Archivo etiqueta transporte

Estado Aragonés ante el Trasporte Público de Zaragoza. Del Sueño de la Ciudad del Millón de Habitantes a la Pesadilla de su Factura.

El Trasporte Público de Zaragoza (TPZ) está destinado a ser extraordinariamente caro.

Los sucesivos Aytos. se empeñaron en la expansión de la Ciudad, haciendo caso omiso de los argumentos en pro de la “Ciudad Compacta”.

Algún concejal de Urbanismo reproducía ese discurso, es cierto, pero lo hacía mientras recalificaba los suelos de Arcosur para  comprar la Huerta de Ranillas, destruirla y pegar el ladrillazo de la Expo.

Todos los partidos políticos, sus dirigentes, buena parte de sus militantes y casi todos sus votantes, soñaban con la Zaragoza del Millón de Habitantes. Despertados de este sueño nos queda la Pesadilla del Coste de las Infraestructuras para ese número de vecinos, que ni están ni se les espera. La Pesadilla es que la factura pensada para un millón, habrá que pagarla entre los 700.000 que estamos, lo que nos lleva a  discrepar de respetables organizaciones sociales que no aceptan esta realidad, y que con sus propuestas tratan de imposibilitar la adecuación de la realidad tarifaría a la relación coste/ingreso.

Como consecuencia, debemos asumir que el TPZ será más largo, grande y caro que el de cualquier aldea del mundo.

Debemos ser conscientes de que el TPZ cuesta 50 millones de euros anuales, el 10% del Presupuesto Municipal, mientras, no hay dinero para becas de comedor y la Partida Presupuestaria de ayudas de urgente necesidad siempre se queda corta.

Sin duda debe reconocerse la legitimidad de los trabajadores de TUZSA para defender sus intereses, y la idea de que la mera municipalización de su empresa significaría un ahorro considerable para el Ayto. ha de apoyarse, pero no podemos dejar de sentirnos perplejos porque ahora, cuando cualquier desplazamiento requerirá para la mayoría de los ciudadanos dos o tres trasbordos, el criterio para cuantificar la aportación municipal al TPZ cambie del km recorrido al de número de usuarios: como consecuencia se recortará el número de km. recorridos, lo que significará un ahorro para la empresa, pero un mismo viajero contará como un usuario diferente con cada trasbordo, con lo que subirá el coste para el Ayto.

En definitiva, el Plan Dueso pertenece, todavía, al Sueño de la Zaragoza del Millón de Habitantes, pero nos anuncia la Pesadilla de la Factura a repartir entre los 700.000 habitantes realmente existentes:

El Ayto. de Zaragoza ha debido ser rescatado por el Gobierno del Reino de España, la próxima reforma de la Ley de Bases de Régimen Local lo colocará bajo la tutela del Gobierno Rajoy y su férreo objetivo de déficit 0 en 2020. Ello significa que la subida del IVA Medio, de los precios de los hidrocarburos y energía en general, y la consiguiente reducción del Presupuesto del TPZ, unida a la tendencia a la reducción de usuarios de pago pondrán al borde del colapso al TPZ.

Todo ello nos lleva a contemplar la “propuesta Dueso”, como una mera anécdota, cara al futuro del trasporte público en la ciudad de Zaragoza: Mucho ruido y pocas nueces,  pues para ahorrar un 15% de kilómetros, hubiera bastado con racionalizar las frecuencias, pasando todas las frecuencias a múltiplos de cinco, lo cual permitiría de paso controlar su “estabilidad”.

El sistema diseñado es insostenible y requerirá una revisión en la próxima legislatura, si llega a ser aplicado en su integridad.

De cara a ese futuro, aportamos algunas ideas:

Para avanzar hacia la sostenibilidad del servicio, la primera medida debería ser municipalizar la empresa gestora del servicio de autobús: la consecuente eliminación del beneficio industrial significará un ahorro importante en el gasto.

Hay que replantear todo el TPZ de manera radical: habría que estudiar rediseñar por completo, partiendo de cero, una nueva red de trasporte público: una malla de paradas (con una distancia entre los puntos habitados y entre ellas de unos 500 m.) y posteriormente definir las líneas uniendo las paradas. Todas las líneas serían cerradas (principio y final en el mismo punto) y en un solo sentido. De esa manera no habría dos tipos de usuarios: aquellos que el viaje de ida y vuelta es corto y aquellos que el viaje de ida es largo, hecho que se da actualmente por una mera decisión administrativa  y totalmente arbitraria. Con la misma línea el viaje de ida y vuelta costaría el mismo tiempo a todo el mundo. Y las calles solo deberían soportar una línea, en una dirección evitando concentraciones de ruido, contaminación….. Asimismo se podría definir una red básica con beneficio, y una tabla prevista de aumento de (km o tiempo) con su correspondiente desfase.

