal en un 54 % en los seis últimos años, hasta alcanzar los casi 900 millones de euros (una deuda de 1.300 euros por ciudadano), influyendo directamente en el actual recorte y deterioro de los servicios públicos.

Por ello rechazamos la celebración de Expo-Paisajes 2014, un nuevo evento generador de gasto (más de 200 millones de euros), que fomenta la especulación con nuevas recalificaciones en Las Fuentes, y que tiene un gran impacto ambiental (la ocupación de la huerta).

Estamos en contra también de la candidatura Olímpica de Zaragoza-Pirineos, otra excusa para avanzar en la urbanización del Pirineo a costa de la destrucción de su Patrimonio Natural.

-Una ciudad abarcable: En una ciudad como Zaragoza, que ronda los 700.000 habitantes, que ha alcanzado una extensión considerable durante los últimos años y que además posee una zona de influencia bastante amplia, el transporte público debe de ser el medio principal que permita a los ciudadanos trasladarse de un lugar a otro con comodidad y rapidez.

El coche privado contamina, exige mucho espacio y es poco eficiente como medio de transporte urbano. Por ello debe de salir en la medida de lo posible del centro de la ciudad. Para que esto pueda ser así hay que crear las condiciones necesarias, con zonas de estacionamiento público disuasorio, fuera del centro y bien comunicadas por un servicio de transporte público eficaz y adecuado en horario y frecuencias. En este sentido, el metro ligero (o tranvía) es, por su alta capacidad, rapidez y poca contaminación, el sistema de transporte urbano mejor adaptado a una ciudad de tamaño medio como Zaragoza.

Por otra parte debe de potenciarse el ferrocarril de cercanías por ser el medio más eficaz para unir Zaragoza con las localidades del extrarradio y las ciudades próximas, con mejores horarios y frecuencias, e incluso si es necesario con modificaciones del trazado actual para acercar las estaciones a las localidades.

-Proteger nuestro patrimonio natural: El municipio de Zaragoza posee un extenso territorio (unas 106.000 Ha.), un 25 % del cual se halla en teoría preservado por alguna figura de protección ambiental, principalmente Lugares de Importancia Comunitaria (Lics) o Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPAS). Sin embargo, sólo 169 ha forman parte de un espacio natural protegido, en concreto de la Reserva Natural Dirigida de los Galachos del Ebro.

La realidad es que la conservación y gestión de nuestro medio natural deja bastante que desear. Buena parte de nuestro municipio se encuentra fuera de la jurisdicción civil (el campo de maniobras de San Gregorio ocupa 32.300 Ha. y la Base Aérea más de 6.000 Ha.). La mayor parte de los antiguos acampos son privados debido a los privilegios ganaderos medievales y a las desamortizaciones del siglo XIX. Y el Ayuntamiento no dispone de medios ni tiene interés en la protección y conservación de la riqueza paisajística y ecológica del municipio.

Desde Estado Aragonés defendemos la elaboración de un Plan de Ordenación de los Recursos Naturales para la estepa zaragozana, con la creación de una Reserva Natural Dirigida que abarque toda la Plana de Zaragoza y sus valles aledaños, actualmente amenazadas por parques eólicos, roturaciones, canteras, vertederos y construcciones diversas.

En cuanto al Campo de Tiro de San Gregorio, debe de ser cerrado y transformado en un Parque Natural que, con una adecuada gestión medioambiental, permita la recuperación y disfrute de su rico patrimonio natural y cultural, compaginada con las actividades ganaderas tradicionales.