El billete sencillo debería costar el valor de la red básica con beneficio, aunque fuera bonificado. Se podría reducir su bonificación de forma que en 20 años (o los que se acuerde) se pagase el precio real. Esto también es transparencia.

Para mejorar la frecuencia y reducir los tiempos de viaje, en las calles que soporten más de una línea de autobús, éstas no deberían parar conjuntamente, sino alternas, espaciando la distancia entre las paradas, se reducirá la frecuencia.

Por otro lado, hay que conectar la política de TPZ con las políticas sociales de manera conjunta y no aislada: el uso de perros-lazarillo, la propuesta de DFA de profundizar en formas de transporte colectivo de capacidad reducida, o la extensión del derecho a uso gratuito del TPZ.

Creemos que dadas las dudas sobre la sostenibilidad del sistema actual, la construcción de la segunda línea del tranvía queda, de hecho, aplazada sine die.

Sobre la convivencia de carriles-bus y carriles-bici, creemos que en general es imposible y que debe, en todo caso priorizarse los segundos sobre los primeros, pues la bici debe entenderse como el vehículo más sostenible y de menos coste económico para la Ciudad.

Miguel E.

Estau Aragonés – Zaragoza.

, , , ,

No hay Comentarios

POR LA DEFENSA DEL TERRITORIO Y EL MEDIO AMBIENTE

Cinco puntos para sentar las bases de una política ecologista desde el Gobierno de Aragón

 

1.-Espacios Naturales: Ampliación de la Red de Espacios Naturales Protegidos de Aragón con la ampliación y reclasificación de algunos de los espacios actualmente protegidos y la incorporación de otros nuevos, para conseguir una mejor gestión y financiación de los mismos y garantizar adecuadamente su conservación:

 •Ampliación del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido hasta el río Ara por el Sur y hacia el Alto Galligo por el Oeste para abarcar el territorio de la actual Reserva de la Biosfera Ordesa-Viñamala.

 •Creación del Parque Natural del Anayet entre los valles de Canfrán y

Tena: Macizo de l’Anayet, Rincón de Balsera, Canal Roya y Canal d’Izas.

 •Creación del Parque Natural del Montsec d’Aragó.

 •Creación del Paisaje Protegido de la Galliguera y los Mallos de Riglos.

 •Creación del Parque Nacional de los Monegros.

 •Creación del Parque Natural de los Sotos y Galachos del Ebro incluyendo todos los espacios naturales de la ribera del Ebro desde Novillas hasta el embalse de Mequinenza.

 •Creación del Parque Natural estepario de la Plana de Zaragoza.

 •Creación del Parque Natural de los Ports de Beseit.

 •Creación del Parque Natural del Maestrazgo y la Sierra de Gúdar.

 •Creación del Parque Natural de la Javalambre.

 •Creación del Parque Natural de la Sierra de Albarracín y los Montes Universales.

 

2.-Agua y Política Hidráulica: El agua, además de un recurso natural valioso y delicado, es un bien público que debe de ser cuidado y muy bien gestionado.

•Reivindicamos el derecho humano al agua y nos oponemos a su privatización, defendiendo la obligatoriedad de la gestión pública de su aprovechamiento, incluidos el abastecimiento y el saneamiento urbano.

•La cuenca hidrográfica debe de ser la unidad de planificación y gestión del recurso hídrico. Nos oponemos a cualquier trasvase fuera de las mismas.

•Rechazamos el Pacto del Agua de Aragón por ser obsoleto y estar pensado únicamente para acumular la mayor cantidad posible de Hm3 de agua mediante grandes obras hidráulicas, sin tener en cuenta su impacto ambiental y social, ni su viabilidad económica y ecológica.

Los intereses agrícolas e hidroeléctricos que actualmente dominan en la planificación hidrológica deben de dar paso a una visión más amplia en la gestión del agua, primando en la misma los parámetros medioambientales como la única garantía que tenemos para conservar y utilizar adecuadamente un recurso que previsiblemente, por el cambio climático, la sobrexplotación y contaminación de los acuíferos, va a ser cada vez más escaso.

•Por su impacto ambiental y social nos oponemos al recrecimiento del embalse de Yesa y a la construcción del embalse de Biscarrués, para los cuales se han planteado alternativas desde diversos colectivos.

•También por su impacto ambiental y dudosa viabilidad rechazamos el pantano de Mularroya.

•Finalmente también rechazamos el recrecimiento del embalse de las Torcas y el injustificado trasvase de agua de la Uerba para abastecer a varias poblaciones (Aguilón, Fuendetodos, La Puebla de Albortón y

Valmadrid) que con su población actual no tiene necesidad del mismo y tras el cual se escondería un gran proyecto de especulación urbanística.

 

3.-Energía: La producción y distribución energética es uno de los pilares fundamentales sobre los que se sostiene el desarrollo y bienestar de nuestra sociedad, pero es también uno de los sectores que mayor impacto ambiental provoca y que más contribuye al actual cambio climático.

•Debemos de rechazar la energía nuclear: por su alto coste (es una tecnología cara que exige un constante control e importantes medidas de seguridad); por que utiliza un combustible escaso en la naturaleza (cuyas reservas al ritmo de consumo actual acabarán agotándose en unas pocas décadas) y cuya obtención genera un gran impacto ambiental; porque genera residuos radioactivos, algunos de ellos muy peligrosos, que deben de ser custodiados por el Estado durante cientos de miles de años; y porque no es segura. El cierre de las centrales nucleares debe de ser un objetivo a muy corto plazo.

•También debemos de ser críticos con las centrales termoeléctricas que consumen combustibles fósiles, ya que son muy contaminantes y emiten gases efecto invernadero.

•Rechazamos que se pretenda vender la captura y  almacenamiento de dióxido de carbono en formaciones geológicas profundas como un método para reducir el CO2. Hasta ahora esta técnica se ha revelado cara (demanda gran cantidad de combustible y agua) e insegura (no garantiza indefinidamente el almacenamiento de CO2). Sabemos además que contribuye a la acidificación de las aguas subterráneas y de los mares, y no reduce la contaminación del aire producida por las térmicas. Creemos por ello que el almacenamiento profundo de CO2 es una escusa para seguir construyendo nuevas centrales térmicas y nos oponemos a los proyectos de de este tipo que pueden surgir en Aragón.

•Igualmente nos oponemos al fracking (fractura hidráulica), el nuevo método pensado para la obtención de gas y petróleo, que consiste en la inyección en el subsuelo de agua con arena y diversos productos químicos (que las empresas que se encargan de la prospección mantiene en secreto), para favorecer la disolución de las rocas y la salida hacia el exterior del gas o petróleo que pueda haber. Recientemente en Aragón ha solicitado permisos para hacer prospecciones algunas empresas relacionadas con el fracking.

•Apostamos por las energías renovables, especialmente las solar y la eólica, como energías de futuro en Aragón. Y proponemos la creación de una empresa pública aragonesa para desarrollar la investigación y las inversiones en este sector y abrir así un camino hacia nuestra soberanía energética.

 

4.-Transporte: Debemos de apostar por un adecuado transporte colectivo que favorezca el movimiento de las personas y por el ferrocarril como medio óptimo para el transporte de mercancías. Las grandes infraestructuras de trasporte por carretera (autovías y autopistas) a menudo están sobredimensionadas, son caras, son costosas de mantener y detraen una gran cantidad de recursos públicos. Así mismo muchas de estas autopistas y autovías sería innecesarias si el gran volumen de trasporte de mercancías que por ellas tienen lugar se transfirieran al ferrocarril.

•Defendemos la mejora de la red autonómica de carreteras.

•Debemos de rechazar algunos proyectos de autovías innecesarias como la Teruel-Cuenca.

•Reivindicamos la creación de una red aragonesa de ferrocarril, mejorando los ejes existentes para que sean competitivos con la carretera.

 

5.-Agroecología: Aragón debe de orientar su política agraria de acuerdo a objetivos de calidad, sostenibilidad ambiental y seguridad alimentaria. Ello implica fomentar el cooperativismo, apostar por una agricultura y ganadería de calidad, potenciando la agricultura ecológica y, sobre todo, fomentar una industria agroalimentaria propia que permita generar plusvalías en el territorio, evitando la dependencia exterior.

•Rechazamos el uso de transgénicos en la alimentación, los cuales, además de tener un impacto sobre el medio ambiente y la salud, obligan a los agricultores a depender de las grandes multinacionales dueñas de las semillas, poniendo en peligro la agricultura familiar y sostenible. Aragón debe de unirse a los territorios Libres de Transgénicos.

 

Michelo V.

Estau Aragonés.

, , , , , ,

No hay Comentarios