-Repensar el Ebro: La Expo de 2008 transformó las riberas el Ebro. Pero la mejora estética que se consiguió tras décadas de abandono, esconde actuaciones muy perniciosas desde el punto de vista económico y ecológico: la ocupación del cauce, la canalización del río, la construcción de infraestructuras en la zona de inundación (especialmente en Ranillas), un caro azud cuyos efectos sobre el nivel freático ya empiezan a dejarse sentir en los garajes de Las Fuentes y Vadorrey, continuos dragados para tratar de adaptar la dinámica natural del río a unos barcos incapaces de navegar por él cuatro meses al año…

El sentido común nos dice que estas actuaciones son costosas y además muy arriesgadas a largo plazo. El azud debe de ser desmontado y los dragados detenidos. El Ebro debe de recuperar parte de su espacio histórico, retranqueando muros y escolleras, aunque sólo sea por motivos de seguridad en caso de riada. Hay que conservar los sotos y fomentar su recuperación, tanto por su alto valor biológico (por la fauna que cobijan), como por su papel protector en caso de avenida, ya que frenan la fuerza de la corriente y protegen las riberas de la erosión. Creemos que la mejor forma de proteger y gestionar estos espacios singulares es su inclusión en un gran espacio natural protegido que, ampliando la actual Reserva Natural de los Sotos y Galachos del Ebro, reconvertida en Parque Natural, debería de abarcar todo el cauce medio del Ebro desde Novillas a Escatrón.

-La Huerta de Zaragoza, un elemento a conservar y promocionar: Desde principios del siglo XX el crecimiento de Zaragoza se ha ido haciendo a costa de su huerta. Un elemento muy valioso, tanto desde el punto de vista ecológico como económico (productivo), pero también muy amenazado. Actualmente, tras la desaparición de la huerta de Ranillas, nuevos planes oscurecen el futuro de la huerta de Las Fuentes.

Estau Aragonés apuesta por la conservación de la huerta tradicional y por el desarrollo en ella de una agricultura ecológica y sostenible que permita abastecer a la ciudad con productos de calidad. Por ello Zaragoza debería de contar con un Parque Agrario que, a la vez que sirviera para proteger y conservar los últimos retazos de huerta Las Fuentes, la Almozara, Juslibol y Alfocea, sirviera para fomentar un modelo agrícola viable y sostenible, con una imagen de marca que garantizara la calidad de sus productos y facilitara su comercialización.

SERVICIOS PÚBLICOS Y PERSONAL

El mantenimiento de los servicios públicos ha de ser un compromiso político nítido que garantice el mantenimiento del Estado del Bienestar, independientemente de los avatares políticos.

La presente crisis económica presiona para que las administraciones reduzcan su déficit y una de las pretensiones neoliberales  más claras es la precarización del empleo público y la reducción y privatización de servicios.

Creemos que, sin duda, el gasto de la administración puede reducirse en gastos burocráticos y en cargos de libre designación, también en cargos de Dirección que no están justificados por la carga de trabajo que conllevan, también renunciando a emprender aventuras como “expos” y otros macro-eventos o a la elaboración de cierto tipo de “estudios” sin justificación clara. Todo ello debe diferenciarse de los puestos al servicio del público que sí que son percibidos como útiles por el ciudadano, especialmente en las Áreas de Acción Social y Cultura.

Desde el punto de vista del empleo, sería deseable que el nivel salarial en las contratas y subcontratas se equiparase con las del empleado público, y que a su vez, sirviesen de referencia para los convenios colectivos de los sectores afectados. Si la mejora de los salarios y condiciones laborales en general de los empleados públicos no repercute en la mejora de los salarios y condiciones de los trabajadores del sector privado del mismo sector, la horquilla salarial se abrirá, como de hecho está sucediendo, hasta el punto de que a cualquier Gobierno Municipal le resultará rentable la privatización de servicios. Ello requiere un compromiso e implicación tanto de los empleados públicos como de las organizaciones sindicales. Para ello habrá que crear un comité de seguimiento de las contratas municipales, compuesto por representantes de los empleados públicos, partidos políticos, asociaciones vecinales y otros agentes sociales.

Comprendiendo todo ello, Estado Aragonés asume los siguientes compromisos para la gestión de personal del Ayuntamiento de Zaragoza:

-Compromiso que toda nueva actividad de gestión municipal se realizará con personal municipal, evitando otros sistemas de gestión pública.

-Paulatina re-municipalización de servicios externalizados, mediante la creación de un ente jurídico que garantice la estabilidad y continuidad del actual personal externalizado.

CONTRATAS-SUBCONTRATAS

Introducción en los Pliegos administrativos de adjudicación de Garantías mínimas del personal externalizado:
a).-  Jornada
b).-  Percepciones salariales
c).-  Conciliación
d).-  Planes de igualdad

-Creación de una Unidad de de Inspección y seguimiento laboral en las contratas, con participación de las representaciones unitarias y sindicales de éstas.  Entre sus funciones se integrará la homogeneización profesional de los distintos colectivos, el asesoramiento para el cooperativismo de las contratas existentes.

-Mayor valoración en las adjudicaciones del cumplimiento jurídico laboral de las contratas, así como de su constitución mercantil a favor de la economía social (cooperativas).

-Posibilidad de retirar la adjudicación ante la reiteración de incumplimientos jurídicos laborales.

-Facilitar la creación de una Mesa General Sindical del personal propio y externalizado del Ayuntamiento.  Dotándole de espacio y medios para el desarrollo de sus  cometidos.

PERSONAL PROPIO

-Diferenciar la maestría en el oficio a las funciones de capataz.

-Realizar concursos de traslados periódicos y cubrir vacantes con el listado del último concurso efectuado.

-Bolsa de empleo regida por el principio de tiempo dispuesto por el trabajador por el Ayuntamiento.

-Ampliar la atención al público a las tardes, sin interrupción al medio día. Los servicios públicos deben adaptarse a los cambios de hábitos en nuestra sociedad.

AREA SOCIAL

-Aliviar, mediante la promoción interna horizontal, permisos y licencias, al personal de dicho colectivo, especialmente al personal no técnico.

-Elección, a cargo del capítulo de formación, de los seminarios, cursos, etc., por parte del propio empleado/a, siempre que guarden relación con lo social.

-Creación de un foro, en horario laboral, de participación voluntaria de trabajadores de lo social en donde se evalúen los servicios y se implementen las nuevas necesidades sociales.

, , , , , ,

No hay Comentarios

Menos consumo y más calidad de vida

La recesión económica anunciada en el 2008, y declarada en el 2009, no va a ceder en el 2010. Y el paro, el principal efecto pernicioso de la crisis, sigue en aumento en los países más desarrollados. La lluvia de millones que los gobiernos han concedido a los organismos financieros y a los planes de empleo locales, son parches que han solucionados aspectos concretos como dotar de liquidez (cash) al sistema, sobre todo a los consejos de administración de los bancos y afortunadamente a las familias también, pero que no ha logrado frenar la crisis. Hace tiempo que los gobiernos perdieron la capacidad de influir decisivamente en el capitalismo, por ejemplo, nacionalizando la banca o tomar el control de los servicios básicos o incluso de ciertas industrias clave.

 

Se comenta en los mentideros económicos que, ante el miedo de que la situación empeore, hay economías familiares que lo hacen (eso habría que verlo), y que eso hace crecer la tendencia recesiva de a menos consumo, menos producción y  por tanta menos inversión. ¡Hay, que tiempos aquellos en que había créditos al consumo hasta para comprara una tostadora!. Está claro que falta el lubricante que ha movido a la economía capitalista de principio de siglo, el dinero corriente, fluyente y “emergente”, los bancos ya no “lo regalan” y “papá Estado” que una vez te regaló 400 €, ahora te los va a quitar y además con intereses. ¡Si llego a saber que eran un préstamo envenenado, no los cojo!, deben pensar muchos.

 

Los gobiernos con sus programas de ayudas millonarias en efectivo para el mantenimiento de la estructura y el funcionamiento del capitalismo actual, lo que han conseguido es aumentar peligrosamente el endeudamiento público, sin alcanzar el objetivo buscado. Si tú metes dinero contante y sonante en el sistema como hace el Estado lo único que consigues es subir los precios, por lo que el principal mecanismo para la reactivación económica, precios bajos e innovación tecnológica, queda bloqueado. Esto es lo que pasó con el mercado inmobiliario y lo que pasará en el del automóvil subvencionado. Se dejó la promoción pública de vivienda como testimonial y se insufló dinero en el mercado privado de vivienda con ayudas y subvenciones que aumentaron el beneficio de los promotores. La vivienda cara atrajo capitales especulativos. El resto de la historia ya la conocemos. Con  la subvención a la compra de coches lo que se consigue es que se vendan y se fabriquen los mismos artilugios automotrices de alto coste medioambiental y la industria no apueste por una renovación tecnológica que implique la total o parcial supresión de los combustibles fósiles. Claro está que todo lo que implique que el Estado proporcione directamente vivienda o tome el control de servicios rentables transferidos a la iniciativa capitalista o se meta en las decisiones de las empresas entra en el rango de la abominación más absoluta para el orden capitalista.

 

Pero es importante entender además, que el problema no parte solamente de los excesos financieros. Una causa de esta crisis de crecimiento de la economía productiva, es el encarecimiento y la escasez de  materias primas y el agotamiento de los recursos naturales, que el capitalismo ha estado expoliando y malgastando las últimas décadas. El sistema capitalista de producción y consumo sólo se podía sostener mientras sólo estuviera al alcance de algunos millones de europeos occidentales, junto con otros varios millones de norteamericanos y canadienses, algunos japoneses, australianos y sudafricanos, dejando fuera de los beneficios del sistema al resto de la Humanidad. Hoy hay muchos (cientos o miles de millones) que quieren acceder al consumo de toda clase de aparatos ineficientes, a repostar el vehículo o a tener contador de luz y de gas. Economías enteras como la de China o la de los Estados Unidos volcadas en un modelo consumo irracional de energías no renovables del que no piensan abdicar.

 

Paradójicamente, la crisis a conseguido algún éxito beneficioso, sin proponérselo. La quema de combustibles fósiles se ha reducido, aunque temporalmente. Lo que puede pasar es que cuando la economía capitalista se recupere, se volverá al régimen de consumo anterior y una gran cantidad de recursos se volverán realmente escasos: del petróleo dicen que queda para 20 años, otros combustibles fósiles son más abundantes, pero su consumo implicaría graves consecuencias medioambientales, las materias primas para la industria, los fertilizantes para la agricultura, las tierras cultivables, etc. Todo se agota. La conclusión es que no se puede crecer indefinidamente en un planeta de recursos finitos.

 

El modelo de crecimiento capitalista, sus sistemas productivos y consumistas están llevando al agotamiento del planeta, todos los países están implicados por esa interconectividad comercial, productivo y financiera del capitalismo actual. Aquella globalización que tan bien nos pintaban desde los círculos económicos, los profesores de economía de algunas reputadas universidades del primer mundo, financiados desde la iniciativa privada, ha revelado su autentico aspecto: el problema global al que el capitalismo ha sumido no sólo a la Humanidad sino al mismísimo planeta a su destrucción.

 

Hemos de cuestionarnos es sistema productivo, estas industrias y sus cadenas de montaje, que fabrican cualquier objeto aunque no haya potenciales compradores, de que se acumulen enormes montañas de stocks de objetos inservibles e ineficientes. Tenemos que romper el círculo vicioso de fomentar el consumo, para que aumente la producción, para dar sensación de “nivel de vida“, a través de una economía participativa, democrática, en función de la sociedad, con una formulación de derechos económicos fundamentales, con la prestación directa productos y servicios, minimizando la intermediación financiera privada; una economía implicada con el medio ambiente. No fabricar nada que no se pueda reciclar. Crear una auténtica industria del reciclaje, etc., etc. Tenemos en definitiva que crear otra mentalidad respecto a la producción y el consumo, quitarle a la economía la ideología del derroche. 

 

, , , , , ,

No hay Comentarios